lunes, 15 de febrero de 2016

Hoy

Hoy eliminaré de mi agenda dos días:
ayer y mañana.

Ayer fue para aprender
y mañana será la consecuencia
de lo que hoy pueda realizar.

Hoy me enfrentaré a la vida
con la convicción de que
este día jamás volverá.

Hoy es la última oportunidad
que tengo de vivir intensamente,
pues nadie me asegura
que mañana volveré a amanecer.

Hoy tendré la audacia de
no dejar pasar ninguna oportunidad,
mi única alternativa es la de triunfar.

Hoy invertiré mi recurso más
importante: mi tiempo,
en la obra más trascendental:
mi vida;
cada minuto lo realizaré
apasionadamente para hacer
de hoy un día diferente
y único en mi vida.

Hoy desafiaré cada obstáculo
que se me presenta
con la fe de que venceré.

Hoy seré la resistencia al
pesimismo y conquistaré
al mundo con una sonrisa,
con la actitud positiva de
esperar siempre lo mejor.

Hoy haré de cada tarea ordinaria
una expresión sublime.

Hoy tendré los pies en la tierra
comprendiendo la realidad
y la mirada en las estrellas
para inventar mi porvenir.

Hoy tendré tiempo de ser feliz
y dejaré mi huella y mi presencia
en el corazón de los demás.

Hoy, te invito a empezar un tiempo nuevo donde
soñemos que es posible cuanto nos proponemos
y lo realicemos con alegría y dignidad.
Desconozco a su autor


La vida, una oportunidad

La oportunidad es la ocasión de hacer algo, pero hay que saber el justo momento para aprovecharla.

La oportunidad no se presenta en la rutina diaria, ni a quienes ven la vida de color gris, es como una franca sonrisa en un rostro desconocido.

La oportunidad tampoco se presenta a quienes la buscan afanosamente.

Y es que la oportunidad puede ser espectacular, así como discreta y disimulada.

Por eso, la oportunidad, radica mas bien, en una cuestión de enfoque.

Es, como si de pronto se te ocurriera limpiar los cristales de los que a través de ellos ves tu vida y resulta que el polvo acumulado en ellos, no te permitía ver clara y brillantemente.

Tu vida en sí, es una gran oportunidad.

Quien diga, que la vida siempre está saturada de escollos y no cambia esa manera de verla, no se permite ver que también está llena de oportunidades.

Hay algunas personas que sólo alcanzaron a ver una, en toda su vida, y lograron metas jamás imaginadas.

¡ Se imaginan si hubieran podido ver las noventa y nueve anteriores que ignoraron !

*Eres joven, aprende a verlas y aprovécharlas!!
*Eres maduro, muévete , estás perdiendo el tiempo!!
*Eres anciano, limpia esos lentes, aún hay muchas
..por disfrutar!!

La oportunidad es una bendición dirigida a ti por quien te ama: la vida.

Desconozco a su autor

¡¡Ten Fe, cree en ti!!

Ten fe cuando se cierren todas las puertas delante de ti.
Cuando las noches sean frías y sientas que la soledad te abraza.
Cuando en cada intento por la vida nazca un fracaso.
Cuando te sientas cansado y agotado de este largo camino.

Cuando todos duden de que tú podrás vencer.
Cuando seas objeto de burla de alguna persona ignorante.
Cuando no encuentres un motivo para vivir.
Ten fe y cree en tí, porque: Si quieres, ganas...

Pero si crees no poder lo más seguro es que no podrás,
si crees que estás perdido, ya perdiste
el poder del ser humano esta en la mente,
si crees que eres superior, lo eres.

Tienes que estar seguro de ti, el ser que gana en la vida
es aquél que cree poder ganar.

Ten fe, Cree en tí y Vencerás.

Desconozco su autor

Cuando alguien ya no nos quiere...

En la vida te encontrarás con golpes fuertes que no se pueden evitar. Son cosas que nos dejan sin aliento, con un sabor de sal y lágrimas. En la vida sucede que no estamos solos y ante ello formamos cadenas de unión, no siempre con las personas acertadas, por el contrario, la equivocación nos lleva más de una vez a escribir en un cuaderno una frase del alma. Es un pedido del corazón de sentirse amado(a) por alguien. Más ese alguien, muchas veces se fue. Ya no está más.

Alguien ya no nos quiere...

Es cuando sentimos el dolor de ya no ser en su vida, cuando un abismo nos abraza fríamente en la soledad de una habitación.
Pero la vida continúa, todo a nuestro alrededor sigue su marcha tal como siempre y sin embargo, se nos hace un nudo en la garganta, una opresión que no nos abandona en ningún momento. Todo parece detenerse en el tiempo. Experimentamos la triste conversación con nosotros mismos.

¡Que difícil, Dios mío! decimos , ¿qué hacer para recuperar su atención, su amor? Y se nos ocurren tantas cosas... pero, ¿vale la pena realmente? Solo si contestamos a unas simples preguntas, objetivamente, sin compasión, ni miramientos de ninguna clase, entonces podemos estar cerca de sacar la mejor conclusión, aunque nos duela, pero al razonar, meditar y reflexionar, podremos decirle adiós desde el interior con menos sufrimiento y mayor fortaleza espiritual.

Piensa: tú eres una criatura del universo que vive, ama y siente como otras criaturas igual a ti. Tienes posibilidades de triunfar, tantas, como de fracasar, ¿verdad? si por un instante dejaras de ver y prestarle atención a la posibilidad de fracasar, entonces comenzarías vislumbrar el triunfo.

Los seres humanos son seres sociales, todos tienen un punto que los enraíza y los fija en una posición dentro del esquema social y universal. El mundo por todos observados es similar en todos los casos. Vemos y percibimos el mundo tal como lo hace otro ser humano, sea que resida en la China como en América, en Europa como en Asia. Todos perciben el mundo a través de los sentidos que han sido educados para percibir de una forma y no de otra. Aquella persona que modifica su visión y percepción del mundo, comienza a ver otras realidades que no están sujetas al mundo por todos conocido, son realidades espirituales, energéticas y dimensionales que interactúan en nuestro cotidiano mundo.

El amor es uno solo pero las formas de amar son muchas. No te niegues la posibilidad de conocerlas a todas. No te quedes con una única fórmula que hasta ayer pareció infalible.Sabes, cuando uno ha dejado de ser el centro de atención del otro sobreviene un desgarro interior producto de un enlace efectivo entre dos personas, filamentos muy sensibles quedan flotando en el espacio, arrastramos con nosotros esos filamentos.... como ropas desgarradas y la gente lo nota. Sabe de nuestra tristeza. Todo pasa en la vida, como pasan las nubes en el cielo.

Todo pasa como pasa una hora, de un momento a otro. En casos así debes purificar tu espíritu, con música, respirando profundamente, y si tienes deseos de llorar, hazlo. Llora todo lo que sientas y luego, mírate al espejo. Pregúntate por la persona que ves allí. ¿Esa es la imagen de tu persona?

Algo en tu interior te dirá que no. Pero mírate bien, no esquives la mirada y no intentes tampoco agredirte. Tan solo piensa, ¿eso eres tú?.... en el vacío de tu alma, un eco te dará la respuesta.

Todo avance en la vida lleva consigo una marca de sufrimiento. Lo único y necesario es que no hagas de esa marca la publicidad de tu vida, es tan solo un recuerdo del alma, un accionador interior que te impulsa a dejar el pasado atrás, mirar hacia el futuro, reconocer lo bueno que tienes en la vida por vivir, aspirar profundamente, señalar hacia adelante y acelerar un poquito más tu corazón. Tus pasos se encaminarán hacia un nuevo despertar.

Sé fuerte, sé feliz. Sonríe, por favor, no dejes que las manchas
oscuras del ya no ser acaparen tu luz y trata de encontrar en lo pequeño, la magnífica posibilidad de ampliar tu percepción.
No te dejes vencer, que a pesar de tanta tristeza, el mundo tiene
motivos hermosos para ser feliz.

¡ Vive ! Algún día te tocará a ti ayudarle a otra persona a vivir y seguramente lo harás mejor que nadie...

Desconozco a su autor

Haz como el Sol

No te aferres al pasado
ni a los recuerdos tristes.
No reabras la herida que ya cicatrizó.
No revivas los dolores y sufrimientos antiguos.
Lo que pasó, pasó...

De ahora en adelante,
pon tus fuerzas en construir una vida nueva,
orientada hacia lo alto, y camina de frente,
sin mirar atrás.

Haz como el sol que nace cada día,
sin pensar en la noche que pasó.

Vamos levántate....que afuera

¡¡¡esta la luz del Sol...!!!

Desconozco su autor


El laberinto

La vida es un laberinto
con mil caminos cerrados
para una sola meta.
¿Pero, cuál es el camino bueno?
¿Aquél? ¿Este?

Para algunos puede ser el primero
y para otros
no llega siquiera a ser el último.

Y en este laberinto
estás como yo
buscando la salida,
el lugar donde se esconde la risa
y el final de la promesa.

Hasta llegar a ella
el amor es sólo una fantasía
teñida de esperanza.

Mira tus manos.
¿qué tienen para dar en esa búsqueda?
Que no se agote.
Profundiza en tus ojos, tócate el cuerpo
y deja recibir en tí
la búsqueda del otro.

Si crees encontrar el camino justo
y descubres una salida cerrada
con murallas y con aceros,
vuélvete e intenta otra chance
comprendiendo
que todo es producto de este juego
que se llama laberinto.

Arriesga un nuevo intento
en cada camino fallido.
Si te quedas parado
solo encontrarás a quienes
buscan una salida
y están perdidos.

© Yuri Tabak