martes, 9 de febrero de 2016

La elección más importante

Justo ayer hablaba con un amigo cuya amistad ha durado por varios años ya.
  • Definitivamente lo que me está sucediendo sé que no es culpa directa ni del gobierno ni de la situación ni de mi entorno, sino sé y estoy consciente que son mis decisiones las que me tienen así. – Se quejaba amargamente mi amigo mientras lo escuchaba
  • Bueno, al menos eres consciente y te haces responsable de tus resultados
  • Sé que he tomado decisiones precipitadas y actuado sin antes leer o estudiar la situación y reconozco que al hacer eso me puedo llevar sorpresas como las que me he estado llevando hasta ahora
  • Sé que es difícil sobre todo admitir, ahora estás en una situación donde eres más sabio, muchas personas tienden a culpar a la ciudad donde viven, al presidente, al gobierno e incluso a su horóscopo, ¿sabías?
  • Sí, sí lo sé, yo era una de esas personas, pero ahora después de tantos fracasos no encuentro a quien culpar sino ahora que me veo a mí mismo veo al causante de todo frente al espejo cada mañana antes de salir a mi actual empleo.
  • Lo sé, son palabras duras y créeme que me identifico contigo.

Si hubiera sostenido esta charla con mi amigo hace un par de años, seguramente me hubiese sentido sumergido en la frustración e impotencia que sentía al momento de contar su anécdota, pues es justo con lo que me he identificado por años… pero ya no más.

Yo estaba tan convencido como lo estaba mi amigo de que yo era un fracaso como emprendedor y un fiasco como persona. En general sentía que mi vida apestaba y no veía ningún punto para donde moverme ni con la suficiente confianza como para levantarme de nuevo e intentar.

¿Cómo logró darse un giro en mi situación y en mi vida?

Con una decisión firme y contundente.

Así es, por simple que parezca, la simpleza no siempre es sinónimo de facilidad. Por favor, si te identificas con el diálogo hasta ahora y en verdad quieres dar un giro dramático en tu vida, tómate el tiempo de confrontar esto en tu vida de manera seria, si solo lo lees y te sigues derecho sin reflexionar, entonces esto será una lectura como cualquier otra que has tenido en tu vida.

Quiero que observes alguna situación con la que identifiques que es un gran reto en tu vida, tenga o no que ver con tu vida financiera, puede ser algún reto que estés viviendo con tu pareja, con alguna amistad, familiar, salud, etc.

Y ahora presta atención a cómo te sientes con respecto a eso. Y viene la pregunta más importante: ¿cómo he estado actuando ante esta situación?

Si interiorizas bien esta pregunta entonces.

Por darte un ejemplo, yo me preguntaba: ¿Cómo estoy siendo yo ante esta situación de dinero y finanzas en mi vida?

¿Estoy actuando como alguien determinado a superar esto o como alguien que se rinde luego de unos intentos?

Como ya me he rendido y dejado esto antes… ¿En quién me convierte esto? ¿Alguien determinado o alguien débil y que deja de intentar luego de algunas dificultades?

¿Hasta dónde estoy dispuesto de llevar esto a cabo?… ¿por qué y para qué lo quiero lograr?

¿Cómo será mi vida cuando lo logre? ¿Cómo será mi vida si no lo logro?… ¿Puedo aceptar no lograr lo que me propongo, estoy dispuesto a vivir con el ánimo abajo en caso de no alcanzar lo que me propongo? ¿Me gustaría convertirme en ese tipo de persona?

Como puedes ver todas son preguntas interesantes, necesitan tiempo para que germinen en tu interior y emerja una respuesta. Por favor no las tomes a la ligera, después de todo… se trata de tu vida y de tu futuro, creo que bien valen la pena ser contestadas.

No sé tú, pero personalmente pienso que lo que decimos que queremos, no realmente lo queremos, de otra forma, seguiríamos allí insistiendo. Eso es lo que diferencia a un aficionado de un profesional en potencia. Ambos comienzan igual, pero el aficionado renuncia luego de las primeras dificultades y el profesional se vuelve profesional no porque lo haya sido desde el comienzo, sino porque está determinado a seguir adelante no importa qué.

También me puedes encontrar en distintas redes sociales:
Blog danielgaona.com
Facebook fb.com/SoyDanielGaona
E-mail hola@danielgaona.com
Youtube Personal: youtube.com/caballerogaona
Daniel Gaona


12 creencias tóxicas que necesitas sacar fuera de tu mente

Lo que podemos y lo que no podemos hacer, lo que consideramos posible e imposible, rara vez proviene de nuestras fortalezas o inteligencia. A menudo proviene de nuestras creencias sobre quienes somos.–

“El baterista en nuestra banda, Nick, es legalmente sordo, y lo ha sido desde que nació. Pero puede oír los tonos graves bajos y sentir las vibraciones de los tambores y de los otros instrumentos. De verdad, es un baterista increíble que la mayoría de las personas no pueden creer que sea sordo. Algunas veces no puedo creerlo ni yo misma.”

Esas líneas inspiradoras provienen de una conversación que tuve esta mañana por chat con Ámber, una de nuestros miembros más recientes del curso (me dio permiso para compartirlo contigo). Ámber es enfermera de urgencias de profesión, pero cuando sale la luna es la vocalista de una renombrada banda local de jazz en Nueva Orleáns los viernes y sábados por la noche. Y como puedes adivinar, su baterista, Nick, es una de sus más grandes inspiraciones.

Más tarde, en nuestra sesión de chat, Ámber dijo, “Sabes, odio admitirlo, pero envidio a Nick. Realmente lo hago! Quiero decir, sé que podría ser casi tan increíble como él, en muchos ámbitos de mi vida, si tan sólo pudiera silenciar las voces de mi cabeza.”

“¿Qué voces?”, le pregunté.

“Ya sabes, esas voces que constantemente están diciéndome que no soy lo suficientemente buena, que no tengo lo que se necesita, que es demasiado tarde para mí, que los pesimistas siempre tienen razón y que yo siempre estoy equivocada, y así sucesivamente” dijo ella.

Y a medida que iba profundizando en esas cosas, terminamos cortando la sesión de chat y saltamos al teléfono para poder hablar bien con ella y hacer que sus pensamientos vuelvan al buen camino.

Pero la verdad es que ella no es la única que se siente así. Durante la última década, Ángel y yo hablamos con miles de personas de todo el mundo, con muy diferentes estilos de vida y niveles socioeconómicos, y la mayoría de ellos sufren de las mismas creencias tóxicas que Ámber.

Así que hoy quiero compartir contigo 12 de las creencias tóxicas más comunes que vemos en nuestros estudiantes de coaching una y otra vez (ve si puedes identificarte con alguna de ellas):

1. “No soy lo suficientemente bueno.”

Abraza todo de ti. Cuando aprecias tus defectos y fallas, estos pierden su poder sobre ti. Muchas personas sobrevaloran lo que no son y subestiman lo que sí son. No seas uno de ellas. Lo que experimentas en la vida comienza con tu percepción. En casi todos los casos, nada te frena… nada te detiene, más que tus propios pensamientos acerca de ti mismo y de “cómo es la vida.” Tu percepción crea tus creencias. Tus creencias crean tus comportamientos. Y tus comportamientos producen tus experiencias.

2. “Perdí mi oportunidad.”

La verdad es que cada momento te da un nuevo comienzo y un nuevo final. Obtienes una segunda oportunidad, cada segundo. Y tu próxima oportunidad está sucediendo AHORA mismo. Por lo tanto, es una elección… Ser positivo y libre o ser prisionero de tu propia negatividad. Vivir en el pasado o tener esperanzas sobre el presente.

3. “No tengo nada por lo que sonreír en este momento.”

Incluso en el entorno más tranquilo, un corazón ingrato encuentra problemas. Incluso en los entornos más problemáticos, un corazón agradecido encuentra la paz. Recuerda esto. Siempre, siempre, siempre hay algo por lo que estar agradecido. Y ser positivo en una situación negativa no es ingenuo; es una señal de liderazgo y fortaleza. Lo estás haciendo bien cuando tienes muchas cosas por las qué llorar y quejarte, pero prefieres sonreír y apreciar tu vida en su lugar.

Si tienes problemas con esto, empieza con estar agradecido por todos los problemas que no tienes. Deja de lado la necesidad de quejarte de la vida, y pasa más momentos viviendo su belleza. Cambia la frase “tengo que” por “conseguiré…” Muchas de las cosas por las que nos quejamos son cosas que otros desearían tener la oportunidad de hacer.
4. “Mi vida debería ser más fácil.”

Si no fuera por los problemas no tendrías fuerzas. La vida siempre te está haciendo más fuerte incluso cuando parezca que te está rompiendo a pedazos. No importa lo que pase, da tu mejor esfuerzo y saca lo mejor de ella. No vas a disfrutar de tu vida si no disfrutas de tus desafíos. Los grandes desafíos hacen que la vida sea interesante, y superarlos hace que la vida sea significativa.
5. “Estoy muy cansado… Lo haré más tarde.”

“Más tarde” es una fachada. Ríndete, cédelo o da todo lo que tengas de ti en este momento. Toma una decisión. Pero no te quedes sentado, pensando demasiado todo y no haciendo absolutamente nada. Las acciones expresan tus prioridades. Escríbelo. Trabájalo. Investígalo. Publícalo. Mézclalo, cóselo, o lo que sea… pero que ocurra HOY!

6. “No tengo tiempo suficiente.”

Todos tenemos las mismas 24 horas al día, lo que significa que tienes el mismo tiempo que las personas exitosas y trabajadora que envidias y admiras. Así que ten esta ley universal de felicidad y éxito en mente: En lo que te enfocas, crece; enfócate en lo que importa y deja de lado lo que no.

7. “Tengo demasiadas obligaciones.”

Todos tenemos obligaciones, pero la realidad es que algunas personas se sentirán decepcionadas no importa lo que hagas. Así que cumple contigo mismo primero.

Cuanto más le digas “no” a las cosas que no son importantes para ti, más fácil te será decirle “sí” a las cosas que sí lo son. No eres mala persona por tener que dejar que algunas personas se decepcionen. Relájate. Muéstrate un poco de amor. No podemos hacer todo por todos los demás en cada situación. Haz lo que puedas cuando ello se alinee con tus valores, y hazlo con un corazón alegre.

8. “Necesito garantías antes de empezar.”

No necesitas garantías de todo en la vida, porque no es así como funciona la vida. ¡Abraza la incertidumbre! Puedes ser o conformista o valiente, pero no ambas a la vez. ¡Recuérdalo! ¡Estírate! No dejes que el miedo decida tu futuro. Algunos de los capítulos más increíbles de tu vida no tendrán un título con el que te sentirás cómodo hasta mucho tiempo después.

9. “Las personas no me entienden porque soy diferente.”

Cuando somos diferentes, a veces no vemos las decenas de personas que nos aceptan por lo que somos; todo lo que notamos son las pocos que no lo hacen. Entiende esto y no dejes que los pesimistas perturben tu mejor juicio.

Cuando recibas feedbacks negativos, ten en cuenta que no importa cuántas personas no te entiendan, lo que importa es cuántas sí lo hacen. Aprende a tomar las críticas seriamente, pero no personalmente. La forma en que la mayoría de las personas se sienten es por ellos, no por ti. Mucho dolor, decepción y tristeza en nuestras vidas provienen de nosotros al tomar las cosas como personal. En la mayoría de los casos es mucho más productivo y saludable dejar de lado las buenas o malas opiniones de los demás sobre ti, y operar con tu propia intuición y sabiduría como tu guía.

10. “No merezco que me traten mejor.”


Recuerda, nosotros fijamos el estándar para la forma en que queremos ser tratados. Tus relaciones son un reflejo de la relación que tienes contigo mismo.

11. “No es lo correcto, pero está bien si puedo salirme con la mía.”

La clave es hacer lo correcto, SIEMPRE, aunque nadie nunca lo sepa. Porque tú sí lo sabrás. Y eso lo cambia todo a la larga.

12. “Mi vida es aburrida.”

Esta es un poco más general, pero si estás aburrido, no le estás prestando suficiente atención a la vida. Levántate y abre tu conciencia. Sé decidido y curioso… no esperes por un empujón de inspiración o un beso de la sociedad en tu frente. Presta atención a lo que está pasando a tu alrededor y dentro de ti. Todo es cuestión de prestar atención. Porque prestar atención es vital. Te conecta con las oportunidades. Te hace entusiasmar y te da ganas de aprender. Te mantiene entusiasmado y con ganas de aprender, siempre. Crecer nunca es aburrido.
Marc Chernoff
Publicado originalmente en TrucosParaVivirMejor.com

11 cosas que debes dejar en el pasado

Puede que no estés orgulloso de todas las cosas que hiciste en el pasado, pero está bien. El pasado no es hoy.

Aquí hay 11 cosas que debes dejar atrás, y crecer más allá de ellas:

1. Dejar que otras personas escriban la historia de tu vida. – Puedes pasar toda tu vida preocupándote por lo que los demás piensan de ti, o lo que quieren para ti, pero eso no te llevará muy lejos. Si no te haces cargo y diseñas tu propio plan de vida, probablemente caerás en el plan de alguien más. ¿Y adivina qué es lo que planearon para ti? ¡NO MUCHO!

2. El miedo a cometer errores. - Los errores del pasado deben enseñarte a crear un futuro maravilloso, no hacer que tengas miedo de él. No tengas tanto miedo de hacer un lío con tu vida. Muchas veces, nuestros mayores logros, y nuestras más bellas creaciones, ascienden de las emociones que vivimos, las lecciones que aprendimos, y los líos que hicimos a lo largo del camino. Pregúntale a un poeta, a un artista, a un compositor, a un amante, o a un padre, verás que rara vez les salieron las cosas como las habían planeado, sólo mejor de lo que nunca habían imaginado.

3. La creencia de que “perfecto” significa lo mismo para todo el mundo. - Las personas perfectas tienen cicatrices en sus caras y complexiones perfectas. Las personas perfectas tienen pelo largo y castaño a los 60 y corto y gris a los 35. Las personas perfectas usan peluca. Las personas perfectas tienen relaciones sexuales con hombres, mujeres, ambos, o con ninguno. Las personas perfectas apenas llegan por encima del mostrador de la tienda, y, a veces chocan sus cabezas con la parte superior de las puertas. Las personas perfectas tienen cinturas que son infinitas en tamaño y geometría. Las personas perfectas tienen tonos de piel tan ligeros como el helado de vainilla y ricos como el chocolate negro. Las personas perfectas provienen de todos los rincones de este hermoso planeta, y pueden verse por todas partes – incluso en el espejo. ¡Sí! ¡Así es! Perfecta es la forma en que nacemos. Perfecta es la forma en la que estamos ahora. Perfecto es exclusivamente único. Todos somos perfectos tal y como somos.

4. El pensamiento negativo. - Si hay una cosa de la que estoy seguro, es que nuestros pensamientos pueden ponerse en el camino de nuestra felicidad. Son nuestros pensamientos los que realmente determinan la forma en que nos sentimos, ¿Por qué no elegir pensamientos que te hagan sentir increíble? Cuanto más alabes y celebres tu vida, más tendrás en la vida para celebrar. Tú puedes elegir hacer el resto de tu vida, lo mejor de tu vida.

5. Hacer algo sólo porque los demás lo estén haciendo. - Date permiso de alejarte inmediatamente de cualquier cosa que te de malas vibraciones. No necesitas explicarlo o que tenga sentido. Sólo confía en lo que sientes. No tomes una decisión basada únicamente en la popularidad. Sólo porque otras personas estén haciéndolo, no significa que sea la mejor opción para ti. 

6. No seguir tu intuición. - Un día, tu vida pasará ante tus ojos; asegúrate de que valga la pena verla. Para y piensa en ello. De verdad, piensa en ello. ¿Qué es lo que realmente quieres hacer con tu vida? Olvida lo que crees que debes hacer. ¿Qué te excita? ¿Qué parece imposible? Sé honesto contigo mismo. Tus respuestas no tienen que impresionar a nadie más que a ti.

7. Dilatar tus metas y pasiones. - La diferencia entre quién eres y quién quieres ser, es lo que haces. Sí, dolerá. Tomará tiempo. Requerirá dedicación. Requerirá fuerza de voluntad. Tendrás que tomar decisiones saludables. Requerirá sacrificio. Tendrás que empujar tu mente y tu cuerpo a su máximo. Habrá tentaciones. Pero te prometo que cuando llegues a tu objetivo, valdrá la pena. Y recuerda, si te apasiona, nunca será una pérdida de tiempo, no importa cómo resulte.

8. La creencia de que el fracaso es lo contrario al éxito. - El fracaso no es lo contrario del éxito, es parte del éxito. El fracaso se convierte en éxito cuando aprendemos de él. Si cambias la forma de ver las cosas, las cosas que ves cambiarán. En lugar de ver lo que falta, y en cuan lejos todavía tienes que ir, enfócate en lo que está presente, y lo lejos que has llegado. 

9. Mostrar falta de respeto. - A veces tienes que respetar los sentimientos de los demás, incluso si no significan nada para ti, porque tu gesto puede significar todo para ellos. Y recuerda, en este mundo, uno cosecha lo que siembra. Obtienes respeto cuando das respeto. Así que trata a todos con amabilidad y respeto, incluso a aquellos que son groseros contigo; no porque sean buenos, sino porque tú lo eres.

10. A las personas que quieren que seas otra persona. - A veces nos hacemos fuertes cuando alguien nos deja libres, y en ocasiones nos hacemos aún más fuertes cuando dejamos que alguien se vaya. Recuerda, Eres demasiado fabuloso para encajar. Es mejor ser odiado por lo que eres, que amado por lo que no eres. Nunca cambies quién eres. Sé tú mismo. La gente te lo agradecerá, y si no lo hacen, que se vayan.

11. A las personas que ya se han ido. - No existen las relaciones fallidas, porque cada persona en tu vida tiene una lección que enseñarte. A veces, simplemente a superarlo. No trates de reparar el irreparable, simplemente acéptalo y sigue adelante. Cuando alguien te deja, es importante liberarlos emocionalmente. Y entiende que no es un final; es un nuevo comienzo. Sólo significa que su parte en tu cuento se ha acabado. Tu historia continuará.
Marc Chernoff
Publicado originalmente en MarcAndAngel.com