martes, 19 de enero de 2016

Urgente

Para ti, que siempre vives la vida a un ritmo vertiginoso, quiero recordarte que lo más importante que tienes en la vida, eres tú y todos los que te rodean, y recuerda que...

Urgente, es una palabra con la que vivimos día a día, en nuestra agitada vida, y a la cual, le hemos perdido ya todo significado de premura y prioridad.

Urgente, es la manera más pobre de vivir en este mundo, porque sabes, el día que nos vamos, dejamos pendiente las cosas, que verdaderamente fueron urgentes.

Urgente, es que hagas un alto en tu ajetreada vida, y te preguntes:
¿Qué significado tiene todo esto que yo hago?

Urgente, es que seas más amigo, más humano, más hermano.

Urgente, es que sepas valorar el tiempo que te pide un niño, una niña.

Urgente, es que cada mañana, cuando veas salir el sol, te impregnes de su calor, y le des gracias al Señor, por tan maravilloso regalo.

Urgente, es que mires a tu familia, a tus hijos, a tu esposa, y a todos los que te rodean, y valores ese tan maravilloso tesoro.

Urgente, es que le digas a las personas que quieres, hoy, no mañana, cuánto los quieres.

Urgente, es que te sepas hijo de Dios, y te des cuenta que él, te ama, y quiere verte sonreír feliz y lleno de vida.

Urgente, es que no se te vaya la vida en un soplo y que cuando mires atrás, seas ya un anciano y no puedas echar tiempo atrás, que todo lo hizo urgente...

Que fue un gran empresario, un gran artista, un gran profesional, que llenó su agenda de urgencias, citas, proyectos, pero dentro de todo, lo más importante, se te olvidó… Vivir.

Desconozco a su autor

La felicidad

La felicidad no es, de ninguna manera la ausencia de problemas; la felicidad es algo que creamos dentro de nosotros mismos, nosotros mismos somos responsables de ser felices, así que felicítate si lo has logrado o reclámate a ti mismo si no has podido ser feliz, pero nunca culpes a nadie, ni mucho menos a la vida, que todo lo que nos sucede es porque nosotros así lo provocamos; nosotros mismos somos responsables
de nuestra felicidad.
No te quejes de nada.
Si lo que te molesta tiene solución arréglalo, si no, olvídalo.
Tu eres capaz de cambiar cualquier situación.
Ten pensamientos positivos.
Busca buena compañía y aléjate de los pesimistas.
No le des vueltas a los pensamientos tristes, busca lo alegre y sano.
Enfrenta tus problemas como retos a vencer.
Sé entusiasta y optimista en todo lo que hagas.
Llena tu mente de buenas noticias.
Disfruta de lo que tienes y sé agradecido.
Siéntete vivo, observa lo hermoso que hay a tu alrededor
y disfrútalo, esta ahí para ti.
Dale a las cosas su justa importancia y no te preocupes por tonterías.
No critiques.
Perdona, el rencor es una perdida de tiempo y es terrible para tu salud.
Sé comprensivo con la gente.
No trates de cambiar a la gente, es más fácil aceptarla tal y como es.

Desconozco a su autor