miércoles, 24 de febrero de 2016

Limitaciones

Hay veces que nuestra confección humana, preconceptos y estructuras culturales no nos deja pensar o llegar más allá.

Mi desafío personal empezó 2 años atrás, al perder mi pierna izquierda en un accidente de auto. Calculo yo que el impacto sufrido, me ocasionó un defecto cerebral, y mientras estaban amputándome la pierna, me hice la promesa/desafío de correr la maratón de NY. Muchos que me conocen dirían que el defecto lo tengo de nacimiento, pero en fin...

En enero 2004 me compré la pierna para poder correr. Lo más antiestético que uno se imagina, a tal punto que mi hermana cuando vio la foto me comentó:" No la podes cubrir con algo?". Una de las primeras barreras que tuve que superar fue ver mi cuerpo mutilado y aceptar que todos me van a mirar por la pierna que tengo puesta o por la que no tengo puesta, pero siempre voy a llamar la atención.

Mi "entrenamiento" empezó al día siguiente. Lo digo entre comillas ya que tuve que aprender a correr de nuevo, el balance y el ritmo era totalmente diferente.

A los 4 meses antes de la Maratón empecé a seguir un programa para principiantes que baje de Internet. Lo cumplí casi al pie de la letra. Durante estos meses corrí varios 10k con el apoyo impagable de una persona que merece todo me respeto por la garra y alegría que le pone a la vida: La "GARZA" MORAIZ

Durante las 3 horas preliminares a la largada uno está en un entorno de nervios y excitación junto a 35,000 personas más. Y pensar que yo me sentía un "marciano" entrenando solo durante 4 meses, corriendo 5 días a la semana. Ahí me sentí acompañado por gente que compartía el mismo objetivo, o sea más marcianos.

Gracias a los tips de la Garza, nos fuimos ubicando en lugares estratégicos para poder largar en "Poll Position". Después del estruendo del cañón de largada, comencé a recibir soporte de gente que no conocía y que nunca mas iba a verla en mi vida.

Los primeros fueron unos Gigantes de la NYPD (policías de NY), estábamos cruzando en Verazano Bridge, se pusieron a mi lado y me dijeron "You are an Inspiración". Después de ese puente uno comienza a escuchar gritos constantes y sostenidos del público, los cuáles no paran hasta la línea de llegada.

A la 1ra hora de carrera, tuve que frenar a sacarme el sudor que se me había acumulado en la media de gel, la cual envuelve mi muñón y muslo, al cuál no deja respirar ya que necesito esa succión para mantener la prótesis pegada a mi cuerpo.

Unos de los tips de la Garza, fue que me escribiera mi nombre en la remera. Le hice caso y el efecto fue emocionante. Cada paso que daba escuchaba un grito del público que decía "GO MARCOS GO".

La cantidad de corredores que se ponían a mi lado y con un gesto, una mirada, una palabra cansada y sin aliento, me decían y volvían a decir "you are an inspiration" fue uno de mis motores para continuar empujando mi cuerpo para adelante.

Pero creo que la más destacada anécdota que tengo, fue cuando estaba en el Km 27, me sentía bien y con fuerza, tenía un ritmo aceptable e iba recuperando posiciones hasta que veo 10 metros delante de mí, una persona con la bandera Uruguaya en la remera. Esta persona estaba caminando o arrastrándose. Hombros caídos cabeza baja y pies pesados. Cuando lo alcanzo, le pongo una mano en la espalda, lo miro y le digo: "Vamos Uruguay, Vamos"...No le vi mucho futuro, tenía cara de destruído, por lo tanto seguí mi ritmo dejándolo atrás. No pasaron ni 3 minutos que siento que alguien se pone a mi lado y me dice: "Gracias, muchas Gracias" y me deja atrás con un tranco firme.

Obviamente cuando me pasó le vi la bandera Uruguaya en la espalda.
Nuevamente piel de gallina y sensación de satisfacción.

Km 32. Todo músculo que no hayas entrenado bien, se te acalambra. Aquí comenzó mi cuesta arriba y creo que si no hubiese sido por el entorno, las ganas de llegar y que mi familia me estaba esperando en la llegada, me hubiese costado el doble. Tenía el gemelo contracturado, o sea, el único; y mi pierna buena sobre exigida y cansada. Por lo tanto tuve que aflojar el ritmo. Hasta acá tenia 3:10 horas.

KM 38. A pesar de los continuos gritos de "Go Marcos Go" del público, uno puede reconocer hasta el susurro de su familiares entre el público. Aunque no fue exactamente un susurro, en el Km 38 escucho un cornetazo de cancha de fútbol y un grito desorbitado; " VAMOS
AMOOOOOOORRRRRR"..., apoyo indescriptible en todo momento, antes, durante y después. Los vi y nuevamente una recarga de baterías y piel de gallina a punto del llanto. Pero todavía me quedaban 3 Km. mas, así que me tragué el nudo en la garganta y puse foco en la línea de Llegada.

Cuando cruce la línea final (4:39 horas/42Km), todo fue satisfacción, llanto solitario y ganas de seguir viviendo estos "Ecos" indescriptibles.

Moraleja aprendida:
Proponte lo que quieras, que si realmente lo queréis, lo vas a lograr. Los límites no existen, uno mismo los crea.
Siempre hay alguien más, con situaciones más difíciles y con más garra que uno al cual lo podes usar como "inspiración". Por ejemplo yo veo como inspiración a Sarah Reinertsen, le falta la pierna izquierda desde arriba de la rodilla y este año corrió el Ironman de Hawai...

¿¿¿QUIEN DIJO QUE NO SE PUEDE???

Desconozco su autor

No hay comentarios: