viernes, 13 de noviembre de 2015

Relaciones tormentosas por Merlina Meiler

Pues bien, has logrado terminar con una relación que te hacía sufrir.

¡Te felicito sinceramente! ¡Has dado un paso enorme en pos de tu bienestar!

Pero no internalizas esto por completo, ya que aún no puedes percibir todo lo bueno que se avecina, porque las dudas invaden tus pensamientos y, en cierta medida, también tu corazón.

Acá hay algunas dudas y sus respuestas, que te acompañarán en el tramo final hacia tu libertad absoluta.

En algunos momentos me siento bien, pero en otros, extraño
Creo que muchas veces aguantamos relaciones tormentosas porque idealizamos demasiado el estar en pareja y no queremos sentir soledad. Claramente, quien te ha maltratado a ti (y seguramente, a familiares cercanos y a amigos) no tiene manera de ser una compañía apropiada ni constructiva. Ya ha demostrado ampliamente que “te juega en contra” en absolutamente todo lo que es importante para ti.
Has luchado tanto por hacer que las cosas funcionen y también, tienes poca energía por todo lo que te has esforzado, así que en ciertos momentos sientes una especie de vacío, por lo que te parece que extrañas.
A medida que vayas recuperando tus fuerzas, serenándote y dándote cuenta de todo lo que vales y todo lo que te quiere la gente que te rodea, los restos que quedan de tu relación anterior irán desapareciendo por completo.

Tengo miedo de volver atrás
Es lógico. Quienes han pasado por una situación así han tenido idas y vueltas: la otra persona volvió a aparecer con su mejor cara y tú le creíste y apostaste nuevamente.
¿Y quién no lo hubiera hecho?
Pero ahora, la situación ha cambiado porque te das cuenta de que ese ser no va a dejar de ser como es y además, ha llegado la hora de que recuperes tu vida y te permitas disfrutar muchas cosas buenas. Con solo tener esto en claro, la única dirección que puedes tomar es hacia adelante.

Aguanté demasiado, ¿y ahora qué?
Por lo general, quienes tienen baja autoestima hallan gente que les toca este punto débil y a partir de ahí los manipulan, creando relaciones tormentosas y de dependencia.
Es una buena idea que bucees dentro de ti (si es con ayuda, mejor) para saber qué puntos débiles es preciso que refuerces para emerger de lo que te sucedió fortalecido y teniendo bien en claro a qué decirle NO para siempre.

Nunca voy a conocer a nadie como él/ella en la cama
Cuando encontramos a alguien que nos parece excepcional íntimamente, creemos que nadie lo igualará; por este motivo, es bastante frecuente tolerar cualquier cosa en pos de retener a esa persona.
Pero déjame decirte que quien tiene la capacidad de pasarla súper bien sexualmente eres TÚ (tal vez lo descubriste recién con tu último intento de pareja), y así como hubo alguien que te hizo sentir placer en ese ámbito, aparecerá otro ser que, además, te respetará y te hará vibrar de plenitud también fuera de la cama.

Por qués
Hay varios por qués que probablemente hayan quedado retumbando:
¿Por qué me maltrataba? Si yo le di todo
¿Por qué me mintió?
¿Por qué me engañó?
¿Por qué no me valoró?
Para avanzar del lugar en el que estás, es necesario que dejes el pasado en su lugar, atrás de ti.
Perder tiempo en porqués no te aportará nada, porque los maltratadores y abusivos no tienen explicación ni justificación. Estuviste mucho tiempo tratando de buscar ambas y por eso te mantuvo en sus garras, pero ya no.

En realidad, la única respuesta valiosa es la que tienes en tu poder ahora: mereces a alguien mucho mejor, que te dé tu lugar, te cuide, te haga feliz y te valore. Por supuesto que existe y llegará a su debido tiempo, cuando termines de sanar tus heridas.