miércoles, 28 de octubre de 2015

El tiempo que me gusta

Al alba, en plena montaña, un paseante se encontró un día con un pastor y le preguntó:

• ¿Qué tiempo hará hoy?

Muy apacible, le respondió el pastor:

- El tiempo que me gusta.

Impaciente por obtener una respuesta, el paseante siguió insistiendo:

• ¿Y cuál es ese?

- ¡No lo sé aún!, respondió el pastor muy divertido.

• Pero, entonces, ¿Cómo puede afirmar que será el tiempo que le gusta?, replicó, con un punto de irritación el paseante.

A lo que el pastor añadió:

- A lo largo de mi vida me he dado cuenta de que no siempre puedo tener lo que me gusta, así que he decidido que me guste lo que tengo. Esa es la razón por la que estoy seguro que vamos a tener el tiempo que me gusta.

Desconozco a su autor