viernes, 9 de octubre de 2015

La presa y el cazador por Merlina Meiler

Si sientes que no siempre te tienen en cuenta, que no eres bienvenido o valorado y que gran parte de la gente que encuentras a tu paso no te respeta de la manera que desearías, te avasalla e incluso llega a ignorarte, hay una posibilidad de que estés fomentando estas relaciones adoptando la conducta de una presa.

Nuestra forma de presentarnos ante el mundo y de interactuar con quienes nos rodean influye de manera determinante en cómo nos tratan.

Hay quienes constantemente adoptan una actitud de presa, lo que como reflejo genera que muchas de las personas con las que se relacionan tomen una postura de “cazadores”, ya sea porque tienen energía dominante, porque les gusta avasallar a los demás o porque “la ocasión hace al ladrón”.

El cazador acecha, en búsqueda de la ocasión propicia para hacer gala de su poderío y así acorralar, maltratar y hacer sentir inferior a su presa –con el consentimiento de ella, puesto que, mediante su forma de presentarse ante los demás, le está dando la oportunidad y el poder para hacerlo. Es que dejar un vacío por no adueñarse del espacio que le corresponde a uno implica que, en cualquier momento, aparecerá otro que lo ocupará.
Algunos ejemplos de la conducta de las presas:
– No se dan su lugar y lo ceden gratuitamente
– Agachan la cabeza y acatan todo lo que les dicen sin hablar cuando no están de acuerdo o la situación es desfavorable
– Suelen tener una postura corporal encorvada y hablar bajo o de manera poco clara y nada contundente
– No ponen límites apropiados
– Tienen baja autoestima y poca confianza en sí mismas y en su capacidad
– No expresan sus pensamientos ni sus sentimientos abiertamente
– Son inconformistas permanentes: nada les agrada del todo y se quejan de su trabajo, su cuerpo, su estilo de vida, los demás, etc.
– Se sienten inferiores a los demás
– Tienen miedos irracionales o basados en hechos del pasado que aún no han enfrentado ni solucionado
¿QUÉ HACER?
Para que haya un cazador, debe haber una presa; si te apartas de esa posición, el cazador irá a buscar su trofeo a otro lado, por lo que se ocupará de otra cosa o persona.

. Cuida la forma en que te paras, te vistes y te muestras al mundo.

. Habla en voz alta y pausada.

. Date tu lugar y no permitas que te avasallen. Puedes ser firme y hacerte valer con cortesía y respeto.

. Pon los límites que consideres necesarios a los demás, sean quienes sean.

¡Cambiar de actitud lo es todo!

Biografía de Jody Williams

Activista norteamericana, nacida el 9 de octubre de 1950, responsable de la fundación en 1991 de la "Campaña para la Prohibición Total de las Minas Antipersona" (ICBL) que, un año después, fue lanzada formalmente por seis Organizaciones No Gubernamentales. El 15 de octubre de 1997 fue galardonada con el Premio Nobel de la Paz por su compromiso con la erradicación de este tipo de armamento.

Licenciada en Artes por la Universidad de Vermont en 1972, realizó estudios de postgrado en Relaciones Internacionales en Washington. Durante algunos años trabajó como profesora de inglés en México y el Reino Unido y en 1984 se trasladó a Centroamérica donde, durante dos años, coordinó un proyecto educativo en Nicaragua y Honduras. Entre 1986 y 1992 también desarrolló y dirigió varios programas de ayuda humanitaria en El Salvador.

Una visita a la Fundación Americana de Veteranos de Vietnam en Washington representó un giro radical en su vida y en sus compromisos profesionales. Conoció de primera mano las devastadoras consecuencias del uso de las minas antipersona en los enfrentamientos bélicos y, a partir de entonces, inició una lucha sin descanso para lograr la erradicación de estos artefactos. En 1991 puso en marcha la ICBL (International Campaign to Ban Landmines) y en octubre de 1992, un pequeño grupo de ONG's abrazó sus postulados. Desde entonces, Jody Williams ha supervisado la imparable movilización de más de 1.000 ONG's de sesenta países comprometidas con la lucha para la prohibición total de las minas antipersona.

Trabajando en un esfuerzo cooperativo sin precedentes con Gobiernos, organismos de Naciones Unidas y el Comité Internacional de Cruz Roja, en septiembre de 1997, la ICBL logró uno de sus objetivos prioritarios con la firma en Oslo de un tratado internacional, suscrito por más de 120 países, para la prohibición del uso, almacenamiento, comercio y fabricación de minas antipersonales.

Convertida en el rostro visible y la voz de la campaña, Williams compagina las labores de coordinación de la ICBL con una larga trayectoria como escritora y conferenciante. Sus ponencias sobre el problema de las minas y el movimiento para su erradicación han podido escucharse en los principales foros mundiales, incluidos el Parlamento Europeo, la Organización para la Unidad Africana o Naciones Unidas. Ha sido co-autora de una obra de investigación basada en el trabajo de campo realizado durante dos años en cuatro países afectados por las minas y sus artículos se han editado, entre otros soportes, en las publicaciones de Cruz Roja Internacional y Naciones Unidas.


Autor
Lourdes Mata Anchisi