domingo, 5 de abril de 2015

Biografía de Herbert von Karajan

Director de orquesta austriaco

Nació el 5 de abril de 1908 en Salzburgo (Austria), ciudad donde, a parte de Viena, cursó sus estudios.

Hijo de un reputado y adinerado cirujano que hizo que la primera orquesta que tuvo a su disposición la pagara su progenitor.

Inició su carrera como pianista, pero cuando tenía 21 años fue nombrado director musical de la Ópera de Ulm, en Alemania.

Pasado algún tiempo decidió trasladarse a Aquisgrán y entre 1938 y 1944 dirigió la Ópera de Berlín. Durante estos años perteneció al Partido Nacionalsocialista, hecho que retrasó el desarrollo de su carrera al finalizar la guerra, hasta que el productor discográfico Walter Leggele contrató para dirigir en Suiza. Desde 1948 se encargó de la Philarmonia Orchestra, que Legge acababa de fundar en Londres.

Reconocido internacionalmente tras ser nombrado, en 1951, director artístico por vida delGesellschaft der Musikfreunde de Viena. Además fue director de la Orquesta Filarmónica de Berlín desde 1955, de la Ópera de Viena (1955-1964) y director artístico del Festival de Música de Salzburgo (1957-1959). En 1967 fue el fundador del Festival de Pascua de esta última ciudad. En abril de 1989 dimitió como director de la Filarmónica de Berlín, alegando falta de salud y malentendidos diversos.

Herbert von Karajan falleció en Anif, cerca de Salzburgo el 16 de julio de ese mismo año. El director austriaco, grabó y vendió más discos que ninguno de sus colegas y en vida fue la mayor estrella de la música clásica.

Fuente: Busca Biografías

Biografía de Jean-Honoré Fragonard

Pintor, dibujante y grabador francés

Nació el 5 de abril de 1732 en Grasse.

Hijo de François Fragonard y de Françoise Petit. La familia se trasladó a París cuando él tenía seis años.

Cursó estudios con Jean Baptiste Simeon Chardin y posteriormente con François Boucher. Laureado en 1752 del "Grand Prix de Peinture" (Gran Premio de Pintura) entra en la "Ecole royale des élèves protégés" (Escuela real de los alumnos protegidos) dirigida por Carle Van Loo. En el año 1752 ganó el gran premio de Roma; tras ser discípulo del pintor francés Carle Van Loo, pasó seis años en Italia.

En sus comienzos desarrolló un estilo de temática religiosa e histórica para pasar después a los galantes y cortesanos. Desde 1765 siguió el estilo rococó, entonces de moda en Francia. Su pintura utiliza una pincelada ligera y vibrante, que anuncia el impresionismo. Por sus retratos de niños, en los que se aprecia la calidad de sus blancos, rosados y azules, lo llamaron "paleta de nube". Las tablas que le encargó Marie-Jeanne Barry, amante de Luis XV, para decorar su palacio de Louveciennes constituyen su obra más importante. Conocida como Los progresos del amor, se encuentran La persecución y El amante coronado (ambos de 1771-1773, Colección Frick, Nueva York). En el Louvre de París se conservan cinco obras suyas, entre ellas Las bañistas(c. 1760) y El estudio (1769); otras obras notables son El columpio que alcanzó un gran éxito y ha sido muy imitada (c. 1766, Colección Wallace, Londres) y La carta de amor (c. 1769-1770, Museo Metropolitano de Arte, Nueva York).

La Revolución Francesa le arruinó al perder su posición la nobleza de la que recibía encargos. Aunque recibe ayuda de Jacques-Louis David, no llegó a adaptarse nunca al nuevo estilo y Jean-Honoré Fragonard murió en la pobreza el 22 de agosto de 1806 en París.


Obras seleccionadas

Jeroboam sacrificando a los ídolos — 1752
Cristo lavando los pies de los apóstoles — 1745-1755
L'orage (La tormenta) — dit aussi La charrette embourbée — 1759
La gallina ciega — 1760
Les baigneuses (Las bañistas) — 1763-1764
Los jardines de la villa d’Este — 1765
Scène nocturne — dite Le songe du mendiant — 1765-1768
L'essaim d'Amours — 1767
Los felices azares del columpio (Les hasards heureux de l’escarpolette) — 1767
Denis Diderot — 1769
La Musique — 1769
L'Étude — 1769
L'Inspiration — 1769
Marie-Madeleine Guimard (Mademoiselle Guimard) — 1769
Portrait d'un jeune artiste — 1769
La chemise enlevée (El camisón arrebatado) — 1770
El instante deseado o Los amantes felices — 1770
El beso — 1770
La leçon de musique (La lección de música) — 1770-1772
Le colin-maillard — 1773
L'Adoration des bergers (La adoración de los pastores) — 1775
Muchacha jugando con su perro en la cama — 1775
Les curieuses — 1775-1780
El beso robado — cerca de 1790
Fiesta en un parque — en Saint-Cloud — 1775-1780
Le verrou (La cerradura o El cerrojo) — 1777
Le feu aux poudres (Fuego a la pólvora) — 1778
Le voeu à l'Amour (El juramento al amor) — 1780-1785

Fuente: Busca Biografías

Biografía de Emma de la Barra

Narradora argentina, nacida en Rosario en 1861 y fallecida en Buenos Aires el 5 de abril de 1947. A comienzos del siglo XX convulsionó el panorama literario del país austral con una opera prima, la novela Stella, que se convirtió de inmediato en un récord de ventas (un auténtico best-seller, avant la lettre) e hizo célebre el pseudónimo que había elegido para firmarla: César Duayen.


Vida

Vino al mundo en el seno del matrimonio formado por Federico de la Barra -un reputado político y periodista, miembro del Congreso de la Confederación Argentina, muy influyente en toda la provincia de Santa Fe- y Emilia González Funes -una mujer culta y elegante, procedente de la alta sociedad cordobesa-. El padre de la futura escritora solía organizar, en su propia residencia de Rosario, animadas tertulias en las que participaban los personajes eminentes de una ciudad que estaba en pleno auge demográfico y desarrollo económico por aquella década de los años sesenta del siglo XIX.

Influida por el ejemplo de sus propios padres y sus ilustres contertulios, la pequeña Emma se interesó vivamente por el Arte y comenzó a estudiar música y pintura, actividades en las que continuó demostrando su talento cuando, aún en plena infancia, se trasladó con toda su familia a Buenos Aires. En la gran capital tuvo ocasión de ampliar sus conocimientos en otras materias, aunque siempre de un modo autodidáctico o por medio de preceptores particulares; pero pronto interrumpió sus estudios para contraer nupcias con su tío paterno, el también periodista Juan de la Barra.

Al parecer, su esposo no se convirtió en un obstáculo para la participación de la joven Emma en la vida social bonaerense. Antes bien, la animosa mujer de Rosario se integró perfectamente en los mejores salones de la alta sociedad y, desde ellos, tomó parte en algunas de las iniciativas socio-culturales más importantes de finales del siglo XIX en la capital argentina. Así, v. gr., fue una de las promotoras de la fundación de la Sociedad Musical Santa Cecilia, asociación concebida con el propósito de apoyar a los jóvenes valores musicales que surgían en la ciudad, y propiciar un lugar y unos medios para que pudiesen celebrarse los conciertos y recitales que demandaban los aficionados bonaerenses.

Inmersa, pues, en una febril actividad de promoción social y cultural, Emma de la Barra se significó también por sus esfuerzos en pro del desarrollo de los más desfavorecidos. En esta línea de actuación, fundó la primera Escuela Profesional de Mujeres y, en estrecha colaboración con su prima materna Elisa Funes de Juárez Celman, fundó también la Cruz Roja argentina, en un período de auténtica inestabilidad política en el vasto país del Cono Sur americano, originada por la Revolución del Parque (1890).

Pero esta agitación política no arredró a Emma de la Barra, quien, en 1893, organizó -esta vez, en colaboración con Delfina Mitre de Drago- una magna exposición de joyas y obras de arte destinada a fines benéficos. Merced a esta iniciativa de ambas mujeres, el público bonaerense tuvo ocasión de contemplar reunida por vez primera en la historia de la ciudad la mayor muestra de obras artísticas, piezas de joyería y piedras preciosas procedentes de colecciones privadas.

Su importante obra social no se detuvo ahí. Apoyada, en esta ocasión, por su esposo -quien contribuyó con su pluma a defender el proyecto en los medios de comunicación-, tomó parte activa en la empresa que promovió la construcción del barrio obrero de Tolosa, junto a La Plata, para dotar de viviendas dignas e infraestructuras modernas a los trabajadores de los talleres ferroviarios. El barrio había sido creado en 1882, año en el que se institucionalizó la municipalidad de la ciudad portuaria de La Plata debido a que la reciente federalización de Buenos Aires exigía asignar a otra población la capitalidad de la provincia. En medio de numerosos proyectos urbanísticos que hicieron de La Plata uno de los enclaves más florecientes del país, surgió dicho barrio obrero de Tolosa, en el que, merced al empeño personal de Emma de la Barra, pronto hubo un teatro, una iglesia y una escuela.

Por desgracia para la emprendedora mujer de Rosario, este proyecto urbanístico-social fracasó estrepitosamente en su dimensión económica, lo que sumió a su familia en una delicada situación financiera, muy cercana a la ruina. Privada de la fortuna que había heredado de sus padres, sufrió, además, la desgracia de perder a su marido en 1904, lo que prácticamente la condenaba a una madurez triste, pobre y solitaria, recluida en su casa -como parecía adecuado para las viudas de su tiempo- y forzada a subsistir miserablemente.

Fue entonces cuando la impetuosa Emma de la Barra decidió tomar las riendas de su propia vida y recurrir a sus talentos artísticos para salir del menesteroso estado al que se había visto reducida por culpa de la viudez y la ruina. Encerrada en su domicilio por las brutales exigencias del riguroso luto de la época, en pocas semanas redactó una espléndida narración extensa que, bajo el título de Stella. Novela de costumbres argentinas (Buenos Aires: Ediciones de J. Cúneo, 1905), dio a la imprenta merced a la colaboración de otro político y periodista amigo de la familia, Julio Llanos. Consciente de que la sociedad argentina de su tiempo seguía viendo con malos ojos que las mujeres se dedicasen a escribir novelas, y más si se trataba de viudas (a las que, al parecer, sólo les estaba permitido permanecer encerradas en sus casas, llorando a sus difuntos esposos), Emma de la Barra firmó su obra con el pseudónimo masculino de César Duayen, recurriendo al viejo subterfugio que ya habían usado otras muchas escritoras decimonónicas de diferentes lugares del mundo -como la francesa Amandine Lucie Aurore Dupin, universalmente conocida por su sobrenombre literario de George Sand; las hermanas británicas Anne,Charlotte y Emily Brontë, que publicaron sus obras bajos los pseudónimos de Acton,Currer y Ellis Bell (jugando con las iniciales de sus respectivos nombres y un falso apellido común); o, en las Letras españolas, la escritora de origen suizo Cecilia Böhl de Faber, que pasó a la historia de las Letras hispánicas con el fingido nombre masculino de Fernán Caballero.

Para asombro de la crítica académica, la tirada inicial de Stella -conformada por mil ejemplares- se agotó inmediatamente, por lo que hubo que recurrir a sucesivas reimpresiones que intentaron aplacar la voraz demanda de los lectores. Tanto éstos como la crítica hacían cábalas sobre la auténtica identidad del autor que se ocultaba tras el pseudónimo de Carlos Duayen, y muchos estimaron que el responsable deStella era el susodicho Julio Llanos, quien no pudo desmentir los trámites realizados por él mismo en la imprenta donde se había estampado la obra. Pero el revuelo y la expectación generados por la novela -que, en buena medida, se debían a que la historia narrada secretamente por Emma de la Barra recordaba, por su verismo y cercanía, episodios vividos por muchos seres reales de la sociedad argentina del momento- propició que la responsabilidad autorial de la escritora de Rosario no continuase encubierta durante mucho tiempo.

La sorpresa del mundillo literario bonaerense fue mayúscula cuando se supo queStella había sido escrita por una dama, y aún más cuando Emma de la Barra confirmó que se trataba de su opera prima. A muchos críticos, escritores y estudiosos de la literatura les costó admitir que una viuda de mediana edad, a la que sólo se conocía -hasta entonces- por sus actividades sociales, hubiese sido capaz de alcanzar, en la primera ocasión que tomaba la pluma, tanto interés y calidad como atesoran las páginas de Stella. Para colmo, los comentarios sobre la autora y su novela se reanudaron con mayor insistencia cuando se supo que Julio Llanos, al que se había identificado erróneamente con el anónimo autor escondido tras el nombre falso de César Duayen, estaba ligado a Emma de la Barra por muchos más vínculos que los derivados de los meros trámites de imprenta, como quedó patente cuando ambos se unieron en matrimonio.

Los elogios inmoderados de la crítica y la respuesta en consonancia de los lectores argentinos propiciaron, como ya se ha indicado, numerosas reediciones y traducciones de Stella, con el consiguiente medro económico de Emma de la Barra, que pasó de verse viuda y pobre a saberse en posesión de una estimable fortuna, y en compañía de un nuevo esposo. Su fama y prestigio se extendieron de tal manera que, en 1906, la empresa editora Maucci, con sede en la ciudad española de Barcelona, pagó cinco mil pesos a la escritora de Rosario en concepto de adelantos por los beneficios que pensaba obtener con la edición y comercialización de esta novela en Europa -donde, en efecto, vio la luz en 1908 con un prólogo de uno de los escritores más afamados de su tiempo, el italiano Edmundo d'Amicis.

Alentada por el éxito de su primera entrega narrativa, Emma de la Barra dio a la imprenta una segunda novela que, publicada bajo el título de Mecha Iturbe (Buenos Aires, 1906), no mereció, en modo algunos, los elogios que había recibido Stella. Pero la escritora de Rosario no se desanimó por este relativo fracaso de su segunda narración extensa; y, al tiempo que colaboraba con artículos, cuentos y notas costumbristas en diferentes periódicos y revistas, redactó una novela juvenil, destinada a los lectores adolescentes, que salió de los tórculos con el título de El Manantial (Buenos Aires; Editorial Estrada, 1908). En ella, De la Barra -que seguía firmando todas sus obras como César Duayen, para aprovechar el tirón de ese pseudónimo que se había hecho tan conocido, aunque ya no ocultaba su verdadera identidad- novelaba algunas de sus iniciativas destinadas a mejorar las condiciones de vida de los más necesitados o de los grupos sociales marginados (como las mujeres y el proletariado de los suburbios).

Esta tercera novela de Emma de la Barra pasó prácticamente inadvertida para críticos y lectores, lo que no afectó demasiado a la economía de la escritora, que seguía viviendo de los derechos de autor generados por las numerosas reediciones y traducciones de Stella (más de veinte ediciones en apenas cinco años, incluyendo traducciones a diferentes lenguas europeas, como el italiano). Sus cuentas eran tan boyantes que se permitió viajar a Europa en compañía de su segundo esposo y establecerse durante algún tiempo en París, donde le sorprendió el estallido de la I Guerra Mundial. Desde Francia, Julio Llanos envió excelentes crónicas bélicas al diario La Nación, algunas de las cuales fueron redactadas enteramente por Emma de la Barra, sin que este cambio fuese detectado por los redactores del periódico ni por los lectores habituales del cronista. La escritora argentina demostró así su asombrosa capacidad innata para adaptarse a cualquier registro genérico y estilístico.

De nuevo en su Argentina natal, Emma de la Barra continuó publicando sus colaboraciones en diarios y revistas nacionales, así como tomando parte activa de la vida social y cultural bonaerense, en la que, además de por su talento literario, era admirado por sus dotes musicales -gozaba de gran reputación como vocalista de piezas de cámara- y por sus habilidades pictóricas. Fruto de sus vínculos laborales con la revista El Hogar fue su cuarta novela, Eleonora, divulgada primero en forma de entregas folletinescas aparecidas en dicha publicación, y editada más tarde en Argentina (Buenos Aires: Editorial Tor, 1938) y en otros países de Hispanoamérica.

Su quinta y última novela, también de tono menor (pues jamás llegó a reproducir la calidad literaria alcanzada con Stella), vio la luz cuatro años antes de su fallecimiento. Se trata de La dicha de Malena (Buenos Aires: Editorial Tor, 1943), en la que aparece inserto "El beso", un famoso cuento de Emma de la Barra que había sido publicado previamente en las páginas de la revista El Hogar.

La escritora de Rosario falleció, casi nonagenaria, en su residencia de Buenos Aires el día 5 de abril de 1947, después de haber visto con orgullo cómo algunas de sus obras eran llevadas a la gran pantalla.


Obra

En realidad, de la breve producción literaria del falso César Duayen sólo cabe resaltar la espléndida narración extensa Stella, pues el resto de sus novelas -Mecha Iturbe (1906), El Manantial (1908), Eleonora (1938) y La dicha de Malena (1943)- no pasan de ser piezas vulgares, en nada comparables a los logros alcanzados por la escritora de Rosario cuando era neófita en el arte de narrar.

Una de las grandes virtudes de Stella radica en que aportó, a la historia literaria argentina, un nuevo arquetipo de protagonista femenino: el de la mujer vigorosa y emprendedora, dotada de talento y formación cultural, que intenta zafarse de los papeles tradicionales a los que la tiene relegada la sociedad de la época. En este aspecto, se ha comparado el libro de Emma de la Barra tanto con su propia peripecia vital y su carácter -en el plano de los referentes reales- como con la novelaMujercitas, de la escritora estadounidense Louise May Alcott -en lo que se refiere a los modelos brindados por la tradición literaria.

Las protagonistas de la narración son Alejandra (o Alex) y su hermana Stella, esta última afectada por una grave invalidez en las piernas, lo que obliga a Alex a hacerse cargo de ella. De la Barra recurre a un interesante procedimiento narrativo para presentar a ambas hermanas: una epístola que Gustavo Fussler, padre de las jóvenes, escribe a un tío materno de las dos muchachas, encomendándole que cuide de ellas (la figura paterna estuvo muy presente siempre en la vida de Emma de la Barra, que dedicó a su progenitor esta novela). De este modo, Alex y Stella Fussler Maura se integran en la sociedad porteña como parte de la familia de su madre.

Alex, heredera del espíritu positivista y la mentalidad científica de su padre, se erige en responsable del cuidado y la manutención de la discapacitada Stella, haciendo gala en todo momento de una actitud ante la vida valiente y decidida, en la que el coraje y el valor se ven acompañados en todo momento por la generosidad y amplitud de miras y la utilización de una viva inteligencia natural. Es, pues, una heroína activa, culta, decidida e inteligente, capaz de asumir compromisos y obligaciones que la sociedad tradicional destinaba únicamente a los hombres; y, por lo tanto, un personaje que entra en colisión con la mayor parte de las mujeres de su tiempo, incluidas las de la rama materna de su familia, que aún permanecen ancladas al ámbito de las emociones, la obediencia y la conformidad con el poder masculino.

Así, además de configurar una nueva heroína en las Letras argentinas, Emma de la Barra introduce en la narrativa de su nación el espinoso tema de la formación de las jóvenes, abogando por una igualdad de oportunidades -siquiera en el ámbito educativo y cultural- que permita a la mujer abandonar ese papel pasivo, siempre subordinado a la obediencia matrimonial, al que estaba relegada desde la noche de los tiempos.

Bibliografía

PRANDO, Alberto. "Dos silencios: Homenaje a César Duayen", en La Prensa (Buenos Aires), 27 de mayo de 1973.

SOSA DE NEWTON, Lily. "César Duayen o Emma de la Barra de Llanos: la sorprendente revelación literaria de 1905), en rev. Lucanor (Buenos Aires), 1, nº 1 (julio de 1966), págs. 31-34.


Autor
J. R. Fernández de Cano.

Efemérides 5 de Abril

1632  Las tropas del elector Maximiliano de Baviera, bajo el mando del conde de Tilly, son derrotadas por las de Gustavo de Suecia en la batalla de Lech.
1751  Adolfo Federico de Holstein-Gottori-Eutin, obispo de Lubeck, es elegido rey de Suecia al no haber dejado hijos la reina Ulrica Leonor, hermana de Carlos XII.
1795  Se firma la Paz de Basilea, por la que se pone fin a la primera guerra entre la Francia revolucionaria y la Primera Coalición contrarrevolucionaria.
1818  Las tropas realistas españolas de Mariano Osorio son derrotadas por las de José de San Martín en la batalla de Maipú, lo que supuso la independencia definitiva de Chile.
1900  Bélgica concede un crédito para la explotación del Congo.
1902  Se estrena en la sala Pleyel de París "Pavana para una infanta difunta", de Maurice Ravel.
1906  El volcán Vesubio en Italia, entra en erupción.
1915  El Ejército francés emprende una gran ofensiva en los ríos Mosa y Mosela, dentro de la Primera Guerra Mundial.
1918  Los japoneses desembarcan en Vladivostok. El Gobierno de los Estados Unidos asume el aval para el empréstito de 3,5 mil millones de dólares destinados a la organización de la economía de guerra.
1925  La huelga metalúrgica en Berlín es secundada por 250,000 trabajadores.
1927  El nadador Johnny Weissmuller establece tres plusmarcas del mundo.
1933  El cirujano estadounidense Evarts Ambrose Graham realiza con éxito, en una sola sesión, la primera extracción del lóbulo de un pulmón afectado por un cáncer.
1934  Ocho empleados de prisiones son condenados a penas de cárcel, a instancias de Goering, por haber maltratado a presos.  Se estrena la película "Doña Francisquita", protagonizada por Raquel Rodrigo y Matilde Vázquez.
1937  Pirandello estrena en Florencia (Italia) su obra "Los gigantes de la montaña".
1938  Un congreso del Kuomintang, celebrado en Hankau, otorga a Jiang Jieshi el título de secretario general, además de concederle plenos poderes dictatoriales.
1939  Albert Lebrun es reelegido presidente de la Tercera República Francesa.
1941  La URSS y Yugoslavia firman un pacto de amistad. Los presidentes de Colombia, Eduardo Santos, y Venezuela, López Contreras, firman el tratado de límites entre ambos países.
1942  El Alto Mando alemán, ordena concentrar la ofensiva de verano en el Cáucaso (durante la Segunda Guerra Mundial). Dimiten 5,000 pastores protestantes noruegos en protesta contra Quisling. La aviación japonesa destruye la ciudad de Colombo, en Ceilán.
1945  La URSS anula el pacto de neutralidad con Japón.
1946  Los rusos se comprometen a evacuar sus tropas en Irán.
1947  Se estrena en Barcelona la película "Mariona Rebull", basada en la novela de Ignacio Agustí y protagonizada por Sara Montiel.
1948  Mueren catorce personas al colisionar un avión soviético con un avión británico de transporte cerca de Berlín.
1951  Ethel y Julius Rosenberg son condenados a muerte, acusados de espiar para la URSS. (durante el periodo de la Guerra Fría).
1952  Batista y Zaldivar, Fulgencio se hace cargo, provisionalmente, de la Presidencia de Cuba, tras acordar ciertas enmiendas en la Constitución. Llega a Madrid la misión militar estadounidense. Se celebra en Liverpool (Reino Unido), la carrera hípica del Grand National.
1953  La compañía BOAC inaugura el enlace aéreo entre las ciudades de Londres y Madrid con Tokio, que gracias al avión tetrarreactor "Comet" se acorta de 44 a 28,5 horas.
1954  Anastasio Somoza, presidente de Nicaragua, sale ileso de un atentado atribuido a la llamada "Legión del Caribe".
1963  El Kremlin acepta el establecimiento de una línea directa con la Casa Blanca.
1965  La URSS entrega misiles tierra-aire a Vietnam del Norte.
1966  Tras la victoria electoral del pasado 31 de marzo, el primer ministro de Reino Unido, Harold Wilson, presenta su gabinete laboralista.
1971  Entra en erupción el volcán Etna.
1973  Se forma el segundo Gobierno del primer ministro francés Pierre Messmer.
1979  Pol Pot huye al extranjero ante la llegada de las tropas vietnamitas.
1986  Mueren dos personas y 155 resultan heridas, al hacer explosión un artefacto en la discoteca "La Belle", en Berlín occidental.
1988  Con la firma de un acuerdo de paz, Etiopía y Somalia ponen fin a 10 años de enfrentamientos entre ambos países.
1989  El Gobierno y la oposición, firman en Varsovia un acuerdo histórico para abrir la vía a la democracia en Polonia.
1991  El Consejo de Seguridad de la ONU condena la persecución de los kurdos en Irak y hace un llamamiento de ayuda mundial.
1998  Los presidentes de la Comunidad Andina de Naciones (CAN) suscriben el "Acta de Guayaquil", en la que puntualizaron los mecanismos para fortalecer la integración entre las cinco naciones.
1999  La autoridades libias entregan a los dos ciudadanos sospechosos del atentado perpetrado en la localidad escocesa de Lockerbie en 1988 contra un avión de la PanAm, en el que murieron 270 personas.
2000  Con una amplia mayoría del Parlamento, Yoshiro Mori es elegido nuevo primer ministro de Japón en sustitución de Keizo Obuchi.
2001  Iyad Hardane, jefe de la organización militar de la Yihad Islámica, muere al estallar el teléfono público desde donde se disponía a realizar una llamada en la ciudad de Jenin (Cisjordania).
2002  Investigadores chinos y estadounidenses develan el genoma de dos variedades del arroz, la índica y la japónica.
2003  Mueren setenta reos durante una reyerta en la cárcel hondureña "El Porvenir". El escritor español Enrique Vila-Matas gana el Premio de la Crítica con "El mal de Montano".
2004  Los enfrentamientos entre radicales chiíes y las tropas de ocupación, se extienden a varias ciudades de Irak. La policía francesa detiene a 13 sospechosos de pertenecer al Grupo Islámico Combatiente Marroquí (GICM), organización terrorista a la que se atribuye la matanza del 11-M en Madrid. La Policía Municipal de Madrid patrulla las estaciones de metro de la capital, por el temor a nuevos atentados terroristas. Científicos españoles obtienen piel modificada para el tratamiento de la hemofilia, a partir de células madre extraídas de un folículo piloso. El catamarán "Cheyenne", propiedad del multimillonario Steve Fossett, establece un nuevo récord de vuelta al mundo en barco (por cincunvalación oceánica) en 58 días, 9 horas, 32 minutos y 45 segundos.
2006  Se inaugura en Cáceres (España) el 1er. Congreso Nacional de Lectura, en el que se hace un rechazo frontal a la lectura como mero entretenimiento.

Nacimientos.-
1588  Thomas Hobbes, filósofo inglés.
1732  Jean-Honoré Fragonard, pintor francés.
1862  José Francos Rodríguez, político y literato español.
1900  Spencer Tracy, actor estadounidense.
1908  Bette Davis, actriz estadounidense. Herbert von Karajan, director de orquesta austriaco.
1913  Antoni Clavé, pintor y escultor español.
1916  Gregory Peck, actor estadounidense.
1922  Chatichai Choonhavan, político y militar tailandés.
1926  Roger Corman, cineasta estadounidense.
1928  Pío Caro Baroja, escritor español.
1934  Roman Herzog, presidente de la República Federal de Alemania.
1937  Colin Powell, general estadounidense.
1944  Pedro Juan Roselló González, político puertorriqueño.
1949  Leka I, rey de Albania en el exilio.
1976  Fernando Morientes, futbolista español.

Defunciones.-
1419  Vicente Ferrer, dominico español.
1794  Georges Jacques Danton, político francés.
1934  Salvatore di Giacomo, poeta oficial del fascismo.
1947  Emma de la Barra, "César Duayen", escritora chilena.
1964  Douglas MacArthur, controvertido general estadounidense.
1975  Jiang Jieshi, político y militar chino.
1976  Howard Hughes, director de cine y hombre de negocios estadounidense.
1988  Pierre Prevert, cineasta francés.
1995  Christian Pineau, plenipotenciario francés en la firma del "Tratado de Roma".
1999  Guilio Einaudi, editor italiano.
2001  John Oakes, periodista estadounidense.
2006  Gene Pitney, cantante y compositor estadounidense. Allan Kaprow, artista estadounidense.

Santoral.-
Hoy se festeja a: Santos Vicente Ferrer, Irene y Juliana.

Fuente: Instituto Tecnológico de León