jueves, 17 de diciembre de 2015

Pregunté a la Madre Teresa en Calcuta: ¿cuándo descansa? y me dijo:

"Descanso en el amor"

Le pregunté: ¿Cuál es el lugar del hombre? y me dijo:

"Donde sus hermanos lo necesitan".

Le dije: nunca la escuché hablar de política, y me dijo:

"Yo no puedo darme el lujo de la política, una sola vez me detuve 5 minutos a escuchar un político, y en esos 5 minutos se me murió un viejecito en Calcuta".

Cada vez que yo entraba a la casa de la Madre Teresa, sentía que Dios recién había salido.

Una señora, impresionada por verla bañar a un leproso, le dijo:

"Yo no bañaría a un leproso ni por un millón de dólares", a lo que Teresa contestó:

"Yo tampoco porque a un leproso solo se lo puede bañar por amor"


No hay comentarios: