martes, 6 de octubre de 2015

Tal como tú lo sientes por Merlina Meiler

El mundo que te rodea es tal como tú lo sientes.

Las palabras, los silencios, las oportunidades, las desdichas, las buenas noticias, las carencias, las angustias, los perdones, los encuentros.

Absolutamente todo tiene un significado especial para ti (al igual que para cada uno de nosotros) y está condicionado por tus vivencias anteriores, tu educación, tu familia y aquello que te ha rodeado y tocado vivir desde que naciste.

Por eso, lo que realmente importa es tu percepción de lo que te sucede o te ha sucedido. Las huellas que las situaciones que transitaste han dejado en ti son únicas. Piensa que no hay dos personas que tengan idéntico recuerdo de un hecho compartido, siempre hay algún detalle que una notó y recuerda y la otra no, ya sea un gesto, un sonido, un aroma, una emoción.

Esto es así más allá de lo que te digan los demás, que ven la realidad a través de sus propios filtros, conocimientos, sensaciones y recuerdos personales. No hagas oídos sordos a sus buenas intenciones, pero pasa lo que ellos te dicen por tu tamiz interno antes de incluirlas en la toma de una decisión relevante.

Es que lo que vale para ti es lo que tú sientes y consideras verdadero. Porque además, tienes la plena capacidad de discernir si es bueno para ti o no lo es. Ya sabes internamente si el camino que estás transitando es saludable y enriquecedor o, por el contrario, estás tratando de justificar lo injustificable y de apañar a gente que no te respeta o que no vale la pena tener cerca.

Déjate guiar por lo que sientes. Que sea tu faro cuando no sepas qué rumbo tomar. Tú debes llevar a cabo tu propia experiencia de vida y hacerte responsable de sus equivocaciones, aciertos y logros.

Fuente: Mejora Emocional

No hay comentarios: