viernes, 19 de junio de 2015

¿Quién conduce su existencia?

Imagina una carreta tirada por tres caballos. Hay un hombre que lleva las riendas y se dirige a un lugar determinado. Si se dejara a alguno de los caballos que tomara la decisión de ir a un lugar, iría a cualquier parte, pues no tiene claridad de una meta precisa. Lo mismo ocurriría con los otros dos. Lo más probable es que cada uno decidiera ir a partes distintas, lo que terminaría por trasladar a la carreta en una trayectoria corta y absurda. Sería más eficiente que dos caballos se dejaran llevar por un tercero. La carreta se desplaza más, aunque tampoco iría a un lugar adecuado.

El único que tiene un propósito definido, que tiene voluntad e imaginación es el cochero. Al menos, bastante más que los caballos. Su percepción del mundo trasciende a la de los animales. Puede viajar con su imaginación al futuro, algo imposible para los caballos.

Los caballos son como tu cuerpo físico, tu vida afectiva y tu vida mental. Hay mucha gente que va en la vida conducida por su caballo físico: se dejan llevar por lo sensorial y hormonal. Algunos se dejan llevar por las emociones. Y otros, más evolucionados, se dejan tirar por el tercer caballo: la mente. Especialmente en el paradigma de la sociedad actual, la mente ocupa un lugar privilegiado. Es válido sólo lo científico, lo racional, lo lógico. Las personas se identifican con sus pensamientos y sus ideas.

Desconozco a su autor


No hay comentarios: