jueves, 9 de abril de 2015

Yo creo en mí por Merlina Meiler

Esa es la base y el punto de inicio de todo lo demás.

Porque al creer en mí:

– puedo avanzar sin temor a equivocarme y, mucho menos aún, a tener éxito;

– puedo tener un vínculo pleno y sincero los otros, permitir que se acerquen con naturalidad, crear lazos de hermandad únicos y que me proporcionarán, incluso, más confianza y seguridad;

– puedo transitar por la vida sin muletas, sin tolerar cualquier cosa para que me acepten o me quieran, lo que significa que tengo más opciones y mayor libertad para elegir lo que considero más beneficioso;

– puedo pedir ayudar y reconocer cuando me equivoco, porque eso no hace decrecer ninguna de mis cualidades interiores; por el contrario, ¡me hace más humana!;

– puedo transmitir que sí se puede mejorar y cambiar realidades. Es que no siempre tuve esta seguridad interior; de hecho, una autoestima baja y llena de agujeritos me hizo dar pasos en falso o sufrir en otros momentos.

Afortunadamente, los años no pasan en vano, y con el correr del tiempo entendí que la confianza en uno es lo que más firmeza interior nos puede dar.

Y esto lo digo con la más profunda humildad, ya que creer en mí no significa que piense que soy más ni menos que algún otro ser: simplemente, tengo (al igual que cada uno de ustedes, lo hayan descubierto o no) el potencial necesario para valerme por mí misma y para sortear obstáculos.

Si unimos a esto la creencia en algo superior (Dios o como quieras llamarlo), se potenciará todavía más.

La base de tu personalidad y de tu felicidad es que creas en ti.

¿Lo intentarás?

Fuente: Mejora Emocional

No hay comentarios: