jueves, 31 de diciembre de 2015

Bendiciones por Merlina Meiler

Creo que lo mejor que puedo desearte para el año que se inicia son bendiciones.

Sólo tú sabes qué significa para ti una bendición durante el año venidero.

Tal vez se trate de estar cerca de una persona que amas.

Que encuentres a quien acompañe tus días, te contenga y te apoye incondicionalmente.

O que se afiancen tu familia y tu pareja.

Que tengas la entereza para lidiar con lo que la vida te presentará.

Que consigas este trabajo que tanto deseas.

Que puedas vivir en paz y armonía.

Que logres el cambio que estás dispuesto a realizar.

Que obtengas eso por lo que tanto has luchado.

Que ese sueño se transforme en realidad.

Que sientas que el dolor ha quedado atrás y que la vida te sonríe.

Por eso, te deseo de corazón, ¡bendiciones!



viernes, 18 de diciembre de 2015

Vida virtual

Entré apresurado y con mucha hambre en el restaurante. Escogí una mesa bien lejos del movimiento, porque quería aprovechar los pocos minutos que disponía en aquel día para comer y corregir algunos errores de programación en un sistema que estaba desarrollando, además de planear mi viaje de vacaciones, cosa que hace mucho tiempo no tengo.

Pedí un filete de salmón con alcaparras en mantequilla, una ensalada y un zumo de naranja, a fin de cuentas, hambre es hambre, pero régimen es régimen, no es verdad?

Abrí mi PC portátil y me asustó aquella voz bajita detrás de mí:

-¿Señor, no tiene unas moneditas?

-No tengo, muchacho.

-Sólo una monedita para comprar pan.

-Está bien, yo compro un pan para ti.

Para variar, mi casilla de entrada está llena de e-mail. Quedé distraído al ver poesías, lindas presentaciones, riendo con los chistes malos...

-Señor, pida margarina y queso para ponerle al pan...

Percibo en esos momentos que el niño se había quedado.

-Ok. Voy a pedir, pero después me dejas trabajar, estoy muy ocupado, ¿si?

Llega mi almuerzo y con él mi malestar. Hago el pedido, y el mozo me pregunta si quiero que saque al niño. Mi conciencia, me impide decir que sí. Digo que está todo bien. Que lo deje quedarse. Que traiga pan y un almuerzo decente para él. Entonces se sentó frente a mí y preguntó:

-Señor, ¿que está haciendo?

-Leo unos e-mail.

-¿Que son e-mail?

-Son mensajes electrónicos mandados por personas a través de Internet (sabía que él no iba a entender nada, pero quería liberarme de sus preguntas). -Es como si fuera una carta, sólo que por Internet.

-Señor, ¿Usted tiene Internet?

-Tengo, sí, es esencial en el mundo de hoy.

-Qué es Internet?

-Es un lugar en el ordenador, donde podemos ver y oír muchas cosas, noticias, música, conocer personas, leer, escribir, soñar, trabajar, aprender. Tiene de todo el mundo virtual

-¿Qué es virtual?

Resolví dar una explicación simplificada, sabiendo con certeza que él poco iba a entender y me dejaría comer, sin culpas.

-Virtual es algo que imaginamos, algo que no podemos tocar, apañar, pegar... ahí soñamos con un montón de cosas que nos gustaría hacer. Creamos nuestras fantasías, transformamos el mundo en casi como quisiéramos que fuera.

-¡Que bueno eso! ¡Me gusta!

-Niño, ¿entendiste el significado de la palabra virtual?

-Sí, Señor, también yo vivo en ese mundo virtual.

-¿Tienes computadora? -Exclamé yo.

-No, pero mi mundo también es vivido de esa manera... Virtual. Mi madre está todo el día fuera, llega muy tarde, casi no la veo, mientras yo cuido a mi hermano más pequeño que vive llorando, con hambre y entonces le doy agua para que crea que es sopa. Mi hermana más grande sale todo el día también, dice que va a vender el cuerpo, pero no entiendo, porque ella vuelve siempre con el cuerpo. Mi padre está en la cárcel hace mucho, pero yo imagino siempre a nuestra familia toda junta en casa, mucha comida, muchos juguetes en Navidad, y yo estudiando en la escuela para ser médico algún día. Eso es virtual ¿no señor?

Cerré mi PC... pero no a tiempo como para impedir que mis lágrimas cayeran sobre el teclado...
Esperé a que el niño terminase literalmente de "devorar" su plato, pagué, y le di el dinero excedente... me retribuyó con una de las más bellas y sinceras sonrisas que haya recibido en mi vida y con un:

-"Gracias señor, usted es muy simpático!".

Ahí... en ese instante, tuve la mayor prueba del virtualismo insensato en que vivimos todos los días, mientras la realidad cruel nos rodea de verdad y hacemos de cuenta que no percibimos!

Desconozco a su autor


jueves, 17 de diciembre de 2015

Suficiente amor por Merlina Meiler

¿Sientes que no estás recibiendo suficiente amor?

¿Que la persona que está a tu lado no te quiere tanto como necesitarías o desearías?

¿Qué ciertas actitudes que no tiene te hacen dudar acerca de sus verdaderos sentimientos?

Puede tratarse solo de un tema de percepción… y que te estés perdiendo lo mejor de lo que sí te está brindando.

Tal vez te comparas con una persona cerca de ti a la cual la llenan de atenciones (ya sean regalos, mensajes u otros “símbolos” de amor) y a ti no te toca nada (o apenas muy poco) de eso.

Cada uno de nosotros expresa su amor de distinta manera. Si tu caso es el que acabo de describir, es probable que solo se trate de una diferencia en los “mapas” mediante los cuales tú y tu pareja demuestran sus sentimientos.

Que no te envíe mensajes cargados de palabras que querrías oír o que solo te haga regalos en las fechas importantes (y a veces, si no se lo recuerdas puede pasar desapercibido), no significa que no te quiera o que no seas, incluso, la figura central de su vida.

Me atrevería a decir que hay tantas maneras de demostrar el amor como seres caminando por la Tierra. Y dos personas pueden ser perfectamente compatibles aunque una no manifieste con palabras, miradas o gestos lo mucho que ama a la otra.

Es que hay quienes añoran el amor romántico y una flor o una carta tienen un sentido supremo; para otros, se trata de algo más terrenal y “obvio” para el que no son necesarias las acciones extra.

DEMOSTRACIONES REALES

Estas son algunas de las maneras de demostrar cuánto se preocupa por ti la persona que tienes a tu lado, fíjate si tienes la suerte de gozar de alguna de ellas (aunque hasta ahora no les haya dado la importancia que realmente tienen):

– se preocupa por ti cuando llueve o hace frío

– le interesa genuinamente todo lo que te sucede

– te acompaña siempre que lo necesitas

– está pendiente de lo que tienes que hacer y te pregunta cómo te ha ido

– te dice que te cuides y sabes que pronuncia sus palabras desde lo más profundo de su corazón

– te tiene en cuenta

– te da tu lugar

– te respeta

– te considera su compañero/compañera de vida

Con solo un pequeño cambio en la percepción de lo que estás recibiendo, te darás cuenta de que sí hay amor suficiente en tu pareja.



Pregunté a la Madre Teresa en Calcuta: ¿cuándo descansa? y me dijo:

"Descanso en el amor"

Le pregunté: ¿Cuál es el lugar del hombre? y me dijo:

"Donde sus hermanos lo necesitan".

Le dije: nunca la escuché hablar de política, y me dijo:

"Yo no puedo darme el lujo de la política, una sola vez me detuve 5 minutos a escuchar un político, y en esos 5 minutos se me murió un viejecito en Calcuta".

Cada vez que yo entraba a la casa de la Madre Teresa, sentía que Dios recién había salido.

Una señora, impresionada por verla bañar a un leproso, le dijo:

"Yo no bañaría a un leproso ni por un millón de dólares", a lo que Teresa contestó:

"Yo tampoco porque a un leproso solo se lo puede bañar por amor"


miércoles, 16 de diciembre de 2015

Compartir

En cierta ocasión un reportero le preguntó a un agricultor si podía divulgar el secreto de su maíz, que ganaba el concurso al mejor producto, año tras año.

El agricultor confesó que se debía a que compartía su semilla con los vecinos.

—"¿Por qué comparte su mejor semilla de maíz con sus vecinos, si usted también entra al mismo concurso año tras año?" preguntó el reportero.

—"Verá usted, señor," dijo el agricultor. "El viento lleva el polen del maíz maduro, de un sembradío a otro. Si mis vecinos cultivaran un maíz de calidad inferior, la polinización cruzada degradaría constantemente la calidad del mío. Si voy a sembrar buen maíz debo ayudar a que mi vecino también lo haga".

Lo mismo es con otras situaciones de nuestra vida.

Quienes quieran lograr el éxito deben ayudar a que sus vecinos también tengan éxito.

Quienes decidan vivir bien, deben ayudar a que los demás vivan bien, porque el valor de una vida se mide por las vidas que toca.

Y quienes optan por ser felices, deben ayudar a que otros encuentren la felicidad, porque el bienestar de cada uno se halla unido al bienestar de todos.

Que Dios les conceda la gracia del éxito en sus vidas compartiendo lo que Dios les da.

James Bender

martes, 15 de diciembre de 2015

Dejo que los demás sean ellos mismos

No corras desatinadamente intentando sanar a todos tus amigos.
Haz tu propio trabajo mental y sánate a ti mismo.
Eso será más benéfico que ninguna otra cosa para quienes te rodean.

No podemos hacer que los demás cambien.
Sólo podemos ofrecerles una atmósfera mental positiva donde tengan la posibilidad de cambiar si lo desean.

No es posible hacer el trabajo por otra persona, ni tampoco imponérselo.

Cada persona está aquí para aprender sus propias lecciones, y no les servirá de nada que se las demos resueltas, porque tiene que pasar personalmente por el proceso vital necesario para aprenderlas.

Lo único que podemos hacer por los demás es amarlos y dejar que sean quienes son, saber que su verdad está dentro de ellos, y que cambiarán cuando quieran hacerlo.

Louise L. Hay
de "Pensamientos del Corazón"

La fuerza del amor

Desarrollemos la fuerza del amor. Se encuentra en nuestro interior y es la base de todas las maravillas del planeta.

El núcleo del amor es la fuerza, el valor que mostramos para luchar por lo que amamos, la fortaleza para defender lo que más apreciamos, enfrentar desafíos, superar barreras, derribar obstáculos.

Cuando el amor es auténtico surge con la fuerza de la audacia, el atrevimiento, la osadía que nos lanza a correr riesgos para conquistar lo que amamos; es en esa entrega sin condiciones donde surgen fortalezas donde antes no las había.

El amor nos da el valor de:
-Luchar por nuestros sueños.
-Dar la vida por los que llevamos en el corazón.
-Modificar nuestra propia existencia.
-Cambiar nuestro ser.
-Rebasar el límite de nuestras potencialidades.

El amor nos da la fuerza:
-Para respetar a los seres que amamos.
-Para sonreír a pesar de las adversidades.
-De la humildad para pedir perdón.
-La grandeza de la comprensión.
-La nobleza de perdonar.

El amor nos da el poder:
-Para manifestar nuestras emociones.
-Para alcanzar estrellas.
-Para convertir nuestros sueños en realidades.
-Entregar nuestra vida por un ideal.

El amor nos transforma en seres superiores, nos despierta nuestra capacidad de asombro, nos da la sensibilidad de la contemplación, nos impulsa a niveles infinitos, nos da la fuerza para recorrer nuestra vida con un espíritu invencible y nos impulsa a alcanzar lo imposible.

El amor es la fuerza que Dios deposita en el corazón de todos los seres humanos, a cada uno corresponde decidir vivir como un paladín o un cobarde, como un conquistador o un conformista, como un ser excelente o un mediocre, como un ser lleno de luz o quien permanece por siempre en la oscuridad, el amor hace nacer la fuerza para atrevernos a ser auténticos colaboradores en la grandeza de la creación.

Pregúntate:
Si de verdad amas,
¿estás luchando con todas tus fuerzas para conquistar lo que deseas?

-El valor para luchar por tus hijos.
-Cuidar de tus padres.
-Hacer feliz a tu pareja.
-Conceder el perdón a tu enemigo.
-Pedir humildemente perdón a quien ofendiste.

Pregúntate:
¿Tienes la fuerza para amarte a ti mismo, de convertirte en el ser que estás llamado a ser?

¿Te atreverías a hacer de tu vida una obra magistral digna de las manos que te crearon?

¿Tendrás el valor de ser un auténtico hijo de Dios?

¿Tienes la fuerza del amor?

Vayamos a nuestro interior y conectemos con la mágica fuerza del corazón
y hagamos de nuestras vidas una Obra Maestra de incalculable valor.

Desconozco a su autor

viernes, 11 de diciembre de 2015

Palabras y poesías

No dejes de creer que las palabras
y las poesías sí pueden cambiar el mundo.
Pase lo que pase nuestra esencia está intacta.
Somos seres llenos de pasión.
La vida es desierto y oasis.
Nos derriba, nos lastima, nos enseña,
nos convierte en protagonistas de nuestra propia historia.
Aunque el viento sople en contra,
la poderosa obra continúa:
tú puedes aportar una estrofa.

No dejes de soñar, porque en sueños es libre el hombre.

Walt Whitman

jueves, 10 de diciembre de 2015

Las dos caras de la moneda

Tú vales más de lo que tu mismo crees...

Hay ciertos momentos y circunstancias en las cuales debemos valorar que cara debemos poner, situaciones en las cuales debemos reconsiderar nuestra capacidad de adaptación y en donde debemos valorarnos a nosotros mismos, sin importar el que dirán sino mas bien el:

¿Qué deseo yo?...

Empecemos por detenernos un momento para amarnos a nosotros mismos.

¡Abracémonos y felicitémonos por lo lejos que hemos llegado!

Tal vez lo hayas hecho bien hoy, o tal vez hiciste bien algo hace poco. Ahora es buen momento para que reconozcas las cosas buenas que hayas hecho por ti mismo.

Siempre es buen momento para que te felicites por haber sentido amor y haber hechos cosas por ti mismo y por los que te rodean.

Aprendemos que, cuanto más amor demos del que tenemos, más amor por uno mismo requeriremos, fuertes cimientos de amor sobre los cuales dar.

Podría decirse que un amor sin fin sería el que se extrae a través de la conexión constante con la fuente. ¡Y así es!

El amor está esperando a la vuelta de cualquier esquina si te das la vuelta y lo buscas. Pero a menudo todo se estanca con las cargas que suelen provenir de esas partes tuyas que no sientes que sean lo suficientemente buenas.

¡Pero esas cosas son las que te mantienen desconectado!

En realidad siempre estás conectado, pero no siempre sientes que sea así. Y entonces, todas esas cosas que normalmente haces no te parecen tan bien como de costumbre debido al modo en el que te sientes. Te preguntas:

'¿dónde está mi alegría?'.

¡Nunca te abandona!
Sigue estando ahí.

Lo único que pasa es que estás mirando la otra cara de la moneda.

La moneda que tiene y que resiste las imperfecciones debidas a su uso y deterioro.

Por consiguiente, la moneda tiene dos caras, pero se tiende a ver una y no ambas al mismo tiempo.

Tal vez seas capaz de hacerlo. Pero puede que necesites una pequeña visualización. ¿Puedes estar en dos lugares a la vez?

Tal vez puedas hacer que la moneda gire muy deprisa y ver sus dos caras al mismo tiempo. Pero, en realidad, estás viendo una de las caras o la otra.

Puedes acortar la cantidad de tiempo que estés mirando cada una de las caras si la haces girar muy rápido, pero todavía estarás teniendo dos caras.

¿A qué cara estás mirando?

Siempre hay dos maneras de ver las cosas.

Positiva o negativa.

¿Puedes cambiar de un comentario del tipo 'no puedo' a otro del tipo 'puedo' para decir la misma cosa? ¡Seguro que puedes! Es fácil.

Avancemos. Hablemos de lo que pasa cuando se empieza a ver el lado positivo de la moneda.

Empiezas a ver esa cara de la moneda y te das cuenta de que, si te centras en ella, ¡te llegas a olvidar hasta de que la otra cara sigue estando ahí! Pero ahí está. Sólo que ahora mismo no la estás mirando.

¿Y qué pasa con el canto de la moneda en el que ambas caras se encuentran?

Estamos hablando de una parte muy delgada que se ve a duras penas cuando agarras la moneda por el borde y la pones de canto.

Es bueno mirar también esa parte. Pero, en realidad, tampoco puedes tener la experiencia completa de ver ambas caras cuando miras el canto.

Por lo tanto, ¿conviene elegir una de las caras?
¡Seguro que sí!

Especialmente si se elige el lado positivo.

Puede hacerse con facilidad dándole la vuelta a la moneda en cualquier situación.

Cuando no te guste lo que veas, dale la vuelta.

Míralo por el otro lado, a ver qué te parece, cómo lo sientes y lo diferentes que son las cosas.
Es la misma situación –la misma moneda- aunque sea tan diferente de la que contemplamos previamente.

¿Es la moneda lo que ha cambiado?
¿O has cambiado tú?
¿Le diste la vuelta a la moneda?
¿Te vi yo hacerlo?
¿O le diste la vuelta tú solo? Hmm.

Muy interesante, date la oportunidad de cambiar en el momento exacto y de que otros vean que no solo tienes una cara, que vales mucho más por tener la capacidad de cambiar de acuerdo a las circunstancias y de decir…

'Si puedo hacerlo porque merezco ganarlo'…

Juan Luis Hdez. Lara


miércoles, 9 de diciembre de 2015

Prismas por Merlina Meiler

Valoro muchísimo las opiniones contrarias a la mía.

Es que pensar diferente no nos convierte en enemigos, nos enriquece.

Los puntos de vista que disienten de los nuestros nos permiten ampliar nuestros horizontes de entendimiento, ver detalles y hechos que tal vez no habíamos imaginado y lograr una nueva perspectiva, más abarcadora. Además, en muchas ocasiones, refuerza lo que percibimos como verdadero o lo que hemos decidido.

Para mí las opiniones son como un prisma. Los prismas, al refractar y reflejar la luz, pueden dar lugar a diversas tonalidades.

Nosotros tenemos la capacidad de recibir información y de descodificarla y procesarla conforme a lo que consideremos más afín a nuestras creencias y a nuestros pensamientos.

Esta es una de las características fundamentales que nos hace ser únicos. Valorar la capacidad del otro de pensar o de sentir de otro modo, sin imposiciones ni descalificaciones, es una manera de hacer que nuestra voz también sea respetada.

Por eso, le doy la bienvenida a los dichos que difieren de los míos e incluso a las críticas.

Es que para mí, el límite es lo que va más allá de las palabras y de los gestos: la intención.

Si el propósito es bueno, significa que vibramos en la misma frecuencia y podemos entendernos aunque nos comuniquemos a partir de bases completamente diferentes. Es que siempre habrá un denominador común: el bienestar de ambos y el buen trato.

En el caso de intenciones poco claras o directamente negativas, lo mejor es mantenerlas a distancia (sin importar de quién se trate o de dónde provenga) y seguir nuestros caminos pisando fuerte en dirección hacia la armonía y hacia la tranquilidad de vivir en paz con nuestra conciencia.


martes, 8 de diciembre de 2015

Amarse con los ojos abiertos

Quizás la expectativa de felicidad instantánea que solemos endilgarle al vínculo de pareja, este deseo de exultancia, se deba a un estiramiento ilusorio del instante de enamoramiento.

Cuando uno se enamora en realidad no ve al otro en su totalidad, sino que el otro funciona como una pantalla donde el enamorado proyecta sus aspectos idealizados.

Los sentimientos, a diferencia de las pasiones, son más duraderos y están anclados a la percepción de la realidad externa.

La construcción del amor empieza cuando puedo ver al que tengo enfrente, cuando descubro al otro.

Es allí cuando el amor reemplaza al enamoramiento.

Pasado ese momento inicial comienzan a salir a la luz las peores partes mías que también proyecto en él.

Amar a alguien es el desafío de deshacer aquellas proyecciones para relacionarse verdaderamente con el otro.

Este proceso no es fácil, pero es una de las cosas más hermosas que ocurren o que ayudamos a que ocurran.

Hablamos del amor en el sentido de "que nos importa el bienestar del otro". Nada más y nada menos.

El amor como el bienestar que invade cuerpo y alma y que se afianza cuando puedo ver al otro sin querer cambiarlo.

Más importante que la manera de ser del otro, importa el bienestar que siento a su lado y su bienestar al lado mío.

El placer de estar con alguien que se ocupa de que uno esté bien, que percibe lo que necesitamos y disfruta al dárnoslo, eso hace al amor.

Una pareja es más que una decisión, es algo que ocurre cuando nos sentimos unidos a otro de una manera diferente.

Podría decir que desde el placer de estar con otro tomamos la decisión de compartir gran parte de nuestra vida con esa persona y descubrimos el gusto de estar juntos.

Aunque es necesario saber que encontrar un compañero de ruta no es suficiente; también hace falta que esa persona sea capaz de nutrirnos, como ya dijimos, que de hecho sea una eficaz ayuda en nuestro crecimiento personal.

Welwood dice que el verdadero amor existe cuando amamos por lo que sabemos que esa persona puede llegar a ser, no solo por lo que es.

"El enamoramiento es más bien una relación en la cual la otra persona no es en realidad reconocida como verdaderamente otra, sino más bien sentida e interpretada como si fuera un doble de uno mismo, quizás en la versión masculina y eventualmente dotada de rasgos que corresponden a la imagen idealizada de lo que uno quisiera ser. En el enamoramiento hay un yo me amo al verme reflejado en vos." Mauricio Abadi.

Enamorarse es amar las coincidencias, y amar es enamorarse de las diferencias.

Jorge Bucay
libro: "Amarse con los ojos abiertos"


lunes, 7 de diciembre de 2015

Algunos consejos

No hagas todo lo que puedas,
no gastes todo lo que tengas,
no comentes todo lo que oigas,
no digas todo lo que sepas.

Por que el que hace todo lo que puede,
el que gasta todo lo que tiene,
el que comenta todo lo que oye
y el que dice todo lo que sabe.

Muchas veces...
hace lo que puede,
gasta lo que no tiene,
comenta lo que no oye
y dice lo que no sabe.

Ve plácidamente entre el ruido y la prisa;
recuerda que la paz puede hallarse en el silencio.

Escucha atentamente tanto al sabio como al necio;
ambos tienen una vida que contar.

Ama tu trabajo: es el tesoro del alma.
No juzgues jamás al hombre por sus respuestas,
prueba a hacerlo por sus preguntas.

Vive en paz con Dios,
no importa como te lo imagines.

Alégrate tanto de tus éxitos como de tus fracasos,
de ambos siempre aprenderás una gran lección.

Fíjate atentamente en cuantos te rodean,
seguro que descubrirás a un ser humano
en el interior de cada uno de ellos.

Mira siempre a los ojos de la gente,
de seguro no eres ni más ni menos que ninguno.

Vive y deja vivir.

Lo más importante no es aprender a subir al cielo,
es saber caminar sobre él.

Desconozco a su autor

viernes, 4 de diciembre de 2015

Afortunados por Merlina Meiler

Si estás leyendo estas líneas es porque eres una persona afortunada.

Significa tanto que tal vez no lo estás valorando en su justa medida.

Es que a veces nos dejamos llevar por lo secundario y nos perdemos lo que realmente es importante: todo lo bueno que nos rodea.

Porque si estás siguiendo este post que escribí desde tu PC o tu teléfono y te enteraste de su existencia por correo electrónico, Twitter o Facebook…

¿Te das cuenta de todo lo que eso implica?

Desde que puedes leer y comprender textos, y eres inteligente, hasta que cuentas con buen acceso a las tecnologías del siglo XXI y sabes utilizarlas.

Así es todo.

Cuando te levantas a la mañana, ¿te centras en que si sonó el despertador temprano es porque tienes trabajo o estudias y eso es espectacular por todo lo que te posibilita y por el futuro que te estás forjando?

¿Valoras el tener ropa para elegir, comida en el refrigerador, amigos, familiares?

Porque si te lamentas porque tal miembro de tu familia requiere que se vean más de lo que desearías, te despertó un pajarito, te quedaste sin tu bebida favorita o “no sabes qué ponerte” para salir mañana, te estás perdiendo lo mejor.

El sentirse afortunado es una actitud de vida.


Para cierta gente parte de la comparación con otros (¡qué suerte que tengo de haber nacido en este lugar/con esta familia!) o con cuando era más joven (¿recuerdas la época en la que el dinero era escaso o tenías que tomar dos transportes públicos para ir a estudiar?)

Para otros, porque minimizan lo que no les sirve y se enfocan en el vaso medio lleno, siempre – y acá me incluyo. Cuando tengo que esperar por la razón que fuera (un trámite, un médico, tránsito atascado), no me quejo y uso ese tiempo de alguna manera interesante o productiva (como leer el periódico en mi teléfono, mandar mensajes pendientes o hacer una lista mental del día siguiente, para poner en orden mis tareas).

También están quienes recuerdan momentos en los que tuvieron más brillo y saben que se trata de un revés y que en cualquier momento y gracias a su determinación las cosas se invertirán, podrán emerger y volver a experimentar una sensación de plenitud. El darse cuenta de esto, definitivamente, atrae la buena fortuna.

Todos los días de mi vida, siento que soy una persona afortunada. ¡Es tanto lo que tengo para agradecer!

Es que de nada sirve que me enfoque en mis carencias o en las cosas que me han salido mal: están ahí para que aprenda y para que entienda que si hay negro es porque existe el blanco, si hay oscuridad es porque existe la luz y, así como hay tristeza, también se presenta y se reproduce la alegría.



jueves, 3 de diciembre de 2015

Diciembre 2015 por Merlina Meiler

Nuevamente llegamos al último mes del año.

La mayoría de la gente con la que hablo tiene sentimientos encontrados a esta altura. El denominador común es la falta de fuerzas, el sentir que el año ha sido bastante pesado, las ganas de descansar.

Para mí, es el mes más brillante.

Por este motivo, te propongo que no dejes que nada de lo que haya sucedido ni el cansancio empañen lo que realmente trae aparejado diciembre.

Es el mes de la preparación
No hay quien quede al margen de todos los preparativos para las fiestas que se avecinan.
Si en tu familia se acostumbra hacer regalos, trata de confeccionar una lista y de comenzar a comprarlos cuanto antes, eso aliviará muchísimo los días previos a la navidad y te permitirá hacer mejores elecciones.
También, mucha gente está preparando unas merecidas vacaciones o un viaje corto para visitar parientes. Si este es tu caso, los planes y las reservas también forman parte de tu futuro receso, ¡disfrutarlos depende de tu actitud!

Es el mes del festejo
Reuniones con familiares, amigos, compañeros de trabajo y otros seres queridos se suceden unas a otras.
Estás a tiempo de decidir a cuáles irás y de planificar tus días de la manera más conveniente para ti. Así, podrás pasarlo muy bien.
Claro que al levantar la copa uno piensa en quien ya no está, pues siempre hay alguien que falta, pero su esencia y lo importante que ha sido también se sentirán más que nunca en ese momento.
Céntrate en quienes te rodean. Es hermoso recibir buenos deseos y también augurar lo mejor a los demás; sin duda, es la mejor manera de iniciar una nueva etapa.

Es el mes de la esperanza
Diciembre precede al comienzo de otro año, en el que todo es nuevo: las hojas del calendario estarán vacías, listas para que las llenes de logros, experiencias, éxitos y todo lo que anheles.
De ti y de tus decisiones dependerá que en 2016 seas mucho más feliz y tengas mayor prosperidad que en el año que está finalizando.

¡Feliz diciembre! ¡Que lo disfrutes!



martes, 1 de diciembre de 2015

Desapego es independencia

Un adolescente que había decidido “desprenderse amando“, le envió una carta a su novia contándole la noticia, la cual ella devolvió, en una pequeña bolsa de basura, hecha añicos.

Cito a continuación un trozo de la misma:
“… Si estás a mi lado, me encanta, lo disfruto, me alegra, me exalta el espíritu; pero si no estás, aunque lo resienta y me hagas falta, puedo seguir adelante. Igual puedo disfrutar de una mañana de sol, mi plato preferido sigue siendo apetecible (aunque como menos), no dejo de estudiar, mi vocación sigue en pie, y mis amigos me siguen atrayendo. Es verdad que algo me falta, que hay algo de intranquilidad en mí, que te extraño, pero sigo, sigo y sigo. Me entristece, pero no me deprimo. Puedo continuar haciéndome cargo de mí mismo, pese a tu ausencia. Te amo, sabes que no te miento, pero esto no implica que no sea capaz de sobrevivir sin ti. He aprendido que el desapego es independencia y ésa es mi propuesta… No más actitudes posesivas y dominantes… Sin faltar a nuestros principios, amémonos en libertad y sin miedo a ser lo que somos…”

¿Por qué nos ofendemos si el otro no se angustia con nuestra ausencia? ¿Por qué nos desconcierta tanto que nuestra pareja no sienta celos?…

Walter Riso


viernes, 27 de noviembre de 2015

Conocer nuestros opuestos

La naturaleza esencial del Universo es la coexistencia de valores opuestos.

No puedes ser valeroso si no tienes a un cobarde en tu interior; no puedes ser generoso si no tienes a un tacaño; no puedes ser virtuoso si no tienes la capacidad para actuar con maldad.

Gastamos gran parte de nuestras vidas negando este lado oscuro y terminamos proyectando esas características oscuras en quienes nos rodean.

¿Has conocido personas que atraigan sistemáticamente a su vida a los sujetos equivocados?

Normalmente, aquéllas no comprenden por qué les sucede esto una y otra vez, año tras año. No es que atraigan esa oscuridad; es que no están dispuestas a aprobarlas en sus propias vidas.

Un encuentro con una persona que no te agrada es una oportunidad para aceptar la paradoja de la coexistencia de los opuestos; de descubrir una nueva faceta de ti.

Deepak Chopra

jueves, 26 de noviembre de 2015

¿Cuánto cuesta un helado?

En los días en que un helado costaba mucho menos, un niño de pocos años entró en un establecimiento y se sentó a una mesa. La camarera puso un vaso de agua en frente de él.
"¿Cuánto cuesta un helado de chocolate con almendras?", preguntó el niño
"1 euro", respondió la camarera.
El niño sacó su mano de su bolsillo y examinó un número de monedas.
"¿Cuánto cuesta un helado solo?", volvió a preguntar.
Algunas personas estaban esperando por una mesa y la camarera ya estaba un poco impaciente.
"Setenta y cinco céntimos", dijo ella bruscamente.
El niño volvió a contar las monedas.
"Quiero el helado solo", dijo el niño.
La camarera le trajo el helado, y puso la cuenta en la mesa y se fue. El niño terminó el helado, pagó en la caja y se fue. Cuando la camarera volvió, empezó a limpiar la mesa y entonces le costó tragar saliva con lo que vio:
Allí, puesto ordenadamente junto al plato vacío, había veinticinco céntimos, ¡su propina!

Desconozco a su autor


miércoles, 25 de noviembre de 2015

El momento de la Aurora

Un rabino reunió a sus alumnos y les preguntó:

* Cómo sabemos el momento exacto en que la noche termina y comienza la aurora?

+ Cuando, en la distancia, somos capaces de distinguir una oveja de un cachorro, dijo un chico.

+ La verdad – dijo otro alumno – sabemos que ya el día cuando podemos distinguir, en la distancia un olivo de una higuera.

* No es una buena definición.

+ entonces, cuál es la respuesta – preguntaron los chicos.

El Rabino dijo:

* Cuando un extranjero se aproxima a nosotros y nos confunde con su hermano y los conflictos desaparecen. En ese momento es cuando la noche acaba y el día comienza.

Traducción Elvia Alejaldre, del libro ” Ser como el río que fluye “, Paulo Coelho..p. 102, Ed. Agir.


martes, 24 de noviembre de 2015

El sexo una vez por semana, ¿es suficiente para el bienestar de la pareja?

Según un estudio reciente, parecería que sí.

Este es un artículo de Daniel Mediavilla publicado en el diario El País.

En nuestra cultura, viendo la publicidad o algunos programas de televisión, daría la sensación de que cuanto más sexo o más dinero, mayor felicidad. Los psicólogos han tratado de comprobar si esa hipótesis es correcta y han encontrado limitaciones.

En el caso del sexo, esta semana, un grupo de investigadores de la Universidad de Toronto ha presentado un estudio en el que calculan los límites del sexo para mejorar el bienestar de una pareja.

Según los autores del trabajo, basado en encuestas a 30.000 personas, la práctica sexual incrementa sus beneficios hasta que se llega a una sesión por semana. A partir de ahí la felicidad deja de crecer. Esta asociación funcionaba en personas dentro de una relación romántica.

En el trabajo, publicado en la revista Social Psychological and Personality Science, se recuerdan amplios estudios que relacionan practicar sexo con mayor frecuencia y un mayor bienestar. Sin embargo, “para parejas con muchas ocupaciones, responsabilidades laborales y niños que cuidar, la presión para tener relaciones sexuales con tanta frecuencia como sea posible puede ser estresante”, afirman.

En este punto, los responsables del estudio también reconocen las dificultades para medir los efectos del sexo sobre el bienestar personal. En un experimento de la Universidad Carnegie Mellon en 2015 se observó que un grupo de parejas a las que se pidió que doblasen su frecuencia sexual no mejoraban su bienestar si se les comparaba con otro grupo de amantes que siguieron con su ritmo sexual habitual. Es difícil de calcular si la presión de sentirse obligado a tener más sexo no echa a perder los beneficios de una práctica placentera.

Como se ha observado con el aumento de ingresos, que un trabajo del Nobel Daniel Kahneman y su equipo estimó que solo incrementa la felicidad hasta que se alcanzaban unos 60.000 euros anuales, el sexo parece tener un límite. De hecho, según un llamativo estudio de la investigadora de la Universidad de Yale June Gruber, aunque la felicidad se relaciona con una mejor salud o mejores relaciones sociales, perseguir experiencias felices con demasiado ahínco puede tener consecuencias negativas.

Los autores, que lidera la investigadora Amy Muise, reconocen su incapacidad para dar una explicación causal a la observación de que con practicarlo una vez a la semana se logran los máximos beneficios del sexo, y finalizan con una conclusión: “el sexo puede ser como el dinero, solo demasiado poco es malo”.

¿Crees que hay una frecuencia sexual ideal?


Wadie.es Primera web de contactos que conecta a sus usuarios basándose en la carta astral

Wadie.com Primera web de contactos que conecta a sus usuarios basándose en la carta astral Ha aparecido en el segmento de las Webs de contactos o dating un nuevo portal llamado www.wadie.com . 

Esta web ofrece la conexión entre sus miembros basándose en la comparación de las respectivas cartas astrales. Sobre Wadie Aún quedan nichos de mercado, dentro del mundo del dating y webs de contactos, a la espera de su expansión. Destaca entre ellas la web www.wadie.com .

Esta nueva web de contactos, y su APP disponible en Google Play, tiene la particularidad de enlazar a los perfiles registrados según los grados de afinidad o atracción basándose en el estudio de las cartas astrales de los usuarios. Wadie se basa en la Ciencia Astrológica. La Astrología es una ciencia milenaria que no obstante cayó en desuso a partir de que la iglesia Católica condenara su práctica en 1586. 

Es muy relevante el hecho de que en civilizaciones donde no llegó la influencia de la Iglesia, aún siguen respetando y valiéndose de esta herramienta de investigación. Según su desarrollador, detrás de www.wadie.com hay un sofisticado software que calcula y analiza en segundos las posiciones planetarias de cualquier nuevo perfil en el momento de su nacimiento y las enlaza con otros perfiles cuya configuración personal sea afín, o cuyas atracciones sean bien latentes en ámbitos como la atracción sexual, la afinidad para ser amigos, la atracción como pareja, la afinidad intelectual o la compatibilidad socio-laboral. 

El registro a la web es fácil, sólo con añadir un correo electrónico y una fecha de nacimiento para detectar la carta astral pertinente es válido. Una vez creado el perfil de forma completamente gratuita, se pueden añadir fotografías, buscar gente cercana en la zona o chatear con multitud de usuarios a la vez. 

Wadie.es pone a disposición de sus usuarios una sofisticada ingeniería que calcula en milésimas de segundo su Carta Astral y la compara con otros miles de perfiles. Como resultado Wadie presenta solo a personas que realmente tengan energías similares, con caracteres recíprocos y que tengan sinergias en los 5 ámbitos más importantes para un Ser Humano: la atracción sexual, la atracción como pareja, la afinidad intelectual, la afinidad para ser grandes amigos y la compatibilidad laboral y profesional. Estos grados de compatibilidad van desde el más bajo hasta lo que en la web de www.wadie.com denominan “El Jardín Del Edén”, asegurando además que si la web te presenta a otro perfil con ese grado de atracción lo más probable es que pueda ser tu pareja de por vida.


lunes, 23 de noviembre de 2015

Los dos pájaros

Dos pájaros estaban muy felices sobre un mismo sauce. Uno de ellos se apoyaba en una rama en la punta más alta del sauce; el otro estaba más abajo, en unas ramas bajas.

Después de un rato, el pájaro que estaba en la rama más alta, por romper el hielo dijo:
- OH, que bonitas son estas hojas tan verdes!
El pájaro que estaba debajo se lo tomó como una provocación y le contestó de mala manera:
- ¿Pero que estás ciego o qué? ¿No ves que son blancas?
Y el de arriba, muy molesto, contestó:

- ¡Tú si que eres ciego! ¡Son verdes!

Y el otro, desde debajo, con el pico hacia arriba, respondió:

- Te apuesto las plumas de la cola a que son blancas. Tú no entiendes nada, trozo de asno.

El pájaro de arriba notaba que se le encendía la sangre, y sin pensárselo dos veces se precipitó sobre su adversario para darle una lección.

El otro no se movió. Cuando estuvieron cerca el uno del otro, con las plumas erizadas por la ira, tuvieron la lealtad de mirar los dos hacia arriba, en la misma dirección, antes de empezar la pelea. El pájaro que había venido de arriba se sorprendió:

- ¡OH, que extraño! Fíjate que las hojas son blancas!

E invitó a su amigo:

- Ven hasta arriba dónde estaba yo antes.Volaron hasta la rama más alta del sauce y esta vez dijeron los dos a la vez:

- ¡Fíjate que las hojas son verdes!

Desconozco a su autor

martes, 17 de noviembre de 2015

Respirando en silencio

Cualquier experiencia que te ponga en contacto con el nivel silencioso de la conciencia puede llamarse meditación. Tal vez hayas descubierto espontáneamente alguna rutina que te produzca una paz profunda. Si no, puedes adoptar algunas de las prácticas formales de meditación de las distintas tradiciones espirituales. La más sencilla es la que se desarrolla mediante la respiración.

Siéntate en silencio y con los ojos cerrados en una habitación iluminada con luz tenue y libre de distracciones (teléfono, llamadas a la puerta). Después de permanecer así unos minutos, toma conciencia de tu respiración. Nota cómo el aire entra de manera suave y natural, y cómo sale de igual manera. No intentes modificar el ritmo de tu respiración ni hacerla más profunda o superficial.

Al concentrarte en tu respiración te sintonizas con la conexión mente-cuerpo, la fina coordinación de pensamiento y prana (energía sutil de la respiración). Algunas personas se concentran mejor en su respiración si repiten un sonido: una sílaba al exhalar y otra al inhalar. El sonido ah-hum se utiliza tradicionalmente para este propósito (también puedes adoptar los mantras o sonidos rituales que encontrarás en cualquier libro sobre espiritualidad oriental).

Practica esta meditación durante diez o veinte minutos dos veces al día. Notarás que tu cuerpo se relaja. Como solemos acumular enormes cantidades de cansancio y estrés, es posible quedarse dormido. No te preocupes si esto ocurre, o si al calmarse tu mente surge una sensación o pensamiento.

Confía en la tendencia natural del cuerpo a liberar el estrés.

Deepak Chopra

martes, 10 de noviembre de 2015

Convención de los heridos de amor

Disposiciones generales:

A – Considerando que el dicho de que “en el amor y en la guerra todo vale” es completamente verdadero;

B – Considerando que en lo relativo a la guerra contamos con la Convención de Ginebra, adoptada el 22 de agosto de 1864, que determina cómo debe tratarse a los heridos en el campo de batalla, mientras que hasta hoy no se ha promulgado ningún documento que regule la situación de los heridos de amor, muy superiores en número;

Se decreta que:

Art. 1 – todos los amantes, independientemente de cuál sea su sexo, quedan advertidos de que el amor, además de ser una bendición, también es algo extremadamente peligroso, imprevisible, que puede acarrear serios daños. Por lo tanto, quien tenga la intención de amar, debe ser consciente de que está exponiendo su cuerpo y su alma a heridas de muy diferentes tipos, sin poder culpar por ello a su pareja en ningún momento, puesto que ambos corren el mismo riesgo.

Art. 2 – Una vez alcanzado por una flecha del arco ciego de Cupido, debe solicitarse inmediatamente al arquero que dispare la misma flecha en la dirección opuesta, con el objeto de no sufrir la herida conocida como “amor no correspondido”. En el caso de que Cupido se niegue a hacerlo, la Convención que en estos momentos se promulga exige del herido que de manera inmediata se arranque la flecha del corazón y la tire a la basura. Para llevar esto a buen puerto, debe evitar llamadas telefónicas, mensajes de correo electrónico, envíos de flores (siempre rechazadas), o cualquier otra forma de seducción, pues semejantes medios, si bien pueden dar algún resultado positivo a corto plazo, no resisten el paso del tiempo. La Convención decreta asimismo que el herido debe buscar sin falta la compañía de otras personas, así como debe imponerse al pensamiento obsesivo que le dice “vale la pena luchar por esta persona”.

Art. 3 – En el caso de que la herida provenga de un tercero, es decir, que el ser amado se sienta atraído por alguien que no estaba a priori en el guión, queda expresamente prohibida la venganza. En este caso, se permite el uso de lágrimas hasta que los ojos se sequen, así como algunos puñetazos en la pared o en la almohada, o reuniones con amigos donde poder insultar a gusto al antiguo(a) compañero(a), incidiendo en su perfecta falta de gusto, pero sin llegar a difamar su honra. La Convención determina que también se aplique en este caso la regla del Art. 2 que mueve a buscar la compañía de otras amistades, sólo que evitando en la medida de lo posible los lugares que la otra persona frecuenta.

Art. 4 – En lesiones leves, clasificadas aquí como pequeñas traiciones, pasiones fulminantes que no duran mucho, o desinterés sexual pasajero, debe aplicarse con generosidad y rapidez el medicamento llamado Perdón. Una vez aplicada tal medicina, no se debe volver atrás bajo ninguna circunstancia, y el asunto debe ser definitivamente olvidado, no utilizándolo jamás como argumento en una discusión o en momento de odio.

Art. 5 – En todas las heridas definitivas, también conocidas como “rupturas”, el único medicamento que tiene algún efecto se llama Tiempo. De nada sirve buscar consuelo en cartomantes (que siempre prometen el regreso del amor perdido), leer librosrománticos (que siempre acaban bien), engancharse a una telenovela o cosas por el estilo. Se debe sufrir con intensidad, evitando radicalmente las drogas, los calmantes o las oraciones a los santos. En cuanto al alcohol, sólo serán permitidos dos vasos de vino diarios.

Consideraciones finales
Los heridos por el amor, al contrario de los heridos en conflictos armados, no son víctimas ni verdugos. Optaron por algo que forma parte de la vida, y deben asumir, por consiguiente, la agonía y el éxtasis de su elección.
Y los que jamás fueron heridos por el amor, nunca podrán decir: “he vivido”. Porque no vivieron.

Paulo Coelho



lunes, 9 de noviembre de 2015

La caída del Muro de Berlín en 1989: el fin del “muro de la vergüenza”

El muro de Berlín, bautizado oficialmente como “Muro de Protección Antifascista” por la República socialista Democrática Alemana o RDA, fue erigido el 13 de agosto de 1961 por el bloque soviético presuntamente para proteger a su población de supuestos elementos fascistas que pudieran conspirar para evitar la voluntad popular de construir un estado socialista en Alemania del Este.

Pero la verdadera razón fue otra. Hasta ese día, casi tres millones de alemanes del Este habían abandonado el Estado comunista para refugiarse en la República Federal Alemana, una huida masiva que resultaba verdaderamente insoportable para los comunistas, ya que afectaba gravemente a las estructuras social y económica de la RDA por un doble motivo: por la sangría demográfica que suponía y porque, en general, quienes abandonaban el país eran los profesionales más cualificados.


El muro, uno de los símbolos más patentes de la denominada “Guerra Fría”, el conflicto no declarado entre Estados Unidos y la Unión Soviética que dividió política y económica en dos grandes bloques al mundo entero, se extendió a lo largo de 45 kilómetros, dividiendo a la ciudad de Berlín en dos partes, además de 115 kilómetros que separaban a la parte occidental de la ciudad del territorio de la RDA. Su pared medía más de cinco metros de altura y estaba coronada por un tubo de 40 centímetros de diámetro que impedía aún más la posibilidad de atravesarla. Aparte de ello, existía la llamada “franja de la muerte” o tierra de nadie, un área de aproximadamente dos metros de anchura, limitada por una verja de dos metros de altura que, en algunos tramos, estaba minada y electrificada y se encontraba permanentemente vigilada por soldados armados y perros adiestrados.

En la práctica el muro, que comenzó a ser llamado “el muro de la vergüenza” por los propios alemanes, dividió a Alemania en dos partes, separando a la RDA de la República Federal Alemana, obligando a los alemanes que quedaron en la Alemania del Este a vivir bajo un férreo y opresor sistema socialista, impidiéndoles de paso que pudieran transitar libremente hacia Occidente.

Por supuesto, desde el momento mismo de su ominosa inauguración, muchos alemanes que querían buscar la libertad en el “otro lado” intentaron sortear el muro y cruzar a la Alemania Occidental, eludiendo la dura vigilancia de los guardias fronterizos de la RDA. Y no fueron pocos los que murieron en el intento. El número exacto de víctimas todavía no está del todo claro, pero la Fiscalía de Berlín considera que el saldo total fue de 270 personas, incluyendo 33 alemanes que fallecieron como consecuencia de la detonación de minas. Estas muertes, al cabo, sólo endurecieron la radical prohibición de cruzar el muro impuesta a los oprimidos alemanes orientales.

Se desploma el “muro de la vergüenza”

Después de 28 años de oprobio, las políticas reformistas impulsadas desde mediados de la década de 1980 en la Unión Soviética por el líder soviético Mijail Gorbachov se tradujeron en la decisión de abrir poco a poco las fronteras de la República Democrática Alemana. El 9 de noviembre de 1989, finalmente, y después de una breve conferencia de prensa realizada por el jefe de prensa del Partido Comunista oriental, se anunció, visado mediante, la libertad para viajar hacia la otra Alemania o a cualquier parte del mundo, elecciones libres y la configuración de un Nuevo Gobierno. Ello pareció anunciar por fin el desmoronamiento de la aterradora estructura de hierro, cemento y alambre que por casi tres décadas aisló brutalmente a todo un pueblo.

Los alemanes del este reaccionaron de inmediato. Miles de berlineses, tanto del lado oriental como occidental, se aglomeraron frente al muro y sus barreras fronterizas tomando parte ese mismo día en una de las acciones político-sociales más relevantes del siglo XX: la caída del muro de Berlín.

Muchos jóvenes alemanes orientales, con pequeñas mochilas al hombro, vacilaron antes de saltar el Muro. Una hora antes, sólo aventurarse cerca de la barrera habría significado la muerte inmediata. Pero ahora muchas manos desde el otro lado se extendieron para ayudarlos. Como tantos otros, esa larga noche del jueves 9 de noviembre, saltaron finalmente las barreras que fueron completamente inútiles, paseándose felices por las iluminadas calles de Berlín Occidental.

Otros, en tanto, con martillos e improvisadas picas en las manos, compartieron desde arriba del muro la alegría de derribarlo trozo a trozo, muy cerca de la imponente puerta de Brandenburgo. Desde lejos los sombríos policías de la ex RDA observaban recelosos, pero por el otro lado los improvisados anfitriones occidentales se fundieron en un emocionado abrazo con sus visitantes. El canciller de Alemania Federal, habiendo interrumpido abruptamente su viaje a Polonia, acompañado de Willy Brandt y otras personalidades, se mezclaron con la multitud para dar la bienvenida a los recién llegados.

La acelerada desintegración del aparato político de la Alemania Oriental, primero a las órdenes del anciano Erich Honecker –quien se refugiaría posteriormente en Chile con su esposa e hija- y luego de Egon Kretz, sólo fue el preludio de un gigantesco desbande. Desde Leipzig hasta Dresde, más de un millón de alemanes se movilizaron exigiendo libertad de expresión y movimiento, liberalismo político, cese de discriminaciones y privilegios y el reconocimiento oficial de los representantes de los partidos políticos de oposición. El socialismo soviético había caído y, con él, su “muro de la vergüenza”.

Jorge Fuentes
Fuente: Guioteca

viernes, 6 de noviembre de 2015

7 consejos para controlar los celos

1. Evita pensamientos destructivos que hacen que el problema de los celos se agrave e intenta sustituirlos por otros de seguridad y confianza que ayuden a frenarlos. Esfuérzate en ser objetivo/a y aprende a diferenciar lo que son hechos reales de lo que puede estar manipulando tu imaginación. Esto no es otra cosa que tomar verdadera conciencia del problema e intentar hacer algo al respecto.

2. Procura ser más tolerante y dejarle su espacio a tu pareja: evita ese impulso irrefrenable que te lleva a estar en todo momento controlando y preguntándole sobrelo que hace y con quien. De esta forma lo único que vas a conseguir es que se sienta cada vez más agobiado/a y atosigado/a.

3. Comenta lo que te ocurre a algún amigo de confianza y pídele consejo. No olvides que ocultar el sufrimiento y negarlo hace que se potencie cada vez más. Los consejos y puntos de vista de otras personas ayudan a analizar lo que nos ocurre de forma objetiva y a encontrar soluciones que tal vez no se nos habían ocurrido.

4. Reflexiona sobre lo que te ocurre e intenta aclarar tus ideas. Esto te ayudará a exponer tus sentimientos con sinceridad, a descubrir tus miedos, necesidades, etc. Yuna vez detectado el problema procura poner todos los medios a tu alcance para solucionarlos.

5. Evita utilizar amenazas, habla claramente de lo que te ocurre, no te ciegues con la rabia e intenta buscar soluciones al problema.

6. Evita culpabilizar a alguien de lo que te ocurre. Procura ser responsable de lo que sientes y no olvides que tus actos dependen de ti, y eres la única persona que puede cambiar tu conducta ante lo que estas sintiendo.

7. Evita ser trágico a la hora de asumir los celos: esfuérzate en apreciarlos como síntoma de amor verdadero y prevenirlos cuando se descontrolan y se vuelven dañinos.

Si aprendemos a controlar estos impulsos, los celos nos pueden ayudar a apreciar y valorar a la persona que tenemos al lado y a cuidar el amor del otro sin darlo siempre por supuesto. En algunos casos, cuando los celos son muy frecuentes, intensos y duraderos y surgen sin ningún motivo, se vuelven patológicos. Esto produce unsufrimiento intenso en quien los sufre, y en muchas ocasiones se aconseja acudir a un profesional especializado en terapia de pareja.

Trinidad Aparicio Pérez


jueves, 5 de noviembre de 2015

Morir de amor

Para amar no hay que “morir de amor”, sufrir, desvanecerse, perder el norte, ser uno con el otro o perder la identidad: eso es intoxicación afectiva. Cuando confundimos el enamoramiento con el amor, justificamos el sufrimiento afectivo o su conmoción/arrebato/ agitación y terminamos enredados en relaciones negativas que nos amargan la vida, porque erróneamente pensamos que, “así es el amor”.

A veces, en la terapia, me encuentro con parejas tan incompatibles que me pregunto cómo diablos llegaron a estar juntos. ¿Es que acaso estaban ciegos? Y la respuesta es que, en cierto sentido, sí lo estaban. No una ceguera física, sino emocional: el sentimiento decidió por ellos y los arrastró como un río salido de cauce. El amor tiene una inercia que te puede llevar a cualquier sitio, si no intervienes y ejerces tu influencia. Morir de amor, asimismo, es morir de desamor: el rechazo, el insoportable juego de la incertidumbre y de no saber si te quieren de verdad, la espera, el imposible o el “no” que llega como un baldado de agua fría. Es humillarse, rogar, suplicar, insistir y persistir más allá de toda lógica, esperar milagros, reencarnaciones, pases mágicos y cualquier cosa que restituya a la persona amada o la intensidad de un sentimiento que languidece o que ya se nos fue de las manos.

Infinidad de personas en el mundo han quedado atrapadas en nichos emocionales a la espera de que su suerte cambie, sin ver que son ellas mismas quienes deben hacer su revolución afectiva. Cada quien reinventa el amor a su amaño y de acuerdo con sus necesidades y creencias básicas, cada quien lo construye o lo destruye, lo disfruta o lo padece. Morir de amor no es un designio inevitable, una determinación biológica, social o cósmica: puedes establecer tus reglas y negarte a sufrir inútilmente. Esa es la consigna.

Walter Riso

miércoles, 4 de noviembre de 2015

Hay algo bueno en la vida cada día.

Dedica unos minutos a distraerte de tus preocupaciones
admira la fortaleza de un árbol o deleitate con el canto de un pájaro.

Devuelve las sonrisas;
piensa que la vida esta hecha de una serie de niveles,
ciclos que suben y bajan
fáciles algunos,otros plenos de desafíos.

A través de todos ellos aprendemos;
nos afianzamos en la fe;
maduramos en la comprensión.
los tiempos difíciles con frecuencia son
nuestros mejores maestros,
y hay algo bueno en cada situación.

Busca lo bueno.
Se fuerte y no te rindas.
Encontraras dicha en la vida día a día.

Pamela Owens Renfro



martes, 3 de noviembre de 2015

Vivir.

Vivir es vibrar a cada instante
ante la emoción de percibir
la maravilla de la creación que nos rodea.

Vivir es saber dar lo mejor de nosotros,
es vibrar en la bondad
y llevar a su máxima expresión
nuestra capacidad de ser.
Vivir es contemplar apaciblemente
la alegría de un niño,
escuchar al adolescente,
acompañar con gratitud la ancianidad en su soledad.
Vivir es vibrar, sentir y amar,
es observar y superar, es dar y aceptar,
es ser y permanecer, es comprender que nuestro tiempo
es lo único que poseemos
para realizar plenamente nuestro ser.

Desconozco a su autor


lunes, 2 de noviembre de 2015

Cree siempre en ti.

Cree siempre en ti
y en tus sueños

Confía en las cosas que te inspiran.
Confía en las cosas que te dan felicidad.
Confía en los sueños que siempre has anhelado y déjalos hacerse realidad.

La vida no hace promesas sobre lo que te reserva el futuro.
Debes buscar tus propios ideales y animarte a cumplirlos.

La vida no te ofrece garantías sobre lo que tendrás. Pero te ofrece tiempo para decidir qué buscas y arriesgarte a encontrarlo y a revelar algún secreto que encuentres en tu senda.

Si tienes voluntad para hacer buen uso del talento y de los dones que son sólos tuyos, tu vida estará llena de tiempos memorables y de inolvidable alegría.

Nadie comprende el misterio de la vida o su significado, más para aquellos que deciden creer en la verdad de lo que sueñan, y en sus fuerzas, la vida es un singular regalo y nada es imposible.

-Dena DiIaconi


miércoles, 28 de octubre de 2015

El tiempo que me gusta

Al alba, en plena montaña, un paseante se encontró un día con un pastor y le preguntó:

• ¿Qué tiempo hará hoy?

Muy apacible, le respondió el pastor:

- El tiempo que me gusta.

Impaciente por obtener una respuesta, el paseante siguió insistiendo:

• ¿Y cuál es ese?

- ¡No lo sé aún!, respondió el pastor muy divertido.

• Pero, entonces, ¿Cómo puede afirmar que será el tiempo que le gusta?, replicó, con un punto de irritación el paseante.

A lo que el pastor añadió:

- A lo largo de mi vida me he dado cuenta de que no siempre puedo tener lo que me gusta, así que he decidido que me guste lo que tengo. Esa es la razón por la que estoy seguro que vamos a tener el tiempo que me gusta.

Desconozco a su autor


martes, 27 de octubre de 2015

Tu vida.

La única manera de salir adelante en la vida es no culpar a los demás de lo que te sucede.

Tú eres el arquitecto de tu vida. Y si la vida no te ha sido muy favorable hasta ahora, el futuro puede cambiar y depende especialmente de ti.

Si has tenido muchos fracasos, estas en una excelente posición para comenzar una nueva vida, pues eres experto en conocer como no deben hacerse las cosas

Cuando tu sabes que es lo errado, no lo repetirás en el futuro y te acercara cada vez más al éxito. A partir de hoy, tu vida puede tomar uno de dos rumbos.

- El éxito o el fracaso
- La felicidad o la infelicidad.

Es tu decisión cual camino tomar y tienes igual oportunidad de seguir uno u otro sendero. Tienes las mismas posibilidades para cualquiera de los dos.

La forma de tomar el sendero del triunfo es... ¡dejar de culpar a los demás!

Asumir tu propia responsabilidad y virar hacia una actitud mental positiva y constructiva.

Elimina los "Si no fuera por...". "Si no fuera por mis padres yo habría hecho...", "si no fuera por este gobierno, yo estaría...", "si hubiera tenido dinero...", "si me consideraran en la oficina..."

Nada soluciona el culpar a los demás.

Si las cosas te sucedieron, es en gran parte tu responsabilidad. Asúmela y tu vida cambiara.

Desconozco a su autor


lunes, 26 de octubre de 2015

Contexto por Merlina Meiler

Siempre es necesario tener en cuenta el contexto en el cual se desarrolla una situación para tener una idea cabal de lo que realmente ha sucedido y así llegar a conclusiones acertadas y tomar medidas oportunas.

Se dice que las cosas dependen del cristal por el cual se miran. La ocasión también influye sobremanera.

Es que no se puede observar un hecho aislado porque podría dar lugar a un error de apreciación. Lo mismo sucede con palabras sacadas fuera del marco en el que fueron pronunciadas.

Pensemos en acontecimientos decisivos que marcaron un antes y un después en la historia: intentar entenderlos sin tener en cuenta la época o las distintas variables que rodearon a aquellos hechos implicaría estar totalmente fuera de sintonía con lo sucedido y nos haría tener una visión y una comprensión erróneas de lo que pasó.

Nosotros mismos reaccionamos de distinto modo en función de las circunstancias que nos rodean. Ante el mismo estímulo nuestra respuesta puede ser diametralmente opuesta. Piensa por ejemplo en algún problema que hayas tenido manejando o caminando por la calle: un día te enojaste, otro lo dejaste pasar o incluso pediste disculpas aunque no hayas sido tu quien lo causó… todo dependió de tu estado de ánimo, del o que hayas estado haciendo o pensando antes de esa situación.

Es probable que te hayas cuestionado más de una vez por qué elegiste esa pareja que te dejó un sabor amargo y, mirando lo que sucedió a la distancia, ahora te parece bastante evidente que no era la persona para acompañarte y darte felicidad.

Pero si prestas atención al contexto, quizá llegues a la conclusión de que habías estado en soledad durante mucho tiempo y, por el ferviente deseo de estar acompañado, bajaste la vara a la hora de conocer a alguien. O cumpliste cierta edad y te pesaba no tener pareja estable. O todos a tu alrededor estaban en una relación y no tenías con quién salir los fines de semana.

Entonces, analiza todas las circunstancias al examinar a una persona o una situación para que puedas basarte no solo en los sucesos sino también en las razones que los motivaron. Así podrás situar y comprender el asunto adecuadamente, y esto te dará la pauta de cuáles deberían ser tus próximos pasos.

Claramente, no estoy sugiriendo usar el contexto como un atenuante y aceptar lo inaceptable en caso de maltratos o disgustos a repetición, sino considerar el entorno antes de emitir un juicio con respecto a una persona o de culparte a ti mismo por haber tomado decisiones en algún momento que no te beneficiaron como hubieras deseado.

Fuente: Mejora Emocional

jueves, 22 de octubre de 2015

Qué cuesta sonreír .

1. Sonreír no cuesta nada y causa gran provecho.

2. Sonreír ayuda a mantener el buen humor, ayuda a la salud, a embellecer el rostro y a despertar buenos pensamientos.

3. Sonreír enriquece al que recibe esa sonrisa, sin empobrecer a quien la ofrece.

4. Nadie es tan rico que pueda pasarse, sin sentir la necesidad de sonreír.

5. Y nadie es tan pobre que no puede hacer un obsequio con su sonrisa.

6. Sonreír puede desterrar el aburrimineto y despertar la creatividad y el entusiasmo en las personas que se sienten opacadas, acomplejadas.

7. Sonreír es un verdadero antídoto, que la naturaleza tiene en reserva para todos y sin embargo una sonrisa es algo que no se compra, ni se presta, ni se roba, porque únicamente tiene valor en el preciso momento que se regala.

8. Si ves que te rehusan una sonrisa que creías merecer, sé generoso y ofrece la tuya. Nadie tiene tanta necesidad de una sonrisa como aquel que no sabe sonreír a los demás.

9. Sonreír aleja al más cobarde de todas las tentaciones, el desaliento.

10. Sonríe hasta que notes que tu severidad se haya desvanecido.

¡Que no se desperdicie esa alegría fruto de tu amable sonrisa!

Desconozco a su autor


Posponer las relaciones sexuales por Merlina Meiler

Hoy en día es cada vez más común conocer a alguien y tener sexo en las primeras salidas.

Es lo que se espera y lo “natural”.

Parecería que si uno dice que no o intenta dilatar el momento de la intimidad durante algún tiempo, en el caso del hombre esto significaría que él tiene algún problema (que se presume psicológico u orgánico) y, si se trata de la mujer, la tildan de “histérica” o de alguien que calienta la pava pero no está dispuesta a preparar el té.

Por supuesto que las relaciones sexuales forman parte del conocimiento entre dos personas que están entablando un nexo emocional; incluso, el grado de satisfacción que derive de ellas puede llegar a ser considerado –por uno o por ambos– como una variable importante a la hora de definir si se quiere continuar tratando al otro o no.

Es probable que posponer el inicio de la actividad sexual durante varias salidas o el lapso que te venga en gana aporte ciertos beneficios que vale la pena tener en cuenta:

– a medida que pase el tiempo, si notas que hay armonía y puntos en común y que la comunicación se va afianzando, tendrás más ganas de intimar con el otro;

– te sentirás con mucha libertad cuando vayas a hacerlo, ya que tendrás la certeza de que tu voz habrá sido escuchada y tus deseos, respetados;

– disfrutarás más del sexo, porque cualquier actitud o comportamiento defensivos que hayas tenido en un principio –generados por recuerdos o por experiencias anteriores poco felices o por miedos lógicos ante el nuevo panorama– estarán extinguidos: ya habrás bajado la guardia al momento de aceptar el encuentro íntimo.

Asimismo, si para ti sobrevuela la idea de que irse a la cama con alguien enseguida da lugar a que piensen que eres fácil y no redundará en conformar la pareja estable que tanto buscas, mejor abstente y deja que pasen algunos encuentros.

Tal vez todo esto que te estoy comentando te parezca trivial, fuera de moda o inoportuno.

Pero hay personas que se sienten presionadas para acostarse cuando aún no están listas o no saben con certeza si quieren seguir adelante en el proceso de conocimiento inherente a toda situación de pareja.

Ya sea que suceda en la primera, en la quinta o en la centésima salida, no dejes que nadie decida por ti cuándo será el día en que darás este paso.



miércoles, 21 de octubre de 2015

La vida

La vida es muy breve...
Solamente tienes una vida. Haz de ella lo que puedas
Hay días oscuros y días de luz. Haz con ellos lo que puedas.

Solamente tienes una vida.
Disfrútala al máximo porque si rechazas lo que Dios te ofrece. Entonces no tendrás mas vida

Camina siempre de frente.
No retrocedas ante nada cuando tropieces toma más fuerza y si el fracaso te visita. Empieza de nuevo
Nunca permitas que la cobardía ni el desánimo estropeen tus destino

Cuando te sientas triste, débil y sólo...
Mira a tu alrededor y seguro encontrarás una palabra de amor, gente que te apoye personas que te hagan sentir importante, y que te devuelvan la vida en un instante siempre conseguirás a alguien quien te escuche quien te acompañe y te brinde una mano amiga

Vuelve a ser dueño de ti mismo.
Reconcíliate con la vida. Acepta lo que no puedes cambiar! Alégrate, Llena tu espíritu de pensamientos alegres tu corazón de misericordia, de dulzura y amor, tu boca de una sonrisa y todo volverá a ir bien!

martes, 20 de octubre de 2015

Haz como el sol

No te aferres al pasado
Ni a los recuerdos triste.
No reabras las heridas que ya cicatrizo.
No revivas los dolores y sufrimientos antiguos.
LO QUE PASO, PASO....

De ahora en adelante,pon tus fuerzas en construir
una vida nueva,orientada hacia lo alto y camina de
frente, SIN MIRAR ATRÁS.

Has como el sol que nace cada día,
sin pensar en la noche que paso.

VAMOS, LEVÁNTATE........
PORQUE LA LUZ DEL SOL
¡ESTA AFUERA!


Desconozco a su autor


lunes, 19 de octubre de 2015

No hay crisis adolescente sin crisis adulta por Merlina Meiler

Actualmente, hay muchos obstáculos en los vínculos entre padres y adolescentes.

El reconocido psicólogo Arturo Clariá expone su punto de vista sobre este tema en una nota publicada por el diario La Nación y firmada por Micaela Urdinez. A continuación, algunos puntos sobresalientes del artículo:

“El tabú actual es comunicar afectos. Existen muy pocos espacios de comunicación en las familias de hoy. Y a comunicar se aprende en casa. Pero los adultos no sé si aprendimos a comunicarnos. Aún hoy comunicamos superficialidades y no profundizamos en los sentimientos. A muchos padres nunca les enseñaron a expresar sentimientos cuando eran niños. ¿Cómo se lo enseñan entonces a sus hijos?”, se pregunta el psicólogo, coordinador general de Valores Vivos, una organización que brinda capacitación y contenidos en valores humanos.

Lejos del lugar común que ubica la adolescencia como una etapa perdida, Clariá intenta una definición alejada del período en que se adolece o se siente dolor. No. Clariá cree que todas las etapas de la vida tendrán alguna dosis de sufrimiento, dolor y desilusión. Y que, como decían los romanos, él prefiere ver al adolescente en positivo, como aquel que porta el fuego de la vida nueva. “Porque ver a los niños nos lleva inevitablemente a vernos a nosotros mismos. Y parecería que los adultos a veces nos estamos extinguiendo, que no tenemos fuego. Los niños dicen cosas como: yo no quiero crecer para ser como mi papá, mejor me quedo acá. Porque nosotros creemos que los adolescentes no miran más allá de ellos mismos ni les interesa nada, pero perciben toda la realidad. Y, en muchas ocasiones, no les gusta el mundo adulto que ven”, dice Clariá, de 37 años y con 3 hijos.

- ¿Por qué le tenemos tanto miedo al sufrimiento?

– La crisis suele verse como mala palabra porque está asociada al sufrimiento. Y nadie quiere sufrir. Todo padre quiere evitarle cualquier sufrimiento a su hijo. Pero es imposible que una persona no tenga fracasos, heridas, sufrimiento. Y aunque no las deseamos, el tema es cómo vamos a afrontar esas situaciones cuando lleguen. Y los adolescentes ven que nosotros, los adultos, estamos haciendo agua con nuestras propias crisis. Después nos preguntamos por qué los niños no quieren crecer. No hay crisis adolescente sin crisis adulta.

- ¿Cuáles son los principales riesgos a los que están expuestos los adolescentes en la sociedad de hoy?

– Hoy estamos viviendo en una sociedad líquida, que no podemos asir ni aprehender. Esta sociedad ataca directamente a los niños y busca llenar el vacío propio de la adolescencia con productos y sustancias, entre ellas, el alcohol. El 90% de los niños sabe cómo conseguir alcohol y más de la mitad de los niños ya abusó alguna vez del alcohol. La sociedad líquida les dice: ¿quieres divertirte? Toma. Les ofrece satisfacción garantizada. Es la sociedad del velocímetro. Les dice: No pienses mucho, que yo pienso por ti. No mastiques ni proceses nada. Yo te doy placer acá y ahora.

- ¿Cómo pueden los niños defenderse de esos mensajes?

– El camino fácil está buenísimo porque es fácil. ¿Y quién no quiere lo fácil? Es tan tentador. Pero yo creo en la sociedad sólida, con valores, y creo en jóvenes que eligen el camino difícil, que se levantan con ganas de cambiar el mundo y que no pasan por la calle y ven a una persona pidiendo ayuda y les resulta un mero obstáculo a sortear. Creo en esos niños que no se acostumbraron a ver a otros sufrir. Yo no puedo concebir mi felicidad sin la felicidad del otro. Eso no es sólo una frase. Hay que llevarlo a la práctica. Yo soy egoísta, en el sentido budista. Ellos hablan del egoísmo inteligente. Y dicen que la mejor manera de alcanzar tu máxima felicidad es hacer felices a los demás.

- ¿Qué pasa con los niños que se criaron en familias disfuncionales? ¿Cómo los salvamos? ¿Cómo trabajamos con esos padres?

– Obviamente cómo fueron la infancia y la adolescencia de una persona son claves que influyen para cómo será de adulto. Sin embargo, creo que la historia personal te condiciona, pero no te determina. Pero también creo que siempre los niños y los padres tenemos oportunidades de cambiar. Si podemos charlar, hacer terapia, trabajar y profundizar con los padres, buenísimo. Creo que nunca es tarde para intentar recuperar y dar afecto. Los padres somos la influencia número uno en los niños, les generamos una concepción valiosa o no de sí mismos, y eso puede devenir en más o menos autoestima en los niños.

- ¿Cuáles son las principales preocupaciones que los niños plantean?

– Angustia por las peleas de los papás, fantasías de que se van a separar por culpa suya, depresión, timidez. Sufren no poder integrarse con amigos, la falta de reconocimiento afectivo o que les vaya mal en el colegio. Los niños sienten una necesidad de unidad familiar casi natural. Para un niño no es lo mismo si su papá lo va a ver al partido de fútbol o no, o si su mamá la acompaña a la clase de danza. No es lo mismo si le dice: “No importa, ya te va a salir bien” o en cambio: “¿Ves que eres un desastre?” Hay mucha violencia subliminal, indirecta, que se ejerce con la palabra y tenemos que cuidarnos de eso. Por suerte los niños suelen encontrar otros apoyos en referentes que les están encima y ejercen su salvataje. Como un entrenador que todo el tiempo está corrigiendo a su entrenado. Yo suelo decirles a los niños que cuanto más cargoso es el padre o el adulto a cargo, más está demostrando que le importa. Lo que le hace mal a un niño es la indiferencia o la resignación adulta en el trato.

- ¿Cuánta presión tiene en los niños la necesidad de pertenecer a un grupo, el seguir a la corriente?

– Muchos niños confiesan que terminan haciendo programas o cosas que no quieren, como ir a bailar, tomar cerveza o fumar para pertenecer y no quedarse afuera. Al final, los niños siguen a la masa. Y pierden su originalidad. ¿Qué quiere un adolescente? Ser atractivo y valioso para los demás. Entonces, ¿por qué ser un número más? Es al revés. Cada uno es único y especial. Por lo tanto, si uno vive su originalidad, le está dando al mundo algo que nunca nadie le dio ni le dará. Y sabrá decir que no cuando lo necesite y vivir los valores en sus elecciones, aun a costa de tener que optar más de una vez por el camino difícil. Hay que ser muy valiente para pararse con personalidad ante los pares. De ese modo se construye el camino a la realización y a la felicidad.

- ¿Qué les dirías a los padres que todavía no son del todo conscientes de la influencia que tienen en la vida de sus hijos?

– Que algo en el sistema no funciona para que la mayor cantidad de energía, fuerza, dedicación, empeño y entusiasmo de nuestra jornada de adultos la dediquemos a otros y no a nuestros hijos. A ellos los vemos en la última parte del día, cuando ya estamos cansados y con menos paciencia. Entonces ahí el desafío es ser creativo con ellos, regalarles tiempo cualitativo y afectivo. Tenemos que empezar a decidir como padres qué tipo de personas queremos ser. Quiero ser una persona que vive con la llama encendida o que se está extinguiendo. Lo más importante es que mis hijos vean mi entusiasmo, mis sueños. Porque o tengo sueños o tengo sueño. ¿Cómo le digo a mi hijo que tenga sueños si yo no los tengo, o ideales si yo no sé en dónde quedaron los míos? Y los niños ven padres dormidos, anestesiados, que no sienten nada. Los niños pueden ver adultos que están deseando que se termine el día. O bien pueden ver espejos donde tener ganas de sentirse reflejados. Yo les diría a los padres que no se pierdan la magia de disfrutar del vínculo con sus hijos.

- ¿Hay que ser padre y amigo o solo padre?

– Primero padre. No creo en el padre que antes que nada es amigo. La relación es asimétrica. Yo no soy el amigo de mi hijo, soy el papá de mi hijo. Después con el tiempo y como consecuencia podemos tener un vínculo lindo de amistad. Por eso nosotros somos los adultos de la casa. Por eso cuando mi hija me cuenta algo le puedo decir: “Gracias por contarme. Te entiendo porque yo también fui adolescente. Pero como soy tu papá te voy a explicar por qué no te voy a dejar hacer ese programa o por qué sí te voy a dejar”.

- ¿Qué mensaje de esperanza le darías a los padres?

– Yo creo que estamos ante una gran oportunidad. Nosotros somos un eslabón fundamental en la construcción del propio camino de felicidad de nuestros hijos. Si sabemos descartar nuestras propias expectativas e ilusiones, si no las depositamos en ellos y los dejamos ser ellos mismos. Si colaboramos en la construcción personal de su felicidad. Si les damos valores y herramientas para hacer de este mundo un lugar mejor. Yo creo en los vínculos sanos, en padres protagonistas, en las familias, en jóvenes comprometidos. En que ellos entiendan mejor que nadie que su felicidad se construye con el otro y depende del otro.