jueves, 20 de noviembre de 2014

Evadiendo los problemas

Muchas veces buscamos la salida "fácil" de los problemas, evadiendo responsabilidades o pensando en que los problemas van a desaparecer por sí solos, y por este motivo muchas veces pasamos sumidos en nuestros propios problemas, pasando una y otra vez por lo mismo, convirtiendo de esta forma  algo tan bello como la vida en lo más monótono, frustrante y aburrido. 

Recuerda que todo lo puedes hacer, si lo haces al lado de aquel que te da la  fuerza y de quien todo proviene, de aquel que es omnipotente y todopoderoso.

Encara tus problemas, siempre poniéndolos en las manos de Dios primero, y  verás que no solamente tus problemas serán cargados por Jesús, sino que tu  vida tendrá mas sentido y verás la victoria que Dios promete a quienes creen de corazón en Él.

Fuente: Abundancia Infinita


Escoge tu propia realidad

Si buscas lo malo, lo encontrarás.
Si buscas lo bueno, lo encontrarás.
Siempre tenemos una elección entre dos realidades: la positiva y la negativa.
La realidad en la que invertimos nuestra energía es aquella en la cual existimos

Algunas veces, los estudiantes se acercan a mí con las situaciones o los obstáculos que están enfrentando y me dicen que lo han intentado todo. Han visto todos los ángulos, han agotado todas las rutas intentando encontrar una solución y aún así no pueden superar el problema.

En estos casos muchas veces lo que han olvidado es pedir ayuda a la Luz.

Es un paso que la mayoría de nosotros no tomamos porque parece muy simple para funcionar en realidad, pero es en la humildad de saber que las soluciones vienen del Creador (y no de nosotros mismos) que podemos encontrar las repuestas a nuestros problemas.

Puede que no requiera mucho esfuerzo físico, pero pedir ayuda a la Luz es una de las acciones más proactivas que podemos tomar.

Yehudá Berg

Todos los días debemos mantener un equilibrio

"La existencia es una cuerda rígida sobre la que avanzamos, debatiéndonos por dos impulsos contrarios. Todos los días debemos mantener un equilibrio entre los dos platillos de esta balanza que está en nosotros que son el corazón y el intelecto. Si el corazón se inclina demasiado de un lado, si los sentimientos toman demasiado la palabra, es necesario hacer intervenir rápidamente al intelecto, al pensamiento, y viceversa. Siempre hay que añadir de un lado y sustraer del otro.

Para caminar, tenemos dos pies que hacemos avanzar uno detrás del otro; igualmente en el plano psíquico debemos avanzar utilizando alternativamente el intelecto y el corazón. Cuándo y hasta qué punto es el intelecto el que debe intervenir, y cuándo y hasta qué punto es el corazón, he ahí una cuestión difícil. Es poco frecuente encontrar seres que sepan mostrarse perspicaces, rigurosos, sin dejar de ser indulgentes, flexibles y considerados hacia los demás. Para conseguirlo, es necesario aprender a alternar conscientemente las actividades que alimentan el intelecto y aquellas que alimentan el corazón.”

Omraam Mikhaël Aïvanhov

Biografía de Edwin Powell Hubble

Astrónomo estadounidense

Nació el 20 de noviembre de 1889 en Marshfield (Missouri).

Cursó estudios en la Universidad de Chicago y en la Universidad de Oxford. Obtiene la licenciatura en Derecho por la Universidad de Chicago y empieza a interesarse por las matemáticas y la astronomía. En 1913 trabaja como abogado en Kentucky, aunque pronto deja la profesión para dedicarse a la astronomía.

Entre 1914 y 1917 trabajó en el observatorio de Yerkes en la Universidad de Chicago. Más adelante en el observatorio Monte Wilson en 1919 donde llegó a ser director de investigaciones. Se dedicó a estudiar las nebulosas y demostró que en la mayoría de los casos se trata de galaxias situadas a enormes distancias de la nuestra, la Vía Láctea. Supervisó la investigación llevada a cabo con el telescopio de 508 cm en el observatorio Monte Palomar.

Clasificó los sistemas extragalácticos. En 1923 descubrió una estrella variable del tipo Cefeída en la nebulosa de Andrómeda, y gracias a la relación Luminosidad-distancia, pudo demostrar que Andrómeda no esta dentro de nuestra galaxia, sino fuera de ella, y que es un sistema de estrellas probablemente similar al de nuestra galaxia. En 1925, midiendo el desplazamiento hacia el rojo de las lejanas galaxias se dio cuenta que éstas se alejan con velocidad en aumento cuanto mayor es su distancia. La relación entre esa velocidad y la distancia a la que se halla la galaxia, se conoce como Ley de Hubble, y la razón entre las dos cifras recibe el nombre de constante de Hubble.

Edwin Hubble falleció el 28 de septiembre de 1953 en California.