lunes, 17 de noviembre de 2014

Temía al fracaso

Temía estar solo hasta que…

Aprendí a quererme a mi mismo.

Temía fracasar hasta que…

Me di cuenta que, únicamente fracaso si no lo intento.

Temía lo que la gente opinara de mí, hasta que…
…me di cuenta que, de todos
modos opinarían de mi.

Temía que me rechazaran, hasta que…
…entendí que debía tener fe en mi mismo.

Temía al dolor, hasta que…
…aprendí que éste es necesario
para crecer.

Temía a la verdad, hasta que…
…descubrí la fealdad de las mentiras.


Temía a la muerte, hasta que…
…aprendí que no es el final
sino más bien el comienzo.

Temía al odio, hasta que…
…me di cuenta que no es otra cosa más que “IGNORANCIA”

Temía al ridículo, hasta que…
…aprendí a reírme de mi mismo.

Temía hacerme viejo, hasta que…
…comprendí que ganaba
sabiduría día a día.

Temía al pasado, hasta que….
…comprendí que no podía herirme más.

Temía a la oscuridad, hasta que…
…vi la belleza de la luz de una estrella.

Temía al cambio, hasta que… …vi que aún la mariposa más hermosa, necesitaba pasar por una metamorfosis antes de volar.

Hagamos que nuestras vidas en cada día tengan más vida, y si nos sentimos desfallecer…

….. no olvidemos que al final…
siempre hay algo más…

Vive tu vida sin temor
No temas que al final siempre está Dios, que te ama.
Que Dios te bendiga

Desconozco a su autor

Tips para una relación estable y duradera por Merlina Meiler

Todos nos hemos enamorado por lo menos una vez en la vida; sin embargo, encontrar una pareja adecuada es una de las dificultades más grandes actualmente. Cuando la encontramos, buscamos mantener la felicidad de nuestra unión, pero empiezan a aparecer los problemas y nos cuesta trabajo lograr que la nueva relación sea estable y duradera.

Según el portal TN relaciones, para que una relación de pareja funcione, debemos trabajar en los siguientes diez elementos; todos son totalmente imprescindibles:

1. La comunicación: Es el ingrediente principal. Si son de las parejas que hablan mucho pero en el fondo no se comunican, sólo se cuentan muchas cosas pero no permiten que el otro vea su yo interno. Intenten expresar más cómo se sienten y cuáles son sus ilusiones, preocupaciones, alegrías y miedos.

2. La escucha: Es la otra cara de la comunicación. Cuando tu pareja se abre ante ti, aunque sea para decir una simpleza, para ella es muy importante que las escuches con atención e interés, y que le permitas y le ayudes a que exprese sin miedo sus emociones. Si no la escuchas, no llegarás a conocerla realmente y ella sentirá que no te interesa. Conoce lo que ella necesita para ser feliz y haz todo lo posible por dárselo con amor.

3. La comprensión: Nace de la comunicación y la escucha. Si no hay comprensión entre los dos, no llegarán a ninguna parte. Es fundamental que haya afinidad, pero que comprendan que el otro no debe comportarse como uno, ni pensar igual en todo. Cuando surjan los conflictos, tengan muy presente la herramienta de la comprensión para ser más tolerantes y maduros y poder solucionar las dificultades.

4. El amor: Lamentablemente en la actualidad se valora más lo material que lo afectivo, y la falta de afecto con el tiempo suele terminar con muchas relaciones de pareja. Nunca debes olvidar que la base sobre la que surgió su la relación es justamente el amor, un sentimiento que deben demostrarse en todo momento, en las buenas y en las malas.

5. El ser amado: Es indispensable amar al otro, pero también dejar que nos ame. El amor debe ser mutuo, un sentimiento para dar y recibir constantemente. Hay personas capaces de dar todo su amor, pero les es difícil dejarse amar. Encuentren con la pareja este equilibrio sentimental.

6. La sexualidad: La atracción física es imprescindible para que dos personas tengan una vida sexual placentera y creativa. El sexo no lo es todo, pero sí es indispensable tener el suficiente para estar unidos. Para ser felices, ambos deben disfrutar el sexo con la pareja, y debe ser algo que los una y no que los separe. El equilibrio sexual no es fácil de conseguir, pero nunca dejen de intentarlo.

7. La confianza: Si no existe una total confianza en el otro, la relación no funcionará. Es fundamental para que socialicen juntos y cada uno por separado, es decir, que frecuenten juntos a sus amistades y familiares, pero también independientemente.

8. La libertad: Una pareja no es un contrato de esclavitud, sino de apoyo. Por lo tanto ser tolerante con nuestra pareja y permitirle tener sus momentos propios de soledad, reflexión, intimidad o pasatiempos es muy positivo para la relación. Esto los ayudará a que cada uno sea independiente, pero siempre contando con la compañía del otro.

9. El desarrollo en común: Es necesario que tengan en común la forma de pensar en general, para que así puedan desarrollar juntos sus intereses y compartir los mismos objetivos personales, tanto en el aspecto material (casa, trabajo, bienes, viajes) como en el espiritual (el sentido de estar juntos, el sexo, el matrimonio, los hijos, la vida).

10. El desarrollo personal: No confundan el amor con la dependencia. Deben madurar como pareja, pero también tienen derecho a desarrollarse individualmente, siempre que no lastimen al otro.

Fuente: Mejora Emocional

Biografía de Bernard Law Montgomery

Militar británico

Nació el 17 de noviembre de 1887 en Londres.

Cursó estudios en la Real Academia Militar de Sandhurst. Alistado en el Ejército británico en 1908, fue capitán durante la I Guerra Mundial. Comandante del VIII Ejército británico en Egipto en 1942, ya iniciada la II Guerra Mundial. Dos meses más tarde comenzó la ofensiva de El Alamein (al-Alamayn, Egipto), en la que los aliados expulsaron de Egipto, Cirenaica y Tripolitania (Libia) a las fuerzas alemanas e italianas dirigidas por el general Erwin Rommel.

En el año 1943 venció de nuevo a Rommel en la batalla de la Línea Mareth, en el sur de Túnez. Nombrado comandante en jefe de las tropas británicas del frente occidental, estuvo a las órdenes del comandante supremo de las fuerzas aliadas, el general Dwight D. Eisenhower, desde diciembre de 1943 hasta agosto de 1944, fecha en la que fue ascendido a mariscal de campo y se le asignó el mando de las tropas británicas y canadienses.

Se le concedió el título de vizconde y fue jefe del Estado Mayor imperial británico en 1946. Ocupó el cargo de comandante adjunto de las fuerzas de la Organización del Tratado del Atlántico Norte(OTAN) desde 1951 hasta 1958.

Bernard Montgomery falleció el 25 de marzo de 1976 en Alton (Hampshire).


Mandos

VIII Ejército Británico, 1942-1943
XXI Grupo de Ejércitos, 1943-1945

Condecoraciones

Orden de la Jarretera
Orden de la Victoria
Orden del Baño
Cruz de Servicio Distinguido
Orden Virtuti Militari
Real Orden Noruega de San Olav
Gran Cruz de Caballero de la Orden del León Neerlandés
Gran Cruz de la Orden Mexicana del Aguila Azteca
Comandante en Jefe de la Legión del Mérito
Croix de Guerre
Medalla del Ejército del Servicio Distinguido
Orden de Leopoldo