miércoles, 29 de octubre de 2014

Cordialidad por Merlina Meiler

Todo lo que brindamos vuelve a nosotros. En muchos casos, aumentado.

Ser cordial, además de evidenciar educación y de ser una buena costumbre, estimula a los demás a actuar de igual modo hacia nosotros y, por consiguiente, tenemos más posibilidades de recibir lo mismo: palabras agradables, consideración y, por qué no, hasta buenos deseos.

Para mí, la cordialidad incluye el saludo, demostrar gratitud y usar “por favor” al pedir algo, ya que surten el mismo efecto benéfico en el otro (¡y en nosotros mismos!).

Yo soy la típica vecina que saluda o sonríe a los demás vecinos al cruzármelos y agradezco cuando me dejan pasar primero. No cosecharé igual cantidad de respuestas, pero seguramente son muchas más que si me quedara con la boca callada. Y yo me siento bien de hacerlo, porque estoy convencida de que si más personas lo practicaran, distinta sería la energía predominante que encontraríamos en la calle y en otros lugares.

Hay ciertas ocasiones en las que podemos llegar a omitir ser cordiales cada vez que se producen, en especial cuando damos por sentado que el otro tiene la obligación de hacer algo por nosotros (porque le pagamos, porque es nuestro subordinado en el trabajo o porque es nuestra pareja, hijo/a u otra persona muy cercana).

En estos casos, unas simples palabras o una sonrisa pueden cambiar todo el panorama.

. Tratar cordialmente a los demás derriba muros.

. Les mejora el ánimo.

. Los predispone a realizar sus tareas con más ganas, lo que augura mayor voluntad y un mejor desempeño.

. Permite que se respire un clima más distendido.

. Influye positivamente tanto en el hecho puntual como en futuros eventos similares.

Entonces, te propongo que esta semana, tanto en el entorno laboral, con tu pareja, con otra gente cercana/lejana o con quien entres en contacto ocasionalmente, añadas a tu interacción “buenos días”, “por favor”, “gracias” o una sonrisa.

¡Y comparte conmigo los resultados!

Biografía de Niki de Saint Phalle

Escultora francesa nacida en París el 29 de octubre de 1930 y fallecida en San Diego (California, Estados Unidos) el 21 de mayo de 2002. Perteneció al movimiento de los nuevos realistas franceses (véase nuevo realismo).

Su familia se trasladó a Estados Unidos, donde Saint-Phalle cursó estudios ajenos al ámbito artístico hasta la edad de 21 años. En 1951 regresó a su ciudad natal con el propósito de dedicarse por completo a la creación artística. Ese mismo año ya realizó su primera exposición individual en la localidad suiza de St. Gallen. En ella, la artista francesa mostró sus primeras obras, que consistían en cuadros de brillante colorido y temática naif. Las obras exhibidas ya mostraban la preferencia de Saint-Phalle por los colores planos y vivos que luego aplicaría a sus esculturas.

En 1960 conoció al pintor y escultor Jean Tinguely, con quien mantuvo una relación tanto sentimental como artística, puesto que llegaron a realizar algunas obras juntos. El escultor francés, famoso ya por sus esculturas cinéticas, la introdujo en el ambiente artístico de vanguardia de la capital francesa. Así, Saint-Phalle se unió al grupo de artistas que, en torno al carismático Yves Klein y del crítico Pierre Restany, configuraron el movimiento del nuevo realismo (nouveau réalisme).

La escultora participó en las exposiciones que celebró el grupo entre 1961 y 1963. Las obras de esta etapa consistían en ensamblajes de diversos materiales que la artista rescataba de la calle y sobre los que colocaba bolsas de plástico llenas de pintura. Una vez dispuestas de esta forma, Saint-Phalle disparaba con un rifle sobre éstas, de tal manera que la pintura se derramaba de forma aleatoria sobre la obra. Esta serie de obras recibió el nombre de "Relieves tiro" por la forma en que fueron ejecutados, y algunos estudiosos de su obra han querido ver en ellos una crítica irónica al movimiento artístico norteamericano del expresionismo abstracto, movimiento hegemónico en esos momentos en el panorama artístico internacional.

En la búsqueda de un lenguaje plástico personal, Saint-Phalle experimentó con distintos materiales, como ropa vieja que combinada con dianas de dardos que representaban figuras humanas o figuras femeninas realizadas con materiales de desecho. Fue a partir de 1964 cuando comenzó con la serie de esculturas que caracterizaron el resto de su producción artística. Sobre una estructura de alambre o madera recubierta con yeso o papel maché, modelaba voluptuosas figuras femeninas que luego pintaba con colores planos y brillantes. Estas figuras, que bautizó con el nombre de "nanas", son lo más representativo de su producción escultórica y las que la confirmaron como una de las más importantes escultoras del último tercio del siglo XX. Los cambios de escala en estas obras son importantes; realizó con la misma técnica obras de pequeño tamaño, aptas para su exhibición en galerías y museos, pero también obras de tamaño monumental para espacios públicos. De estas últimas, fue especialmente significativa la que realizó junto a Jean Tinguely y Per Olof Ultvedt en 1966. Concebida por encargo del Museo Moderno de Estocolmo, la obra representaba una de sus figuras femeninas tumbada pero a gran escala (25 metros). La escultura, que tituló Ella, una catedral, adoptaba la postura de una mujer tumbada con las piernas entreabiertas, de tal manera que los espectadores podían entrar en la escultura a través de su sexo y contemplar en su interior una serie de distintos montajes, que incluían películas y esculturas cinéticas realizadas por Tinguely.

Otra de sus más célebres obras realizadas para espacios públicos fue la que hizo también en colaboración con Tinguely entre 1982 y 1983, titulada Fuente Stravisky.Emplazada enfrente del centro de arte Georges Pompidou, la obra contrasta las coloristas figuras de Saint-Phalle con los artefactos cinéticos de Tinguely.

Entre las obras realizadas a menor escala podemos destacar la titulada Muerte(1985, colección particular); realizada en poliester pintado, la artista representa a la muerte como una mujer con guadaña montada a caballo, cabalgando sobre un campo sobre el que dispone miembros amputados. Aunque la temática de la obra parece macabra, su realización, caracterizada por formas voluptuosas recubiertas de colores vivos, suaviza el tratamiento dramático del tema.

Bibliografía

OSTERWOLD, T. Pop Art. Colonia, Benedikt Taschen, 1992.
VV.AA. Arte Pop. Madrid, Museo de Arte Contemporáneo Reina Sofía, 1992.
LIPPARD, L. R. El Pop Art. Barcelona, Ediciones Destino, 1993.
VV.AA. Pop Art. Barcelona, Ediciones Polígrafa, 1998.

Autor AJMS

Fuente: extraído de MCN Biografías

Biografía de Joseph Goebbels

Político alemán

Nació el 29 de octubre de 1897 en Rheydt (Alemania).

Cursó estudios en las universidades de Bonn, Berlín y Heidelberg.

En el año 1922 se unió al Partido Nacionalsocialista (nazi). En 1925 conoció al dirigente del partido, Adolf Hitler. Es nombrado gauleiter (jefe del partido) en la región de Berlín en 1926 y funda el periódico oficial del nacionalsocialismo, Der Angriff (El ataque), del que fue director en 1927.

Elegido miembro del Reichstag, y del parlamento alemán en 1928, un año más tarde se le nombró jefe de Propaganda del partido, cargo desde el cual promovió una campaña de odio irracional a los judíos y a otros grupos "no arios". En 1933 su labor propagandística contribuyó a incrementar el poder de Hitler. Fue en este año, cuando es nombrado ministro de Propaganda e Información.

Empleó todos los recursos del sistema educativo y de los medios de comunicación para cumplir los objetivos propagandísticos nazis, e inculcó en el pueblo alemán la idea de que su líder era un verdadero dios. En 1938 ya era miembro del consejo de ministros de Hitler. A finales de la II Guerra Mundial, Hitler le puso al mando de la movilización general.

Durante la caída de Alemania, siguió haciendo creer al pueblo que la victoria llegaría finalmente. Trabajó estimulando el fanatismo de la lucha hasta el último hombre, en especial del Volksturm ofreciendo las "armas secretas del Führer".

Goebbels se suicidó el 1 de mayo de 1945 junto a su esposa y sus seis hijos mientras las tropas rusasbombardeaban Berlín.


Cargos

Canciller de Alemania
30 de abril de 1945 – 1 de mayo de 1945

Presidente
Karl Dönitz

Predecesor
Adolf Hitler

Sucesor
Lutz Graf Schwerin von Krosigk

Ministro de Propaganda e Información
13 de marzo de 1933 – 30 de abril de 1945

Canciller
Adolf Hitler

Sucesor
Werner Naumann

Gauleiter de Berlín
9 de noviembre de 1926 – 1 de mayo de 1945

Predecesor
Ernst Schlange

Biografía de Edmund Halley

Astrónomo británico

Nació el 29 de octubre de 1656 en Haggerston, cerca de Londres.

Cursó estudios en la Universidad de Oxford. Con veinte años abandonó la universidad para trasladarse a laisla de Santa Elena para observar las posiciones precisas de las estrellas australes. En 1679 recibió un título honorífico de la Universidad de Oxford y fue elegido miembro de la Royal Society.

Muy interesado por las teorías de Isaac Newton, se animó a escribir los Principios, que publicó en 1687 haciendo frente a los gastos. En el año 1721 le nombraron astrónomo real y ejerció durante 18 años. Realizó un estudio sobre la revolución completa de la Luna a través de sus nodos ascendente y descendente.

Entre sus obras destaca el tratado científico la Synopsis astronomiae cometicae, iniciado en 1682 y publicado en 1705. En la obra aplicó las leyes de Newton a todos los datos disponibles sobre los cometas y demostró matemáticamente que éstos giran en órbitas elípticas alrededor del Sol.

Su acertada predicción del regreso de un cometa en 1758 (hoy conocido como cometa Halley) refrendó su teoría de que los cometas son miembros de nuestro sistema solar. Amigo de Isaac Newton, le animó a escribir su "Principia Mathematica".

Edmund Halley falleció el 14 de enero de 1742 en Greenwich.


Cargos

Astrónomo Real
1720 - 1742