viernes, 24 de octubre de 2014

Pequeños detalles, grandes logros por Merlina Meiler

¿Hace cuánto que no sorprendes a tu pareja con algún pequeño detalle?

Uno de los mayores enemigos de los vínculos sentimentales es la rutina.

Cuando todo está igual, nos situamos en una meseta y podemos llegar a aburrirnos o a descorazonarnos.

A las claras, esto atenta no solo contra el bienestar de los dos, sino también el de los demás seres involucrados (hijos).

Una manera fácil y sencilla de romper la rutina es tener un pequeño detalle hacia tu pareja (independientemente de que seas hombre o mujer: ¡los dos tienen la responsabilidad de regar el vínculo para que vulva a florecer!

La sorpresa despabila, estimula, acaricia el alma y el corazón…

¡Funciona siempre y da buenos resultados!

¡Hace que los dos cambien de ánimo, para mejor! Tú al planificarla y elegirla y tu pareja, al recibirla.

¡Da la idea al otro de retribuirla! de una manera similar o de otra que ni se te hubiera ocurrido imaginar…

¡Suele revivir la pasión!

Renovarse, aunque sea mínimamente, implica novedad, descubrimiento, una pizca de aventura…

¡Ten un detalle con tu pareja hoy mismo!

Puede ser algo que compres o que realices con tus propias manos, un mensaje de texto divertido o sensual, una carta de amor, palabras que no pronuncias hace tiempo, una flor recogida en un parque, un plato que nunca hayas preparado para la cena o lo que te venga a la mente al leer estas líneas.

¡Lo que esté a tu alcance servirá y será muy útil!

¿Qué pequeño detalle puedes tener con la persona que amas hoy mismo?

Biografía de Anton van Leeuwenhoek

Fabricante de microscopios

Nació el 24 de octubre de 1632 en Delft, Holanda.

Cursó estudios en Amsterdam y a los 20 años regresó a Delft. Cuando trabajaba como comerciante y ayudante de cámara de los alguaciles de Delft, construyó como entretenimiento diminutas lentes biconvexas montadas sobre platinas de latón, que se sostenían muy cerca del ojo. A través de ellos podía observar objetos, que montaba sobre la cabeza de un alfiler, ampliándolos hasta trescientas veces. Consiguió lentes de entre 70 y 250 aumentos.

En el año 1668 desarrolló el descubrimiento de la red de capilares del italiano Marcello Malpighi, demostrando cómo circulaban los glóbulos rojos por los capilares de la oreja de un conejo y la membrana interdigital de la pata de una rana. En 1674 realizó la primera descripción precisa de los glóbulos rojos de la sangre. Más tarde observó en el agua de un estanque, el agua de lluvia y la saliva humana, lo que él llamaría animálculos, conocidos en la actualidad como protozoos y bacterias. En 1677 Anton van Leeuwenhoek describió los espermatozoos de los insectos y los seres humanos.

Se opuso a la teoría, de la generación espontánea demostrando que los gorgojos, no surgían espontáneamente a partir de granos de trigo y arena, sino que se desarrollaban a partir de huevos diminutos. Examinó plantas y tejidos musculares, y describió tres tipos de bacterias: bacilos, cocos y espirilos. Con todo, mantuvo en secreto el arte de construir sus lentes, por lo que no se realizaron nuevas observaciones de bacterias hasta que se desarrolló el microscopio compuesto en el siglo XIX.

Se dice que fue el modelo de la obra del pintor Jan Vermeer 'El geógrafo', ambos eran amigos. Como reconocimiento a sus descubrimientos fue nombrado miembro de la Royal Society de Londres.

Anton van Leeuwenhoek falleció el 26 de agosto de 1723 en Delft.

Biografía de Tycho Brahe

Astrónomo danés

Nació el 14 de diciembre de 1546 en Knudstrup, Escania; hoy Suecia, entonces perteneciente a Dinamarca. Hijo del gobernador del castillo de Helsingborg, fue apadrinado por su tío Joergen, un gran terrateniente y vicealmirante.

En 1559 cursó estudios de Derecho y Filosofía en la Universidad de Copenhague. El 21 de agosto de 1560 observó un eclipse de Sol que le dejó completamente admirado. Se dedicó a la observación de las estrellas, sin instrumentos, excepto una esfera y un compás, detectó errores en las tablas astronómicas de la época. En 1565, durante su época universitaria, se batió en duelo con un joven danés a consecuencia de una disputa sobre matemáticas. Perdió la nariz que hubo que sustituir con una placa realizada con oro y plata y que continuamente necesitaba untar con un ungüento.

Su sistema presuponía que los cinco planetas conocidos giraban alrededor del Sol, el cual, junto con los planetas, daba una vuelta alrededor de la Tierra una vez al año. La esfera de las estrellas giraba una vez al día alrededor de la Tierra inmóvil. Aunque su teoría sobre el movimiento de los planetas no era cierta, los datos que obtuvo durante toda su vida desempeñaron un papel fundamental en el desarrollo de la descripción correcta del movimiento planetario. Johannes Kepler, fue su ayudante desde 1600 hasta la muerte de Brahe.

En el año 1572 descubrió una supernova en la constelación de Casiopea. El rey de Dinamarca y NoruegaFederico II, le dio apoyo financiero para construir y equipar un observatorio astronómico en la isla Ven. En 1576 se comenzó la construcción del castillo de Uraniborg, donde trabajó durante veinte años. Al fallecer Federico II en 1588, su sucesor Cristián IV, tuvo que abandonar el observatorio.

En 1597, aceptó una invitación para ir a Bohemia del emperador Rodolfo II, del Sacro Imperio Romano Germánico, quien le ofreció una pensión de 3.000 ducados y un feudo cerca de Praga, donde se iba a construir un nuevo observatorio como el de Uraniborg. Sin embargo, falleció en Praga el 24 de octubre de 1601 antes de que este observatorio se hubiera terminado.