viernes, 17 de octubre de 2014

¿Aprendes por lo Positivo o por lo Negativo?

Hola, soy Laura Foletto. ¿Aprendes por lo Positivo o por lo Negativo?

El proceso de encarnación es sumamente largo y variado. Desde el punto de energía pura que somos cuando estamos indiferenciados en Dios/Diosa, es complejo asimilar la variedad de posibilidades y limitaciones que entraña la materia. Pasamos por muchos estados hasta llegar a los niveles de dimensiones superiores, cuando comprendemos las múltiples cualidades de la Luz y la infinita fecundidad de la Creación.

Para circunscribirnos a lo que nos está sucediendo en este estrato dimensional, observamos dos principios, el Positivo y el Negativo, la Dualidad. Como tendemos a movernos en la moralidad, asignamos aspectos de Bueno y Malo a estas polaridades y así perdemos de vista la profundidad que implican. Nos quedamos congelados en lo que está bien y lo que está mal, en la bondad y la malignidad, lo correcto y lo incorrecto en lugar de evaluar desde el punto de vista de qué y cómo estamos aprendiendo en cada polo.

Para comenzar:

POSITIVO: masculino, nacimiento, día, Sol, luminoso, caliente, seco, movilidad, búsqueda, dinamismo.

NEGATIVO: femenino, muerte, noche, Luna, oscuro, frío, húmedo, quietud, espera, paciencia.

Es fácil observar cómo las características de lo negativo son subvaloradas o, directamente, rechazadas en el mundo que vivimos. Sin embargo, no connotan maldad o daño sino partes opuestas y complementarias, que se armonizan en un movimiento constante. En realidad, la unión y transmutación de la dualidad conforman la unidad, la integración final a la cual dirigirnos.

En las formas de aprendizajes, también encontramos esta polaridad. Por su lado negativo, encontramos sabiduría; en el positivo, amor. El primero está circunscripto al tiempo y las limitaciones. Nos ponemos dificultades y buscamos trascenderlas, con decisión y valor. Si no lo hacemos, comenzamos a sufrir las consecuencias rápidamente. Esto debería ser la señal para movilizarnos a resolver el problema, pero, muchas veces, continuamos repitiendo el proceso hasta que o lo solucionamos o nos lastima severamente. Nos pone a prueba para sacar el potencial que traemos para crecer. Es un aprendizaje veloz y exigente: no podemos aguantar mucho la confusión y el dolor.

El positivo, por el contrario, cuenta con el tiempo y la ayuda necesarios para la transformación. Podemos elegir libremente las maneras y los caminos en que deseamos movernos. Avanzamos contenidos por la creación y la alegría inherentes a su concreción.

Como Humanidad, estamos involucrados en un aprendizaje negativo llevado a un extremo cruel y desigual. Este tipo de aprendizaje tiene sus beneficios, puede darnos sabiduría, profundidad, voluntad y valentía, si lo hacemos con conciencia y desapego.

Estamos en un período de enorme apoyo y amparo hacia la evolución. Es hora de explorar el aprendizaje positivo, de realmente utilizar el libre albedrío, de extraer potenciales a través del amor y la labor constante en la luminosidad.

Cuando comenzamos este camino, nos sentimos extraños. No sólo dentro nuestro sino con los demás. La sociedad está vibrando en mensajes y acciones de un negativismo vacío y sin sentido, que sólo genera más sufrimiento y lucha. Sin embargo, cuando nos alejamos de este modelo y nos volvemos hacia nuestro interior, cuando aprendemos a utilizar el aprendizaje positivo, amándonos y aceptando la abundancia y la creatividad que traemos, eso nos sirve a todos, ya que introducimos un nuevo paradigma a la realidad, para beneficio del bien mayor. Es nuestro derecho de nacimiento y también nuestro deber. Ser felices.

http://www.abrazarlavida.com.ar/

Biografía de Miguel Delibes

Escritor español

Nació el 17 de octubre de 1920 en Valladolid.

En 1936, año en que comienza la Guerra Civil española, termina el bachillerato y, al encontrarse cerrada la Universidad, ingresa en la escuela de comercio de Valladolid. Al mismo tiempo estudia modelado en la escuela de Artes y Oficios de su ciudad. En 1938 se enrola voluntariamente en la marina. En el crucero Canarias pasa el año que aún dura la guerra.

En 1941 ingresa como dibujante en el periódico "El Norte de Castilla", donde da comienzo su vocación periodística. Hasta 1944 no forma parte de la plantilla como redactor. Llegó a ser director de este periódico en 1958 y realizó reivindicaciones sobre campo castellano, lo que le supuso la expulsión del rotativo.

En 1945 gana las oposiciones a la Cátedra de Derecho Mercantil y obtiene plaza en la escuela de Comercio de Valladolid. En 1946 se casa con Ángeles Castro.

Galardonado con el Premio Nadal de Novela en 1947, publica La sombra del ciprés es alargada(1948), Aún es de día (1949), El camino (1950), Mi idolatrado hijo Sisí (1953), La hoja roja (1959),Las ratas (1962), Cinco horas con Mario (1966, cuya adaptación teatral es de 1979), Parábola del náufrago (1969), Las guerras de nuestros antepasados (1975, adaptada al teatro en el 1990), Los santos inocentes (1981, llevada al cine por Mario Camus), Señora de rojo sobre fondo gris (1991) y Coto de caza (1992). La novela Diario de un jubilado (1995) es un retrato irónico y tierno sobre la vida y las relaciones entre dos viejos que alcanzó un gran éxito de público.

Muchas de sus obras tiene que ver con el mundo de la caza: Diario de un cazador (1955), Diario de un emigrante (1958), El libro de la caza menor (1964) y Aventuras, venturas y desventuras de un cazador a rabo (1979) entre otras obras, a las que hay que añadir aquellas que reflejan también su interés por la pesca, el fútbol y la vida al aire libre. Es también autor de los cuentos de La mortaja (1970), de la novela corta El tesoro (1985) y de textos autobiográficos como Un año de mi vida (1972). Publica también He dicho, una colección de ensayos sobre los temas más diferentes.

Además del Nadal, ha recibido el Premio de la Crítica (1953), el Premio Príncipe de Asturias (1982), el Premio Nacional de las Letras Españolas (1991) y el Premio Cervantes (1994).

Miguel Delibes falleció el 12 de marzo de 2010 en Valladolid. El escritor padecía un cáncer del que fue intervenido en los años noventa.


Obras

1947 La sombra del ciprés es alargada (Premio Nadal)
1950 El camino
1953 Mi idolatrado hijo Sisí
1955 Diario de un cazador ( Premio Nacional de Literatura)
1957 Siestas con viento sur ( Premio Fastenrath de la R. Academia)
1958 Diario de un emigrante
1959 La hoja roja
1962 Las ratas ( Premio de la Crítica )
1964 Viejas historias de Castilla la Vieja
1966 Cinco horas con Mario
1969 Parábola de un náufrago
1973 El príncipe destronado
1975 Las guerras de nuestros antepasados
1978 El disputado voto del Señor cayo
1991 Señora de rojo sobre fondo gris
1995 Diario de un jubilado
1998 El hereje

Otras obras:
Aún es de día
Los santos inocentes
El tesoro
Madera de héroe
USA y yo
El último coto
Pegar la hebra
Castilla, lo castellano y los castellanos...


Biografía de Claude Henri de Rouvroy conde de Saint-Simon

Socialista francés

Nació el 17 de octubre de 1760 en París.

Siendo apenas un niño, se traslada a Estados Unidos para luchar en la guerra de la Independencia estadounidense. De regresó a Francia apoyó a la Revolución y renunció a su título.

Fue uno de los fundadores y teóricos del socialismo moderno. Abogó por la instauración de una organización social liderada por hombres sabios que beneficiaría por igual a todos los componentes de la sociedad, la mejor organización social se basaría en la industria. Su principal obra es El nuevo cristianismo (1825).

El conde de Saint-Simon falleció en París el 19 de mayo de 1825. Tras su muerte sus discípulos popularizaron sus ideas, y sus principios y teorías recibieron el nombre de sansimonismo.


Obras

Vues sur la propriété et la législation (1814)
L'Industrie (1816-1818)
Le Catéchisme des industriels (1823-1824)
El Nuevo Cristianismo (1825)



Biografía de Frédéric Chopin

Compositor y pianista polaco

Nació el 1 de marzo de 1810 en Zelazowa Wola, cerca de Varsovia, en una bonita casa burguesa que pertenecía al Conde Skarbek. El padre del músico polaco, Nicolas Chopin, de origen francés, era su administrador y se casó con la dama de compañía de la Condensa, Tekla Justyna Krzyzanowska. Fue el segundo de los cuatro hijos del matrimonio.

Casi exactamente contemporáneo de Mendelssohn, de Schumann y de Liszt. Se inició en el estudio del piano a los cuatro años y a los ocho ya ofrecía un concierto privado en Varsovia. Más adelante realizó estudios de armonía y contrapunto en el conservatorio de su ciudad. Su primera obra publicada data de 1817.

Dio sus primeros conciertos el año 1829, en la ciudad de Viena. El 1 de noviembre de 1830, apenas un mes antes de la insurrección polaca, deja Varsovia, nunca más volverá a su patria. A partir de 1831 vivió en París, donde trabajó como profesor, pianista y compositor. Entre su círculo de amistades se encuentran Liszt, Berlioz, Rossini, Bellini o Mendelssohn. Entre 1834 y 1835 viaja por Renania, Checoslovaquia y Alemania. Pretende sin éxito, la mano de la joven María Wodzinska. En 1836 tiene su primer encuentro en París con Aurore Dudevant, escritora francesa seis años mayor que él y más conocida por su seudónimo, George Sand, relación que marcará los últimos años de su vida.

Prácticamente todas sus composiciones son para piano. Aunque expatriado, siempre fue leal a Polonia, un país desgarrado por las guerras; sus mazurcas reflejan los ritmos y melodías del folclore polaco. Su música se caracteriza por las dulces y originales melodías, las refinadas armonías, los ritmos delicados y la belleza poética. Chopin elevó la mazurca (escribió 60) y la polonesa (13) a la categoría de música de concierto. Las fuentes del compositor fueron su propia vida y la trágica historia de su país.

Influyó notablemente sobre otros compositores, como el pianista y compositor Franz Liszt y el compositor francés Claude Debussy. Sus obras publicadas incluyen 55 mazurcas, 27 estudios, 24 preludios, 19 nocturnos, 13 polonesas y 3 sonatas para piano. Entre otras composiciones destacan los Conciertos de juventud, en mi menor y fa menor opus 11 y opus 21, respectivamente, así como una sonata para violonchelo y piano y 17 canciones.

En 1838 cayó enfermó de tuberculosis y se trasladó junto a Sand a la isla de Mallorca buscando un clima reparador: no pudo ser, les tocó un invierno lluvioso y frío. De Mallorca la Sand dejó «Un invierno en Mallorca», y Chopin sus Preludios. Allí, en la cartuja de Valldemosa, Sand lo atendió en su enfermedad hasta que las continuas disputas entre los dos condujeron a su ruptura el año 1847. A partir de entonces su actividad concertística se limitó a varios recitales en Francia, Escocia y Gran Bretaña. Según testimonio de Sand y algunas de las cartas del mismo Chopin, entre otros documentos de la época el compositor reconocía que padecía de alucinaciones. En medio de una sonata en un salón privado inglés en 1848, se había visto obligado a salir de la sala para recuperarse de la visión de las criaturas que salían de su piano. El láudano a base de opio que Chopin consumía es una de las posibles explicaciones de sus alucinaciones.

Frédéric Chopin falleció en el número 12 de la Place Vendòme de París, el 17 de octubre de 1849, víctima de la tuberculosis. Fue enterrado en el cementerio parisiense de Père-Lachaise. Acatando el deseo de Chopin, su corazón reposa en Varsovia, en la Iglesia de la Santa Cruz. A 165 años de la muerte del pianista, expertos médicos anunciaron que tras el estudio de su corazón, corroboraron que su deceso fue provocado por la tuberculosis. De acuerdo con información difundida el corazón es mucho más amplio de lo normal, lo que sugiere otra enfermedad pulmonar, además de la tuberculosis.