viernes, 3 de octubre de 2014

El valor interior de las personas nunca desaparece

Hoy os traigo una reflexión sobre el valor de las personas, eso que calificamos como el valor interior, lo que llevamos dentro, y que lejos de desaparecer, aumenta con el tiempo.

Os dejo una historia que refleja precisamente esto, espero que os sea ilustrativa porque representa la realidad.

El valor de nuestras vidas
no se establece por lo que hacemos
ni por a quien conocemos,
sino por los que SOMOS.

En la Universidad, un profesor venía observando que una de sus clases no tenía la motivación suficiente y estaba detectando que la autoestima estaba cada vez más baja, así que un día comenzó su conferencia sosteniendo en su mano un billete de 500 euros mientras se lo enseñaba a todo el alumnado.

En el aula había en ese momento más de cien estudiantes a los que les preguntó:

- "¿Quién de ustedes desearía que le regalara este billete de 500 €?"
De inmediato se levantaron muchas manos, tal como era de prever.

El profesor entonces dijo:
- "Le voy a dar estos 500 € a uno de ustedes, pero primero déjenme hacer esto."
y de inmediato procedió a estrujar el billete, preguntando después:
- "¿Alguien lo quiere todavía?".

Las manos se levantaron nuevamente y en mayor número que antes.

- "Bien," replicó, "¿qué pasa si yo hago esto?"
Lo tiró al suelo y comenzó a pisarlo con su zapato.
Lo levantó del piso, ahora completamente aplastado y sucio.

- "Ahora, quién de ustedes todavía lo quiere?
Otra vez las manos de casi todos los estudiantes se levantaron rápidamente.

- "Bien, pues siganme un momento", dijo mientras salía por la puerta de la clase sin detenerse hasta llegar al exterior del edificio. Esperó a que terminaran de salir sus alumnos y cuando todos de nuevo le habían rodeado, cogió el billete sucio que llevaba aun en su mano y lo tiró a un charco lleno de barro y hojas secas volviendo a pisarlo para que se quedara totalmente inmerso en el lodo.

- "¿Alguien de ustedes lo querría todavía?" pregunto a la concurrencia, volviendo a ver como todas las manos se levantaban de nuevo.

"Queridos alumnos, acaban de aprender la lección más importante del todo el curso".
Los alumnos se miraban entre si perplejos sin acabar de entender lo que su viejo profesor quería transmitirles, pero siguió hablando.

"No importa lo que le pasó al billete. Lo he arrugado, tirado al suelo, lo he pisoteado, lo he metido dentro del barro más sucio y aun a pesar de todo ello, ustedes todavía desean tenerlo. ¿Por qué? Sencillo, porque todavía no ha perdido su valor. Todavía vale 500 €."

"Muchas veces en nuestras vidas, somos pisoteados, estrujados, y tirados al barro. La vida y las circunstancias nos hacen pasar por momentos duros y nos sentimos como si fuéramos inservibles, como si no sirviésemos para nada absolutamente.

Sin embargo no importa lo que haya ocurrido o lo que ocurrirá, ustedes nunca perderán su valor, porque lo que ustedes valen no reside en la situación que les rodea ni en las condiciones en que ustedes viven en cada momento, el verdadero valor reside en su interior y eso nunca cambiará. Y nada, por duro o malo que ocurra, podrá modificar el valor interior de cada uno de ustedes, no lo olviden nunca."

"Sucio o limpio, pisoteado, arrugado, o impecablemente planchado, ustedes son lo que hay dentro de cada uno."

El valor de nuestras vidas no se establece por lo que hacemos ni por a quien conocemos sino por los que SOMOS.

Fuente: Motivalia

Biografía de Alonso Cano

Pintor, escultor y arquitecto español

Nació el 19 de marzo de 1601 en Granada, en el seno de una familia de artistas.

Sus primeros pasos artísticos como pintor transcurrieron en Sevilla, ciudad a la que llegó con trece años, ingresando dos años más tarde en el taller de Pacheco (1616). El 26 de enero de 1625 contrajo matrimonio con la viuda María de Figueroa, que falleció en 1627.

Su obra más importante es la serie de lienzos que realizó para la catedral de Granada sobre la Vida de la Virgen (1654). Como escultor se formó en el taller de Martínez Montañés, realizando numerosas esculturas de tema religioso en madera policromada. Hizo varias Inmaculadas, figuras del niño Jesús y santos, entre otras.

Diseñó la fachada de la catedral de Granada (1667). Casado con una niña de 12 años, María Magdalena de Uceda Pinto de León, parece ser que le causaba malos tratos. La muerte de ésta hizo que se le acusara de parricidio, aunque no se demostró.

Alonso Cano falleció en Granada el 3 de septiembre de 1667.



Biografía de Carl von Ossietzky

Periodista y pacifista alemán, galardonado con el Premio Nobel

Nació el 3 de octubre de 1889 en Hamburgo.

Miembro de la sociedad pacifista alemana fundada por el austriaco Alfred Hermann Fried. No obstante fue soldado en el ejército de su país durante la I Guerra Mundial.

Tras el conflicto organizó un amplio movimiento antimilitarista en su país. Además editó un periódico pacifista y denunció el rearme secreto que se estaba realizando en Alemania. Trabajó como subdirector del diario Volkszeitung en Berlín, y en 1927 pasó a dirigir el semanario izquierdista Weltbühne.

Acusado de revelar secretos militares en sus artículos fue condenado a 18 años de cárcel en 1931; Carl von Ossietzky fue liberado gracias a una amnistía concedida en 1932. Nuevamente encarcelado por su oposición al régimen nacionalsocialista, se le trasladó a un hospital cuatro años después, por haber contraído latuberculosis.

Su nombre fue propuesto para el Premio Nobel de la Paz por muchas personalidades, entre las que se encontraban Albert Einstein,Romain Rolland y Thomas Mann. Cuando le otorgaron el Premio Nobel de la Paz en 1935, Adolf Hitler tomó este galardón como una ofensa y prohibió que en adelante los ciudadanos alemanes aceptaran tal reconocimiento, mientras tanto, Ossietzky había sido encerrado en uncampo de concentración por orden de Hitler. Allí conoció la noticia de la distinción que jamás pudo recibir, porque en 1938 murió de tuberculosis en Berlín el 4 de mato de 1938.


Biografía de Alvin Toffler

Nació: 03 Octubre 1928

Es un escritor y futurista estadounidense. Doctor en Letras, Leyes y Ciencia. Se le conoce por sus debates sobre la revolución digital, la nueva forma de ver las comunicaciones y la peculiaridad tecnológica. Analizó los efectos de la sociedad y sus modificaciones. Sus obras más destacables son: La revolución de la riqueza, El cambio de poder, El shock del futuro y La tercera ola.

Afirma además que se necesita gente que cuiden de las personas de la tercera edad, y que sean probos. Seres humanos que laboren en los centros de salud. Personas que den buen fin a sus destrezas, no solo del conocimiento sino también emotivas.

Toffler explica en su libro La tercera ola, las nociones que abarcan todas las secuelas de la vida, de la sociedad, del comportamiento, etc; y que van de la mano de cada una de las culturas distinguidas.

Entre el conjunto de lo que llama “olas” explica: la primera ola es la renovación del agro, que se basa en el financiamiento que origina las secuelas de la cultura. Por su parte, la segunda ola trata sobre la revolución industrial, donde se destaca el protagonismo del que produce y del que consume. Resaltando la homogeneidad, lo especializado, el sincronismo, la convergencia, etc. Máxime los integradores que orientan y presentan lo mejor del proceso productivo.

Por último, la tercera ola es la sociedad posterior a lo industrial. Explica Toffler que a finales de los años 50, una gran parte de naciones han mostrado divergencia de lo que conceptúa la segunda ola, presentando una inclinación hacia la tercera ola. Además escribió vocablos para analizar este fenómeno y entre otras cosas nomina la Era de la información, ya mencionada por otros personajes vanguardistas.

También nos enfatiza en su manifiesto La revolución de la riqueza, que fue creada conjuntamente con su pareja Heidi Toffler, presentando un novedoso análisis sobre el mundo y las modificaciones globales que son inminentes.

Trata también sobre la riqueza que vemos y la que no vemos, lo cual permutará la manera de manejar el desarrollo de nuestras acciones y hará que se logre plasmar nuevas alternativas personales, profesionales, sociales, etc. Sin embargo, no termina sin antes advertir del peligro que vienen con ellos en su esencia