domingo, 21 de septiembre de 2014

Biografía de Virgilio

Poeta romano

Nació el 15 de octubre de 70 a.C. en una granja cercana a Mantua.

Con doce años se trasladó a Cremona para cursar sus primeros estudios, después partió a Milán y con 17 años a Roma para continuar su formación. Allí aprendió retórica y filosofía.

Tras la guerra civil entre Julio Cesar y Pompeyo se expropió la granja de su familia. Sus amigos lo presentaron a Octavio, quien estaba a punto de ser el emperador Augusto. Mecenas, principal ministro de Augusto, fue su mejor amigo. Gracias a su generosidad pudo consagrarse enteramente a la literatura.

Estudió a los poetas griegos. Siguiendo a Theocritus como modelo, escribió su "Égloga", poemas pastorales. Por sugerencia de Mecenas escribió un trabajo en el arte del cultivo y los encantos de vida campiña a los que llamó los "Georgicos". Un año después inicia su gran obra, la "Eneida". Tomó como héroe al troyano Eneas, supuestamente fundador de la nación Romana. Había consagrado más de diez años a este trabajo cuando en una visita a Grecia contrajo una fiebre fatal. En su lecho de muerte rogó que la "Eneida" se destruyera.

El poema, publicado después de su fallecimiento, en Brundisium, actual Brindisi, el 21 de septiembre de 19 a. C., ejerció una influencia tremenda en literatura. Dante lo veneró como maestro y lo representó como su guía en la "Divina Comedia". Chaucer, Spenser, Milton, y Tennyson también lo hicieron.


Obras

Las Bucólicas
La Eneida
Las Geórgicas
El Aetna
El Ciris
El Catalepton


Enedida

Libro II.

Enmudecieron todos, conteniendo
el habla, ansiosos de escuchar. Eneas
empieza entonces desde su alto estrado:
«Espantable dolor es el que mandas,
oh reina, renovar con esta historia
del ocaso de Ilión, de cómo el reino,
que es imposible recordar sin llanto,
el Griego derribó: ruina misérrima
que vi y en que arrostré parte tan grande.
¿Quién, Mirmidón o Dólope o soldado
del implacable Ulises, referirla
pudiera sin llorar? Y ya en la altura
la húmeda noche avanza, y las estrellas
lentas declinan convidando al sueño.
Mas si tanto interés tu amor te inspira
por saber nuestras lástimas, y en suma
lo que fue Troya en su hora postrimera,
aunque el solo recuerdo me estremece,
y esquiva el alma su dolor, empiezo.


Fuente: Buscabiografías