martes, 16 de septiembre de 2014

Las huellas doradas…

Martín había vivido gran parte de su vida con intensidad y gozo. De alguna manera su intuición lo había guiado cuando su inteligencia fallaba en mostrarle el mejor camino. Casi todo el tiempo se sentía en paz y feliz, ensombrecía su ánimo, algunas veces, esa sensación de estar demasiado en función de sí mismo.

Él había aprendido a hacerse cargo de sí y se amaba suficientemente como para intentar procurarse las mejores cosas. Sabía que hacía todo lo posible para cuidarse de no dañar a los demás, especialmente a aquellos de sus afectos. Quizás por eso le dolían tanto los señalamientos injustos, la envidia de los otros o las acusaciones de egoísta que recogía demasiado frecuentemente de boca de extraños y conocidos.

¿Alcanzaba para darle significado a su vida la búsqueda de su propio placer?

¿Soportaba él mismo definirse como un hedonista centrando su existencia en su satisfacción individual?

¿Cómo armonizar estos sentimientos de goce personal con sus concepciones éticas, con sus creencias religiosas, con todo lo que había aprendido de sus mayores?

¿Qué sentido tenía una vida que sólo se significaba a sí misma?

Ese día, más que otros, esos pensamientos lo abrumaron. Quizás debía irse. Partir. Dejar lo que tenía en manos de los otros. Repartir lo cosechado y dejarlo de legado para aunque sea en ausencia ser en los demás un buen recuerdo. En otro país, en otro pueblo, en otro lugar, con otra gente, podría empezar de nuevo. Una vida diferente, una vida de servicio a los demás, una vida solidaria. Debía tomarse el tiempo de reflexionar sobre su presente y sobre su futuro

Martín puso unas pocas cosas en su mochila y partió en dirección al monte. Le habían contado del silencio de la cima y de cómo la vista del valle fértil ayudaba a poner en orden los pensamientos de quien hasta allí llegaba. En el punto mas alto del monte giró para mirar su ciudad quizás por última vez. Atardecía y el poblado se veía hermoso desde allí.

Por un peso te alquilo el catalejo. Era la voz de un viejo que apareció desde la nada con un pequeño telescopio plegable entre sus manos y que ahora le ofrecía con una mano mientras con la otra tendida hacia arriba reclamaba su moneda.

Martín encontró en su bolsillo la moneda buscada y se la alcanzó al viejo que desplegó el catalejos y se lo alcanzó.

Después de un rato de mirar consiguió ubicar su barrio, la plaza y hasta la escuela frente a ella. Algo le llamó la atención. Un punto dorado brillaba intensamente en el patio del antiguo edificio. Martín separo sus ojos del lente, parpadeó algunas veces y volvió a mirar. El punto dorado seguía allí.

Qué raro – exclamó Martín sin darse cuenta de que hablaba en voz alta. ¿Qué es lo raro?, preguntó el viejo

El punto brillante, dijo Martín, ahí en el patio de la escuela, siguió, alcanzándole al viejo el telescopio para que viera lo que él veía. Son huellas, dijo el anciano.

¿Qué huellas?, preguntó Martín.

Te acordás de aquel día… debías tener siete años; tu amigo de la infancia, Javier, lloraba desconsolado en ese patio de la escuela. Su madre le había dado unas monedas para comprar un lápiz para el primer día de clases. Él había perdido el dinero y lloraba a mares, contestó el viejo. Y después de una pausa siguió, ¿Te acordás lo que hiciste?. Tenías un lápiz nuevito que estrenarías ese día. Te arrimaste al portón de entrada y cortaste el lápiz en dos partes iguales, sacaste punta a la mitad cortada y le diste el nuevo lápiz a Javier. No me acordaba, dijo Martín, Pero eso ¿qué tiene que ver con el punto brillante?. Javier nunca olvidó ese gesto y ese recuerdo se volvió importante en su vida. ¿Y?. Hay acciones en la vida de uno que dejan huellas en la vida de otros, explicó el viejo, las acciones que contribuyen al desarrollo de los demás quedan marcadas como huellas doradas…

Volvió a mirar por el telescopio y vio otro punto brillante en la vereda a la salida del colegio. Ese es el día que saliste a defender a Pancho, ¿te acordás?. Volviste a casa con un ojo morado y un bolsillo del guardapolvo arrancado. Martín miraba la ciudad. Ese que está ahí en el centro, siguió el viejo, es el trabajo que le conseguiste a Don Pedro cuando lo despidieron de la fábrica… y el otro, el de la derecha, es la huella de aquella vez que juntaste el dinero que hacía falta para la operación del hijo de Ramírez… las huellas esas que salen a la izquierda son de cuando volviste del viaje porque la madre de tu amigo Juan había muerto y quisiste estar con él.

Martín apartó la vista del telescopio y sin necesidad de él empezó a ver cómo, miles de puntos dorados aparecían desparramados por toda la ciudad. Al terminar de ocultarse el sol, el pueblo parecía iluminado por sus huellas doradas.

Jorge Bucay

Biografía de María Callas

Soprano de ópera estadounidense de origen griego

Nació el 2 de diciembre de 1923 en Nueva York, hija de emigrantes griegos. Sus padres vieron en el enorme talento musical de su hija, entonces feúcha, miope y más bien gordita, la puerta de escape a la miseria familiar. Debido a las dificultades económicas de su familia, se volvió a Grecia con su madre en 1937.

Se inscribió en el Conservatorio de Atenas estudiando con Elvira da Hidalgo, una renombrada soprano además de una excelente profesora. María Callas hizo su debut en 1941 con la obra Tosca de Giacomo Puccini en la Ópera de Atenas. Estuvo cantando en Atenas durante varios años antes de realizar su debut italiano con La Gioconda de Ponchielli en Verona en el año 1947. Esta producción de La Gioconda estuvo dirigida por Tullio Serafin, quien se convirtió en su mentor musical. De adolescente rozó los 100 Kg. y se transformó en una mujer de 69 y ciento setenta centímetros de altura cuando su voz y su genio alcanzaban su cima. Los inicios de su carrera fueron interpretando papeles dramáticos como Isolda, Brünnhilde y Aida.

En 1949 se casó con el industrial italiano Giovanni Battista Meneghini, 30 años mayor que ella, que se iba a transformar no sólo en su esposo sino también en su manager, protector, financista y dietólogo. Estuvieron diez años casados. En 1959, María Callas conoció al naviero griego Aristóteles Onassis, por el que abandona a su marido Giovanni Meneghini.

Desde 1949, animada por Tullio Serafín se decantó por la coloratura de papeles que pertenecen al bel canto; entre ellos Norma, Lucia di Lammermoor y varios personajes de óperas italianas olvidadas durante mucho tiempo. Reconocida especialmente por el color especial de su voz, su presencia dramática y su musicalidad, cantó sobre todo en La Scala de Milán, en las óperas de Roma y París, el Covent Garden de Londres y elMetropolitan Opera House de Nueva York.

En 1965, realizó su última representación operística con Tosca en el Covent Garden de Londres. En ese momento tenía 41 años. Tres años más tarde, Aristóteles Onassis dejó a Maria Callas por Jacqueline Kennedy. Durante la última década de su vida, vivió prácticamente recluida en París.

Realizó pequeñas apariciones con di Stefano e impartió una serie de clases maestras en el Juilliard School de Nueva York entre los años 1971 y 1972.

Una anécdota cuenta que siendo miope no toleraba las lentillas y tampoco quería salir a escena con gafas, así que actuó sin ver muy bien lo que le rodeaba. Se cuenta que una noche de invierno, en la Scala de Milán, cantó ante un público integrado mayoritariamente por partidarios acérrimos de la otra gran soprano del momento, Renata Tebaldi. Al término de la representación, éstos bombardearon el escenario con toda suerte de frutas y hortalizas. La Callas no se dio cuenta de nada... hasta que se agachó para recoger un manojo de puerros. Sonriente, digna, sin perder su sangre fría, la diva se irguió con su ramo horto-frutícola entre los brazos, pidió silencio a la sala, y preguntó: "¿Dónde consiguen unas verduras tan frescas en invierno?".

En su libro María Callas, la tigresa y el cordero, David Bret sostiene que la diva tenía la obsesión de seducir y "rescatar" homosexuales. Así intentó en vano enamorar a Leonard Bernstein, Luchino Visconti, Franco Zeffirelli y Pier Paolo Pasolini, convencida, según Bret, de que ningún homosexual podría resistir su amor.

María Callas falleció el 16 de septiembre de 1977 de un ataque al corazón en su piso parisino. En 1979, sus cenizas fueron esparcidas en el mar Egeo.


Biografía de Victor Jara

Cantante chileno

Nació el 28 de septiembre de 1932 en San Ignacio, en el seno de una familia de campesinos. Manuel y Amanda fueron sus progenitores. Hijo de un alcohólico, su madre se hizo cargo de su crianza y la de sus hermanos. Ella le enseñó a tocar la guitarra y también muchas canciones chilenas. Se crío en Lonquén, localidad cercana a la capital y pasó su juventud en Santiago, en la Población Nogales.

Cuando su madre falleció, ingresó en el Seminario Redentorista de San Bernardo, donde pasó algo más de un año. En 1953, a los 21 años, integra el Coro de la Universidad de Chile; participa en el primer montaje de "Carmina Burana" e inicia su trabajo de recopilación e investigación folklórica. Tres años después, comenzó a formar parte de la Compañía de Mimos de Noisvander.

Entre 1956 y 1962 estudia Actuación y, posteriormente, Dirección en la Escuela de Teatro de la Universidad de Chile. Participa, como alumno, en diversas producciones de la Compañía del Instituto de Teatro de la misma Universidad, Ituch. En 1957, se integra al conjunto de Cantos y Danzas Folklóricas "Cuncumén", creado a raíz de unos cursos de temporada dictados por Margot Loyola. Tiene, también, sus primeros contactos con Violeta Parra, quien lo incita a seguir cantando.

A la edad de 27 años, tiene su primera experiencia en Dirección Teatral: dirige "Parecido a la Felicidad" deAlejandro Siveking. Viaja con la obra por Argentina, Uruguay, Venezuela y Cuba. En este mismo año graba para el sello Emi-Odeón, cantando como solista del "Cuncumén", dos villancicos que le fueran entregados por Violeta Parra. En 1960 asiste en la Dirección a Pedro de la Barra en el montaje de "La Viuda de Apablaza" de Germán Luco Cruchaga, para el Ituch. Posteriormente, dirige "La Mandrágora" de Maquiavelo. En 1961 y en calidad de Director Artístico del conjunto, viaja con el "Cuncumén" por Holanda, Francia, Unión Soviética, Checoeslovaquia, Polonia, Rumania y Bulgaria.

Compone "Paloma Quiero Contarte", canción que marca el inicio de su trabajo de creación musical y poética. Además es Asistente de Dirección de Agustín Siré en el montaje de "La Madre de los Conejos" de Alejandro Sieveking. En 1962 dirige "Animas de Día Claro" de Alejandro Sieveking para la compañía del Ituch.

Graba "Paloma Quiero Contarte" y "La Canción del Minero", contenidas en el Lp "Folklore Chileno" del grupo "Cuncumén" para el sello Emi-Odeón. Entre 1963 y 1968 se desempeña como Director de la Academia de Folklore de la Casa de la Cultura de Ñuñoa. Entre 1963 y 1970 forma parte, también, del equipo estable de Directores del Instituto del Teatro de la Universidad de Chile, Ituch. En el año 1963 es asistente de dirección de Atahualpa del Cioppo en el montaje de "El Círculo de Tiza" de Bertolt Brecht, para el Ituch. El mismo año dirige: "Los Invasores" de Egon Wolf, para el Ituch: "Parecido a la Felicidad" de Alejandro Sieveking, para Canal 9 de Televisión de la Universidad de Chile; y "Dúo" de Raúl Ruiz, para la Compañía de Los Cuatro.

Trabaja como profesor de Actuación entre 1964 y 1967 en la Escuela de Teatro de la Universidad de Chile. Ese mismo año vuelve a montar "Animas de Día Claro" de Alejandro Sieveking con el Ituch y la lleva de gira por la Argentina, Uruguay y Paraguay. Un año después compone la música y dirige la obra "La Remolienda" de Alejandro Sieveking, para el Ituch. Dirige el montaje de "La Maña" de Ann Jellicoe, para el Ictus. Recibe el premio "Laurel de Oro" como mejor Director del año por el montaje de las dos obras señaladas y el premio de "La Crítica" del Círculo de Periodistas a "La mejor Dirección del Año", otorgado por el montaje de "La Maña".

Entre 1966 y 1969 es Director Artístico del conjunto Quilapayún, y entre 1966 y 1970, actúa como solista en "La Peña de los Parra". En el año 1966: dirige "La Casa Vieja" de Abelardo Estorino, para el Ituch; Asiste en la Dirección a William Oliver en el montaje de la obra "Marat Sade" de Peter Weiss, también para el Ituch; vuelve a montar y dirigir

En 1966 grabo su primer LP "La Remolienda" de Alejandro Sieveking, esta vez, para Canal 9 de Televisión de la Universidad de Chile. 1966 es además el año de la aparición de su primer Lp como solista. Lo edita el sello "Arena" con el título "Víctor Jara". Un año después, es el sello Emi-Odeón el que edita el Lp "Víctor Jara" y "Canciones Folklóricas de América", junto a Quilapayún. En el ámbito teatral, monta nuevamente "La Remolienda". Es invitado a Inglaterra, en su calidad de Director Teatral, por el Consejo Británico. Le otorgan el premio de "La Crítica" por su dirección en la obra "Entretenimiento a Mr. Sloane" y el Disco de Plata del Sello Emi-Odeón. En 1969 lleva a cabo el montaje de la obra "Viet-rock" de Megan Terry, para el Ituch; y "Antígonas" de Sófocles para la Compañía de la Escuela de Teatro de la Universidad Católica. Profesor invitado en dicha Escuela de Teatro.

Logra el Primer Premio en el "Primer Festival de la Nueva Canción Chilena" con el tema "Plegaria a un Labrador". Le invitan a viajar a Helsinki para cantar en un Mitin Mundial de Jóvenes por Vietnam que se realiza en la capital de Finlandia. El sello Dicap edita su Lp "Pongo en tus Manos Abiertas". En los años 1972 y 1973, compone la música de continuidad para Televisión Nacional de Chile.

En el transcurso de 1972 investiga y recopila testimonios en la población "Hermida de La Victoria" los que forman parte de su Lp "La Población" para el sello Dicap. Dirige el homenaje a Pablo Neruda, en el Estadio Nacional, al regreso del poeta a Chile tras recibir el Premio Nobel.

Toma parte, en 1973, de la campaña electoral parlamentaria, realizando conciertos en favor de los candidatos de la Unidad Popular. Dirige y participa como cantante en un ciclo de programas de televisión en contra de la Guerra Civil y Fascismo, acogiendo el llamado hecho, en ese sentido, por Pablo Neruda. Realiza un gira de conciertos en Perú, patrocinado por el Instituto Nacional de Cultura de Lima. Trabaja en la grabación de sus últimas composiciones para 2 Lps que no alcanzaron a ser editados. Graba el Lp "Canto por Travesura", recopilación del folklore picaresco de Chile, que no alcanzó a salir a la venta.

El 11 de septiembre de 1973 Jara parte hacia la Universidad Técnica del Estado, su lugar de trabajo, donde cantaría en la inauguración de una exposición, desde la cual se dirigiría al país el presidente Allende. Los militares rodean el recinto universitario ingresando en él el día siguiente, tomando detenidos a todos los profesores y alumnos que se encontraban en su interior.

Víctor Jara es llevado al Estadio Chile y torturado. Muere acribillado el 13 o 14 de septiembre. Su cuerpo es encontrado en la morgue como NN.

(Nota: Se dice que los militares separaron los manos de Victor Jara, pero el libro de Joan Jara dice que cuando ella encontró el cuerpo de su marido, sus muñecas estaban rotas.)

En 2001, más de 35.000 personas asistieron al concierto de homenaje que un grupo de artistas ofreció en el Estadio Nacional con motivo de cumplirse 69 años del nacimiento del cantautor. Los grupos Inti Illimani, Illapu y Gondwana, y el cantante Joe Vasconcellos dieron vida a la presentación, que se denominó 'Con Víctor Jara siempre'.

En junio de 2009 se exhumaron por orden judicial sus restos mortales para determinar las causas de su muerte. El 27 de noviembre de ese mismo año la Fundación Víctor Jara hizo público los resultados indicando que Víctor Jara murió a consecuencia de «múltiples fracturas por heridas de bala que provocaron un shock hemorrágico en un contexto de tipo homicida» y que fue golpeado y torturado destacándose más de 30 lesiones óseas producto de fracturas provocadas por heridas de proyectil y otras provocadas por objetos contundentes, diferentes a las heridas de bala.

Discografía:

Victor Jara (Arena)

El arado
El cigarrito
La flor que anda de mano en mano
Deja la vida volar
La luna siempre es muy linda
Ojitos verdes
La cocinerita
Paloma quiero contarte
¿Que saco rogar al cielo?
No pudes volver atras
El carretero
Ja jai

Victor Jara (Odeon) (1967)

El aparecido
El lazo
Que alegres son las obreras
Despedimiento del angelito
Solo
En algun lugar del puerto
Asi como hoy matan negros
El amor es un camino que de repente aparece
Casi casi
Cancion de cuna para un niño vago
Romance del enamorado y la muerte
Ay mi palomita

Canciones Folcloricas de America (Odeon)

Hush-a-bye
Bailecito
Paloma del palomar
Drume negrito
El llanto de mi madre
El carrero
Mare mare
Noche de rosas
Tres bailecitos
Gira gira girasol
Peon cito de madiocal
El tururururu
Coneji

Pongo en tus manos abiertas (Jota Jota)

A Luis Emilio Recabarren
A desalambrar
Duerme, duerme, negrito
Juan sin tierra
Preguntas por Puerto Montt
Movil Oil Special
Camilo Torres
El martillo
Te recuerdo Amanda
Zamba del Che
Ya parte el galgo terrible
A Cochabamba me voy

Canto libre (Emi-Odeon)

Inga
Cancion al arbol del olvido
La pala
Lamento borincano
Ventolera
El tinku
Angelita Huenuman
Corrido de Pancho Villa
Caminando, caminando
¿Quien mato a Carmencita?
Canto libre

El derecho de vivir en paz (Dicap)

El derecho de vivir en paz
Abre la ventana
La partida
El niño yuntero
Vamos por ancho camino
A la molina no voy mas
A Cuba
Las casitas del barrio alto
El alma llena de banderas
Ni chicha ni limona
Plegaria a un labrador
B.R.P.

La poblacion (Dicap) (1972)

Lo unico que tengo
En el rio Mapocho
Luchin
La toma
La carpa de las coliguillas
El hombre es un creador
Herminda de la Victoria
Sacando pecho y sombrero
Marcha de los pobladores

Canto por travesura (Dicap) (1973)

Brindis
La palmatoria
Vengan a mi casamiento
La fonda
La edad de la mujer
la cafetera
La diuca
Iba yo para una fiesta
Por un pito ruin
La beata
Adivinanzas
El chincolito

TE RECUERDO, AMANDA

Te recuerdo, Amanda,
la calle mojada
corriendo a la fábrica
donde trabajaba Manuel.
La sonrisa ancha,
la lluvia en el pelo,
no importaba nada,
ibas a encontrarte con él,
con él, con él,
con él, con él.
Son cinco minutos,
la vida es eterna
en cinco minutos.
Suenan las sirenas,
de vuelta al trabajo,
y tu caminando
lo iluminas todo.
Los cinco minutos
te hacen florecer.
Te recuerdo, Amanda,
la calle mojada
corriendo a la fábrica
donde trabajaba Manuel.
La sonrisa ancha,
la lluvia en el pelo,
no importaba nada,
ibas a encontrarte con él,
con él, con él,
que partió a la sierra,
que nunca hizo nada,
que partió a la sierra,
y en cinco minutos
quedó destrozado.
Suena la sirena,
de vuelta al trabajo.
Muchos no volvieron.
Tampoco Manuel.
Te recuerdo, Amanda ...



Biografía de Emilia Pardo Bazán

Escritora española

"Este sistema educativo, donde predominan las medias tintas, y donde se evita como un sacrilegio el ahondar y el consolidar, da el resultado inevitable; limita a la mujer, la estrecha y reduce, haciéndola más pequeña aún que el tamaño natural, y manteniéndola en perpetua infancia. Tiene un carácter puramente externo; es, citando más, una educación de cascarilla; y si puede infundir pretensiones y conatos de conocimientos, no alcanza a estimular debidamente la actividad cerebral."
Emilia Pardo Bazán


Nació el 16 de septiembre de 1851 en La Coruña. Hija de los condes de Pardo Bazán, título que heredó en el año 1890. Poco después de su nacimiento la familia se mudó a una casa en un barrio aristocrático en la Calle de las Tabernas.

En su adolescencia escribió algunos versos y los publicó en el Almanaque de Soto Freire.

En 1868 contrae matrimonio con José Quiroga y se trasladan a Madrid desde donde realizan viajes a Francia, Italia, Suiza, Austria e Inglaterra; sus experiencias e impresiones las reflejó en libros como Al pie de la torre Eiffel (1889), Por Francia y por Alemania (1889) o Por la Europa católica (1905).

En 1876 doña Emilia edita su primer libro, Estudio crítico de Feijoo, y una colección de poemas, Jaime, con motivo del nacimiento de su primer hijo. Su primera novela, Pascual López se publica el año en que nace su hija Blanca, en 1879. Viaje de novios (1881), la primera novela naturalista española se edita el año en que nació su tercera y última hija, Carmen.

De 1831 a 1893 edita la revista Nuevo Teatro Crítico y en 1896 conoce a Émile Zola, Alphonse Daudety los hermanos Goncourt. Además tuvo una importante actividad política pues fue consejera de Instrucción Pública y activista feminista.

Desde 1916 hasta su muerte en Madrid el 12 de mayo de 1921, fue profesora de Literaturas románicas en la Universidad de Madrid, cátedra que se creó para ella.


Obras seleccionadas

-1881: Jaime (poema)
-1876: Estudio crítico de las obras del padre Feijoo
-1879: Pascual López
-1881: Un viaje de novios
-1882: SanFrancisco de Asís
La tribuna
La cuestión palpitante
-1885: El Cisne de Vilamorta
La dama joven
-1886: Los pazos de Ulloa
-1887: La madre Naturaleza
La revolución y la novela en Rusia
-1888: La romería
De mi tierra
-1889: Insolación
Morriña
Al pie de la torre Eiffel
-1890: Una cristiana
La prueba
-1891: Biblioteca de la mujer
La piedra angular
-1891-92: Nuevo Teatro Crítico
-1892: Polémicas y estudios literarios
Cuentos de Marineda
-1894: Cuentos nuevos
Adán y Eva. Doña Milagros
-1895: Los poetas épicos cristianos.
Arco iris (cuentos)
Por la España pintoresca
-1896: Adán y Eva. Memorias de un solterón
-1897: El tesoro de Gastón
-1898: El saludo de las brujas
Cuentos de amor
-1899: Cuentos sacroprofanos
-1900: Un destripador de antaño
Cuarenta días en la Exposición
-1901: En tranvía
-1902: De siglo a siglo
Cuentos de Navidad y de Reyes
Por la Europa católica
-1903: Misterio
-1905: La Quimera
-1906: Novelas ejemplares
Lecciones de literatura
-1907: La mujer española
El fondo del alma
-1908: La sirena negra
Retratos y apuntes literarios
-1909: Teatro
Sudexprés
-1910: La literatura francesa moderna
-1911: ¡Dulce sueño!
-1912: Belcebú
Cuentos trágicos
-1913: La cocina española antigua
-1914: Hernán Cortés y sus hazañas
-1917: Porvenir de la literatura después de la guerra
-1921: El árbol rosa (su último cuento)


Biografía de Albert Szent-Györgyi

Bioquímico y premio Nobel estadounidense

Nació el 16 de septiembre de 1893 en Budapest.

Cursó estudios en las universidades de Budapest y Cambridge. Trabajó en las facultades de medicina de la Universidad de Szeged y de Budapest. Interrumpió su formación para incorporarse a filas durante la I Guerra Mundial, y una vez finaliza la contienda estudió en las universidades de Berlín y de Hamburgo las especialidades de Electrofisiología y Química.

En el año 1947 emigró a Estados Unidos donde fue director de investigaciones del Instituto de Investigación Muscular de los Laboratorios de Biología Marina en Woods Hole, Massachusetts.

Sus investigaciones sobre las numerosas transformaciones que acontecen dentro de los organismos celulares le condujeron a aislar diversas sustancias que, hasta ese momento, eran totalmente desconocidas, como un gran número de vitaminas. En 1937 fue galardonado con el Premio Nobel de Fisiología y Medicina por sus descubrimientos sobre el ácido ascórbico (vitamina C), que extrajo del pimentón, y por sus investigaciones sobre laactina, una proteína muscular.

Además de descubrir la vitamina aportó conocimientos muy importantes sobre los procesos de combustión biológicos, especialmente en relación al ácido ascórbico y la catálisis del ácido fumárico. También realizó estudios bioquímicos sobre el movimiento muscular y fue el primero que obtuvo contracciones musculares artificiales en un laboratorio mezclando dos proteínas estructurales.

Albert Szent Gyorgyi falleció el 22 de octubre de 1986 en Woods Hole, Massachusetts.