jueves, 11 de septiembre de 2014

El Amor… ¡Alcánzalo!

El amor es la unión, el encuentro orgásmico de la muerte y la vida. Si no has conocido el amor, te lo has perdido. Naciste, viviste y moriste, pero perdiste la oportunidad. Te has equivocado tremendamente, totalmente, absolutamente, has perdido el intervalo entre las dos notas. Ese intervalo es el pináculo más alto, la experiencia suprema.
Para alcanzarlo, hay cuatro pasos que debes recordar.

El primero: estar aquí y ahora, porque el amor sólo es posible en el “aquí-ahora”. No puedes amar en el pasado. Muchas personas viven simplemente de recuerdos, amaron en el pasado. Y hay otros que aman en el futuro; eso tampoco se puede hacer. Estas son formas de evitar al amor. El pasado y el futuro son las formas de evitar al amor. De modo que amas en el pasado o amas en el futuro y el amor es sólo posible en el presente porque sólo en este momento la vida y la muerte se encuentran… en el oscuro intervalo que está dentro de ti. Ese intervalo oscuro está siempre en el presente, siempre en el presente, siempre en el presente. Nunca es pasado y nunca es futuro. Si piensas demasiado—y pensar es siempre o del pasado, o del futuro—tus energías se separarán de tus sentimientos. Sentir es estar aquí-ahora. Si tus energías se mueven en función del pensar, entonces no tendrás suficientes energías para adentrarte en los sentimientos y el amor no será posible. Así que el primer paso es estar aquí-ahora. El futuro y el pasado traen pensamientos y el pensar destruye el sentir.

El segundo paso hacia el amor es: aprende a transformar tus venenos en miel…
Mucha gente ama, pero su amor está muy contaminado con venenos, con odio, celos, furia, posesividad. Mil y un venenos asedian tu amor. El amor es algo delicado. Detente a pensar en la ira, en el odio, en la posesividad, en los celos. ¿Cómo puede el amor sobrevivir?

En primer lugar las personas utilizan demasiado la cabeza y olvidan el corazón. Son la mayoría. Una minoría, todavía vive un poco en el corazón, pero esa minoría también está equivocada, su pequeña luz de amor está rodeada por celos, odio, ira y mil y un venenos. Así, todo el viaje se vuelve amargo. El amor es la escalera entre el cielo y el infierno, pero la escalera siempre tiene dos caminos: puedes subir o bajar. Si existen venenos, la escalera te llevará hacia abajo. Entrarás en el infierno y no en el cielo. Y en vez de alcanzar una melodía tu vida será un estruendo nauseabundo, contradictorio, como el ruido del tráfico. Un ruido enloquecedor, una multitud ruidosa, sin armonía. Permanecerás al borde de la locura. Por lo tanto lo segundo a recordar es: aprende a transformar tus venenos en miel.

¿Cómo serán transformados? Hay un proceso simple. De hecho no es correcto llamarlo transformación porque no tienes que hacer nada, sólo necesitas paciencia. Te estoy revelando uno de los mayores secretos. Inténtalo: cuando sientas rabia, no hagas nada, sólo siéntate en silencio y observa. No estés ni a favor, ni en contra. No cooperes con ella, no la reprimas. Sólo obsérvala, ten paciencia, mira lo que sucede… déjala surgir. Recuerda una cosa: nunca hagas nada cuando el veneno se apodere de tu estado de ánimo, simplemente espera. Cuando el veneno empiece a cambiar…

Haz algo cuando estés en un momento negativo y formarás parte de una cadena interminable. Cuando estás negativo y actúas, el otro se vuelve negativo, el otro está dispuesto a hacer algo. La negatividad genera más negatividad. La negatividad provoca más negatividad, la furia crea más furia, la hostilidad crea más hostilidad y las cosas siguen y siguen y siguen. La gente ha estado luchando entre sí, durante vidas enteras. ¡Y aún continúan!

Espera. Cuando estás furioso, éste es el momento de meditar; no desperdicies ese momento. La ira está creando tanta energía en ti… que puede destruirlo todo. Pero la energía es neutral; la misma energía que puede destruir, puede ser creativa. Detente. La misma energía que puede destrozarlo todo, puede ser una lluvia de vida. Sólo espera. Si esperas y haces las cosas sin prisa, un día te sorprenderás al ver el cambio interno. Estabas lleno de ira y la ira iba aumentando y aumentando hasta que llegaste a un clímax… y entonces el curso de las cosas empezó a cambiar. Y puedes ver que está cambiando y la furia va desapareciendo y la energía liberándose. Entonces estarás en un estado de ánimo positivo: el ánimo creativo. Ahora puedes hacer algo. Hazlo ahora. Espera siempre el momento positivo.

Y no estoy hablando de represión, no estoy diciendo que suprimas lo negativo. Lo que digo es que observes lo negativo. Recuerda la diferencia, existe una tremenda diferencia. No digo que te estanques en lo negativo, que te olvides de lo negativo, que hagas algo en contra de ello, no. No estoy diciendo eso. No digo que sonrías cuando estás furioso, no. Esa sonrisa será falsa, fea, fingida. No sonrías cuando estés furioso. Enciérrate en tu cuarto, coloca un espejo frente a ti y mira tu rostro lleno de rabia. No hay necesidad de mostrárselo a nadie. Es cosa tuya, es tu energía, tu vida y debes esperar el momento oportuno. Sigue mirándote al espejo, mira tu cara enrojecida, los ojos rojos, al asesino en ti. ¿Has pensado alguna vez que cada uno lleva un homicida en su interior? Tú también llevas uno. No creas que el asesino está en otra parte, ni creas que el que comete el asesinato es otro. No, todos tienen la posibilidad de asesinar. Llevas el instinto suicida en ti.
Mírate en el espejo; esos son tus diferentes estados, debes familiarizarte con ellos. Conocerse a uno mismo forma parte del crecimiento. Verás que la ira no permanecerá para siempre, o ¿sí podrá? No lo has intentado; ¡Inténtalo! No puede permanecer para siempre. Si no haces nada, ¿qué sucederá? ¿Podría la ira quedar suspendida por siempre y para siempre? Nada permanece para siempre. La felicidad viene y se va, la infelicidad viene y se va. ¿Entiendes esta simple ley? Todo cambia, nada permanece. Así que, ¿por qué tener prisa? La rabia ha llegado. Se irá. Sólo espera, ten un poco de paciencia. Mira en el espejo y espera. Déjala correr, deja que tu rostro se vuelva feo y homicida, pero espera y observa. No reprimas la rabia y no actúes bajo su influencia y pronto verás que tu rostro se suavizará, tus ojos se calmarán; la energía cambia, lo masculino se convierte en femenino… y pronto estarás radiante. La misma rojez que era rabia ahora ha adquirido un cierto resplandor, una belleza en tu rostro, en tus ojos. Ahora puedes salir, el momento de actuar ha llegado. Actúa cuando estés positivo. No fuerces a la positividad, deja que llegue a su tiempo. Este es el secreto. Cuando digo: “Aprende a transformar tus venenos en miel” , eso es lo que quiero decir.

Y tercero: comparte. Cuando tengas algo negativo, guárdalo para ti. Cuando tengas algo positivo, compártelo. La gente, comúnmente, comparte sus negatividades, no comparte sus experiencias positivas. La Humanidad es simplemente estúpida. Cuando están contentos no comparten, son avaros. Cuando se sienten infelices, son muy pródigos. Entonces están mucho más dispuestos a compartir. Cuando la gente sonríe, sonríe muy moderadamente, sin llegar muy lejos, pero cuando están furiosos, lo están totalmente. El tercer paso es compartir la positividad. Esto hará que tu amor fluya como un río y hará que surja de tu corazón. El dilema de tu corazón empezará a cambiar cuando compartas. Cuanto más compartas, más surgirá de tu interior. Es infinito; más brotará. Saca agua del pozo y más agua fresca fluirá hacia él. Deja de sacar agua, cierra el pozo, sé un miserable y cesará de manar. Poco a poco las fuentes morirán, se bloquearán y el agua que está en el pozo se corromperá, se volverá rancia y sucia. El agua que corre es fresca… el amor que fluye es fresco.

Así que el tercer paso hacia el amor es compartir tus cosas positivas, compartir tu vida, compartir todo lo que tengas. Todo lo bello que tengas, no lo escondas. Comparte tu sabiduría, comparte tu oración, tu amor, tu felicidad, tu gozo; comparte. Sí, si no encuentras a nadie, comparte con los perros, pero comparte. Con las rocas, pero comparte. Cuando tengas perlas, espárcelas. No te preocupes si las das a los puercos o a los santos. Lo que importa es dar. El compartir es una de las virtudes más espirituales, una de las más grandes.

Y la cuarta: no seas “alguien”. Una vez que comienzas a pensar que eres alguien, te estancas. Entonces el amor no fluye. El amor sólo fluye de alguien que no es nadie. El amor mora sólo en la nada.
Cuando estás vacío, hay amor.
Cuando estás lleno de ego, el amor desaparece.
El amor y el ego no pueden converger.
El amor puede existir con Dios y no con el ego, porque el amor y Dios son sinónimos. Es imposible que el amor y el ego estén juntos.

Osho

Biografía de Pierre de Ronsard

Poeta francés

Nació el 11 de septiembre de 1524 en el castillo de La Possonière cerca de Vendôme.

Fue paje real y escudero. En 1535 reside en Escocia y en Inglaterra. En el año 1544 se trasladó a París, donde cursó estudios con el clasicista francés Jean Dorat en la escuela de Coqueret. Él y otros poetas entre los que se encontraba Joachim du Bellay, formaron el grupo conocido como la Pléyade, con el objetivo de revitalizar la lengua y la literatura francesas.

Publicó las Odas (1550, 1552), poemas inspirados en el poeta Píndaro y Horacio. En 1552 escribe Los amores de Casandra, colección de sonetos amorosos. Publicó después Continuación de los amores en el año 1555 e Himnos en 1556. Su epopeya La Franciade (1572), sobre los orígenes de la nación francesa, quedó inconclusa.

En 1570 conoce a Hélène de Surgères que le inspirará los "Sonetos para Hélène". La última edición de sus Obras completas será publicada en 1584.

Pierre de Ronsard falleció en su priorato de Saint-Cosme el 27 de diciembre de 1585.


Obras

Odas (1551–1552)
Los amores de Casandra (1552)
El soto real (1554)
Los himnos (1556)
Poemas (1560–1573)
La francíada (1572)
Discurso sobre las actuales miserias (1560)


Cuando pasen los años

Cuando pasen los años, y ya anciana y canosa
te sientes ante el fuego a devanar e hilar,
dirás muy conmovida mis versos al cantar:
Ronsard me celebraba cuando aún era hermosa.

Ya no tendrás a nadie para escuchar tal cosa
cerca de tus labores, a medio dormitar,
que al oírte mi nombre comience a despertar
y alabe el nombre tuyo con una unción dichosa.

Yo ya estaré durmiendo mi sueño soterrado
a la sombra de un mirto cariñoso y callado,
y tú, triste, en tu hogar, solitaria, encogida,

llorarás la memoria de tu alivio desdén.
No esperes el mañana para gozar del bien;
recoge desde ahora las rosas de la vida.



Biografía de David Herbert Lawrence

Escritor inglés

Nació el 11 de septiembre de 1885 en Eastwood (Nottinghamshire). Hijo de un minero y una maestra de escuela. La disparidad en el rango social de sus padres fue un motivo recurrente en sus obras.

En 1908 finalizó sus estudios en la Universidad de Nottingham y publicó sus primeros poemas en la revista English Review un año después. Su primera novela, El pavo real blanco, apareció en 1911 gracias a la ayuda de su amigo Ford Madox Ford. Hijos y amantes (1913), en gran parte autobiográfica, es la más significativa de sus primeras novelas y aborda la vida en un pueblo minero.

En 1912 escapó junto Frieda Weekley, una aristócrata alemana (hermana del aviador alemán Freiherr Manfred von Richthofen) que estaba casada con su profesor y con la que contrajo matrimonio dos años después, cuando ella consiguió el divorcio. Su intensa, tormentosa y nómada vida en común, le proporcionó material para muchas de sus novelas, como El arco iris (1915) y Mujeres enamoradas (1921). El arco iris fue prohibida oficialmente por obscenidad. En este periodo también escribió dos libros de poesía, Poemas de amor y otros poemas (1913) y ¡Mira! Hemos cruzado hasta aquí (1917).

Durante la I Guerra Mundial vivió agobiado en Inglaterra a causa del origen alemán de su mujer y su propia oposición a la guerra. La tuberculosis se añadió a sus problemas, y en 1919 empezó un periodo de vagabundeo sin descanso en busca de un clima más benigno. Gracias a los viajes que realizó, pudo captar los ambientes de varios libros: la región italiana de Abruzzi en La mujer perdida (1920), Cerdeña en El mar y Cerdeña (1921) y Australia en Canguro (1923). Durante sus estancias en México y Taos, Nuevo México (1923-1925), escribió La serpiente emplumada (1926), novela que refleja su fascinación por la civilización azteca.

A partir de 1926 residió en Italia, donde escribió y reescribió su novela más famosa, El amante de lady Chatterley (1928), que trata de las relaciones sexuales entre una mujer y el guardabosques de su esposo, miembro de la nobleza. Lawrence escribía a ratos y muchas páginas del manuscrito se vieron manchadas por la sangre que escupía. A la hora de transcribirlo, una mecanógrafa se rehusó a seguir copiando "semejantes porquerías" y ningún editor quiso publicarlo hasta que en Italia se consiguió que un impresor lo editara. En 1932 se publicó una versión expurgada.

D.H. Lawrence falleció el 2 de marzo de 1930, en un sanatorio de Vence, en la Provenza francesa.


Obras

Novelas

The White Peacock (1911)
The Trespasser (1912)
Sons and Lovers (1913)
The Rainbow (1915)
Women in Love (1920)
The Lost Girl (1920)
Aaron's Rod (1922)
Kangaroo (1923)
The Boy in the Bush (1924)
The Plumed Serpent (1926)
Lady Chatterley's Lover (1928)
The Escaped Cock (1929)
The Virgin and the Gypsy (1930)

Relatos

The Prussian Officer and Other Stories (1914)
England, My England and Other Stories (1922)
The Horse Dealer's Daughter (1922)
The Fox, The Captain's Doll, The Ladybird (1923)
St Mawr and other stories (1925)
The Woman who Rode Away and other stories (1928)
The Rocking-Horse Winner (1926)
The Virgin and the Gipsy and Other Stories (1930)
Love Among the Haystacks and other stories (1930)


Biografía de Domingo Faustino Sarmiento

Político y escritor argentino

Nació el 14 de febrero de 1811 en San Juan, Provincias Unidas del Río de la Plata. Hijo de José Clemente Sarmiento y Paula Albarracín.

Tuvo una formación autodidacta. Durante la Guerra Civil que asoló a las Provincias Unidas del Río de la Plata a finales de la década de 1820, combatió en el bando liberal, y cuando Juan Manuel de Rosas estableció su dictadura en 1835, partió como exiliado a Chile. En este país trabajó como periodista y profesor, y fue allí donde publicó Facundo, civilización y barbarie (1845), contra el régimen de Rosas que se convirtió en un clásico de la literatura argentina.

En 1842 comenzó a ejercer como director de la importante Escuela Normal de Preceptores en Santiago y, tres años más tarde, el gobierno chileno le envió a Europa y Estados Unidos para estudiar sus sistemas educativos. En 1848 contrajo matrimonio con Benita Martínez, viuda de su amigo Domingo Castro, y adoptó al hijo de éstos, Domingo Fidel "Dominguito", y se instaló en la ciudad de Santiago. Durante ese tiempo escribió Viajes por Europa, África y América, y Educación popular, sobre su proyecto de educación pública, gratuita y laica. Tras separarse de su esposa, y tras la caída de Rosas en 1852, regresó a su país con Dominguito.

Ministro plenipotenciario de la República Argentina (proclamada en 1862) en Estados Unidos, desde 1864 hasta 1868; al final de su ejercicio fue elegido presidente de la República. Su administración fue enérgica y progresista, extendió el comercio, mejoró el transporte, favoreció la inmigración y fomentó la enseñanza.

El 22 de Agosto de 1873, Sarmiento sufrió un atentado. Iba a bordo de su carruaje volviendo de una sesión del Congreso y fue interceptado en Maipú y Corrientes por tres hombres. Uno de ellos le disparó, pero la pistola le explotó en las manos. Los agresores habían sido los hermanos Pedro y Francisco Guerri y Luis Casimiro, inmigrantes italianos contratados por Aquiles Seagrugo para cometer el asesinato.

Cuando acabó su época presidencial, volvió a enseñar. Como director de escuelas en Buenos Aires, reorganizó el sistema escolar.

Entre sus escritos destacan Conflictos y armonías de las razas en América (1883), La vida de Dominguito (1885), dedicado a su hijo muerto en la Guerra del Paraguay. En 1885 fundó El Censor y se opuso a la candidatura de Miguel Juárez Celman. Domingo

Faustino Sarmiento falleció el 11 de septiembre de 1888 en la ciudad de Asunción, Paraguay.

En 1947 la Conferencia Interamericana de Educación estableció el 11 de septiembre como Día Panamericano del Maestro, en homenaje a su figura de educador.


Cargos

Presidente de la Nación Argentina
12 de octubre de 1868 - 12 de octubre de 1874

Vicepresidente
Adolfo Alsina

Predecesor
Bartolomé Mitre

Sucesor
Nicolás Avellaneda

Gobernador de San Juan
1862 - Abril de 1864

Senador por San Juan
12 de octubre de 1875 - 9 de octubre de 1879

Ministro del Interior
9 de octubre - noviembre de 1879

Presidente
Nicolás Avellaneda

Vicepresidente
Mariano Acosta

Predecesor
Bernardo de Irigoyen

Sucesor
Benjamín Zorrilla


Buenas nuevas por Merlina Meiler

En cualquier momento puedes tener buenas noticias.

Pero, ¿eres proclive a que algo así te ocurra?

Es que recibir buenas nuevas es, también, una cuestión de actitud.

Porque si no estás abierto a que sean una realidad, de algún modo estás poniendo una pared o un freno entre tú y ellas. Además, pueden pasar de largo sin que repares en esas buenas nuevas.

No se trata, solamente, de alejarse lo más posible de los pensamientos pesimistas y de enfocarse en el optimismo (que también ayuda).

Tampoco la propuesta es ir caminando por la vida sin enfrentar los obstáculos que se nos presentan, cerrando los ojos cuando aparecen, en búsqueda de lo lindo y grato únicamente.

Lo importante es creer que vendrán, más allá del tenor de tus experiencias recientes o más lejanas.

En cierto punto, es natural que pienses, ¿qué tengo que ver yo con lo que ocurre a mi alrededor o con los hechos sobre los cuales no tengo injerencia?

Hay buenas nuevas para ti, como para todo el resto.

Si te cierras a la idea y ves el panorama oscuro, bloquearás la energía necesaria para que se presenten en tu vida.

Por el contrario, si te relajas y te das cuenta que lo malo y lo bueno son dos caras de la misma moneda que, afortunadamente, no siempre cae de la misma manera, estarás allanando el camino para que sucedan.

Los demás

Piensa de qué manera reaccionas cuando te comentan algún hecho afortunado que les ha sucedido.

¿Te alegras por los logros de quienes te rodean?

¿Eres de quienes los alaban y aprueban cuando te cuentan lo bueno que les ha sucedido, llenándolos de palabras bonitas y de gestos cariñosos? ¿O tiendes a ver el granito de arena imperfecto en el medio de la playa y lo remarcas, aguándoles su felicidad?

Porque la manera en que reacciones ante los éxitos ajenos tiene relación directa con que ellos deseen compartirlos contigo.

¡Ojalá pronto recibas buenas nuevas! ¡Compártelas conmigo!