lunes, 25 de agosto de 2014

¿Cómo volver a la cama después de una infidelidad? por Merlina Meiler

La infidelidad siempre incide en la vida sexual de una pareja.

Curiosamente, algunas veces ayuda a revivir la llama de la pasión.

En otras ocasiones, produce que la parte engañada se niegue a tener intimidad, debido a todos los sentimientos encontrados y al dolor que el comportamiento del otro ha provocado.

¿Se puede recomponer la pareja y la vida sexual?

A continuación, una nota firmada por Antonela de Alva, para Clarín.

Hay mucho amor, se conocen desde hace tiempo, saben cómo es uno y cómo es el otro pero, de pronto, la rutina los aburrió y provocó una pérdida de interés. Casi sin buscarlo, apareció el engaño, el huir hacia un nuevo lugar, pero sin perder lo ya conocido. Ir y volver se convierte en una nueva rutina hasta que el otro descubre la traición. ¿Cómo seguir después de eso?

Muchos apuestan a la pareja, otros terminan rompiendo el vínculo, no pueden soportar el fantasma del engaño. Si deciden seguir apostando a la relación y se perdonan, quizás una de las tareas más difíciles es volver a tener relaciones sexuales. Y ahí llega el problema: el cuerpo no siente lo mismo que lo que quieren decir las palabras.

“Una pareja que atravesó un engaño y apuesta a continuar sabe que deberá atravesar un camino con inseguridades, dudas, dolor y estado de desconfianza por el temor a que se vuelva a repetir”, explica el sexólogo y psiquiatra Walter Ghedin, que acaba de publicar el libro “Amores ansiosos y otras cuestiones del amor”.

Las fantasías sobre los encuentros sexuales fuera del hogar con el o la amante podrán aparecer una y otra vez y generar peleas, discusiones, inseguridades y nada de placer a la hora de tener un encuentro íntimo. “Las respuestas al engaño amoroso y la infidelidad son sumamente variadas. Hay que considerar si el engaño es puramente sexual, cuántas veces lo fue, o si también conlleva la existencia de un vínculo amoroso porque mientras, a veces, coexisten el amor y el sexo, en otras sólo se trata de sexo”, suma el psicoanalista Ricardo Rubinstein, miembro de la Asociación Psicoanalítica Argentina.

El otro pasa a ser un extraño: preguntarse quién es y quién soy es una de las dudas más comunes. “La persona engañada siente extrañeza por su compañero desleal, pero también la extiende hacia sí misma. Y es allí donde asienta el núcleo del dolor: en la autocrítica, en la devaluación personal, en el autorreproche por haber sido tan crédula/o, confiada/o, complaciente”, continúa Ghedin.

Aun cuando la situación sea vivida como muy cruel, también influye la cultura. Y lo que sucedía en la pareja antes del engaño. Si el vínculo ya estaba en crisis, si ya había peleas y frustraciones, es probable que con el engaño todo eso salga a la luz y no haya vuelta atrás, pero también hay que saber que “si ocurre luego de situaciones que implican vivencias de exclusión (con hijos, con el trabajo), de pérdida (muertes, pérdidas laborales o económicas), se refieren a la búsqueda de compensaciones vitales”, apunta Rubinstein.

En “La dama y el perrito”, de Chejov, los dos amantes se encuentran en la playa todos los veranos y, mientras sus familias siguen con la rutina, ellos se aman cada vez más. La interpretación del final queda para cada uno, pero en el relato pueden verse cómo el amor de amantes también puede ser tan sensacional como el de la pareja si la rutina se rompiera.

Esto no quiere decir que haya justificaciones. Cada uno debe decidir cómo seguir, sin temerle al futuro. Quizás entendiendo bien qué razones hubo detrás, se pueda comprender qué se juega en la situación y superarla.

“Cuando fue sentido como una pérdida de amor, la distancia posterior será mayor que si fue algo puramente sexual. Y en la cama puede haber desde frialdad hasta hostilidad. Lleva generalmente un cierto tiempo, dependiendo de cada pareja. Suele ser paulatino, pasando por momentos donde coexisten la bronca, la necesidad y el deseo”, explica Rubinstein.

Hay que ver qué se juega, si es desilusión, sí afectó el amor propio, el orgullo, si fue sentido como un ataque o si se vulneró la sensación de unidad, se puso en juego el sentimiento de posesión, o se trató de una venganza. La cuestión es volver a confiar. “La confianza es el sentimiento más esquivo. Pasará mucho tiempo para volver a creer”, advierte Ghedin.

Claves para recomponer la pareja

* Después de la traición, hay una gran necesidad de saber. “Se atan miles de cabos, generando un discurso que tiene mucho de obsesión y poco aporta de claridad”, agrega Walter Ghedin. Si se logra pasar esta etapa y llegar al diálogo, se podrá entender más lo que sentimos.

* El poder volver a confiar, especialmente, en la cama “dependerá de cómo se integre al erotismo de la pareja la agresividad que el engaño ha generado, como también en poder integrar esfuerzos por modificar y/o explorar más fuentes de placer en ese vínculo”, explica Ricardo Rubinstein.

Tiempo de vivir

Vivir, es vibrar cada instante, ante la emoción de percibir la maravilla de la creación que nos rodea.

Vivir, es entender que cada minuto que transcurre no volverá, es atraparlo intensamente, porque forma parte del tiempo que sabemos que ha quedado en el ayer.

Vivir, es saber dar lo mejor de nosotros, es vibrar en la bondad y llevar a su máxima expresión nuestra capacidad de ser.

Vivir, es gozar los momentos bellos y desafiarse a sí mismo ante las adversidades.

Vivir, es aprender más cada día, es evolucionar y cambiar para hacer de nosotros un ser mejor que ayer, un ser que justifica su existir.

Vivir, es amar intensamente a través de una caricia, es escuchar en silencio la palabra del ser amado, es perdonar sin réplica una ofensa, es aspirar la presencia del otro, es besar con pasión a quien nos ama.

Vivir, es contemplar apaciblemente la alegría de un niño, escuchar al adolescente aceptando sus inquietudes sin protestar, acompañar con gratitud la ancianidad en su soledad.

Vivir, es comprender al amigo ante la adversidad y aunque se tengan mil argumentos para contradecirlo o justificarlo, finalmente solo escucharlo, es tener la capacidad de regocijarme ante sus triunfos y realización.

Vivir es sentir que nuestro existir no fue vano y en la medida en que nos atrevamos a dar lo mejor de nosotros en cada momento, logremos manifestar la grandeza de nuestra alma para amar.

Vivir es vibrar y sentir, es amar y gozar, es observar y superar, es dar y aceptar, es comprender que nuestro tiempo es lo único que poseemos para realizar plenamente nuestro ser.

Miguel Ángel Cornejo



Biografía de Michael Faraday

Físico y químico británico

Nació el 22 de septiembre de 1791 en Newington (Surrey). Hijo de un herrero, trabajó de aprendiz con un encuadernador de Londres, y fue por entonces que se interesó por temas científicos.

En el año 1812 asistió a una serie de conferencias impartidas por el químico sir Humphry Davy y le solicitó empleo. Davy le contrató como ayudante en su laboratorio químico de la Institución Real. Entró en la Sociedad Real en 1824 y al año siguiente fue nombrado director del laboratorio de la Institución Real. En 1833 fue profesor de química en la institución. Dos años después le fue concedida una pensión vitalicia de 300 libras anuales.

Descubrió dos nuevos cloruros de carbono a demás del benceno. Investigó nuevas variedades de vidrio óptico y llevó a cabo con éxito una serie de experimentos de licuefacción de gases comunes. En el año 1821 trazó el campo magnético alrededor de un conductor por el que circula una corriente eléctrica. En 1831 descubrió la inducción electromagnética y demostró la inducción de una corriente eléctrica por otra. Investigó los fenómenos de la electrólisis y descubrió dos leyes fundamentales: que la masa de una sustancia depositada por una corriente eléctrica en una electrólisis es proporcional a la cantidad de electricidad que pasa por el electrólito, y que las cantidades de sustancias electrolíticas depositadas por la acción de una misma cantidad de electricidad son proporcionales a las masas equivalentes de las sustancias. Descubrió la existencia del diamagnetismo y comprobó que un campo magnético tiene fuerza para girar el plano de luz polarizada que pasa a través de ciertos tipos de cristal.

Escribió Manipulación química (1827), Investigaciones experimentales en electricidad(1844-1855) e Investigaciones experimentales en física y química (1859).

Michael Faraday falleció el 25 de agosto de 1867 en Londres.


Biografía de Truman Capote

Escritor estadounidense

"Los escritores, cuando menos aquellos que corren auténticos riesgos, que están dispuesto a jugarse el todo por el todo y llegar hasta el final, tiene en común con otra casta de hombres solitarios: los individuos que se ganan la vida al billar y dando cartas"
Truman Capote

Nació el 30 de septiembre de 1924 en Nueva Orleans, Louisiana.

Su infancia transcurrió en las granjas del mítico sur estadounidense. Según confesión propia, comenzó a escribir para paliar el aislamiento en el que transcurrió aquel tiempo.

Cursó estudios en el Trinity School y la St John's Academy de Nueva York. Cuando su madre se casó por segunda vez con Joseph García Capote, abandonó sus apellidos Streckfus Persons y tomó el de ese hombre. Con 17 años era un periodista consumado asegurándose un empleo en la exclusiva revista 'The New Yorker'.

A los 21 abandona la redacción y publica un relato "Miriam" en la revista 'Mademoiselle' que es distinguido con el Premio O'Henry. La crítica, que le aplaude sin reservas, le considera un discípulo de Poe y habla de su estilo como "gótico introspectivo". Con 23 años se edita su primera obra, Otras voces, otros ámbitos(1948) que fue una de las primeras novelas que plantearon abiertamente el tema de la homosexualidad.

Otros de sus escritos son: Un árbol de noche y otros cuentos (1949), El arpa de hierba (1951), Se oyen las musas (1956) y Desayuno en Tiffany's (1958). Su novela más famosa es A sangre fría (1966), que narra el asesinato de los cuatro miembros de una familia de Garden City, Kansas; fue llevada a las pantallas en el año 1967 por Richard Brooks. Vendió más de trescientos mil ejemplares y estuvo en la lista de los libros más vendidos del New York Times durante treinta y siete semanas.

Tras pasar el resto de los años 40 viajando por los países ribereños del Mediterráneo, en la década de los 50 Capote reanuda su actividad periodística como entrevistador de la revista 'Playboy'.

Autor de los ensayos titulados Música para camaleones (1980) y del guion para el musical Casa de las flores (1954). También colaboró en la escenografía de la película La burla del diablo (1954).

Truman Capote falleció el 25 de agosto de 1984 en Los Ángeles.


Obras

1943 Crucero de verano
1945 Miriam
1948 Otras voces, otros ámbitos
1949 Árbol de noche y otras historias
1951 El arpa de hierba
1953 Beat the Devil
1954 Casa de flores (musical)
1956 The Muses Are Heard
1956 Un recuerdo navideño
1957 El Duque en su territorio
1958 Desayuno en Tiffany's
1961 ¡Suspense!
1966 A sangre fría
1968 El invitado del Día de Acción de Gracias
1971 El gran Gatsby (Guión)
1973 Los perros ladran
1975 Mojave y La Costa Vasca, 1965
1976 Unspoiled Monsters y Kate McCloud
1980 Música para camaleones
1983 Una Navidad
1987 Plegarias atendidas


Una navidad ( Relato )
Truman Capote

PRIMERO, UN BREVE PREÁMBULO autobiográfico.
Mi madre, mujer excepcionalmente inteligente, era la chica más guapa de Alabama. Todo el mundo lo decía, y era verdad. A los dieciséis años se casó con un hombre de negocios de veintiocho que provenía de una buena familia de Nueva Orleans. El matrimonio duró un año. Ella era demasiado joven tanto para ser madre como para ser esposa; era además demasiado ambiciosa: quería ir a la universidad para tener una carrera. De modo que dejó a su marido; y, por lo que a mí se refiere, me puso al cuidado de su numerosa familia de Alabama.

Durante años, rara vez vi a ninguno de mis padres. Mi padre tenía asuntos en Nueva Orleans, y mi madre, tras graduarse, empezaba a abrirse camino por sí misma en Nueva York. En lo que a mí me concernía, ésta no era una situación desagradable. Era feliz donde me hallaba. Tenía a muchos parientes amables conmigo, tías y tíos y primos y, especialmente, "a una" prima ya mayor, con el pelo canoso, una mujer ligeramente tullida llamada Sook. Miss Sook Faulk. Tenía otros amigos, pero ella era, con mucho, mi mejor amiga. Fue Sook quien me habló de Papá Noel, de su barba abundante, su traje rojo y su ruidoso trineo cargado de regalos, y yo la creí, del mismo modo que creía que todo era voluntad de Dios, o del Señor, como siempre le llamó Sook. Si tropezaba, o me caía del caballo, o pescaba un gran pez en el riachuelo, bueno, para bien o para mal, todo era por voluntad del Señor. Y eso fue lo que dijo Sook al recibir las alarmantes noticias de Nueva Orleans: mi padre quería que yo fuera a pasar con él la Navidad.

Lloré. No quería ir. Nunca había salido de aquella aislada y pequeña ciudad de Alabama, rodeada de bosques, granjas y ríos. Jamás me acostaba sin que Sook me peinara el pelo con los dedos y me besara para darme las buenas noches. Además, me asustaban los extraños, y mi padre era un extraño. A pesar de haberlo visto varias veces, su imagen se confundía en mi memoria; ignoraba qué aspecto tenía. Pero como decía Sook: "Es la voluntad del Señor. Y, quién sabe, Buddy, quizás hasta veas la nieve".

¡Nieve! Hasta que aprendí a leer por mí mismo, Sook me leyó muchos cuentos, y parecía haber cantidad