sábado, 16 de agosto de 2014

Mi espalda emocional

Todos estamos acostumbrados a escuchar frases como «me va a salir una úlcera de tantas preocupaciones», «como no me relaje me va a dar un ataque al corazón», o bien «me vas a matar de un disgusto»; pero a la hora de la verdad, para solucionar un problema físico, se nos olvida por completo el plano emocional.

Desde que tengo uso de razón adulta, recuerdo no entender qué sentido tenía que hubiera un azar «malvado» que determinara las enfermedades. No le encontraba lógica a que la naturaleza «se volviera loca» e hiciera cosas «malas» por el simple motivo de fastidiar. Esa forma de pensar es la que me ha llevado a leer y estudiar todo aquello que relacionara al cuerpo físico con el cuerpo emocional.

Las medicinas más antiguas tienen en común el unir las emociones a las enfermedades físicas y, si nos paramos a pensar un momento, tiene mucho más sentido esto que la idea de que nuestro cuerpo y nuestra mente están separados (o que nuestro bienestar depende de la suerte).

El ser humano es un todo conectado y cuando algo se desestabiliza, pueden verse afectadas partes que, a priori, no parecen tener relación alguna. El inconsciente funciona de forma muy distinta a lo que el consciente nos tiene acostumbrados y por eso, la mayoría de las veces no entendemos lo que pasa.

El inconsciente responde con soluciones de urgencia ante aquellos conflictos que no somos capaces de solucionar. Yo siempre digo en consulta a mis clientes que el problema con el que acuden es la solución del conflicto original. Y ¿esto qué significa? Significa que nuestro cuerpo siempre trabaja a nuestro favor, aunque a veces nos parezca lo contrario.

Cuando uno va al psicólogo, no lo suele hacer porque le duela la espalda o tenga una enfermedad; lo hace porque tiene el estado de ánimo alterado de alguna forma o hay cosas en su vida que quiere cambiar, aunque siempre va unido a algún dolor físico identificado y, en muchas ocasiones, asumido como «normal». Así pues, tras el trabajo emocional basado en el conflicto que presenta el cliente, aparece un efecto secundario: el dolor que tenía en la espalda, ha desaparecido sin saber por qué ni haberlo si quiera mencionado. Esto ocurre en numerosas ocasiones y, por ello, en mi práctica clínica trabajo junto a otros profesionales colaborando para que la sanación del cliente sea completa: mente y cuerpo. Tanto ellos como yo, cuando lo consideramos necesario, nos derivamos clientes para que el trabajo sea más profundo y completo. Estos profesionales son terapeutas manuales.

Por ellos sé también que uno de los problemas a los que se enfrentan en muchas ocasiones es que la lesión o dolencia vuelve «sin más», pese a que el cliente sigue las pautas indicadas por el profesional. Esto, según mi experiencia, es debido a que hay un conflicto emocional no resuelto que hace que ese dolor sea todavía necesario.

El inconsciente, como decía antes, funciona de una forma curiosa. El consciente es lineal, racional, lógico, trabaja con aquello que sabe que conoce y con lo que ve o supone, con lo palpable, las cosas de las que se da cuenta. Pero el inconsciente es como un mapa en 3D con un registro total de todas las vivencias y pensamientos, específicamente de los que no somos conscientes. El inconsciente no juzga si algo está bien o mal, sólo actúa para solucionar aquello que nosotros le hemos dicho que es un conflicto. Y se lo decimos mediante improntas, mediante sensaciones físicas, med¬iante algo que nos pilla desprevenidos, para lo que no encontramos una solución satisfactoria y que no hacemos o decimos las cosas que nos habría gustado hacer o decir. Todo aquello que, cuando ocurre, nos produce un dolor en el estómago, una presión en el pecho, un nudo en la garganta o cualquier otra sensación, nos indica que hay algo que solucionar. Y si no lo solucionamos, nuestro inconsciente se pone manos a la obra para darnos una solución de urgencia y hacérnoslo consciente para que nos demos cuenta de que hay un conflicto.

Los conflictos surgen porque no aceptamos parte de nuestra realidad y queremos, deseamos, que sea distinta, pero creemos o sentimos que no la podemos cambiar. Es ese desequilibrio, esa incoherencia, la que hace que el inconsciente tome las riendas. Es como una llamada de auxilio que lanzamos sin darnos cuenta.

El ser humano puede tener conflictos reales o simbólicos. De la misma forma que nos sentimos mal tanto si nos pasa algo como si imaginamos que nos pasa ese algo. Esto demuestra que no es necesario vivir una experiencia para que nuestro cuerpo reaccione ante ello, con imaginarlo o soñarlo es suficiente. Con esto intento explicar que, para el inconsciente, da lo mismo que me indigeste con una comida o con una discusión, porque la respuesta que va a ofrecer será la misma. Y la parte del cuerpo en la que tengamos el dolor o enfermedad estará relacionada con el conflicto no resuelto. Así pues, buscaremos la función del tejido afectado para acercarnos a encontrar el conflicto que originó la respuesta física. Como en este artículo voy a hablar de la espalda, me centraré en sus componentes.

Los músculos, por ejemplo, tienen unas funciones básicas: el movimiento, la fuerza y la resistencia. Por ello es importante ver la acción que se ve impedida a la hora de buscar el origen emocional del conflicto. Hemos de recuperar esa capacidad de observar las cosas más simples y preguntarnos ¿para qué me sirve este gesto? ¿Qué me impide hacer?

La espalda es un mapa emocional de nuestras relaciones con el exterior. Así pues las vértebras cervicales y el cuello, esconden conflictos relacionados con mi comunicación con el exterior y conmigo mismo, todo lo que quiero decir y no digo, o bien aquello que no entiendo de la persona con la que me comunico. De la C3 a la C7 (especialmente en la C7), mi conflicto de comunicación estará vivido en un contexto de injusticia. Cuando tengo problemas con estas vértebras, estoy viviendo una incoherencia, mi cabeza y mi cuerpo no van en la misma dirección, lo que pienso y lo que hago no son lo mismo.

Las dorsales, en la mitad alta de la espalda, nos hablan de nuestra responsabilidad como adultos en nuestra familia y entorno. Cómo gestionamos nuestras obligaciones y la carga que llevamos dentro de nuestro círculo más cercano (familia, trabajo, etc.). Cuando me siento fuera de mi territorio, de mi clan, si me siento rechazado o apartado, con la sensación de que no encajo, la D5 será, probablemente, la vértebra afectada. La D9, relacionada con las glándulas suprarrenales, tiene que ver con el miedo a decidir por la posibilidad de equivocarme. Y, en su caso, la D11 muestra que hay algo que necesito eliminar, desechos simbólicos, siempre en relación al conflicto genérico de la zona, en este caso las dorsales: mi responsabilidad como adulto en mi familia y entorno.

Las lumbares, la espalda baja, habla de mis relaciones sociales con mis colaterales, es decir, con los que me relaciono en horizontal, como iguales. Así pues, la L2 tiene relación con mis reservas, tanto reales como simbólicas; las reales son posesiones y las simbólicas, por ejemplo, afecto. Si pensáramos en la L4 lo haríamos relacionándola con las normas establecidas dentro de nuestro entorno, en un contexto de desvalorización por no querer o no poder cumplirlas. Me diría algo como «siento que no encajo dentro de esa norma, pero quiero hacerlo».

El sacro pone de manifiesto un conflicto sobre algo que considero sagrado para mí, además de conflictos en los que me siento desvalorizado en un tema de sexualidad.

Por último, el cóccix representa mi identidad y el lugar que ocupo en mi mundo, en mi clan. Si no sé qué lugar ocupo, si no sé cuál es mi función o «para qué sirvo» dentro de mi familia, esta será la zona del cuerpo que probablemente «hable».

Este repaso general sobre las vértebras busca que tomemos consciencia de que lo que mi cuerpo muestra físicamente es una respuesta, una solución a algo que no he sabido gestionar adecuadamente. Lo que me lleva al último punto, que es la forma de encontrar y solucionar esos conflictos.

Los dolores de espalda (sin entrar en patologías originadas por lesiones de esfuerzo o accidentes) ven la luz de forma casi automática a la vivencia del conflicto. Esto significa que para localizar aquello que nos pilló desprevenidos, lo que no supimos cómo gestionar, que no le contamos a nadie y donde no dijimos todo aquello que queríamos decir (por ser políticamente incorrecto), hemos de echar la vista atrás, pero no demasiado.

Si a medio día me aparece un dolor en el cuello «sin motivo aparente», veré qué me ha ocurrido o qué estaba pensando en el momento justo anterior. Hacer consciente ese procesamiento que hicimos de forma inconsciente y si fuera posible, verbalizarlo, hará que en muchas ocasiones el conflicto se solucione y el dolor se vaya. Uniéndolo además a un trabajo hecho por un terapeuta manual, se logran esos resultados duraderos o definitivos que todos los profesionales de la salud buscamos para nuestros clientes.

El inconsciente funciona de forma muy específica, y en una misma lesión puede haber afectados distintos tejidos: músculos, nervios, tendones, etc. Ahí habría que observar dónde se encuentra el origen de dicha lesión para comenzar a buscar el conflicto adecuado; por ejemplo, el sistema nervioso estaría relacionado con miedos futuros.

Tener a mano un libro de fisiología para saber la función de la parte del cuerpo afectada, es una herramienta muy útil que podemos utilizar en nuestra consulta. Esto nos guiará a la hora de localizar el conflicto, porque sabremos las palabras claves sobre las que guiar la búsqueda y el recuerdo.

Esta nueva forma de pensar en los problemas físicos nos devuelve el poder y nos ayuda a ser coherentes. Por ello, recuerda siempre que lo que para ti hoy es un problema, en realidad es la solución al conflicto original.

María Martínez Díez
Psicóloga & Mental Trainer
www.laplumairisada.es
Mi espalda emocional
GHB - Informacion difundida por http://hermandadblanca.org/


Biografía de Lawrence de Arabia

Aventurero británico

Nació el 16 de agosto de 1888 en Tremadoc, País de Gales. Fue el segundo de los cinco hijos ilegítimos de Sir Thomas Chapman y de Sarah Junner. A los 12 años se rompió una pierna y debido a que la fractura que curó muy lentamente y en la adolescencia enfermó de paperas, dejó de crecer en cuanto midió 5'3". Con una cabeza demasiado grande para su cuerpo, parecía mas corto de estatura de lo que en realidad era.

Cursó estudios de historia en el Jesus College, Oxford, donde fue influenciado por Hogarth, arqueólogo especialista en el Medio Oriente, para que hiciera su tesis acerca de aquella región. En 1910 ganó reconocimientos en sus exámenes finales con la tesis sobre los Castillos de los Cruzados. Su investigación para este trabajo le obligó a realizar un largo viaje por Palestina y Siria.

Tras su graduación, trabajó de 1911 a 1914 como ayudante de excavaciones para el Museo Británico en elrío Euphrates. Después pasó un breve tiempo en la Geographical Section of the General Staff en Londres. Fue destinado al departamento de la inteligencia militar en El Cairo en donde se hizo un experto en movimientos nacionalistas árabes de las provincias turcas que ahora abarcan Siria, Líbano, Israel, Jordania, y la región de Hedjaz de Arabia saudi.

En octubre de 1916 realiza una misión exploratoria al Hedjaz, donde Sherif Hussein de Mecca se había rebelado contra el Imperio Turco. Sirvió como oficial británico en las fuerzas lideradas por el Emir Feisal, uno de cuatro hijos de Hussein. En mayo de 1917, junto a una partida de guerreros árabes emprendieron una travesía de 965 km. a través del desierto para sorprender a los turcos y capturar el puerto de Akaba en el mar Rojo. La victoria fue el mayor logro del que seria conocido como Lawrence de Arabia.

La partida de unos 50 hombres en camellos, salió de Al Wajh, el cuartel general de Feisal, líder de la revuelta árabe contra los turcos. Tres hombres compartían el liderazgo de la expedición. Nasir, el sherif exiliado de Medina, era el de mayor rango. Auda Abu Tayi, veterano de varias batallas, era el jefe de una de las tribus Howeitat, del norte, que la expedición trataba de reclutar y el tercero el capitán Thomas Edward Lawrence, el único miembro no árabe de la partida. A pesar de su poca experiencia militar, demostró ser un buen líder y un hábil estratega, realizando el plan para capturar Akaba. La idea era impedir que los turcos siguieran mandando refuerzos a Palestina, donde los británicos trataban de expulsarlos de sus posiciones alrededor de Gaza. El 6 de julio de 1917, dos meses después del comienzo de su expedición en AIwajh, Lawrence y sus compañeros, luchando contra una terrible tormenta de arena recorrieron los últimos 6 km. que los separaban del puerto, donde cabalgaron jubilosos hasta el mar.

Conducía personalmente los ataques contra el ferrocarril, que era la arteria principal del enorme imperio turco en Oriente Medio, recorriendo un amplio territorio desde Medina, en Arabia, hasta Damasco. A pesar de la destrucción de líneas férreas, del telégrafo y puentes, limitaba a propósito el daño que infligía a los turcos. Su estrategia consistía en mantenerlos en constantes dificultades, pero no obligarles a retirar sus guarniciones. Era importante mantener a los tropas turcas en sus puertos para que no fueran enviadas a Palestina.

Tras la captura de Damasco viajó a Inglaterra para defender la causa de la independencia árabe. Desempeñó servicios en la delegación británica en la Conferencia de Paz en París en el año 1919, trabajando junto con el Emir Feisal. En 1919 el periodista norteamericano, Lowell Thomas, llegó a Londres y escribió sobre Lawrence y la lucha de los árabes por su libertad, convirtiéndose rápidamente en un héroe popular. Su idea de independencia árabe fue rechazada por los franceses, determinados a gobernar Siria, mientras que el gobierno británico tenía ambiciones similares sobre Iraq.

Decepcionado, regresa a Inglaterra y se radica en Oxford, en donde le habían concedido una beca de investigación. Antes del fin de 1920, las tentativas de imponer una administración colonial británica en Iraq habían provocado una rebelión abierta. Consecuentemente, el gobierno británico tenía que gastar sumas enormes en la represión. Winston Churchill fue designado por la oficina colonial para encontrar una solución. Él persuadió a Lawrence, que había estado haciendo campaña contra la política del gobierno en la prensa, para que trabajara como consejero.

Dimitió de la oficina colonial y entra en las filas de la Royal Air Force donde se dio a conocer como "John Hume Ross". Después de cuatro meses la prensa lo descubrió y abandonó. Con la ayuda de algunos amigos se alistó de nuevo casi inmediatamente en elTank Corps como "Thomas Edward Shaw". Sirvió hasta mediados de 1925 en el campo de Bovington en Dorset.

A finales de 1923, trabajó en su libro "Seven Pillars of Wisdom". En 1926 se establece en la India y su obra "Revolt in the Desert" fue publicada y, junto a "Seven Pillars of Wisdom", tuvo un éxito enorme. Donó todos los derechos a la caridad. Animado por su éxito literario, durante 1927 y 1928 escribió, "The Mint", basado en notas que había tomado durante su primer alistamiento en la Royal Air Force. A finales de 1928, los rumores de la prensa implicándolo en actividades de espionaje en la India lo obligan a volver a Inglaterra.

Lawrence estaba fascinado por las motocicletas y el destino quiso que la muerte le encontrara en una de ellas. Llegó a poseer siete, a los que dio el nombre de su amigo George Brough (George I-VII). Pero la moto que quedará para siempre en la memoria de todos fue la SS 100 con la que sufrió el accidente en la carretera inglesa de Camp Bovington y a causa del que falleció el 19 de mayo de 1935. Ante las sospechas de asesinato, se realizó una investigación y se llamaron a declarar a testigos directos e indirectos.


Fuente: Buscabiografías

Biografía de Elvis Presley

Cantante estadounidense

Nació el 8 de enero de 1935 en Tupelo, Mississippi.

Hijo de Vernon y Gladys Presley, que tuvo un embarazo de mellizos aunque, Jesse Aaron Presley, murió al nacer, por lo que Elvis creció como hijo único. Su familia se mudó a Memphis, Tennessee en 1948, donde se graduó en 1953 en el Humes High School.

De niño no mostró pasión por los libros, sólo demostraba pasión por el béisbol y por la música. Disfrutaba del blues, el country y el soul. A los diez años cantó por primera vez en público en un concurso regional en el que obtuvo el segundo premio. Se ganó los primeros dólares como acomodador de cine y conductor de camionetas en una empresa de electricidad. En 1953 entró en el estudio de grabación de Sun Records, un modesto sello local, y grabó un disco para regalar a su madre que le costó 4 dólares. Sus influencias fueron la música country gospel que escuchaba en la iglesia y los maratones musicales a los que acudía regularmente, así como la música negra de rythm&blues que absorbió en la histórica Beale Street.

Elvis ensayaba junto a el contrabajista Bill Black y el guitarrista Scotty Moore. En 1954 decidieron grabar dos canciones "That´s All Right Mama" y "Blue Moon of Kentucky". Ninguna de las dos alcanzó suficiente repercusión pero su difusión fue suficiente para que Elvis se decidiera a dejar su trabajo e iniciar una carrera como músico profesional.

Al primer disco siguieron otros y también actuaciones en directo. Las melodías que tocaba el trío se basaban en música vaquera. A finales de 1954 hubo de presentarse ante el juez acusado de dejar embarazada a una de las fundadoras de su primer club de fans pero fue declarado inocente. El empresario Tom Parker, convenció al cantante y a su madre para que aceptasen sus servicios cómo representante y manager. No había terminado 1955 cuando la gigante RCA lo contrató por cuarenta mil dólares y organizó una importante campaña publicitaria entorno a su figura.

A principios de 1956 llegó a Nashville para trabajar con músicos de la ciudad y de esa colaboración nacerían sus primeras canciones de calidad, una de ellas "Heartbreak Hotel" alcanzaría el número uno de las listas. El mismo año rodó su primera película "Love Me Tender" de Robert D. Webb, exaltación del mito melódico-erótico que Elvis, a quien sus fans llamaban The Pelvis. En 1958 marcha a la República Federal Alemana para realizar su servicio militar y explota la imagen del patriota e hijo ejemplar mientras, seguían apareciendo nuevos discos suyos en América que batían todos los récords de venta. Los jóvenes bailaban al ritmo de sus canciones: "Im all Shook, up", "Tuti fruffi"....

Durante los años sesenta, se acostumbró a vivir de sus malas películas instalado en las nubes del éxito. Se construyó en Memphis una mansión al que llamó Graceland. En 1967 se casó con Priscilla Beaulie y al año siguiente tuvo su primera hija, Lisa Marie. En la Navidad de 1968 reaparece en un programa especial de Navidad y se proyecta de nuevo a las superventas.

En 1969 volverá al directo, y sus conciertos se repiten año tras año en Las Vegas en un espectáculo de culto al ídolo. En sus últimos años la salud de Elvis se deteriora tras años de dietas rigurosas y píldoras de todas clases. Al tiempo que quiere ser adalid de la lucha contra los estupefacientes e incluso Nixon desea nombrarlo agente especial antinarcóticos.

Necesitaba ingerir 25 pastillas al día para mantenerse de pie. Para salir al escenario, se ciñe en apretadísimos corsés que disimulen su obesidad, no sin antes ponerse pañales, ya que en ocasiones pierde el control de sus intestinos. Durante la noche del 16 agosto de 1977 Elvis Presley no consigue conciliar el sueño, se levanta y se encierra en el baño con sus píldoras preferidas y un libro escogido al azar de su extensa biblioteca sobre temas esotéricos. Al día siguiente, tras un ataque al corazón, aparece rígido sobre el lecho y el forense dictaminará "muerte natural". Sufría en los últimos meses trastornos en la vista y una gran tensión nerviosa. Tenía 42 años, pesaba 100 kilogramos y en su organismo se encontraron 14 tipos de drogas peligrosas.

Tres años después se desvelaba la presencia en su sangre de una gran cantidad de barbitúricos, su medico personal fue acusado como el responsable de suministrarle dichos fármacos. Se le enterró en Graceland.

Fue uno de los cantantes estadounidenses más populares del siglo XX. Elvis estuvo nominado a 14 premiosGrammy, ganó tres y recibió uno en la categoría a la carrera artística.


Discografía básica:

All My Trials
All Shock Up
American Trilogy meddley
Are You Lonesome Tonight?
Big Boss Man
Blue Suede Shoes
Bridge Over Troubled Water
Burnin Love
Casual Love Affair
Dixie
Don´t Be Cruel
Heartbreak Hotel
I Got a Woman
I´ll Never Stand in your Way
In the Ghetto
It´s Now or Never
Jailhouse Rock
Lawdy Miss Clawdy
Let Me Be There
Let Me Be Your Teddy Bear
Long Tall Sally
Love me Tender
Money, Honey
My Happiness
Mystery Train
Old Shep
Polk Salad Annie
Poud Mary
Rags to Riches
Ready Teddy
Rip It Up
Shake, Rattle and Roll
Snowbird
That´s all Right, Mama
That´s When Your Heartache Begins
The Battle Hymn of the Republic
The Lady Loves Me
Tiger Man
Too much
Tutti Frutti
Where Did they Go, Lord?
Whole Lotta Shakin´ Goin´ On
You Ain´t Nothin´ But a Hound Dog


Filmografía

1956 Love Me Tender
1957 Loving You
1957 Jailhouse Rock
1958 King Creole
1960 G.I. Blues
1960 Flaming Star (Estrella de Fuego)
1961 Wild in the Country
1961 Blue Hawaii
1962 Follow That Dream
1962 Kid Galahad
1962 Girls! Girls! Girls!
1963 It Happened at the World's Fair
1963 Fun in Acapulco
1964 Kissin' Cousins
1964 Viva Las Vegas
1964 Roustabout
1965 Girl Happy
1965 Tickle Me
1965 Harum Scarum
1966 Frankie and Johnny
1966 Paradise, Hawaiian Style
1966 Spinout
1967 Easy Come, Easy Go
1967 Double Trouble
1967 Clambake
1968 Stay Away, Joe
1968 Speedway
1968 Live a Little, Love a Little
1969 Charro!
1969 The Trouble with Girls
1969 Change of Habit