jueves, 14 de agosto de 2014

La vida era hermosa… entonces por Merlina Meiler

Si te encuentras diciéndote que en el pasado las cosas estaban mejor en general, que nunca volverán los días en los que vivías con plenitud o que la vida era hermosa cuando tenías tantos años, cuando eras más joven o cuando ni siquiera habías nacido,

¿Te das cuenta de todo lo que te estás perdiendo?

Porque no valorar el momento actual y retrotraerte de manera permanente a algún punto inolvidable del pasado, en desmedro del camino que te encuentras transitando, no te permite disfrutar de todo lo bueno que te está sucediendo (siempre hay destellos que rescatar aunque esta instancia quizá no sea todo lo brillante que desearías).

De hecho, es probable que estés pasando por alto situaciones que te llenarían el alma e incluso te darían orgullo en distintos planos (amistades, familia, trabajo, etc.), al suponer que lo mejor ya ha quedado atrás y no se repetirá.

Además, estás cercenando tus reales oportunidades de felicidad a futuro, porque ya las has condenado: nada de lo que suceda tendrá siquiera un mínimo de intensidad o de esplendor en comparación con lo que experimentaste. Si así lo estableces, así será.

Rememorar hechos que nos ponen contentos es un ejercicio saludable. Incluso nos hacen sonreír en soledad e iluminan nuestro día.

Creer que es posible que otros sucesos positivos también tengan lugar nos coloca en una posición más cercana a que se produzcan, a darnos cuenta de cuando sucedan y, por ende, a recibirlos y a nutrirnos de ellos de la mejor manera.

La vida era y sigue siendo hermosa, aunque no tengas a todos tus seres queridos contigo o aunque sientas que, en alguna medida, ya has tenido tu parte de amor y de sufrimiento y todo eso ha quedado relegado a otra época.

Un nuevo siempre llega, con su amanecer único y con todas las posibilidades que brinda.

Hay más, mucho más para ti, esperando solamente que abras tu corazón y así permitas que se transforme en una realidad.


Aceptar los desafíos

Acepta los desafíos.
Y no olvides: existen momentos en la vida en que necesitamos
más de la valentía que de la prudencia.
Ciertas decisiones deben ser tomadas al calor de la emoción.
Sin embargo, nos acostumbramos a decir:
“Hay que tener calma. Debo estar preparado para esto”
Nadie consigue prepararse adecuadamente para nada.
Hay muchas cosas que pueden planearse,
pero no siempre resultan de la mejor manera.
Una aventura mágica
-donde todo conspira para ayudarnos
a dar un gran salto sobre el abismo siempre aparece de improviso
y desaparece con rapidez.
Su presencia fue el resultado de un trabajo invisible
que realizamos sin darnos cuenta.
Es tomarla o dejarla para siempre.
Claro que podemos caer al abismo.
Pero ¿Qué decisión, en esta vida, no implica riesgos?

Paulo Coelho

Biografía de Bertolt Brecht

Poeta y dramaturgo alemán

Nació el el 10 de febrero de 1898 en Augsburgo (Baviera) en el seno de una próspera familia.

Su padre era propietario de una fábrica de papel. Crece en su pueblo natal y desde la adolescencia revela su vocación de escritor.

Se inscribe a la Escuela de Medicina en la universidad de Ludwig-Maximiliam de Munich. A la vez asiste a seminarios de teatro con Artur Kutscher. Cursó estudios en las universidades de Munich y Berlín.

Desde los 15 años inicia una relación sentimental con Paula Banholzer. En 1919 nace su primer hijo, Frank, y el autor participa con guiones en el cabaret político Karl Valentin de Baal.

En el año 1924, aparece como autor teatral en el Berlín Deutsches Theater, bajo la dirección de Max Reinhardt. En sus primeras obras se puede observar la influencia del expresionismo. En 1928, escribió un drama musical, La ópera de los dos centavos, con el compositor alemán Kurt Weill. Se estrenó en Berlín en 1928. En 1924 conoció a Elisabeth Hauptmann, una escritora y traductora un año mayor que él, y se hicieron casi de inmediato amantes y colaboradores literarios. En ese mismo año, comenzó a estudiar elmarxismo, y, desde 1928 hasta la llegada de Hitler al poder, escribió y estrenó varios dramas didácticos musicales.

La ópera Ascensión y caída de la ciudad de Mahagonny (1927-1929), de nuevo con música de Weill, era una crítica al capitalismo. Durante este periodo dirigió a los actores y comenzó a desarrollar el teatro épico. Se decantó por una forma narrativa libre en la que aparecían mecanismos de distanciamiento tales como los apartes y las máscaras para evitar que el espectador se identificara con los personajes de la escena. Esta característica aparece en La toma de medidas, La excepción y la regla, El que dice sí y el que dice no...

Su oposición al gobierno de Hitler, le obligó a exiliarse a Alemania en 1933, viviendo primero enEscandinavia y estableciéndose finalmente en California en 1941. En estos años escribió algunas de sus mejores obras, como La vida de Galileo Galilei (1938-1939), Madre Coraje y sus hijos (1941), que consolidaron su reputación como importante dramaturgo, y El círculo de tiza caucasiano (1944-1945).

En 1948 regresó a Alemania, se estableció en Berlín Este, donde fundó su propia compañía teatral, elBerliner Ensemble. Escribió también varias colecciones de poemas.

Bertolt Brecht falleció el 14 de agosto de 1956 en Berlín de un ataque cardiaco.

Obras teatrales

Baal — 1918
El casamiento de los pequeños burgueses — 1919
El exorcismo — 1919
El mendigo o el perro muerto — 1919
Lux in tenebris — 1949
La pesca milagrosa — 1919
Tambores en la noche — 1919-1922
En la maleza,1921
Vida de Eduardo II de Inglaterra — 1923
Hombre es hombre — 1924
Santa Juana de los mataderos — 1929
La madre — 1930
Las cabezas redondas y las cabezas puntiagudas — 1932
Los fusiles de la señora Carrar — 1937
Temor y miseria del Tercer Reich — 1935
Galileo Galilei — 1938
¿Cuánto cuesta el hierro? — 1929
El juicio de Lúculo — 1939
Madre Coraje y sus hijos — 1939
Dansen — 1939
El buen hombre de Sezuan — 1938
Púntila y su servidor Matti — 1940
El ascenso evitable del Arturo Ui — 1941
Los rostros de Simone Machard — 1941
Schweyk en la segunda guerra mundial — 1941
El círculo de tiza caucasiano — 1944
Los días de la comuna — 1948
Turandot o el congreso de los lavadores de blanquería — 1930

Songspiels

La ópera de los 3 centavos — 1928
Apogeo y caída de la ciudad de mahagonny — 1928
Happy end — 1929
Los siete pecados capitales de los pequeños burgueses — 1933
La condena de Lúculo — 1951
Señor Púntila y su servidor Matti — 1951

Piezas didácticas con música

El vuelo oceánico — 1929
La pieza didáctica del entendimiento de Baden — 1929
El que dice sí y el que dice no — 1929
La excepción y la regla — 1929
La medida diligencial — 1929
Los Horacios y los Curiacios — 1934
Cuatro epitafios — 1933
El manual internacional de la guerra — 1939
El miserere alemán — 1944
La educación del almorejo — 1949
La crónica de Herrnburg — 1951


Biografía de Hans Christian Oersted

Físico y químico danés

Nació el 14 de agosto de 1777 en Rudköbing.

Cursó estudios en la Universidad de Copenhague, donde fue profesor de física en esa universidad en 1806.

En el año 1819 descubre el electromagnetismo, cuando en un experimento para sus estudiantes, la aguja de la brújula colocada accidentalmente cerca de un cable se movió. Este descubrimiento fue crucial en el desarrollo de la electricidad, ya que puso en evidencia la relación existente entre la electricidad y el magnetismo.

Oersted es la unidad de medida de la Reluctancia Magnética. En 1844 apareció su Manual de física mecánica.

Hans Christian Oersted murió en Copenhague el 9 de marzo de 1851.