lunes, 21 de julio de 2014

Vive un día a la vez, se feliz

La vida es como tú la quieras hacer, nada es fácil, siempre nos encontramos con nuevos retos, y cada día es una aventura.

La vida muchas veces nos golpea tan fuertemente que hasta nos cuesta abrir los ojos por la mañana, pero en nosotros mismos está el poder hacer de nuestra vida algo bonito u optar por no revertir las cosas que nos salen mal. Siempre hay cosas por las que vale la pena seguir soñando, porque eso nos hará felices.

Si por el motivo que sea la persona con la que habías soñado y hecho planes se ha marchado de tu lado, ser feliz no será fácil para ti. En una situación así lo único que se desea es llorar y no volver a ver la luz del día.

Pero detente un momento y piensa: lo has conocido, no naciste justo a esa persona, si se fue no era tal el amor que pretendía tener. Debes pensar con la mente fría que hay que saber cerrar ciclos y dejar atrás lo que te hace daño, y debemos por nuestro bien seguir adelante, porque nadie está obligado a querernos para siempre.

La vida es y será siempre bella, no te dejes angustiar por las cosas cotidianas, siempre habrá razones para querer vivir, una persona no puede ser todo lo que esperas. Mira a tu alrededor, hay mucha gente buena que siempre estará dispuesta a darte una mano cuando las tuyas no te alcancen, alguien siempre está contigo, sólo que no te das cuenta porque te has encerrado en su mundo y te olvidaste de que tienes uno propio.

Te conoces ya sabes como eres, date la oportunidad de volver a querer y seguro que con esa felicidad que irradias acercarás a muchas personas que tendrán ganas de compartir tus sueños, y porque no, quizás hasta tu amor. Disfruta cada momento de tu vida, porque son únicos, nunca habrá un día igual que el otro, disfruta de las maravillas que hay en la creación. Muchas personas se quedan tristes y amargadas por no mirar más allá de sus frustraciones, no seas de esas personas, aprovecha tu vida, vívela plenamente pues sólo se vive una vez.

Tu pareja jamás debiera ser el centro de tu universo, debemos aprender a vivir nuestras propias vidas, sin necesitar de esas "muletillas". Piensa en positivo, piensa que eres grande, que todos los planes con los que un día soñaste podrías llegar a realizarlos. Eres una persona única, no te aferres a cosas que no son para ti, no dejes que se te vaya la vida pensando y tratando de recuperar lo que has perdido, piensa mejor en lo que has ganado.

Date permiso para dar rienda suelta a tu vida, para sonreír, vivir y reír… Concédete permiso para llorar, amar, perdonar, recordar y olvidar… nunca dejes de soñar. Sonreirás, eso es algo que está al alcance de tus manos, nadie puede vivir la vida por ti, sólo tú tienes poder real sobre el camino que deseas tomar.

La vida es una sola, si alguien no sabe darte amor, olvídale, tú puedes tener todo lo que desees. Si eres y has sido una buena persona, la vida sabrá premiarte. Un día mirarás el amanecer con nuevos ojos, tu vida será de muchos colores y te darás cuenta de que has aprendido a amarte y valorarte a ti misma. Eso hará la gran diferencia y hará de ti una mujer independiente y segura.

Vive un día a la vez, se feliz, que eso es lo más importante, lo demás viene por añadidura.

Desconozco a su autor

Biografía de Ernest Hemingway

Escritor estadounidense

Nació el 21 de julio de 1899 en un suburbio de la ciudad de Chicago, Oak Park, Illinois.

Fue el segundo hijo del matrimonio de Grace Hall cantante y profesora de música, y de Clarence Edmonds Hemingway, un médico al que le gustaba la caza y la pesca. Su padre se suicidó en 1928 a causa de a una enfermedad incurable. No tuvo una infancia muy feliz, queda traumatizado por una madre autoritaria que lo vestía de niña y, posteriormente, a causa de una dolorosa experiencia al verse obligado a acompañar al padre (ginecólogo) en el difícil parto de una india cuyo marido se suicidó por no poder soportar los gritos de su mujer.

Se aficionó al deporte -destacando en el fútbol y en el boxeo- y la caza. Al acabar en 1917 sus estudios medios renunció a entrar en la universidad y consiguió trabajo en el rotativo Star de Kansas City. Viajó por distintos países de Europa y África. Cuando su país decidió intervenir en la I Guerra Mundial quiso alistarse en el Ejército, pero una antigua herida en el ojo se lo impidió. Entró en la Cruz Roja y se convirtió enconductor de ambulancias en el frente italiano donde resultó herido de gravedad antes de cumplir los 19 años. Fue condecorado con dos medallas: la "Medaglia dArgento al Valore Militare" y la "Croce di Guerra ". En sus actuaciones en el frente demostró siempre un gran valor y se destacó en los lugares de mayor peligro.

De regreso a los Estados Unidos después de la guerra, contrajo matrimonio con Hadley Richardson y vuelve al periodismo, como corresponsal del Toronto Star. Su estancia allí fue breve. Su periódico, junto con la cadena de periódicos de Hearst, le nombró corresponsal en Europa. En 1927 regresó a Estados Unidos, donde se casó en segundas nupcias con Pauline Pfeiffer y en 1930 compró su casa en Cayo Hueso(Florida), que desde entonces sería su lugar de trabajo, pesca y descanso.

En 1929 visita por primera vez España y tuvo su primera cita con los Sanfermines de Pamplona. Volvió a España en 1937 durante la Guerra Civil como corresponsal de guerra y se decanta por el lado republicano, al que defiende con artículos y novelas. En España conoció a Martha Gellhorn, corresponsal de larevista Collier's y autora de cuentos y se enamoró de ella. En noviembre de 1940 se divorció de su segunda mujer y se casó con Martha. La pareja partió en viaje de luna de miel a China donde ambos actuaron como corresponsales de guerra. Más tarde es reportero del primer Ejército de Estados Unidos. En 1944 fue testigo, como corresponsal, del Día D: el desembarco aliado en las playas francesas. Llegó hasta Paríscon las tropas libertadoras. Después de la guerra, se estableció en Cuba, cerca de La Habana, y en 1958 enKetchum, Idaho. Ernest Hemingway llegó por primera vez a Cuba en abril de 1928 en el vapor Orita, cuando el buque que lo llevaba de Europa a Key West (Florida) hizo una breve parada. Aquel paraje lo embriagó tanto que estuvo en la isla intermitentemente entre 1932 y 1960.

Fue uno de los escritores más importantes entre las dos guerras mundiales. La primera obra que firma está fechada en 1923 y fue publicada en la revista Poetry. Un año más tarde, aparece un volumen de cuentos titulado En nuestro tiempo (1924, Hombres sin mujeres (1927), libro que incluía el cuento 'Los asesinos' y El que gana no se lleva nada (1933), libro de relatos en los que describe las desgracias de los europeos.

La novela que le dio la fama, Fiesta (1926), narra la historia de un grupo de estadounidenses y británicos que vagan sin rumbo fijo por Francia y España, miembros de la llamada generación perdida del periodo posterior a la I Guerra Mundial. En 1929 publicó su segunda novela importante, Adiós a las armas. Siguieron Muerte en la tarde (1932), artículos sobre corridas de toros, y Las verdes colinas de África(1935), escritos sobre caza mayor. Tanto su novela Tener y no tener (1937) como su obra de teatro La quinta columna, publicada en La quinta columna y los primeros cincuenta y nueve relatos (1938), condenan duramente las injusticias políticas y económicas. Dos de sus mejores cuentos, 'La vida feliz de Francis Macomber' y 'Las nieves del Kilimanjaro', forman parte de este último libro.

En la novela Por quién doblan las campanas (1940), basada en su experiencia durante la Guerra Civil española, intenta demostrar que la pérdida de libertad en cualquier parte del mundo es señal de que la libertad se encuentra en peligro en todas partes. Por el número de ejemplares vendidos, esta novela fue su obra de más éxito. Durante la década siguiente, sus únicos trabajos literarios fueron Hombres en guerra(1942), que él editó, y la novela Al otro lado del río y entre los árboles (1950). En 1952 publicó El viejo y el mar, una novela corta sobre un viejo pescador cubano, por la que ganó el Premio Pulitzer de Literatura en 1953.

En 1954 le fue concedido el Premio Nobel de Literatura. Su última obra publicada en vida fue Poemas completos (1960). Los libros que se publicaron póstumamente incluyen París era una fiesta (1964), un relato de sus primeros años en París y España, Enviado especial (1967), que reúne sus artículos y reportajes periodísticos, Primeros artículos (1970), la novela del mar Islas en el golfo (1970) y la inacabada El jardín del Edén (1986). Dejó sin publicar 3.000 páginas de manuscritos.

En Londres, conoció a Mary Welsh, corresponsal de la revista Times. De regreso a La Habana se divorció de Martha Gellhorn y contrajo matrimonio con ella. Estuvo al borde de la muerte en la Guerra Civil española, cuando estallaron bombas en la habitación de su hotel, en la II Guerra Mundial al chocar con un taxi durante los apagones de guerra, y en 1954 cuando su avión se estrelló en África, finalmente, en 1969, el escritor abandonó Cuba y se instaló con Mary en su nueva casa de Ketchum, Idaho, Estados Unidos.

Por entonces sufría ya problemas mentales, y tuvo que ser hospitalizado dos veces a causa de procesos depresivos, que finalmente no pudo vencer, suicidándose de un tiro de escopeta en su residencia de Ketchum el 2 de julio de 1961. Hacía sólo cinco días que había sido dado de alta, en la clínica Mayo de Rochester, Minnesota, donde había estado sometido a tratamiento.

Premios

1953 Premio Pulitzer en 1953 por El viejo y el mar
1954 Premio Nobel de Literatura

Obras

Relatos


Tres relatos y diez poemas (Three Stories and Ten Poems) (1923)
En nuestro tiempo (In Our Time) (1925)
Hombres sin mujeres (Men Without Women) (1927)
El ganador no se lleva nada (Winner take Nothing) (1933)
La quinta columna y los primeros cuarenta y nueve relatos (The Fifth Column and the First Forty-Nine Stories) (1938)

Novelas
The Torrents of Spring (1926)
Fiesta (The Sun Also Rises) (1926)
Adiós a las armas (A Farewell to Arms) (1929)
Verdes colinas de África (Green Hills of Africa) (1935)
Tener y no tener (To Have and Have Not) (1937)
Por quién doblan las campanas (For Whom the Bell Tolls) (1940)
Al otro lado del río y entre los árboles (Across the River and into the Trees) (1950)
El viejo y el mar (The Old Man and the Sea) (1952)
París era una fiesta (A Moveable Feast, 1964)

Otras

Hombres en guerra (Men at War) (1932)
Muerte en la tarde (Death in the Afternoon) (1932)

Póstumas

The Wild Years (1962)
París era una fiesta (A Moveable Feast, 1964)
Enviado especial (By-Lines, 1967)
Islas en el golfo (Islands in the Stream, 1970)
The Nick Adams Stories (1972)
88 Poems (1979)
Selected Letters (1981)
Un verano peligroso (The Dangerous Summer, 1985)
El jardín del Edén (The Garden of Eden, 1986)
Al romper el alba (True at First Light, 1999)