lunes, 2 de junio de 2014

Biografía de Johnny Weissmüller

(Windber, 1904 - Acapulco, 1984) Actor de cine y campeón de natación norteamericano de origen húngaro, conocido en el mundo del cine por sus interpretaciones del popular personaje de Edgar Rice Borroughs, Tarzán.


Hijo de unos inmigrantes polacos que se instalaron en el pueblecito minero de Winber (Pensilvania), el pequeño John tuvo una infancia difícil, marcada por su primer traslado a Chicago -donde la familia se había establecido para huir de la dura vida de la mina-, y la posterior muerte de su padre, víctima de la tuberculosis. Fue en el lago Michigan de esta ciudad donde aprendió a nadar; a los catorce años, ingresó en la selección local del YMCA y fue entrenado por Bill Bachrach, quien le hizo perfeccionar la brazada de crowl que le mantuvo invicto durante diez años (seis patadas de las piernas por cada dos brazadas de los brazos, en perfecta sincronización).

En 1922 batió el récord mundial de los 300 metros libres e hizo los 100 metros libres en 58,6 segundos, con lo que se convirtió en el primer hombre en nadar esa distancia en menos de un minuto. Dos años después, en los Juegos Olímpicos de París, había mejorado esta marca en 1,2 segundos, un récord que parecía imposible lograr por aquel entonces; además, batió los records de los 400 metros (5:04.2.) y de los 4x200 libres relevos (9:53.4.), y, finalmente, se adjudicó la medalla de bronce ex aequo con la selección de water polo norteamericana. En 1928 participó en las Olimpiadas de Amsterdam, donde ganó dos oros más, en 100 metros y 4x200 libres relevos; sin embargo, no le fue permitido competir en los Juegos Olímpicos de 1932 por haber sido modelo de trajes de baño.

Su magnífica figura hizo que fuera contratado por la Metro Goldwyn Mayer para interpretar el papel deTarzán de los Monos, el famoso personaje novelesco creado por Edgar Rice Borroughs. Desde su debut en 1931, participó en unas veintiún películas, siempre contratado por los mismos estudios; trabajó también, a partir de 1948, para la televisión estadounidense en numerosos capítulos de la serie Jungle Jim. En 1973 sufrió un ataque cardíaco que le obligó a hospitalizarse y del que no se recuperaría, ya que dos años más tarde tuvo que ser ingresado de nuevo; tomó entonces la decisión de establecerse en la ciudad mejicana de Acapulco, donde se quedó hasta su muerte.

Fuente:

Biografía del Marqués de Sade

(Donatien-Alphonse-François, marqués de Sade; París, 1740 - Charenton, Francia, 1814) Escritor y filósofo francés. Conocido por haber dado nombre a una tendencia sexual que se caracteriza por la obtención de placer infligiendo dolor a otros (el sadismo), es el escritor maldito por antonomasia.


De origen aristocrático, se educó con su tío, el abate de Sade, un erudito libertino y volteriano que ejerció sobre él una gran influencia. Alumno de la Escuela de Caballería, en 1759 obtuvo el grado de capitán del regimiento de Borgoña y participó en la guerra de los Siete Años. Acabada la contienda, en 1766 contrajo matrimonio con la hija de un magistrado, a la que abandonó cinco años más tarde.

En 1768 fue encarcelado por primera vez acusado de torturas por su criada, aunque fue liberado al poco tiempo por orden real. Juzgado y condenado a muerte por delitos sexuales en 1772, consiguió huir a Génova. Regresó a París en 1777, donde fue detenido a instancias de su suegro y encarcelado en Vincennes.

En 1784 fue trasladado a la Bastilla y en 1789 al hospital psiquiátrico de Charenton, que abandonó en 1790 gracias a un indulto concedido por la Asamblea surgida de la Revolución de 1789. Participó entonces de manera activa en política, paradójicamente en el bando más moderado. En 1801, a raíz del escándalo suscitado por la publicación de La filosofía del tocador, fue internado de nuevo en el hospital psiquiátrico de Charenton, donde murió.

Escribió la mayor parte de sus obras en sus largos períodos de internamiento. En una de las primeras, elDiálogo entre un sacerdote y un moribundo (1782), manifestó su ateísmo. Posteriores son Los 120 días de Sodoma (1784), Los crímenes del amor (1788),Justine (1791) y Juliette (1798).

Calificadas de obscenas en su día, la descripción de distintos tipos de perversión sexual constituye su tema principal, aunque no el único: en cierto sentido, Sade puede considerarse un moralista que denuncia en sus trabajos la hipocresía de su época. Su figura fue reivindicada en el siglo XX por los surrealistas.

Fuente:

Biografía de Alejandro de Médici

(Florencia, 22 de julio de 1510 – Florencia, 6 de enero de 1537), llamado il Moro; fue un político florentino y primer Duque de Florencia. Hijo ilegítimo de Julio de Médici y una sirvienta de nombre Simonetta de Collavechio, Lorenzo de Médici le reconoció como su hijo. Fue educado en Camerino junto a sus primos Cosme de Médici y Lorenzino de Médici. Huyo hacia Venecia en 1526 cuando se dio la restitución de la República Florentina y retorno a Florencia en 1530. Asciende al poder el 5 de julio de 1531 cuando el papa Clemente VII le nombra "Duque de la República Florentina". Nueve meses después de este nombramiento el emperador Carlos V le reconocería tal dignidad. El 29 de febrero de 1536 contrajo matrimonio con Margarita de Austria, hija extramatrimonial del emperador. Engendro tres hijos con su consorte Taddea Malespina. Murió asesinado por su primo Lorenzino de Médici el 6 de enero de 1537, quien conspiraba para restablecer la República.

Nacido en Florencia, fue reconocido como hijo ilegítimo de Lorenzo II de Médici (nieto de Lorenzo de Médici, «el Magnífico»), pero muchos eruditos actuales creen que en realidad fue hijo ilegítimo de Julio de Médici (más tarde el papa Clemente VII). Los historiadores como Christopher Hibbert creen que fue alumbrado por una sirvienta negra de los Medici, que en algunos documentos recibe el nombre de Simonetta de Collavechio.

Cuando Carlos I de España saqueó Roma en 1527 los florentinos se aprovecharon del tumulto para restablecer la república; tanto Alejandro como Hipólito de Médicis huyeron junto con el resto de los Médici y sus partidarios principales, incluyendo al regente del Papa, el cardenal Silvio Passerini. Miguel Ángel, entonces ocupado creando una capilla fúnebre para los Médici se encargó al principio de fortificar Florencia en apoyo de la República; más tarde huyó de la ciudad. Clemente firmó finalmente la paz con el Emperador y, con el apoyo de las tropas imperiales, la república fue derrocada tras un largo sitio y los Médici fueron restablecidos en el poder en verano de 1530. Clemente concedió Florencia a su hijo Alejandro, que por aquel entonces contaba con 19 años y que había sido nombrado duque, un nombramiento que fue comprado por Carlos. Llegó a Florencia, empezó a gobernar el 5 de julio de 1531 y el Emperador creó el ducado hereditario de Florencia nueve meses más tarde (para la Toscana exterior al Estado Papal), lo que marcó el fin de la república

Sus numerosos enemigos entre los exiliados hicieron correr los rumores de que su gobierno era cruel e incompetente, una aserción sobre cuya veracidad los historiadores no se ponen de acuerdo. Una reminiscencia que simboliza la opresión de los Médici es la Fortezza da Basso, actualmente el mayor monumento histórico de Florencia. En 1535 la oposición florentina envió a su primo Hipólito a apelar a Carlos I contra algunas acciones del Duque, pero Hipólito murió por el camino. Entonces se dijo que había sido envenenado por orden de Alejandro.

El emperador apoyó a Alejandro contra los republicanos. En 1536 casó a su hija natural Margarita de Austria con Alejandro. Sin embargo, Alejandro permaneció fiel a su amante Taddea Malespina, con quien tuvo tres hijos naturales: Giulio, Giulia y Porzia.

Fuente: Wikipedia 

Biografía de Giuseppe Garibaldi

(Niza, 1807-Caprera, Italia, 1882) Militar y político italiano. Durante su juventud siguió los pasos de su padre, un marino de origen genovés, y estuvo embarcado durante más de diez años. En 1832 consiguió el título de capitán de buques mercantes. Mientras trabajaba al servicio de la marina sarda, tomó parte en un motín republicano en el Piamonte que resultó fallido. Si bien pudo escapar, fue condenado al exilio. Por aquel entonces había entrado en contacto con la obra de Giuseppe Mazzini, el gran profeta del nacionalismo italiano, y la del socialista francés Saint-Simon.


Entre 1836 y 1848 vivió en Sudamérica, donde participó en varios acontecimientos bélicos, siempre al lado de quienes combatían por la libertad o la independencia. En 1836 intervino voluntariamente como capitán de barco en la fracasada insurrección secesionista de la república brasileña de Rio Grande do Sul y en 1842 fue nombrado capitán de la flota uruguaya en su lucha contra el dictador argentino Juan Manuel de Rosas. Al año siguiente, durante la defensa de Montevideo, organizó una legión militar italiana, cuyos miembros fueron los primeros «camisas rojas».

Noticias de su buen hacer como militar y estratega llegaron hasta Europa, adonde regresó en 1848 para luchar en Lombardía contra el ejército austriaco y dar un primer paso hacia la unificación de Italia, que fue su objetivo durante las tres siguientes décadas. Su intento de hacer retroceder a los austriacos no prosperó y debió refugiarse primero en Suiza y posteriormente en Niza.

A finales de 1848, sin embargo, el papa Pío IX, temeroso de las fuerzas liberales, abandonó Roma, adonde se dirigió Garibaldi junto a un grupo de voluntarios. En febrero de 1849 fue elegido diputado republicano en la asamblea constituyente, ante la cual defendió que Roma debía convertirse en una república independiente. En abril, se enfrentó a un ejército francés que intentaba restablecer la autoridad papal, y lo propio hizo en mayo ante un ejército napolitano. Si bien no tenía opción alguna de evitar la caída de la ciudad, su lucha se convirtió en uno de los más épicos y recordados pasajes del Risorgimiento.

El 1 de julio, Roma fue finalmente asaltada, y Garibaldi y sus hombres se refugiaron en el territorio neutral de San Marino. Condenado por segunda vez al exilio, residió en Tánger, Staten Island (Nueva York) y Perú, donde regresó a su antiguo oficio de capitán de buque mercante.

En 1854, Cavour, el primer ministro piamontés, creyó que si le permitía volver a Italia, Garibaldi se alejaría del republicano Mazzini. Para ello, le concedió el mando de las fuerzas piamontesas en lucha con las austriacas. Venció en Varese y Como, ambas en mayo de 1859, y entró en Brescia al mes siguiente, con lo cual el Reino de Lombardía se apropió del Piamonte. Conseguida la paz en el norte del país, Garibaldi se dirigió a Italia central. Víctor Manuel II, rey piamontés, dio al principio su apoyo a un ataque contra los territorios papales, pero a última hora le pareció demasiado peligroso y le obligó a abandonar el proyecto.

Garibaldi aceptó la renuncia y se mantuvo fiel, pero la cesión de Niza y Saboya a Francia por parte de Cavour y Víctor Manuel le pareció un acto de traición y decidió actuar por su cuenta. Como por el norte un acuerdo era imposible, decidió forzar la unificación conquistando el Reino de Nápoles, bajo soberanía borbónica. En mayo de 1860, al frente de un ejército de un millar de hombres (la expedición de los mil o de los «camisas rojas»), se apoderó de Sicilia y en septiembre entró en Nápoles, que cedió a Víctor Manuel II.

En 1861 se proclamó el nuevo Reino de Italia, pero desde sus inicios Garibaldi se mantuvo en la oposición, pues Roma continuaba siendo ciudad papal. Con la consigna de «Roma o la muerte», intentó durante años luchar contra el poder pontificio, sin demasiado éxito, hasta que en 1862, en la batalla de Aspromonte, cayó herido y fue hecho prisionero. Tras ser amnistiado, pasó a presidir el Comité Central Unitario Italiano y ofreció sus servicios a Francia. Fue elegido diputado para la Asamblea de Burdeos (1871) y diputado al Parlamento italiano (1875), el cual pocos años antes de su muerte le asignó una pensión vitalicia por los servicios prestados.

Fuente:

Biografía de Leandro Fernández de Moratín

(Madrid, 1760-París, 1828) Poeta y dramaturgo español. Hijo de Nicolás Fernández de Moratín, estudió en los jesuitas de Calatayud y fue alumno de la Universidad de Valladolid. Se dio a conocer como poeta con el romance heroico en endecasílabos La toma de Granada, premiado por la Real Academia Española en 1779; en 1782 volvió a ser premiado porLección poética. Sátira contra los vicios introducidos en la poesía española, escrito en tercetos y que le sirvió para atacar al teatro barroco. Obtuvo el puesto de secretario del conde de Cabarrús en 1787, lo cual le permitió visitar varios países europeos, entre ellos Francia y el Reino Unido.


Amigo de Jovellanos y protegido de Godoy, logró sus mejores éxitos en el campo teatral. Intentó introducir en España los moldes del teatro neoclásico francés, es decir, las tres unidades de tiempo, lugar y acción, y la finalidad moralizante, aunque no llegaron a calar entre el público. Su primera comedia fue El viejo y la niña (1790), que pasó sin pena ni gloria, aunque ésta le llegaría tan sólo dos años más tarde con La comedia nueva o el café. Después de su éxito, emprendió un nuevo viaje por Europa (1792), decisivo en su experiencia personal y artística.

En París tuvo ocasión de vivir trascendentales sucesos revolucionarios que le conmovieron, y en el Reino Unido entró en contacto con la obra de Shakespeare, autor que por entonces era prácticamente desconocido en España. Luego continuó viaje por los Países Bajos, Alemania, Suiza e Italia, desde donde regresó a España a finales de 1796. En 1878 tradujo Hamlet, la primera versión española directa del inglés.

De los primeros años del siglo XIX, datan sus mejores comedias, escritas con un perfecto dominio del castellano, y en las que critica las costumbres de la época y la hipocresía social: El barón, La mojigata y El sí de las niñas. Esta última es considerada como su mejor obra y el mejor logro español dentro de la corriente de comedia de salón dieciochesca, que arranca de Molière y culmina en Goldoni.

Nombrado secretario de la Interpretación de Lenguas y miembro de la Junta de Teatros, abandonó sus cargos cuando se produjo el levantamiento popular de 1808 contra la invasión napoleónica. Más tarde, en 1811, José Bonaparte lo nombró bibliotecario mayor. Como la mayoría de afrancesados, abandonó la capital a raíz de la retirada de las tropas francesas, para dirigirse a Valencia y luego a Barcelona.

No obstante la ausencia de cargos contra él, en 1818 decidió dejar España y pasar a Francia, cuya cultura admiraba profundamente. En Burdeos conoció al ya anciano y amargado Goya, quien hizo de él un magnífico retrato, que se conserva en la Academia de San Fernando, en Madrid. La muerte le sorprendió en París, donde se había radicado.

En 1825 se editaron en esta ciudad sus Obras dramáticas y líricas y, póstumamente, su ensayoOrígenes del teatro español, en el que indaga en la evolución del teatro en España, y su epistolario. SusDiarios hubieron de esperar casi siglo y medio a ser publicados, pues no vieron la luz hasta 1968.

Fuente: