jueves, 22 de mayo de 2014

Biografía de Arthur Conan Doyle

(Edimburgo, 1859 - Crowborough, Reino Unido, 1930) Novelista británico. De familia escocesa, estudió en las universidades de Stonyhurst y de Edimburgo, donde concluyó la carrera de medicina. Entre 1882 y 1890 ejerció como médico en Southsea (Inglaterra). Para redondear sus magros ingresos publicó una novela de intriga, Estudio en escarlata, que se convertiría en el primero de los sesenta y ocho relatos en los que aparece uno de los detectives literarios más famosos de todos los tiempos, Sherlock Holmes.


En un momento de auténtica inspiración, basándose en el modelo de Quijote y Sancho que tantos novelistas han utilizado, el autor creó al doctor Watson, un médico leal pero intelectualmente torpe que acompaña a Sherlock y escribe sus aventuras. En julio de 1891 empezó a publicar en la revista Strand Magazine las andanzas de su personaje, basado parcialmente en uno de sus profesores de la universidad, que abogaba por seguir estrictos razonamientos deductivos en todos los órdenes de la vida.

En 1893, harto de Sherlock, decidió darle muerte en la ficción junto a su enemigo mortal, el maligno profesor Moriarty; pero a causa de la presión de sus lectores, debió resucitar al detective en 1902, con El sabueso de los Baskerville. Doyle adornó a su personaje con ciertos rasgos muy reveladores de los estereotipos de la clase alta victoriana: afición a la cocaína, destreza en la música (sobre todo con el violín), bruscos accesos de euforia y de melancolía, misoginia y, por supuesto, patriotismo al servicio indiscutible del imperio inglés.

De este fervor da cuenta su apasionada escritura de panfletos y artículos a favor de su país en la guerra de los boers, como La guerra en Sudáfrica (1900), y también los seis volúmenes titulados The British Campaign in Flanders (1916-1919). Además de las novelas de intriga, Doyle practicó aceptablemente el género histórico en Michael Clarke (1888), La compañía blanca (1890) o Rodney Stone (1896), así como el drama en Historia de Waterloo (1894). Son curiosas sus incursiones en la ciencia-ficción: The Lost Word(1912) y The Poison Belt (1913).

El autor sufrió una crisis tras la muerte de su hijo mayor en las trincheras de la Gran Guerra y se dedicó, con la energía que lo caracterizaba, a difundir el espiritualismo, sobre todo en The Wanderings of a Spiritualist (1921) y The History of Spiritualism (1926). Cuatro años antes de morir publicó su autobiografía,Memorias y aventuras.

Las novelas de Sherlock Holmes han suscitado un culto de gran arraigo tanto de los lugares e indumentarias del personaje como de su ficticio domicilio en Londres. Existe una vasta cantidad de publicaciones pseudoeruditas que se ocupan del excéntrico personaje.

Fuente:

Biografía de Georges Remi (Hergé)

(Etterbeek, Bélgica, 1907-Bruselas, 1983) Dibujante y guionista de cómics belga. En 1929 apareció la primera de las célebres aventuras del peculiar reportero Tintín, titulada Tintín en el país de los Soviets, que por su carácter anticomunista no fue reimpresa hasta el año 1977. A partir de esa primera entrega, Hergé no dejó de publicar nuevos episodios de las aventuras del personaje que le hizo mundialmente famoso, Tintín, gracias al cual se convirtió en uno de los más prestigiosos maestros de la historieta.

Tintín y Milú

Los argumentos de Tintín se vuelcan siempre en la habilidad de su protagonista para resolver los más rocambolescos misterios, en numerosas ocasiones con implicaciones políticas candentes en el momento. Hergé fue uno de los primeros dibujantes en introducir el sistema del «bocadillo» para la inclusión de los diálogos en los dibujos, lo que contribuyó a su pretensión de un cómic diáfano en su presentación y de personajes psicológicamente definidos. Entre ellos cabe destacar al profesor Tornasol, al capitán Haddock y a los hermanos Dupont y Dupond, además de Tintín. Todo ello hizo que ejerciera una gran influencia en el denominado «cómic de línea clara».

Georges Rémi, mucho más conocido por su seudónimo Hergé, ya dibujaba historietas a los siete años. En 1921 ingresó en los Boy Scouts. Con ellos realizó sus primeros viajes por España, Austria, Suiza e Italia. En 1925 entró a trabajar en el diario Le Vingtième Siècle y siguió colaborando en Le Boy-Scout Belge, donde publicó su primera serie en la que modelaba un altruista personaje de origen escultista llamado Totor, que se transformaría en el periodista Tintín en 1929. Milú, junto con Tintín, nace también en 1929.

Los tres primeros álbumes (Tintín en el país de los Soviets, Tintín en el Congo y Tintín en América) fueron publicados por Le Petit Vingtième. Luego, las aventuras de Tintín aparecieron en forma de álbum en otras publicaciones. La última aventura completa del personaje, Tintín y los pícaros, apareció en 1976. Los veintitrés libros de la serie cuentan con traducciones a todas las lenguas. La editorial Juventud, de Barcelona, tradujo y publicó desde 1958 los álbumes de Tintín para los países de lengua española. El primero fue El cetro de Ottokar.
La serie de Tintín recibió influencias cuya variedad muestra la cultura y el conocimiento de la época del autor. Se perciben influjos del absurdo de las películas de los Hermanos Marx, del Chaplin de La Quimera del Oro, de la prensa y de grabados de la época, de Julio Verne y de escritores y dibujantes de los que se reconoció deudor, como Benjamín Rabier y el chino Tchang Tchong-Jen.

Tintín es un personaje que ya forma parte de la cultura universal. Su capacidad para luchar contra injusticias, su valentía para enfrentarse a la tiranía y su audacia para desafiar situaciones difíciles, unidas a su sempiterna juventud, le han convertido en un mito moderno, héroe de ficción admirado y querido, todavía hoy, como símbolo de rebeldía y de honestidad. Conocer a Tintín significa conocer a Milú, al capitán Haddock, a Dupont y Dupond, a la Castafiore, al profesor Tornasol, a Rastapopoulos, a Néstor, la carnicería Sanzot... Tintín representa al amigo que todos desearíamos tener: periodista que recorre el mundo viviendo fantásticas aventuras, buena persona y valiente como pocos, amigo de sus amigos y que cuenta con la fidelidad de Milú, el perro más conocido para muchos. Los demás personajes son un retrato social, un auténtico muestrario de personalidades, con las cualidades y los defectos humanos.

Se han hecho varias adaptaciones cinematográficas de la serie, tanto en dibujos animados como en cine de imagen real. Las dos películas producidas con actores reales, Tintín y el misterio del toisón de oro(1961) y Tintín y las naranjas azules (1964), fueron desarrolladas a partir de guiones originales y no de los álbumes anteriores. En su producción no intervino personalmente Hergé.

Las películas de animación, excepto Tintín y el lago de los tiburones (1972), son adaptaciones de los álbumes de la serie y siguen un mismo modelo para reducir el problema que suponían las variaciones que cada personaje había ido experimentando en las historietas a lo largo de sus cincuenta años. La banda sonora, a cargo de Ray Parker, contribuyó a dotar a la serie de un carácter de película de aventuras, alejándola del aire más infantil de otras adaptaciones.

Hergé

Fuente:

Parejas por coincidencia por Merlina Meiler

Al igual que la mayoría, yo también hago relaciones de personas, momentos y eventos fortuitos basándome en la coincidencia.

Con bastante frecuencia, esto implica un disfrute extra.

Y es que muchos de nosotros creemos que, al producirse una situación por accidente, tenía que suceder por alguna razón en particular y, en ciertos casos, incluso le atribuimos un poder especial – pero, contrariamente a lo que esperabas escuchar, aquí es donde se producen los conflictos.

Ya que considerar que algo se produjo por el destino o porque estaba predestinado para nuestro bienestar puede llegar a convertirse en un arma de doble filo, en nuestro detrimento, al darle a ese hecho una connotación que escapa a lo normal, la cual debemos acatar porque así ha sido estipulado.

En este campo quiero destacar, específicamente, la pareja.

He visto a una cantidad importante de seres conocerse de un modo poco convencional y así dar comienzo a una historia de amor que, con el tiempo, comenzó a ennegrecerse debido a incompatibilidades, a faltas de respeto o de objetivos en común, etc.

Pero al darle al azar ese halo mágico que emana del hecho que él o ella estaban “elegidos” para estar a su lado debido a lo inusual del inicio de la relación o a hechos a los que deseamos otorgarles un rango sobrenatural, se tiende a hacer y a aguantar cualquier cosa para sostener lo insostenible – aún a costa de la salud mental y física.

Es la propia persona quien le da a lo infrecuente o a lo poco común una connotación que no tiene.

Disfrutarla es bueno. Asumir premisas irreales y dejarnos llevar por ellas no lo es.

El ser realista, en estos casos, permitirá disfrutar de lo que se presenta, pero también mantener la mente fría para llegar a discernir si la una pareja realmente hace feliz y aporta bienestar o si, por el contrario, es mejor recomponerse y dejarla ir, sabiendo que un inicio producto de la casualidad o del azar no necesariamente debe dar lugar a un final feliz de a dos.

Fuente: