jueves, 1 de mayo de 2014

Día Internacional de los Trabajadores por Merlina Meiler


El 1 de mayo en muchísimos países se conmemora el día del trabajo (o de los trabajadores).

Siempre es útil recordar qué se festeja realmente y esta es la historia:

Antes de 1829, existía en Estados Unidos una ley que prohibía trabajar más de 18 horas, “salvo caso de necesidad”. En 1868 se promulgó una ley que reducía el número de horas de trabajo diario a 8 y, posteriormente, varios estados sancionaron leyes con jornadas máximas de 8 y de 10 horas (aunque incluían cláusulas que permitían aumentarlas a entre 14 y 18 horas). Sin embargo, esta normativa no se cumplía, por lo que organizaciones laborales y sindicales de EE.UU. iniciaron una huelga el 1 de mayo de 1886.

Varios cientos de miles de trabajadores armaron una revuelta y convocaron a un paro para reclamar una jornada laboral de 8 horas (la máxima era “ocho horas para el trabajo, ocho horas para el sueño y ocho horas para la casa”).

Los principales diarios de la época calificaron la demanda por las 8 horas como “indignante e irrespetuosa” y “delirio de lunáticos”. Los días que se sucedieron fueron muy sangrientos, en especial en Chicago, donde gran cantidad de sindicalistas fueron detenidos e incluso ejecutados por su participación en las jornadas de lucha.

Hasta que se logró el objetivo buscado, un derecho que nosotros gozamos en la actualidad.

Aunque todo comenzó en EE. UU., curiosamente, en ese país “Labor Day” (Día del Trabajo) se celebra el primer lunes de septiembre.

¡Feliz día!