miércoles, 23 de abril de 2014

En tiempos de espera,.. de José Ramón Marcos Sánchez

Matamos el tiempo con tiempos de espera,… a espera de tiempos,…. y el tiempo recuerda que nunca regresa,… que está,… que no llega,… llenamos espacios de espacios vacíos,…. a espera de espacios,…. y el espacio grita que perdió el destino,…. que no encuentra el rumbo si no tiene señas,… reímos los llantos con lagrimas falsas,… a espera de daños,…. y el daño nos dice doliente y callado,… que el dolor mas grande,… es de la espera,… buscamos cariño en brazos sin rostro,… en cuerpos distintos,... a espera de amores,… y el amor suspira en lo cotidiano,…. en cosas pequeñas,… soñamos la vida persiguiendo sueños,… a espera de vida,…. y la vida pasa despacio y deprisa,… esa es su belleza,… seguimos perdiendo lo poco y lo mucho,… a espera del todo,… y el todo presencia desde su mentira como la tristeza,…. nos lleva a la nada de sentir miseria,… miramos las huellas que el alma nos deja,… y el alma desnuda su piel de soberbia,… y muestra su herida,… y herida nos cuenta,… que la suicidamos,… que nunca hubo huellas,… que la vida muere,… en tiempos de espera,…

Dios no me quiere y el Diablo me tiene miedo.
José Ramón Marcos Sánchez

Qué cuesta sonreír

1. Sonreír no cuesta nada y causa gran provecho.

2. Sonreír ayuda a mantener el buen humor, ayuda a la salud, a embellecer el rostro y a despertar buenos pensamientos.

3. Sonreír enriquece al que recibe esa sonrisa, sin empobrecer a quien la ofrece.

4. Nadie es tan rico que pueda pasarse, sin sentir la necesidad de sonreír.

5. Y nadie es tan pobre que no puede hacer un obsequio con su sonrisa.

6. Sonreír puede desterrar el aburrimineto y despertar la creatividad y el entusiasmo en las personas que se sienten opacadas, acomplejadas.

7. Sonreír es un verdadero antídoto, que la naturaleza tiene en reserva para todos y sin embargo una sonrisa es algo que no se compra, ni se presta, ni se roba, porque únicamente tiene valor en el preciso momento que se regala.

8. Si ves que te rehusan una sonrisa que creías merecer, sé generoso y ofrece la tuya. Nadie tiene tanta necesidad de una sonrisa como aquel que no sabe sonreír a los demás.

9. Sonreír aleja al más cobarde de todas las tentaciones, el desaliento.

10. Sonríe hasta que notes que tu severidad se haya desvanecido.

¡Que no se desperdicie esa alegría fruto de tu amable sonrisa!

Fuente: Oasis