miércoles, 26 de marzo de 2014

Como peces fuera del agua

"¡Cuántos seres humanos son como peces fuera del agua! Se sienten incómodos y extraños en el medio donde viven; entonces, cuando pueden, abandonan a su familia, se exilian a otro país, o bien viven completamente marginados de la sociedad. En realidad, la cuestión que se plantea a los humanos no es únicamente la del lugar que deben ocupar físicamente, socialmente; es necesario que
no sólo su corazón y su intelecto, sino también su alma y su espíritu encuentren en este lugar las condiciones adecuadas para su desarrollo. Mientras no encuentren su lugar, son como semillas que esperan ser sembradas. Y su lugar, es una tierra fértil, la tierra espiritual donde podrán crecer. ¡Cuántos todavía se parecen a semillas almacenadas en un granero!

Cuando encontréis el lugar de vuestro corazón, de vuestro
intelecto, de vuestra alma y de vuestro espíritu, habréis hallado
vuestro verdadero lugar. Así pues, en cualquier lugar donde os
encontréis, cualquiera que sea vuestra situación material y
social, sentiréis que vuestro lugar está ahí."

Omraam Mikhaël Aïvanhov

Elijo pensar constructivamente

Eres responsable por tu vida, y cuando eliges pensamientos constructivos, construyes una vida creativa de amor, paz y alegría. Nota que el llamamiento no es para elegir pensamientos positivos, sino para elegir pensamientos constructivos. La verdad es: todo pensamiento es positivo. Por ejemplo: las personas que piensan negativamente son realmente positivas; ellas son positivas en cuanto a que perderán sus empleos, en cuanto a que la vida es una lucha, que otros quieren hacerles daño, que se enfermarán en ciertas épocas del año, que algo les pasa.

Hoy, deja que tu pensamiento sea constructivo. Pablo declara: “Todo lo que es verdadero, todo lo honesto, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo que es de buen nombre; si hay virtud alguna, si algo digno de alabanza, en esto pensad” (Filipenses 4:8). Al pensar constructivamente, la vida es edificada más bien que destruida.

Para cada una de las siguientes situaciones, ten la bondad de dar un ejemplo de los pensamientos constructivos que desearías sostener en la mente:

1. Acabas de pasar por la desaprobación de alguien.

2. Acabas de saber que debes tener una operación.

3. Acabas de enterarte de que por cuarta vez has estado en segundo lugar entre los candidatos para el empleo que solicitaste.

4. Te han dicho que una relación terminó.

5. Has perdido las llaves de tu auto.