jueves, 20 de marzo de 2014

Hasta que aparezcas,... de José Ramón Marcos Sánchez

Te he buscado entre los versos en blanco de las noches sin días,.... en las páginas escritas con vientos de recuerdos inventados,.... en el silencio herido de los acordes que se olvidan,.... y hasta en aquellos perdones de los que no perdonaron,... te he buscado en la sombra del llanto de las palabras sin vida,.... en la voz del sosiego de los bailes de luna,.... en los daños que se clavan en los secretos del llanto,... y hasta en la imagen del destino desnudo de echarte de menos,.... te he buscado en los piélagos de las almas sin retorno,... en los pasos sin rumbo de las causas perdidas,.... en la piel censurada de los cuerpos lascivos,.... y hasta en la locura de sentir que estabas conmigo,.... te he buscado entre ánimas malditas en las puertas del infierno,..... en las alas de la tierra de las promesas mentidas,.... en la parte más oscura del mar de ninguna parte,... y hasta en el tiempo no existido existí para buscarte,.... te he buscado tanto que a pesar de desengaños no dejaré de buscarte,.... porque estoy hecho de amor,... del amor que aún no te he dado,...

PD: Dios no me quiere y el Diablo me tiene miedo.
José Ramón Marcos Sánchez

Enseñanzas de la vida

La vida me enseñó mucho:
a perdonar sin entender porque pasan las cosas,
a amar sin que me amen,
a sentir sin que me sientan,
a tolerar sin que me toleren,
pero no me ha enseñado a sobrellevar la soledad,
a vivir sin una caricia,
sin un abrazo,
a levantarte a la mañana
y no encontrar nadie a tu lado,
a sentirte menos que nada
a querer gritar: estoy aquí, que me oigan,
pero también me ha enseñado
a recordar las cosas bellas,
el amor sublime de una madre,
la mirada tibia de un padre
y el acogimiento de tener simplemente la vida,
que ya es mucho pedir
y sentir que teniéndola
todo aquello que he escrito
puede cambiar algún día,
porque no olvides que amar, sentir, tolerar
y perdonar son parte de la misma
vida.