martes, 18 de marzo de 2014

Cada día

"Cada día,
hagamos algo de lo que podamos sentirnos orgullosos al día siguiente.

Cada día,
pensemos que es el primero,
para vivirlo con sorpresa;
y el último,
para aprovecharlo como nuestra última oportunidad.

Cada día,
busquemos nuestra felicidad
haciendo más feliz a algún otro.

Sembremos
una semilla
de cuyos frutos podamos vivir al día siguiente.

Renovemos
nuestro corazón de tal manera
que no quede amargura alguna para el día siguiente.

No guardemos
nuestras sonrisas de hoy para mañana.

Sólo podremos sonreír mañana,
si hemos sonreído hoy."


Déjalo ir…

Deja ir todo aquello que no te pertenece por derecho de conciencia , todo aquello que te hace daño, y que sabes internamente que no hiciste lo correcto, las decisiones no son malas solo son decisiones . Cuando nos aferramos a afectos, a cosas materiales y esto nos crea dolor, sufrimiento, ansiedades es el momento de dejarlo ir, es momento de concientizar que lo que es tuyo se quedara, y aquello que no se debe ir.

Debemos dejar al lado la soberbia, el orgullo, y dar el brazo a torcer, el no querer escuchar “ Te lo de “ “ Yo sabía que esto iba a pasar “ porque pensamos que se están recreando en nuestro fracaso, y no solo querían advertirnos que no estaba bien nuestro proceder.

No es malo equivocarse es parte del crecimiento, cuando sostenemos una situación de apego nos hacemos daño pero igual a otras personas, no porque reconozca tus errores vas a ser tonto, torpe, de poca inteligencia , es que pensabas que lo estabas haciendo bien y así no resolvemos la situación a tiempo y se convierte en un monstruo de varias cabezas.

Deja ir aquello que ya no es una meta, un objetivo, que dejo de ser un reto, que nos comprometió con terceras personas y las dañamos conscientemente o inconscientemente . Es importante deja ir aquello que en su momento te hizo sentir bien y ahora es más bien un atraso o ciclo estacionario en nuestra vida, debemos cerrar ciclos y no dejar puertas abiertas pues se pueden volver a repetir convirtiéndose un patrón negativo.. Deja ir aquello que pensaste que en su momento era una solución amorosa, familiar y económica y al transcurrir el tiempo fue una cadena de pesares. A veces muchas personas nos apegamos y ese sentimiento no es autentico porque mientras te apegas dejas pasar muchas otras oportunidades y así mismo el objeto de tu apego también sufre. Nadie aprende en cabeza ajena, pero es beneficioso oír consejo porque quien te aconseje en bien te estima, no es fácil deja ir , lo que uno cree que es nuestro , que estamos aferrado como una tabla de salvación como un naufrago en el extenso mar.

Y o le aconsejo a mis clientes que lo suelte y lo deje ir como un papagayo que tome vuelo y regresa es tuyo para quedarse y si no la vida te brinda algo nuevo y que te pertenece es una ley.

SUELTA, SUELTA DEJA IR QUE EL UNIVERSO TE LO RESTITUYE….

ELANGELUS… MONICA ZERPA.

“Me quiere pero…. Lo quiero pero….”

Es una frase que oigo con frecuencia en mi consulta, el pero para mí es un adjetivo, sustantivo o simplemente un estado de conciencia donde el sujeto no está seguro o no entiende su visual como real, es decir cuando le dices a quien te amo, es porque debe existir un sentimiento profundo donde no cabe duda que esa persona a pesar de sus defectos, carencias o mascaras lo aceptaste tal cual como es; y así lo amas y entonces el pero es? Que una inseguridad de la persona por recuerdos o situaciones donde el amor no funciono, y entonces porque decir te amo sin estar seguro , no has pensado que dañas a la otra persona con tu inseguridad y la arrastras a una pena.

Cuando piensas me quiere “pero”…. Allí estas dudando de que te ame, la inseguridad viene de ti, o te la hace sentir la otra persona debe analizar de donde viene la duda , un “ pero” es como un proceso que no se ha terminado, un ciclo abierto que no nos deja a avanzar al próximo ciclo tranquilo, seguro de que lo que viene será mejor, el pero es intranquilidad, y es un factor perturbador para obtener lo que hemos deseado, por lo que hemos luchado y es un saboteador de nuestra prosperidad, porque la prosperidad es salud, amor, dinero es nuestra forma de diseñar el futuro nuestro y de muchas otras personas que dependen de nosotros y de nuestro criterio de hacer la vida más cómoda y feliz.

Cuando el pero se interpone en un negocio, haciendo pensar a la persona que irá mal, que el crédito no llegara o que no podrás hacer frente a las responsabilidades allí el “pero” crea la duda y con ella el desanimo y se cae el negocio, y otras situaciones , en todos los ámbitos de nuestra vida, no debemos dejar entrar el “ pero” y se asoma por allí analizar los pros y los contras, pero con ecuanimidad e inteligencia, buen humor, y sobre todo con la otra polaridad del “ pero “ que es “si puedo “, “ es positivo” y veras que todo fluirá en positivo. Si amas es porque hay amor, si te aman es porque te lo mereces y es un sentimiento reciproco, así que desde hoy el “pero” es solo una frase para componer una oración . “ Esa vivienda la voy a comprar tal vez tarde un poco el crédito pero tengo la fe que será mía, por derecho de conciencia y armonía perfecta “.



ELANGELUS. MONICA ZERPA.

Atracciones ¿erróneas? por Merlina Meiler

¿Por qué nos sentimos atraídos hacia personas que, de antemano, vislumbramos que no nos harán nada bien?

No se trata de un error.

Ni de masoquismo inevitable.

Tampoco (como he escuchado) que quizá nos guste que nos maltraten.

Cuando nos sentimos atraídos en más de una ocasión hacia gente que intuimos –o estamos casi seguros- que no nos tratarán como nos merecemos o que nos aportarán un sinfín de conflictos y de sinsabores, simplemente, hay algo de nosotros mismos que no estamos viendo.

La elección del mismo tipo de parejas a repetición, con claras muestras de que no lograremos un vínculo duradero, saludable y gratificante, puede darnos la pauta de qué tenemos que enfrentar si queremos realmente verlo.

Algo dentro de nosotros está esperando salir a la luz.

Y refleja el afuera.

Es necesario que permitamos que aflore cierta característica de nuestras personalidades a la que aún no le hemos dado el lugar que debería tener. En general, nos falta apoderarnos de algo que nos pertenece a nosotros, pero hasta ahora no lo hemos hecho o peor aún, hemos dejado que otros decidan qué hacer.

Oscurecer o negar una parte de nuestra personalidad o quién realmente somos (para que nos acepten, para no desentonar con nuestro entorno o por la razón que fuera) significa otorgarle poder a otros y esto, tarde o temprano, se nos vuelve en contra de algún modo. Además, implica un gasto de energía desequilibrante y poco saludable.

Déjame brindarte algunos ejemplos de qué pueden indicar ciertas atracciones “erróneas”.

- Una persona que, permanentemente, busca parejas que la maltratan y lo permite,
¿no será que tiene que aprender a hablar y a darse su lugar? En este caso, HACERSE VALER o PONER LÍMITES serían las frases clave.

- Alguien que se engancha con la primera persona que se le acerca, no realiza un acto de elección, sino que cuando lo eligen acepta sin titubear,
¿tal vez podría hacer elecciones mucho mejores, si lidiara con su soledad y entendiera que es mejor no tener a nadie como parche y dejar el lugar vacío para que aparezca quien realmente vale la pena? Aquí, APRENDER A ESTAR SOLO Y FELIZ sería la lección a aprender.

- Un ser que intenta salvar un vínculo enfermo o que ha naufragado en desmedro de su integridad y salud personales o que se queda atascado en la relación con su ex,
¿no se sentiría mejor aceptando poner el punto final internamente, soltar y abrirse a un futuro mucho mejor (léase: estar al lado de quien lo quiera fluidamente)? A las claras, ACEPTAR es el primer paso hacia la paz interior.

Por eso, si te sientes atraído hacia quien sabes que te traerá más dolores de cabeza que alegrías, descubre qué es lo que necesitas cambiar para llenar tu vida de colores vibrantes y de emociones placenteras. ¡Depende de ti! Y verás que esta clase de atracciones “erróneas” desaparecen por arte de magia, dando lugar a tu propio final feliz.