sábado, 8 de febrero de 2014

El recuerdo me pide que recuerde de nuevo,. de José Ramón Marcos Sánchez

El recuerdo me pide que recuerde de nuevo,… y siento la añoranza del cobarde,… la nostalgia de aquel momento que murió arrepentido,…. el dolor de aquel otro que nació del impulso,… que vivió atormentado,…. y daría el mañana por volver al ayer,… y decir lo sentido sin miedo a perder,… y callar lo que el daño rugió en ocasiones,…. el recuerdo me pide que recuerde de nuevo,… malgasté la vida en principios cerrados,… juzgué errores en otros sin juzgarme primero,…. comprendí que el amor es el sueño del alma incorpórea,… y la lascivia el deseo del cuerpo sin alma,… que he bebido de ambos,… y que no me arrepiento,… el recuerdo me pide que recuerde de nuevo,… que el dolor más amargo es haber hecho daño,… que el orgullo y el odio fallecen de olvido,… y que el tiempo es quién trae los perdones tardíos,… los cariños callados,… los suspiros llorados,… confieso que he mentido,…. que no pude mentirme,… que a pesar de reír he llorado por dentro,… el recuerdo me pide que recuerde de nuevo,… y me pide que aprenda sin pedirme que olvide,…. para hacer del presente el pasado perdido,… y gritarle a la vida,… que soy tan imperfecto,… que deseo estar vivo,…

Dios no me quiere y el Diablo me tiene miedo.
José Ramón Marcos Sánchez

Actitud de gratitud

Todos atravesamos momentos difíciles en la vida y usualmente queremos cruzar corriendo el dolor lo más rápido posible. Queremos sobreponernos a lo que sea que estemos sintiendo para que podamos volver a nuestra vida cotidiana.
Pero la verdad es que el dolor está allí por una razón. Date tiempo para sentir y para sanar.
El dolor puede ser un buen maestro.
Cuando aprendes la lección, no regresas a una vida cotidiana sino a una vida que es incluso mejor.

Sin importar lo que estés atravesando, si tomas un momento para enfocarte en las bendiciones de tu vida, encontrarás que siempre hay una razón para estar agradecido. ¡Hasta el mismo aire que respiramos cada día es un obsequio!
Una actitud de gratitud proviene a partir de entender que quizás todos tenemos problemas, pero no tenemos todos los problemas.

Cuando alguien que amas siente dolor, es tiempo de que entres en escena.
El simple interés por otro ser humano puede mover montañas.
Vamos a estar allí, cada uno por los demás.
Es muy fácil decir “estoy ocupado” cuando alguien te necesita, pero es muy difícil escuchar “estoy ocupado” cuando necesitas mucho a alguien.

La vida no fue hecha para ser fácil. Fue hecha para vivirla.
Quizás atravesaremos tiempos difíciles, pero las lecciones que aprendemos nos hacen más fuertes.
Lo más importante es vivir más para aprender más, y nunca rendirnos.

Yehuda Berg

Hasta siempre,.. de José Ramón Marcos Sánchez

Hace tiempo que el silencio me grita tus sentimientos,…y me dice que te has ido aunque te tenga a mi lado,… que habitas en la rutina y sueñas en otro cuerpo,… y que te falta el valor para decirme “hasta siempre”,… hace tiempo que los besos han dejado de ser besos,… y las caricias acostumbradas ya murieron de costumbre,… y me duele echarte de menos,… y te daña echarme de más…. y me voy consumiendo en recuerdos,… en la sombra de aquello que no volverá,… y siento que mis brazos son sólo compás de espera,… a la espera de sus brazos,… y esperas cada momento los momentos clandestinos,… para fundirte en su piel y nacerte de nuevo,… hace tiempo que tus suspiros son el viento de mis noches,… que arrancan mi alma diciendo que no quieres volver,… y sé que lloras en el silencio de las culpas,… y ríes en el secreto de los sueños,… y herido de amor el amor me recuerda,… que amar es dar todo a cambio de nada,… te doy mi distancia,… te entrego el olvido,… y aunque me mata el dolor de perderte,… me sobra amor para decirte,…. gracias por todo,…. “hasta siempre”,…

PD: Dios no me quiere y el Diablo me tiene miedo.
Twitter: @joseramonmarcos