miércoles, 29 de enero de 2014

No esperes....

No esperes una sonrisa para ser genial…
No esperes ser amado para amar…
No esperes estar solo para reconocer el inmenso valor de un amigo…
No espere el luto del mañana para reconocer la importancia de quienes están hoy en tu vida…
No esperes tener el mejor de los empleos para ponerte a trabajar…
No esperes la nostalgia del otoño para recordar un conejo…
No esperes la enfermedad para reconocer que tan frágil es la vida…
No esperes a la persona perfecta para entonces enamorarte…
No esperes el dolor para pedir perdón…
No esperes la separación para buscar la reconciliación…
No esperes el dolor para curarte…
No esperes elogio para creer en ti mismo…
No esperes que los demás tomen la iniciativa, cuando sabes que tu has sido el culpable…
No esperes el "te amo"para decir "yo también"…
No esperes tener dinero por montones para entonces ayudar al pobre…
No esperes el día de tu muerte si aún no has amado la vida…¿qué estás esperando?…
Lo único que necesitas es esperar al Señor. Y El nunca tarda..siempre llega a tiempo.

Desconozco a su autor

¡No Te Rindas!

Hubo un momento en el que la noche parecía eterna y hoy todo eso parece tan lejano.

Hubo un momento en el que nada de lo que hacías resultaba, cuando de pronto apareció la respuesta.

Hubo un momento en el que dejaste de creer en el amor y de repente tu corazón, con más intensidad que nunca, lo encontró de nuevo.

Hubo un momento en el que por el desierto se esparcían tus palabras y hoy dan retoño sus semillas.

Hubo un momento en el que creíste que era lo peor que te podía pasar y hoy agradeces tu destino.

Hubo un momento en el que jurabas que no podrías pasar esa prueba y hoy es tan sólo un paso más.

Hubo un momento en el que creíste que no podías hacer algo y hoy te sorprendes de lo bien que lo haces.

Hubo un momento en el que los monstruos y los ogros intimidaban tu vida y hoy sonríes al ver cómo tus miedos engrandecían sus sombras.

Un día nací, un día moriré, y nada me llevaré aunque me haya pasado la vida ahorrando. ¿Estoy realmente viviendo atesorando sin gastar para lo que me gusta?

Una casa está hecha de roca y madera, y un hogar de amor y entrega. ¿Tienes un hogar o solamente una casa?

Si lloras por haber perdido el sol, entonces no podrás ver las estrellas. Cuando viene la noche el sol se va, pero las estrellas son visibles. ¿Estás llorando por lo ya pasó no aprovechando la vista para ver lo que Dios quieres que veas?

Si toda tu vida es de lamentos, entonces no tendrás tiempo para reír. ¿Estás separando tiempo para reír y no estas malgastando todo el tiempo en lloros?

Nunca olvides que la vida es más grande que tus miedos, que tu fuerza es mayor que tus dudas.

Aunque tu mente esté confundida, tu corazón siempre sabrá la respuesta, y con el tiempo, lo que hoy es difícil, mañana será un tesoro.

Rendirse es muy común en el ser humano; existen ocasiones cuando deseamos bajar los brazos y partir o descansar; no hacer más nada y dejarnos llevar por la corriente.

No rendirse significa luchar, no dejarse abatir por la lucha, seguir de pie aunque estemos heridos y continuar hasta doblegar aquello que nos aflige en el momento de la tentación de rendirse. Sobreponerse a un fracaso, a una ingratitud, a una enfermedad o a cualquier adversidad, es duro, pero vale el esfuerzo hacerlo, pues con ello nos damos cuenta que dentro de nosotros existe un potencial que nos fue dado para que seamos vencedores, pero ahora en Cristo este potencial ha sido maximizado de tal manera que somos más que vencedores.

No te rindas.

Tu hermano amigo: Carlos Jiménez.

Sólo ser siempre,... de José Ramón Marcos Sánchez

 
Cuanto te quiero y cuán poco,... en lo mucho, desde el deseo de darme eterno hasta darte la eternidad,.... y callarme desde dentro de tu cuerpo en un beso,.... y atrapar el silencio de los latidos de la entrega,... y lloverme en tu piel,... y hacerle el amor al amor que te siento,.... y sólo ser siempre,... sólo eso,... sólo siempre,.... en lo poco, desde el miedo de no merecerte,.... de ser debil y despojarme de ti en alguna ocasión,... y que extrañarte me convierta en extraño,.... no quiero aprender a suicidarme en la muerte de tus recuerdos,... quiero ser siempre,... sólo eso,... sólo siempre,... no me des demasiado de nada,... no me quites demasiado de algo,.... lo que quede después, será nuestro,... seremos nosotros,... un alma completa sin normas ni tiempos,... un cuerpo desnudo sin nuncas ni miedos,... y sólo ser eso,.... y sólo ser siempre,....

PD: Dios no me quiere y el Diablo me tiene miedo.
José Ramón Marcos Sánchez.