jueves, 20 de noviembre de 2014

Todos los días debemos mantener un equilibrio

"La existencia es una cuerda rígida sobre la que avanzamos, debatiéndonos por dos impulsos contrarios. Todos los días debemos mantener un equilibrio entre los dos platillos de esta balanza que está en nosotros que son el corazón y el intelecto. Si el corazón se inclina demasiado de un lado, si los sentimientos toman demasiado la palabra, es necesario hacer intervenir rápidamente al intelecto, al pensamiento, y viceversa. Siempre hay que añadir de un lado y sustraer del otro.

Para caminar, tenemos dos pies que hacemos avanzar uno detrás del otro; igualmente en el plano psíquico debemos avanzar utilizando alternativamente el intelecto y el corazón. Cuándo y hasta qué punto es el intelecto el que debe intervenir, y cuándo y hasta qué punto es el corazón, he ahí una cuestión difícil. Es poco frecuente encontrar seres que sepan mostrarse perspicaces, rigurosos, sin dejar de ser indulgentes, flexibles y considerados hacia los demás. Para conseguirlo, es necesario aprender a alternar conscientemente las actividades que alimentan el intelecto y aquellas que alimentan el corazón.”

Omraam Mikhaël Aïvanhov

No hay comentarios: