domingo, 27 de julio de 2014

¿Por qué te preocupas sin motivo alguno?

¿Por qué te preocupas sin motivo alguno?
¿A quién temes sin razón?
¿Quién te podría matar?
El alma no nace, ni muere.

Cualquier cosa que pase,
pasará por tu bien;
lo que esté sucediendo,
está sucediendo para bien;
lo que vaya a pasar,
también sucederá para bien.

No debes lamentarte por el pasado.
No debes preocuparte por el futuro.
El presente está sucediendo...

¿Qué perdida te hace llorar?
¿Qué has traído contigo?
¿Qué crees que has perdido?
¿Qué has producido?,
¿Qué piensas que se ha destruido?

No has dado nada,
no has traído nada contigo,
cualquier cosa que poseas,
la has recibido aquí.
Cualquier cosa que hayas tomado,
la tomaste de Dios.
Lo que sea que hayas dado,
te lo ha dado Él.

Llegaste con las manos vacías,
y regresaras con las manos vacías.
Cualquier cosa que poseas hoy,
pertenecía a otra persona el día de ayer y
pertenecerá a otra diferente el día de mañana.
Erróneamente hemos disfrutado de
esa idea de pertenencia.

¿Es esta falsa felicidad
la causa de tus penas?
El cambio es la ley del universo.
Lo que consideras como muerte,
es en realidad la vida.

En cualquier momento podrías
ser millonario/a,
y en el siguiente puedes
caer en pobreza.
Tuyos y míos, grandes y pequeños…
borremos esas ideas de la mente.

Entonces todo te pertenecerá y todos serán dueños.
Este cuerpo no te pertenece,
tampoco tú eres este cuerpo...

El cuerpo está formado por fuego, agua, aire, tierra y
éter, y retornará en estos elementos.
Pero el alma es permanente – así que...

¿Quién eres realmente?

El Bhagavad Gita

"El Divino Canto de Dios"

No hay comentarios: