domingo, 20 de julio de 2014

La pasión por vivir

En la vida existen incontables cosas que se pueden hacer;
sin embargo, lo importante no es que las pensemos,
sino que nos decidamos a actuar para lograrlas.
Es muy probable que nuestra idea de momento
no sea la más adecuada o la más conveniente; no obstante,
tendremos la magnífica oportunidad de mejorarla
sobre la realidad de su aplicación y no solamente
en el pensamiento etéreo de nuestra imaginación.

A partir del momento en que nos decidamos a actuar,
los obstáculos irán cayendo
y nuestros sueños se irán realizando.

Amigo mío, qué te parece que iniciemos nuestros sueños
agregando a nuestro esfuerzo una gran dosis de pasión,
vehemencia y amor en todo lo que hagamos día con día.

• Pasión al levantarme por las mañanas,
dando gracias a Dios por tener una nueva oportunidad de vivir cada día.

• Pasión por mi trabajo,
ya que éste me permite el desarrollo pleno de mis potencialidades,
enfrentándome cada día a nuevos retos y desafíos.

• Pasión por el estudio,
pues es la única manera de crecer y ser mejor.

• Pasión por el cambio;
es la esencia de vivir.

• Pasión por mi pareja,
compañera de mi aventura.

• Pasión por mis hijos,
semilla de nuestro futuro.

• Pasión por mis amigos,
confidentes de mis temores y mis deseos.

• Pasión por mi patria,
tierra fértil que me dignifica, dándome la oportunidad servir.

Ese pequeño ingrediente llamado pasión,
que hace la gran diferencia entre el aficionado
y el profesional, entre el mediocre y el triunfador,
entre el ser común y el ser excelente.

Gabriela Mistral anota en un poema:

“que triste sería el mundo si todo en él estuviera hecho,
si no hubiera un rosal que plantar,
una aventura que emprender…
no caigas en el error de creer
que sólo se hace mérito con los grandes trabajos”.

Agrega a cada idea, a cada tarea y en cada instante,
por pequeño que sea, el ingrediente de la pasión
y no habrá empresa menor en tu vida…
sólo grandes realizaciones de tu ser…

Miguel Angel Cornejo


No hay comentarios: