martes, 10 de junio de 2014

Nada de eso fue un error por Merlina Meiler

No te castigues, ni busques culpables.

Tomaste una decisión que no dio el resultado que esperabas.

E incluso, te dejó en un lugar impensado.

No se trata de un error, precisamente.

Al decidir, claro que corremos el riesgo de que nuestra resolución dé lugar a un desacierto.

Pero ten en cuenta de que si no eliges un rumbo en tu vida, una persona, un acontecimiento o el destino lo harán por ti, ya que no existen los vacíos: quedarte sentado esperando a ver qué sucede también es una elección con consecuencias.

Siempre es mejor que tomes una determinación, de la manera que puedas, con los elementos que estén a tu alcance o siguiendo los consejos de seres bienintencionados, luego de pasarlos por tu tamiz interno y de aprobarlos.

Porque si dejas todo librado al azar, no tendrás la posibilidad de jugarte por aquello en lo que crees o por esa persona en quien consideras que vale la pena confiar.

Y eso es lo que puede permitir que te sientas orgulloso de ti mismo y dormir con tranquilidad por las noches, sabiendo que has hecho lo correcto: la firmeza de tus pensamientos, el saber que lo más conveniente es actuar, de la manera que consideres oportuna, conforme a tus valores, a tus principios y a lo que quieras lograr.

Siempre es mejor, por ejemplo, invitar a esa persona especial a salir para que descubra tus verdaderos sentimientos, que quedarte callado y con la duda de qué habría sucedido si hubieses dado un paso hacia adelante, aunque esto traiga aparejados riesgos varios.

Si lo que tiene lugar después de tus acciones no deviene exactamente en lo que deseabas, no tienes por qué considerar que te has equivocado.

Para mí, el desacierto es la inacción, la duda que nubla tus pensamientos y congela tus acciones, el no arriesgarte por aquello que te desvela y consume gran parte de tus pensamientos, el prestar demasiada atención a lo que otros harían o dejarían de hacer en desmedro de tus propias iniciativas.

Ese es el verdadero error.


No hay comentarios: