martes, 11 de marzo de 2014

Sin presiones por Merlina Meiler

Sientes que te presionan de todos lados.

O que la presión proviene, principalmente, de un solo lugar y se irradia a las demás áreas de tu vida, traduciéndose en cansancio, en molestia, en falta de paciencia.

¿Qué hacer ante esta sensación de presión agobiante?

Pues permíteme decirte que para que haya una opresión exterior, es necesario que haya un receptor.

De alguna manera, estás recibiendo un estímulo al que no respondes adecuadamente, porque hace eco dentro de ti.

Tal vez algún miedo interno te impide reaccionar como desearías.

O lo que da un resultado similar aún, no sabes cómo reaccionar.

Qué hacer.

Cómo protegerte.

Hay gente que tiene un sentido especial para detectar nuestras debilidades y ahonda en ellas, aprovechándolas a su beneficio para manipularnos, para desestabilizarnos, para que nos sintamos mal y a su merced.

Se trate de tu jefe, de tu pareja, de tus padres o de quien sea, creo que es un buen momento para que tengas en cuenta estos puntos en el momento en que decidas actuar:

- Si permites que alguien te oprima es porque adoptas una conducta de oprimido. Con la autoestima en su lugar o con seguridad en quien eres y en tu potencial, esto no te estaría pasando.

- En el caso de que todos a tu alrededor reaccionen de igual modo, hay alguien que está infundiendo miedo o que es bastante autoritario en su proceder. Una persona así es tóxica y no es nada bueno tenerla cerca. Si se trata de tu jefe, tal vez ha llegado la hora de que busques un traslado a otra sección/sucursal o un empleo en otra empresa.

- Claro que hay trabajos y profesiones que incluyen un alto grado de presión, pero si observas a quienes los desarrollan con fluidez, verás que disfrutan de lo que hacen, a pesar de lo que podría parecer un escollo o una exigencia enorme. Si este es tu caso, lo mejor es que te dediques a otra área dentro de lo que estudiaste o aprendiste, o a aquello que sabes que te nace naturalmente: allí verás cómo las presiones se disipan y logras abordar tu vida laboral desde otra perspectiva, mucho más relajada.

- Si se trata de tu pareja, ¡estás en una des-pareja! Tú eres quien decide cómo te tratan y los límites que estableces; si hasta ahora lo que has hecho no ha dado un resultado positivo, prueba otra cosa con detenimiento y con la convicción de que alcanzarás tu cometido.

En el momento que decidas cambiar de actitud, todo a tu alrededor se modificará. Ella define si pasas un momento distendido o si, por el contrario, tienes el corazón en la boca permanentemente.

Cuando decidas dejar el lugar que has venido ocupando (por la razón que fuera, no es relevante ahora), generarás una dinámica de cambio de roles que te permitirá acceder adonde siempre has soñado.

¿Cómo reaccionas ante las presiones?

No hay comentarios: