viernes, 21 de marzo de 2014

Quiéreme y no digas nada,...

Quiéreme como se quiere en el hechizo de la vez primera,… como se quiere cuando nunca se ha querido,… en la esencia entregada que se esconde en los suspiros censurados,… inconfesables,… en las quimeras de sentires soñados,…. esas que habitan en los pulsos de las ganas de ser de otro,… y te atrapan en el deseo de nunca ser rescatado,… y mueres en lo perpetuo de la espera de momentos esperados,… en la distancia de la presencia recordada,… cuando el tiempo mata al tiempo porque no estás a su lado,… cuando haces de dos uno en el hueco de tu alma,… cuando haces de uno nada en lo yermo del después,… del antes,… y sólo existes en su ahora,… cuando el olvido se para,… cuando la vida te vive,… y el silencio es la belleza de su callada mirada,… y el sonido es la caricia del aire tatuado en la piel del amor,.. quiéreme y no digas nada,… hazme sentir que me amas,… hazme a momentos ser todo,… haz que sin ti no sea nada,…

PD: Dios no me quiere y el Diablo me tiene miedo.
José Ramón Marcos Sánchez

No hay comentarios: