martes, 25 de febrero de 2014

Fuera de lugar por Merlina Meiler

¿Sientes que estás realizando acciones en las que te ves como “sapo de otro pozo”?

¿Que solo las haces para no ser distinto a los demás, para pertenecer a cierto grupo, debido a que todos siguen esa tendencia y no quieres que te consideren diferente o porque, presuntamente, se ve bien que las hagas?

A todos nos ha sucedido que a cierta edad o en algunas ocasiones sentimos que llevamos a cabo actividades o participamos en acontecimientos que, por algún motivo, nos resultaron ajenos.

Mi consejo es que, en caso de que te esté sucediendo en la actualidad, te distancies de eso lo antes posible.

Es que si notas que estás fuera de lugar:

- Te estás traicionando a ti mismo. Aquello en lo que crees se ve opacado por los gustos y por los deseos de los demás (que al torcerte el brazo, logran manipularte).

- Pierdes tu equilibrio interno (tu eje, tu norte o como te guste llamarlo). No sabrás qué decisiones tomar, ya que has aceptado unas que no te son familiares solo por agradar a los demás. Desconocer tu verdadera esencia y aceptar a rajatablas lo que dicen otros no puede dar lugar a nada provechoso ni enriquecedor para ti, además de que nubla tu visión y tu bien juicio.

- Generas dependencia hacia aquella persona a quien le has permitido que tome decisiones por ti. Si has sido capaz de dejarte de lado para seguir modas o lineamientos marcados por otros, corres el riesgo de depender sobremanera de los siguientes pasos que ellos establezcan para ti, con el propósito de seguir formando parte de ese círculo.

Para mí, sentirse fuera de lugar es una gran luz roja que indica que, por alguna razón, no deberíamos estar allí o con esa gente. No es nuestro lugar ni el entorno en el que nos conviene desenvolvernos.

Piensa que en otras circunstancias de tu vida, sí estás con personas que te quieren, más allá de tus defectos y de tus virtudes.

Que no te imponen su propio pensamiento o sus reglas para aceptarte.

Que te permiten ser quien eres, fortalecerte y expresar tus opiniones y tus deseos.

¡Este es el mejor lugar para que logres la plenitud y brilles! No aceptes ningún otro.

2 comentarios:

Cristal_Azul dijo...

!Hola,José Luis!

Esplendido post.Una verdad aplastante.Enhorabuena,me ha fascinado.Besos.

José Luis Duarte Rivera dijo...

Hola! muchas gracias! te mando un abrazo de oso.