miércoles, 1 de enero de 2014

Escucha profundamente

Muy a menudo la ira, el enojo dirigido hacia nosotros se debe a que la otra persona tiene diferentes expectativas a las nuestras. Ellos están operando bajo la suposición de que actuaremos de una cierta manera, pero cuando no lo hacemos, se dispara su enojo. Ellos pueden tener diferentes opiniones, ser totalmente ignorantes de nuestro punto de vista o motivación, o simplemente pueden ser muy diferentes de nosotros en muchas maneras.

En el trato con la ira de otras personas, es importante ser consciente del hecho de que la otra persona quiere sacar a la luz, algo de su relación contigo. La llave es comprender sus expectativas, y ayudarla a comprender las tuyas. Se llega a tal comprensión por medio de una comunicación signiticativa.

Más bien que esperar que la otra persona sienta de la misma manera que tú acerca de la situación que la hizo enojar, haz un esfuerzo real para averiguar cómo se siente realmente. A fin de conseguir una comprensión verdadera de lo que está impulsando su ira, -para que puedas últimamente diluirla- necesitarás afilar tus habilidades de escucha y comunicación.

Intenta ser un buen escuchador por aprender cómo "escuchar profundamente". Para hacer esto, tienes que poner tus propios pensamientos y creencias a un costado, y focalizarte realmente en lo que la otra persona está diciendo.

Dean Van Leuven – Dealing With Other People’s Anger
Traducción C.F.

No hay comentarios: