jueves, 26 de diciembre de 2013

Ya no permito más que otros elijan por mí

Somos hábiles. Llegamos a este mundo con instrucciones completas. En nosotros hay una línea directa a la sabiduría. No es necesario depender de otros para que tomen decisiones por nosotros. Aun cuando hemos dependido de otros por sabiduría, todavía tomamos la decisión de depender de ellos. Fue nuestra elección.

Da un ejemplo de una vez cuando diste a otra persona dominio sobre tu vida:

¿Cuáles fueron los resultados de la elección de la otra persona?

Da el ejemplo más reciente en que permitiste que otra persona escogiera por ti:

Declara: Ya no permito más que otros elijan por mí. Se me ha dado el regalo de elegir. No cederé ese regalo.

Fuente: Sendero Espiritual

Hoy hago algo nuevo


Esta semana no es para aprender nuevas ideas de la lectura. Es una semana de acción. ¿No dijo Jesús que hemos de ser hacedores de la palabra así como oyentes? Los niños pueden leer sobre el juego de béisbol o tenis, y hasta observar un juego, mas la verdadera experiencia se logra al jugarlo. Desde el concepto de la palabra escrita y su difusión en los hogares, ha habido una tendencia de leer demasiado y de hacer muy poco. No será así esta semana. “Hazlo ahora” es la advertencia consistente del cambio.

Hoy haz algo nuevo, y escribe abajo lo que fue y cómo te sentiste:




Fuente: Sendero Espiritual

Hoy oigo un nuevo sonido


El mundo está lleno de sonido, así como el alma. Aquellos que han oído la voz callada y suave han descubierto que ponernos a tono con el mundo del sonido y ser susceptibles a ese mundo es útil para desarrollar la destreza de escuchar.

Hoy, escucho un nuevo sonido. Hay la posibilidad de oír un nuevo sonido en varios aspectos de la vida. Puedes oír a alguien decir algo que nunca hayas oído antes. Acaso puedas oír la voz de Dios en la quietud. Puedes oír una nueva canción, o los sonidos que están alrededor de tu hogar cada día, pero que no has oído.

No importa lo que el nuevo sonido sea, ten la bondad de describirlo y describe las circunstancias que te permitieron oírlo:



Fuente: Sendero Espiritual