martes, 17 de diciembre de 2013

Apagar el fuego de la ira

Sonreír permite que la energía de ser consciente nazca en ti; y te ayuda, a abrazar la ira que sientes. Antaño; los sirvientes de los reyes y las reinas debían llevar siempre un espejito, porque cuando alguien se presentaba ante los monarcas, debía tener un aspecto impecable. Así que; por razones de etiqueta, la gente llevaba siempre una bolsa con un espejito dentro. Intenta hacerlo. Lleva un espejo contigo; y mírate en él, para ver en qué estado estás. Después de haber inspirado y espirado varias veces y de haberte sonreído a ti mismo, la tensión habrá desaparecido y te sentirás mejor.

Thich Nhat Hanh

El buen trato por Merlina Meiler

Esperas que los demás te traten bien.

Te enojas o te entristeces cuando esto no sucede.

Incluso, permaneces inmóvil ante agresiones que no sabes muy bien por qué se disparan.

O culpas a los demás por no darte tu lugar, por no verte como eres, por no apreciarte en tu justo valor.

Ha llegado el momento de hacer una breve introspección y de que te fijes, realmente, cómo te tratas a ti mismo.

Ya que todo lo bueno (y también lo malo) empieza por casa y, a partir de allí, se irradia.

Si tienes pensamientos recurrentes negativos hacia tu persona, sueles decirte palabras que te desvalorizan o te insultas al cometer errores, eso es lo que encontrarás en el afuera.

Si te cuidas en todos los aspectos posibles (por ejemplo: dormir y comer bien, no fumar ni tomar en exceso), solo aceptarás lo mismo a cambio.

Si te relacionas de manera sana con ti mismo, esto se trasladará a tu relación con los demás; de este modo, inmediatamente detectarás quien no lo hace y lo apartarás de tu camino o lo neutralizarás, sea quien sea.

Si haces lugar a tus necesidades y a tus prioridades, no permitirás que otros las condicionen, intenten minimizarlas o hacerlas desaparecer.

El buen trato comienza por ti mismo. Es algo que puedes intentar a partir de hoy en todo momento y, gradualmente, irás percibiendo cómo sus frutos se van ampliando y modificando todas las áreas en las que te desempeñas.