miércoles, 11 de diciembre de 2013

Obsesión por Merlina Meiler

Una idea recurrente aterriza una y otra vez en tu mente.

Intentas apartarte de ella pero la mayoría de tus esfuerzos son en vano, ya que presiona para volver a ser el centro de tus preocupaciones, una y otra vez.

¿Por qué sucede esto?

Hay un tema sin resolver que está pidiendo a gritos que te ocupes de manera proactiva para ponerle un punto final.

Probablemente, aún no has tomado la determinación de darle un cierre al asunto o, en caso de que no se pueda por alguna razón ajena a ti, de dejarlo partir. Ya que de prestarle la calidad de atención necesaria, habría desaparecido.

Tal vez esa obsesión ha ocupado un espacio durante cierto tiempo en tu vida y temes que se produzca un vacío si le das el adiós definitivo: mientras te sigas aferrando a esa persona o a esa situación, las cosas seguirán iguales (o quizá se compliquen aún más).

¿Hasta cuándo durará?

La decisión es depende por completo de ti. Aunque haya otras personas involucradas, tú puedes hacer tu parte y resolver concluir ese capítulo de la mejor manera posible.

Aunque este final implique dolor y un gran esfuerzo, valdrá la pena porque a partir de él podrás liberarte de lo que ha generado esa obsesión, poner las cosas en su lugar y acceder a un universo distinto para ti, de bienestar y de sensaciones positivas.

¿Qué puedo hacer?

En primer término, acepta la idea de que es necesario que te desprendas de lo que está causando esa conducta. Puede ser una persona, un recuerdo, un objeto, un sentimiento o cualquier otro estímulo que te esté impidiendo llevar adelante una vida equilibrada y plena.

Adoptar esta idea comenzará a aliviarte y, de a poco, podrás llegar al siguiente punto: decidir cuándo comenzarás el proceso que te ayudará a cortar con lo que te ha hecho mal y a dar pasos en firme hacia una mejor calidad de vida.

Establecer una fecha para empezar el cambio ayuda en la despedida de lo que te acompañó hasta ahora, entre otros aspectos positivos que se te presentarán. Por ejemplo, definir que el lunes próximo sea el día de inicio es una excelente opción.

Cuando llegue el día que has elegido, enfócate en qué provoca tu obsesión. Si tienes un pensamiento recurrente, sepáralo en partes pequeñas y analízalas. Luego, vuelve a desmembrar estas partes reducidas en otras aún más chicas, hasta que sean casi insignificantes y así logres entendimientos más profundos de cómo manejarlas, saldarlas y cerrarlas.

Y de a poco te darás cuenta de que lo indeseable va quedando atrás y que puedes caminar más erguido, con menos lastres y con mayor seguridad.

Reloj biológico por Merlina Meiler

A cierta altura de la vida, a muchas mujeres se les despierta el “reloj biológico”, esa espada de Damocles que parecería indicarles que quedan pocos años para convertirse en madres.

A los hombres esto no suele sucederles de igual modo, ya que su capacidad de procrear se extiende muchos años más.

Es claro que no estoy hablando de quienes, conscientemente, han decidido postergar la maternidad por razones profesionales, laborales o cualquier otra que consideren apropiada. Ellas no consideran que esperar sea un problema y lo viven con tranquilidad y sin culpas.

Gran cantidad de mujeres sienten la presión social, familiar e incluso interna de embarazarse, en cualquier momento y a cualquier edad. He recibido consultas de mujeres de veintipico que ya se sentían un tanto grandes para ser madres, conforme a los usos y costumbres del lugar en que residen. Me comentaban que sentían que “se les estaba pasando el tren”. Otras, ni siquiera piensan en el tema hasta los 35 ó 40 años.

Si sientes que tu reloj biológico está indicando que ha llegado la hora de ser madre, aquí hay algunos consejos para que tengas en cuenta:

CONSEJOS

- No cedas a las presiones: los demás siempre opinan y para ello se basan en fundamentos que quizá no compartas.

- ¿Quieres tener un niño por deseo, por necesidad o porque es lo que se supone que debes o ya deberías haber hecho? Las expectativas de los demás son solo eso. Haz valer tus propias decisiones, aunque sean pocos las que las entiendan o las avalen.

- El apuro es un mal consejero: tomar resoluciones apresuradas en este asunto puede generar situaciones que disten bastante de prodigar felicidad. Quedar embarazada solo porque consideras que ha llegado tu hora, sin conversarlo previamente con tu pareja, suele dar resultados contrarios al os buscados en el plano vincular.

- Hay nuevas opciones, como congelar los óvulos: anteriormente, solo se hacía en caso de enfermedad, pero en la actualidad hay cada vez más mujeres que eligen esta opción para sacarse de encima el peso del reloj biológico y vivir con mayor plenitud.

Y nunca te sientas mal por las decisiones que tomas, si están en sintonía con tu manera de sentir y de pensar.

Donde sea por Merlina Meiler

Tal vez seas una de esas personas que, en estos momentos, está sola por la vida.

Has tenido algunas experiencias sentimentales que generan que hoy tengas ciertos recelos para abrirle tu corazón a otro ser.

Quizá tienes actividades rutinarias que no te dan la posibilidad de ampliar tu círculo y siempre te encuentras con las mismas personas.

O vives en un lugar donde consideras que se te dificulta conocer gente nueva.

Pero déjame decirte que en realidad, tanto en ciudades grandes como en pequeñas hay oportunidades de hallar lo que estás buscando.

Una persona que realmente valga la pena puede estar mucho más cerca de lo que imaginas, si te abres a la posibilidad de ampliar tus horizontes.

Hoy en día, contamos con la facilidad de encontrar a alguien afín de una manera que hasta hace tiempo era poco convencional o impensada. También hay formas que, aunque estén probadas y comprobadas, aún no has intentado.

Cerrarte a nuevas opciones solo intensificará tu sensación de soledad.

No descartes ningún lugar ni ninguna situación: si lo que has hecho hasta ahora no dio los frutos deseados, ¡es hora de probar algo nuevo!

Si tomas los recaudos de seguridad adecuados (aquí hay tips muy interesantes), dedicas tiempo a conocer a la persona antes de dar pasos en firme y confías en tu intuición y en los hechos, la aventura de tratar de hallar una pareja estable puede convertirse en una hermosa realidad.

¡Déjate sorprender!

¿Cuál es el lugar más impensado en que has conocido a alguien?