lunes, 30 de septiembre de 2013

La percepción de la realidad

Toda persona para poder vivir necesita enterarse de lo que ocurre a su alrededor. Para satisfacer tus necesidades elementales como alimentarte y para otras más avanzadas como entablar relaciones con tus semejantes, necesitas saber qué pasa fuera de ti. A eso que pasa fuera de ti se acostumbra llamarlo "la realidad". La realidad está integrada por todo lo que consideramos real, y lo que consideramos real es aquello que podemos ver, escuchar, y palpar. 

Cuando realizamos estas actividades (ver, escuchar, y palpar), estamos utilizando tres de nuestros sentidos: la vista, el oído, y el tacto. Es través de ellos que percibimos principalmente la realidad: nos enteramos de que existe un objeto, de que alguien nos llama, de que algo está caliente. Existen dos sentidos más pero contribuyen en menor medida a que nos formemos una idea de la realidad. 

A los elementos de información que reciben los órganos de los sentidos se les denomina señales. Constantemente estamos recibiendo infinidad de estas señales y, sin embargo, la maravillosa máquina que es el cuerpo humano se las arregla para darnos una imagen comprensible de lo que existe fuera de nosotros. Sin que nos demos cuenta, se realiza una compleja tarea de selección e interpretación para que solamente nos enteremos de lo que realmente necesitamos. 

Los mecanismos neurológicos que nos permiten conocer la realidad son en parte heredados y en parte adquiridos. A través de muchas decenas de miles de años, la especie humana ha evolucionado y ha llegado a ser lo que es hoy. Los órganos sensoriales, el sistema nervioso y, en particular, el cerebro que hoy tiene cada persona, son el resultado de esa evolución. También lo son los procesos cerebrales que constantemente están recibiendo y elaborando las señales que llegan desde el exterior. 

La recepción y selección de señales se realiza constante y automáticamente por medio de mecanismos que son comunes y genéricos para toda la humanidad. Sin embargo, la última parte del procesamiento, que es la interpretación, no es universal ni general, ni es el producto de la evolución. Es personal y aprendida por cada uno de nosotros durante su período de crecimiento. 

Desde que naces hasta que eres adulto pasas por un período de aprendizaje durante el cual las personas mayores que están alrededor tuyo te dicen qué es cada una de las cosas que vas conociendo. Así es como aprendes a saber qué es cada cosa. A este proceso de tomar una imagen que te llega por la vista y asignarle un significado, se llama interpretación. La interpretación, como acabo de decirlo, es aprendida; no vienes al mundo sabiendo lo que es un carro de bomberos o una pelota de fútbol. 

Así como aprendes a reconocer las cosas que ves, también aprendes a darle un significado a los hechos de los cuales eres testigo. 

Cuando algo ocurre delante de ti mientras eres niño, recurres a los mayores para que te expliquen qué es lo que está pasando. Esta explicación la grabas dentro de ti y cuando eres grande olvidas que alguna vez tuviste que preguntarla. Te parece que la sabes desde siempre y, lo que es más, que todo el mundo lo sabe. Pero no es así, es particular tuya y de la sociedad en la que te has criado.

Desconozco a su autor
Fuente: EPYA


Tiempo para renovarse

¿Ha pensado usted en la importancia de "regresar" para renovarse?
Si después de cada acción ejecutada, de cada tramo del camino, nos detuviéramos y rindiéramos cuenta del viaje, nos podríamos percatar de que hemos cometido algunas equivocaciones, que nos duelen mucho, y que son los costos que tenemos que pagar por las malas decisiones. 

Al igual que el explorador consulta frecuentemente una brújula, establece la ruta en el mapa y verifica constantemente su posición para poder llegar a su destino, un líder debe tener "súper-visión", y de manera certera seguir el hábito de consultar constantemente su brújula (que para él es su misión), y evaluar si las estrategias y acciones elegidas son las adecuadas. A nadie le gustaría hacer un largo recorrido para que al final llegara al lugar equivocado. 

Desandar el camino, aun cuando el tiempo transcurrido es irrecuperable, resulta un proceso doloroso, pero es la única forma de aprender de nuestros errores. Si esto es tan duro, ¿por qué no creamos el hábito diario de detenernos? Por supuesto que esta acción, por sí sola, no nos asegura el éxito, pero sí nos permite ver si vamos por el buen camino. 

No espere a que lo obliguen a retirarse del escenario; si nota que tiene agotamiento excesivo, síntoma muy importante de que el sistema de alarma de nuestro cuerpo está sonando y avisando que estamos muy propensos a cometer errores, ha llegado el momento de retirarse y recargar energías. 

Vuelva para renovarse y recárguese emocionalmente; la vida requiere no sólo de recursos económicos, también del capital emocional para tener la vitalidad, el esfuerzo y el entusiasmo que exige toda realización digna y de calidad. 

Recurra a lecturas inspiradoras y positivas que lo saquen del escenario y le permitan descansar. Escuche buena música, reflexione en la soledad, haga oración y acérquese a Dios; le dará seguridad y certeza para planear el futuro inmediato. 

Recuerde que la seguridad económica no está en el dinero que poseamos, sino en nuestra capacidad de producir riqueza a través del pensamiento creativo y del esfuerzo constante. La seguridad debe estar en nosotros mismos.

Retirarse, renovarse y regresar debe ser un hábito permanente que asegura el camino correcto.

Desconozco a su autor
Fuente: EPYA


Desequilibrio por Merlina Meiler

Tener falta de equilibrio significa no estar en nuestro centro y, por ende, no poder contar con la claridad necesaria para ver las cosas tal cual son o para tomar decisiones acorde a lo que está sucediendo.

Claramente, no me estoy refiriendo a los trastornos que necesitan atención médica, sino a aquellos momentos de incertidumbre o de zozobra en los que nos sentimos incómodos, fuera de foco, y se nos dificulta acceder a los recursos internos con los que contamos para hacer frente a lo que nos toca.

Nuestros razonamientos y nuestros comportamientos se ven alterados por hechos que se produjeron y que nos desestabilizaron. O sentimos que solemos volver a ese lugar en el que se repite cierto estímulo proveniente del exterior (como el trato despectivo de parejas o de superiores, engaños, etc.) y nos sentimos indefensos, inestables, a merced de personas o de situaciones que acaecen.

Los desequilibrios pueden producirse por influencias internas o externas.

Influencias internas

Nosotros mismos damos lugar al desequilibrio por conflictos sin resolver (yo lo llamo talón de Aquiles emocional”, por no enfrentarnos a lo que deberíamos, por miedos, por pesadumbres extremas sobre las que no tomamos medida alguna. Albergamos diversos puntos álgidos que cada vez que se disparan nos retrotraen al mismo escenario.

También se produce por creencias arraigadas en nuestro interior y que condicionan el entorno. Si consideramos, por ejemplo, que todo el que se nos acerca sentimentalmente tiene un interés económico y quiere aprovecharse de nosotros, eso es lo que atraeremos: el desasosiego y la sensación de desequilibrio volverán a surgir, una y otra vez, hasta que modifiquemos el patrón que da lugar a esta clase de vínculos (nuestra creencia).

Influencias externas

Prestar demasiada atención al qué dirán o a las directivas y a lo que hayan decidido para nosotros quienes nos rodean, en desmedro de nuestros propios intereses y deseos, conforman el caldo de cultivo ideal para perder o para no poder hallar el equilibrio.

Aceptar malos tratos y faltas de respeto (o sea, problemas para poner límites y para hacernos valer) y taparlos o intentar obviarlos también nos alejan de nuestro centro y condicionan nuestro quehacer cotidiano, aun las tareas más pequeñas o rutinarias.

Claro que lo que nos digan con buenas intenciones puede ser utilizado como una referencia para establecer qué rumbo tomar, pero la decisión tiene que ser nuestra en todas las circunstancias y basarse en quiénes somos y en qué queremos en lo profundo de nuestro ser.

Siempre que tengamos un talón de Aquiles emocional –conflictos irresueltos– correremos el riesgo de que alguien toque esa fibra y nos haga perder el equilibrio. Lo mejor es abocarse a él apenas lo detectemos, para entenderlo y llegar a desactivarlo.
Si el desequilibrio está afectando el normal desarrollo de tus actividades o diferentes áreas de relación y de desempeño, es conveniente que visites a un profesional.

Sentir cierto desequilibrio en un área de nuestra vida o en un momento en particular debido a hechos acaecidos no es malo ni un síntoma para preocuparse: nos está mostrando cuál es nuestra flaqueza y hacia dónde dirigir nuestras energías para volver a gozar de la armonía interior tan deseada.


Fuente: Mejora Emocional

Efemérides 30 de Septiembre

Hechos Históricos:

2010
En Ecuador, una protesta de policías lleva el caos al país poniendo en jaque a su Gobierno. El presidente Rafael Correa, tras pasar 11 horas retenido en un hospital por los amotinados, donde acudió tras el intento de agresión por necesitar atención médica, fue liberado por el Ejército leal al mandatario, tras enfrentarse a tiros a los sublevados en los alrededores del edificio donde Correa se hallaba atrapado. El presidente ha denunciado un intento de golpe de Estado inspirado por la oposición al dirigirse desde el Palacio presidencial a los concentrados frente al edificio. 

1938
El primer ministro británico Neville Chamberlain y el líder francés Edouard Daladier, firman el Pacto de Munich con el canciller alemán y líder nazi Adolf Hitler, por el que ceden los Sudetes a los alemanes, pensando que este pacto traerá la "paz a nuestro tiempo". Al día siguiente Alemania, en un gesto arrogante, se anexionará los Sudetes y seis meses más tarde casi toda Checoslovaquia se encontrará bajo el despótico dominio alemán. En septiembre de 1939, Hitler invadirá Polonia lo que hará que Gran Bretaña y Francia le declaren la guerra, iniciandose así la Segunda Guerra Mundial. 

1895
Durante el reinado de Radama II de Madagascar, de 1861 a 1863, se introdujeron una serie de reformas modernistas que hicieron que la isla se abriera al contacto con franceses y británicos, lo que originó que sectores más tradicionalistas mataran al rey y dieran poco a poco marcha atrás a los cambios, provocando los recelos de Francia. Por ello, en este día, tropas francesas ocupan Antananarivo, capital de Madagascar, ante la negativa de la reina Ranavalona III de someterse a su soberanía. En 1896 Ranavalona III se exiliará, al tiempo que en el país se instituirá un mandato militar francés y la isla será proclamada colonia francesa. En 1960 Madagascar se independizará totalmente de Francia y se instituirá una república bajo el gobierno de Philibert Tsiranana, líder del Partido Socialdemócrata. 

1813
En Venezuela tiene lugar la Batalla de Bárbula, cerca de Naguanagua, ganada por el Ejército de Bolívar a las fuerzas realistas. 

1791
Se estrena en el Theater an der Wien de Viena (Austria), bajo la dirección del propio autor y apenas dos meses antes de su muerte, la que será su última ópera "La flauta mágica" de Mozart, considerada como una de las obras maestras del género. 

1763
Se crea en España la Lotería Nacional debido al esfuerzo del marqués de Esquilache, ministro de Carlos III. 

1399
En el día de hoy, el Parlamento Inglés elige a Enrique de Lancaster como Rey de Inglaterra bajo el nombre de Enrique IV. Escoceses y galeses, jaleados y apoyados por Francia, iniciarán una gran revuelta hasta que en 1402 Enrique derrote a los escoceses en Humbleton Hilln. Los galeses continuarán con la rebelión durante siete largos años. Enrique permanecerá en el poder hasta su muerte el 20 de marzo de 1413. 

Santoral:

Santos: Jerónimo, presbítero y doctor; Leopardo, Víctor, Urso, Antonino, mártires; Gregorio, Honorio, Lauro, Simón, confesores; Ismidón, Leodemio, Honorio, obispos; Sofía, viuda; Cogán, Viturniano, eremita.

Nacimientos:

1924
Nace en Nueva Orleans (EE.UU.) Truman Capote, periodista y escritor estadounidense, que será conocido sobre todo por sus novelas "A sangre fría" (1966) y "Desayuno en Tiffany's" (1958), ambas llevadas a la gran pantalla. 

1765
En Valladolid, México, nace José María Teclo Morelos y Pavón, sacerdote mexicano y militar insurgente, que será el artífice de la segunda etapa de la Guerra de Independencia de México. 

Obituarios:

1985
Fallece en Pasadena (California, Estados Unidos), Charles Richter, sismólogo estadounidense, que estableció, junto al sismólogo germano-estadounidense Beno Gutenberg, una escala para medir los terremotos que lleva su nombre. Antes existía la Escala de Mercalli, pero esta sólo podía medir la intensidad de un seismo en el punto donde se encontraban los sismógrafos. El mérito de la escala de Richter consiste en asociar la magnitud del Terremoto con la "amplitud" de la onda sísmica y poder medir de forma precisa la magnitud del seismo desde su epicentro. 

1955
James Dean, joven actor estadounidense, se estrella con su recién estrenado Porshe en un cruce de carreteras de California. Muere un hombre y nace una leyenda. 

420

Muere en Belén, actual Israel, Jerónimo de Estridón, conocido para los cristianos como San Jerónimo, padre de la Iglesia que encaró la traducción al latín de la Biblia, más conocida como "la Vulgata" (de vulgata editio, edición para el pueblo), que ni más ni menos será hasta 1979, año en que se promulgará la Neovulgata, el texto bíblico oficial de la Iglesia católica romana. 

Fuente: Hechos Históricos