jueves, 22 de agosto de 2013

La felicidad depende de ti

"La felicidad es una mariposa que sale volando cuando la persigues pero que puede posarse a tu lado, si te sientas tranquilamente a mirar".

(Nathaniel Hawthorne)

El concepto de felicidad es muy diferente de unas personas a otras y aunque hay cosas y sensaciones que pueden ser comunes, los gozos de unos pueden ser la pesadilla de otros; así, el escalador es feliz arriesgando su vida para vencer a la montaña mientras que una persona normal sentiría pánico por verse expuesta a esos riesgos.

Algunas personas son felices llevando una vida tranquila y segura mientras otras se mueren de aburrimiento si no hay en su vida cambios, novedades y fuertes excitaciones.

La felicidad depende más de lo que ocurre dentro que de lo que nos sucede fuera; de las ideas que tenemos sobre nosotros mismos y sobre la vida.

Depende de todos los misterios que viven en el Bosque Mágico de tu Mente.

Dentro de tu mente lo tienes todo.
El Sol y la Luna, Las montañas y los valles.
Los colores del amanecer y las sombras de la noche.
La alegría de las cascadas y la niebla espesa que empapa el alma de nostalgias infinitas.

Dentro de tu mente está la mano que te acaricia y la piel que tanto añoras.

Si buscas dentro de tu mente, siempre encontrarás razones para ser feliz y también para permanecer en la tristeza.

Porque tu felicidad no depende de lo que haces ni tampoco de lo que tienes.
No depende de cómo sea tu cuerpo ni de que tengas más o menos dones.
Sólo depende de lo a gusto que estés
con lo que haces,
con lo que tienes,
con tu cuerpo
y con tus dones.

Básicamente, la Felicidad depende de que realmente quieras ser feliz y estés tan a gusto contigo mismo como para poder sentir todo el Amor de la Vida que te ha permitido existir.

Desconozco a su autor

Libro recomendado: Amar lo que es por Merlina Meiler

El libro “Amar lo que es”, de Katie Byron con Stephen Mitchell (Editorial Urano), permite profundizar en relaciones y en puntos álgidos de nuestra vida. Además, nos ayuda a cuestionar nuestras creencias y nuestras suposiciones. A continuación, algunos párrafos:

Lo que es, es
Únicamente sufrimos cuando creemos un pensamiento que no está de acuerdo con lo que es. Cuando la mente está perfectamente clara, lo que es, es lo que queremos. Querer que la realidad sea diferente de lo que es, es igual que intentar enseñar a ladrar a un gato. Puedes intentarlo una y otra vez y al final, el gato te mirará y volverá a decir: «Miau». Desear que la realidad sea diferente de lo que es, es desesperante.

Y aun así, si prestas atención, advertirás que tienes pensamientos de este tipo docenas de veces al día: «La gente debería ser más amable», «Los niños deberían portarse bien», «Mi mujer (o mi marido) debería estar de acuerdo conmigo», «Yo debería estar más delgada (o ser más guapa o tener más éxito)». Estos pensamientos son formas de querer que la realidad sea diferente de lo que es. Si te parece que esto suena deprimente, estás en lo cierto. Todo el estrés que sentimos se origina en nuestras discusiones con lo que es.

Ocúpate de tus propios asuntos
Sólo puedo encontrar tres tipos de asuntos en el universo: los míos, los tuyos y los de Dios. (Para mí, la palabra Dios significa «realidad». La realidad es Dios porque rige. Todo lo que escapa a mi control, al tuyo y al de cualquier otra persona es lo que yo denomino «los asuntos de Dios».)
Buena parte de nuestro estrés proviene de vivir mentalmente fuera de nuestros propios asuntos. Cuando pienso: «Necesitas encontrar un trabajo, quiero que seas feliz, deberías ser puntual, necesitas cuidar mejor de ti mismo», me estoy inmiscuyendo en tus asuntos.
Si tú estás viviendo tu vida y yo estoy viviendo mentalmente tu vida, ¿quién está aquí viviendo la mía? Los dos estamos allá. Ocuparme mentalmente de tus asuntos me impide estar presente en los míos. Me separo de mí misma y me pregunto por qué razón mi vida no funciona.
Pensar que yo sé lo que es mejor para los demás es estar fuera de mis asuntos.
Incluso en nombre del amor, es pura arrogancia y el resultado es la tensión, la ansiedad y el miedo. ¿Sé lo que es adecuado para mí? Ese es mi único asunto. Permíteme trabajar en eso antes de tratar de resolver tus problemas por ti.

Encuéntrate con tus pensamientos con comprensión
Un pensamiento es inofensivo a menos que lo creamos. No son nuestros pensamientos, sino nuestro apego a ellos, lo que origina nuestro sufrimiento.
Apegarse a un pensamiento significa creer que es verdad sin indagar en él. Una creencia es un pensamiento al que hemos estado apegados a menudo durante años.
Los pensamientos son como la brisa o las hojas de los árboles o las gotas de lluvia que caen. Aparecen así, y mediante la indagación, podemos entablar amistad con ellos. ¿Discutirías con una gota de lluvia? Las gotas de lluvia no son personales, como tampoco lo son los pensamientos. Una vez que has recibido un concepto doloroso con comprensión, la próxima vez que aparezca quizá te resulte interesante. Lo que solía ser una pesadilla ahora es sólo algo interesante. La siguiente vez que aparezca, tal vez te cause risa. Y la siguiente vez, quizá ni siquiera lo adviertas. Este es el poder de amar lo que es.

Poner la mente en papel
Durante miles de años nos han enseñado a no juzgar; pero, seamos sinceros, de todos modos lo hacemos todo el tiempo. La verdad es que todos tenemos juicios ocupando nuestras cabezas. Por fin tenemos permiso para expresar esos juicios y hasta «gritarlos» en el papel. Tal vez descubramos que es posible encontrarse incluso con los pensamientos más desagradables con un amor incondicional.
Te animo a que escribas sobre alguien a quien no hayas perdonado totalmente.
Este es el lugar más eficaz por dónde empezar. Aun cuando hayas perdonado a esa persona en un 99 por ciento, no serás libre hasta que tu perdón sea completo. Ese 1 por ciento que no has perdonado es precisamente el lugar en el que te has atascado con el resto de tus relaciones (incluida la relación contigo mismo).
Si empiezas por dirigir el dedo acusador hacia fuera, entonces el centro de atención no recaerá sobre ti. Sencillamente te podrás expresar sin censurarte.

La autora propone cuatro preguntas para una indagación profunda sobre algún pensamiento que tengas:

1. ¿Es verdad?
2. ¿Puedes saber que es verdad con absoluta certeza?
3. ¿Cómo reaccionas, qué sucede, cuando crees en ese pensamiento?
4. ¿Quién serías sin el pensamiento?

Luego, invierte las preguntas.



Efemérides 22 de Agosto

Hechos Históricos:

1978
A las órdenes de Edén Pastora, conocido como el "Comandante Cero", rebeldes sandinistas ocupan el Palacio Nacional en Managua, Nicaragua, reteniendo a más de 1.000 rehenes durante dos días, para oponerse al gobierno dictatorial de Somoza. 

1973
El presidente norteamericano Richard Nixon nombra secretario de Estado a Henry Kissinger.

1950
La Asamblea Europea aprueba la Declaración de los Derechos Humanos, que dos años antes ha sido redactada por la Asamblea General de las Naciones Unidas. Europa, tras haber padecido dos cruentas Guerras Mundiales, además de la terrible lacra del fascismo, aboga por unas buenas relaciones, y para lograr ese objetivo marca claramente los mínimos que deberán ser respetados. 

1864
La Convención de Ginebra aprueba con el voto de 12 naciones, la Mejora de la Condición de los Heridos y Enfermos de los Ejércitos en Campaña, defendido por el suizo Jean-Henri Dunant. El personal médico, además de ser neutral, deberá ir identificado con el uso de un distintivo internacional. Se escoge una cruz roja sobre fondo blanco en honor de la nacionalidad de Dunant (suizo, cuya bandera es cruz blanca sobre fondo rojo). En 1901 Dunant será galardonado con un Premio que nunca antes se habrá ortorgado: el Nobel de la Paz. 

1642
Los presbiterianos, que tienen muchos miembros en el gobierno inglés, consiguen el cierre de todas las salas de teatro de Londres (Inglaterra), ya que su religión condena el arte, el teatro y cualquier distracción del alma en cosas mundanas. 

1526
El explorador español Toribio Alonso de Salazar, descubre en el Oceáno Pacífico la isla de San Bartolomé o Taongui, que forma parte de las islas Carolinas (actuales Islas Marshall). Años más tarde se llevará a cabo su colonización con un marcado carácter religioso. En 1899 España venderá las islas Carolinas y Marianas a Alemania por 25 millones de pesetas. 

1485
Desembarca en Inglaterra Enrique Tudor, conocido como Enrique VII, último heredero de los Lancaster, para acabar con la sangrienta tiranía de Ricardo III, de los York. Apoyándose en la burguesía, restaurará la autoridad real. Bajo los Tudor, Inglaterra se pondrá de nuevo en la senda hacia la paz y la prosperidad. 

Santoral:

Santa María Reina. Santos: Timoteo, Hipólito, Sinforiano, Atanasio, obispos; Marcial, Saturnino, Epicteto, Félix, Fabriciano, Filiberto, Antusa, Agatónico, Zótico, Mauro, Ireneo, Oro, Orepses, Guniforte, Luciano, mártires; Sigfrido, abad.

Nacimientos:

1920
Nace en Waukegan (EE.UU.) Ray Bradbury, escritor estadounidense de ciencia ficción, que ganará prestigiosos premios y será autor de "Crónicas Marcianas" y "Fahrenheit 451" entre otras muchas novelas y relatos de gran éxito. 

1874
En la localidad alemana de Munich, nace Max Scheler, destacado filósofo valorado por su trabajo en la fenomenología, la ética y la antropología filosófica. 

1862
En la preciosa ciudad de Saint-Germain-en-Laye, Francia, nace el que será compositor francés Claude Debussy, cuyas innovaciones musicales en su pleno desarrollo allanarán el camino de los cambios radicales que verá la música del siglo XX. Entre sus obras más conocidas, se encontrarán"Preludio a la siesta de un fauno" y "La mer"

Obituarios:

1878

Muere en Sainte-Adresse (Francia) María Cristina de Borbón, reina consorte de España de 1829 a 1833 y después la reina regente de España de 1833 a 1840, debido a la corta edad de su hija, la que será futura reina Isabel II de España.

Fuente: Hechos Históricos