martes, 9 de julio de 2013

Ni esto ni aquello

Recuerda, la palabra “aceptar” no es muy buena.
Lleva cierta carga (por ti, no por la palabra),
porque sólo aceptas cuando te sientes impotente.
Aceptas de mala gana, aceptas reticentemente.
Aceptas sólo cuando no puedes hacer nada,
pero, en el fondo, todavía deseas;
piensas que de haber sido de otra forma
hubieras sido feliz.
Aceptas como un mendigo, no como un rey;
y hay una gran diferencia.
Si la esposa se marcha o el marido se marcha,
finalmente llegas a aceptarlo.
¿Qué le vas a hacer?
Lloras desconsoladamente
y pasas muchas noches preocupado,
atraviesas muchas pesadillas y sufrimientos…,
¿y luego, qué hacer
?
El tiempo cura, no la comprensión.
El tiempo; y recuerda, el tiempo es necesario
sólo porque no comprendes, si no,
te curarías inmediatamente.
Se necesita tiempo porque no comprendes.
Así que, poco a poco
(en seis meses, en ocho meses, en un año)
las cosas de difuminan, se pierden en la memoria
cubiertas por el polvo.
Y pasa un año; y poco a poco te vas olvidando.
Duele porque vas cargando con el pasado.
Cargas con todas las cosas, es por
eso que estás tan cargado.
¡Cargas con todas las cosas!
Tú fuiste niño; el niño todavía está ahí,
le llevas contigo.
Luego fuiste un muchacho;
el muchacho todavía está ahí con todas sus heridas,
experiencias y estupideces, él todavía está ahí.
Cargas con todo tu pasado, capa sobre capa:
todo está ahí. Es por eso que algunas veces retrocedes.
Si te ocurre algo y te sientes desamparado
empiezas a llorar como un niño.
Has retrocedido en el tiempo,
el niño ha salido a la superficie.
El niño es más eficiente llorando que tú,
así que el niño sale a la superficie
y empiezas a gemir y a llorar.
Hasta puede que empieces a patalear
igual que un niño con una rabieta. Pero todo está ahí.
¿Por qué llevamos toda esa carga?
Porque en realidad nunca aceptas nada.
Escucha: si aceptas algo,
ello sencillamente nunca se convertirá en una carga;
entonces no cargarás con la herida. Aceptas el fenómeno.
Has aceptado el fenómeno;
no queda nada de él con lo que haya que cargar,
estás fuera de él.
A través de la aceptación te sales fuera de él,
pero si aceptas porque te sientes algo impotente,
cargarás con él.
Recuerda una cosa:
cualquier cosa que está incompleta
permanece para siempre como una carga,
cualquier cosa que esté completa se abandona.
Porque la mente tiene una tendencia
a cargar con las cosas incompletas con la esperanza
de que algún día surja una oportunidad para completarlas.
Todavía esperas a la esposa o al marido,
o estás esperando a que regresen
los días que ya se han ido. No has transcendido el pasado.
Y a causa de ese pasado tan pesado,
no puedes vivir en el presente.
Tu presente es un caos debido al pasado,
y lo mismo ocurrirá con el futuro;
porque el pasado se irá haciendo más y más pesado.
Cada día se va haciendo más y más pesado.
Cuando realmente aceptas,
en esa actitud de esencialidad no hay rencor,
no te sientes impotente.
Sencillamente entiendes que así es la naturaleza
de las cosas.
Por ejemplo, si me quiero ir de esta habitación
saldré por la puerta y no atravesando la pared,
porque intentarlo sería simplemente darme de cabeza
contra la pared, sería sencillamente estúpido.
Esta es la naturaleza de la pared: impedir el paso,
¡así que no trates de pasar a través de ella!
Esa es la naturaleza de la puerta,
que pases a través de ella;
al haber un hueco puedes pasar a través de ella.
Tú primero tratas de pasar a través de la pared
y te hieres de un millón de formas.
Y cuando no puedes salir
(abatido, vencido, deprimido, caído)
gateas hacia la puerta.
Podrías haberlo intentado primero por la puerta.
¿Por qué empezaste a intentarlo por la pared
y a luchar contra ella?
Si puedes mirar las cosas con cierta claridad,
simplemente no haces cosas como ésas:
intentar sacar una puerta de una pared…
¡Si el amor desaparece, ha desaparecido!
…Ahora hay una pared; no intentes traspasarla.
Ahora la puerta ya no está,
el corazón ya no está,
el corazón se ha abierto para otra persona.
Y tú no estás solo aquí, también hay otras personas.
La puerta ya no lo es para ti,
se ha convertido en una pared.
No lo intentes, no te des de cabeza contra ella.
Te harás daño innecesariamente.
Y si estás herido y derrotado ni siquiera
merece la pena pasar por la puerta.
Simplemente observa las cosas.
Si algo es natural,
no trates de forzar en ello algo que sea innatural.
Elige la puerta; salte de ahí.
Todos los días estás haciendo la idiotez de pasar por la pared.
Entonces te pones tenso y sientes una constante confusión.
La angustia se vuelve tu propia vida,
el núcleo de ella; y luego pides una meditación.
¿Pero por qué en primer lugar?
¿Por qué no mirar los hechos tal como son?
¿Por qué no puedes mirar los hechos?
Porque tus deseos están demasiado presentes.
Sigues esperando en contra de toda esperanza.
Por eso te has convertido en una persona tan impotente.
Simplemente mira:
cuando haya una situación, no desees nada,
porque el deseo te llevará por el camino equivocado.
No desees, no imagines.
Simplemente mira los hechos
con toda la consciencia de que dispongas,
y de repente se abre una puerta
y ya no pasas a través de la pared:
pasas a través de la puerta, sin un rasguño.
Entonces no cargas con nada.
Simplemente mira las cosas tal como son,
comprende, y hay una puerta,
siempre hay una puerta. Transciende.
Esencialidad significa aceptación con un corazón
completamente abierto, no impotente.

Osho



Vamos a conocernos…

Vamos a hablar para también confiar o…
vamos a aclarar nuestras dudas, aceptarnos como somos.

Vamos a compartir para poder aprender, vamos a reír,
y si es necesario, a llorar,
vamos a ser discretos y cultos para que perdure nuestra amistad.

Vamos a conversar, vamos a platicar, vamos a ayudarnos,
sin hacernos daño, sin herir a los demás.

Vamos a ser sinceros y a querernos…
Vamos a aprender pequeños detalles y visualizar las bondades,
vamos a estudiarnos y analizarnos,
vamos a escucharnos y complacer nuestras inspiraciones.

Vamos a respetarnos y motivarnos por medio de la comunidad,
para seguir luchando por esas metas ya fijadas y objetivos ya propuestos.

Vamos a acercarnos, usar la capacidad de la razón
que se nos había brindado y concedido como hombres sabios que somos.

Vamos a demostrar nuestros sentimientos,
vamos a amarnos si es preciso sin temor, vamos a soltarnos,
ser libres y expresar nuestras ideas, ilusiones y fantasías.

Vamos a conservar todo lo que compartimos,
vamos a caminar en este clima de la vida
que ha sembrado nuevas impresiones y vivir nuestras emociones.

Todo tiene su final y según un día empieza con el sol radiante,
termina y finaliza en la oscuridad, con la única luz de la luna,
pero acompañada de las estrellas, sus eternas y fieles compañeras.

Hay que saber aprovechar los momentos
y circunstancias cuando se nos da la oportunidad.
Comportarnos como adultos maduros y seres humanos que somos,
en consideración, cada cual en su lugar,
nuestra posición en la sociedad y medio ambiente que nos rodea,
en esta humanidad…

Que cuando llegue ese momento determinado
de personalizar alguna relación iniciada,
no tengamos que arrepentirnos de los pasos tomados y dados,
y que todo culmine en una linda realidad,
de lo que es tener realmente una amistad.

Vamos a relajarnos y a despertar ese niño que hay dormido
dentro de cada uno de nosotros… Como el Alfa y la Omega…
esperando que lo que un día comenzó, finalice;
aunque toda regla tiene su excepción,
la vida un día comenzó y el amor nunca murió…

No es un compromiso, ni una obligación,
sino un impulso del corazón que hay que saber tratar y entender,
dejarlo desarrollar y crecer, y de estas experiencias podemos aventurar,
siempre y cuando a nadie perjudique.

Vamos a conocernos…
Vamos a hacer nuestra historia.
Nuestra historia en nuestro propio mundo…
Una historia así vale la pena emprenderla.

Fuente: Elixires para el alma


El amor es una filosofía de vida ...

Así después de esperar tanto, un día como cualquier otro, decidí triunfar.....

Decidí, no esperar a las oportunidades, sino yo mismo buscarlas.

Decidí, ver cada problema como la oportunidad de encontrar una solución.

Decidí, ver cada desierto como la oportunidad de encontrar un oasis.

Decidí, ver cada noche como un misterio a resolver.

Decidí, ver cada día como una nueva oportunidad de ser feliz.

Anoche descubrí, que mi único rival no eran más que mis propias debilidades, y que en estas, está la única y mejor forma de superarnos.

Aquél día dejé de temer a perder, y empecé a temor a no ganar.

Descubrí, que no era yo el mejor, y que quizás nunca lo fui.

Me dejó de importar, quien ganara ó perdiera, ahora mismo me importa mucho más simplemente saberme mejor que ayer.

Aprendí, que lo difícil no es llegar a la cima, sino jamás dejar de subir.

Aprendí, que el mejor triunfo que puedo tener, es tener el derecho de llamar a alguien "Amigo".

Descubrí, que el amor es más que un simple estado de enamoramiento.

Anoche, dejé de ser un reflejo de mis escasos triunfos pasados, y empecé a ser mi propia tenue luz de este presente.

Aprendí, que de nada sirve ser luz, si no vas a iluminar el camino de los demás.

Anoche decidí, cambiar tantas cosas.....

Aprendí, que los sueños son solamente para hacerse realidad.

Desde anoche, ya no duermo para descansar..... ahora simplemente duermo para soñar.

¡EL AMOR ES UNA FILOSOFÍA DE VIDA!

Desconozco a su autor



Telaraña por Merlina Meiler

El maltrato es una gran telaraña. Te va atrapando cada vez más y llega un momento en que no ves la salida.
Al principio no te das cuenta y todo se ve de color de rosa: ¡tienes pareja! Se preocupa por ti, te acompaña, le interesa cada cosas que haces, te presta atención.
Poco a poco te vas adentrando en esa tela de araña, casi sin notar de qué se trata realmente. El terreno va dejando de sentirse firme y te das cuenta de que lo que al principio sentías como seguro, era una ilusión que dio paso a maltrato, celos enfermizos, controles, límites irracionales, aislamiento, vigilancia. En resumen: la pérdida de tu libertad.
Mientras tanto, el hilo sigue tejiéndose y estás cada vez más atrapado, sin saber cómo salir. Y esto puede sucederles a hombres y a mujeres, ya que el maltrato no distingue género y la dificultad para salir, tampoco.
Por más que intenten pintarte la red de colores o argüir que todo lo hacen por tu bien, es bien evidente que solo buscan satisfacer sus propios deseos poco saludables, a costa de tu bienestar (bien poco les interesa). Sientes el aguijón clavándose una y otra vez, aunque intenten disimularlo con sonrisas, frases bonitas o regalos que intercalan con insultos, descalificaciones, abusos, órdenes o, incluso, agresión física.
Quien es maltratado no habla sobre el tema y cubre, por vergüenza, por sentirse en inferioridad de condiciones, por miedo. Y de esto se alimenta el maltratador para ampliar la intensidad de su influencia y para tenerte a su merced en su red, vulnerable.
Estas telarañas no duran permanentemente y suelen ser más endebles de lo que parecen.
El primer paso que puede ayudarte a salir de ella airoso: hablar.
Con un familiar, con un profesional, con un centro. En todos los países y ciudades hay teléfonos a los que se puede llamar y donde dan refugio, contención, apoyo. Tal vez veas esto como un paliativo o como ayuda momentánea y no entiendas cómo se entrelazarán los hechos después, pero el primer paso da lugar al segundo y así sucesivamente.
Permite que te asistan, que te cuiden, que te protejan contra quien te está haciendo mal.
Lo que está sucediendo no es culpa tuya, eres una víctima que se vio atrapada en el teje y maneje de un ser manipulador.
Puedes recuperar tu estima, tu vida y tu alegría si tan solo te decides a contar lo que te está sucediendo. El resto vendrá por añadidura. Hoy, al igual que siempre, sigues mereciendo lo mejor.

Hace tiempo, tal día como hoy ocurría

Año:     Efeméride:

138  Muere el emperador Adriano.
1099 Muere El Cid Campeador.
1509 Nace el reformador religioso Juan Calvino.
1830 Nace el pintor Camille Pissarro.
1851 Muere el inventor del método fotográfico Louis Jacques Mandé Daguerre.
1913 Nace el poeta Salvador Espriu.
1926 Gran ola de calor en Estados Unidos, con centenares de muertos.
1932 Fallece el industrial King Camp Gillette.
1934 Inauguración oficial de la Universidad de Verano de Santander.
1945 Se reabre el museo del Louvre en París.
1973 Las islas Bahamas obtienen la independencia en el marco de la Commonwealth.
1978 Desaparece el dramaturgo Alfonso Paso.
1995 Dos bombas colocadas por agentes al servicio de las fuerzas armadas francesas hunden en Nueva Zelanda el Rainbow Warrior
1991 Boris Yeltsin es investido presidente de la Federación Rusa.
1997 La banda terrorista ETA secuestra al concejal del PP en Ermua (Vizcaya), Miguel Ángel Blanco.
2000 Al menos 300 nigerianos fallecen al explosionar un oleoducto.El hundimiento de un vertedero de basuras provoca la muerte de un centenar de chabolistas en Manila (Filipinas).
2006: Un avión de la compañía Pakistan International Airlines se estrella en Multan, Pakistán, después de despegar, matando a 45 personas.
2010: Manifestación en Barcelona en respuesta al fallo del Tribunal Constitucional de España sobre los recursos interpuestos al Estatuto de autonomía de Cataluña de 2006.
2011: La Selección de fútbol de México gana el campeonato de la Copa Mundial de Fútbol Sub-17 de 2011; la Selección de fútbol de Sudán del Sur tuvo su primer partido de fútbol en el marco de las celebraciones de la independencia del país.

Fuente: Almanaque de las efemérides