martes, 18 de junio de 2013

Siempre hay una esperanza

Cuando las fuerzas se agoten; cuando tu mirada esté perdida y en tus labios falte una sonrisa...

Cuando tu día se vea obscurecido por nubes de pesimismo y no puedas dar un paso más porque te faltan motivos para hacerlo...

Cuando tus manos se nieguen a dar, tus ojos a admirar las pequeñas cosas de la vida y tu corazón esté profundamente herido...

Cuando los amigos te abandonen y tu voz deje de ser dulce... piensa siempre que más allá hay una esperanza, porque todos los días nace una ilusión.

Recuerda que la sonrisa se recupera si ves en cada hombre a un hermano. El camino se hace fácil cuando se busca apoyo y los amigos nunca abandonan si hay afecto.

La paciencia es la parte más delicada y digna de la grandeza del alma, y también la más escasa. La paciencia está en la raíz de todo. La misma esperanza deja de ser felicidad cuando va acompañada de la impaciencia.

Siempre encontrarás una esperanza por difícil que parezca, el camino y el Sol no se oculta para el que sabe confiar en el creador eterno.

Desconozco a su autor

Aprender a volar

Lo más difícil es la capacidad de ver,
ver simplemente, con sinceridad,
sin engañarse porque
ver significa cambio.

Necesitamos desmontar la tienda
en la que nos refugiábamos
y seguir por el sendero
adelante y sin apoyos.

Estamos acostumbrados a buscarnos asideros,
a andar con muletas.

Volar es no tener nada en qué apoyarte.
En cuanto llegas a ver con claridad
tienes que volar.

Anthony de Mello


El padre bueno y el buen padre

Padres buenos hay muchos;
buenos padres, hay pocos.
No es difícil ser un padre bueno
en cambio, no hay nada más difícil
que ser un buen padre.-

Un corazón blando basta para ser un padre bueno
pero la voluntad más firme
y la cabeza más clara
son todavía poco para hacer un buen padre.-

El buen padre dice sí cuando es sí y no cuando es no...
El padre bueno sólo sabe decir sí...
El padre bueno hace de su niño un pequeño Dios
que acaba en un pequeño demonio...
El buen padre no hace ídolos...
vive la presencia del único Dios.-

El padre bueno encoge la imaginación del hijo
con juguetes del bazar
el buen padre echa a volar la fantasía del hijo
dejándole crear un aeroplano con dos maderas viejas...

El padre bueno moldea la voluntad del hijo
ahorrándole esfuerzos y responsabilidades...
el buen padre templa el carácter de su hijo
llevándolo por el camino del trabajo y del esfuerzo.-

Y así, el padre bueno llega a viejo
decepcionado y tardíamente arrepentido...
mientras que el buen padre crece en años respetado,
querido, y es, a la larga, comprendido.-
Rosid - Viganó


De a poco por Merlina Meiler

Tenemos la tendencia a querer todo ya mismo.
Y, por esta razón, solemos establecer metas a cumplir demasiado elevadas.
Y nos frustramos en corto tiempo si todo no sale exactamente como esperamos.
Los cambios que se producen lentamente, a su tiempo, son los más auspiciosos, ya que se van asentando dentro de nosotros y nos van dando la pauta que sí se puede.
Es positivo tener una meta general ambiciosa, pero, para que alcancemos nuestro objetivo, es esencial establecer pasos intermedios que sean asequibles y coherentes.
Un pimpollo no se transformará en una flor hermosa y fragante en menos tiempo del que necesita.
Nadie pensaría en que obtener un título universitario llevará pocos meses; entonces, con el mismo criterio, bajar 20 kg, aprender a manejar o desaprender una conducta y acostumbrarnos a una nueva, también llevarán su tiempo.
Pero podemos ir dando pasos hacia la concreción y estar felices con lo que vamos logrando (lo que, sin duda alguna, nos dará vigor y optimismo para seguir avanzando).
Arremeter con todo desde un principio, como si se tratara de una pelea frontal,  implica un gasto excesivo de energía que no te llevará hasta el final. Quizá sea lo que estuviste haciendo hasta ahora y, por este motivo, te quedaste en la mitad del camino. No necesitas medir tus fuerzas con nada ni nadie: son tuyas, están a tu disposición y es mejor que las administres de manera inteligente para que, esta vez, obtengas lo que tanto deseas.
Tómatelo con calma pero con firmeza. Si tienes la convicción de querer modificar algo o de llegar a cierto resultado, el que sea, y comienzas a avanzar, de a poco, estarás creando un entorno sólido y estable en tu interior que, a las claras, se reflejará también en todo lo externo.
Y esta es la base para convertirte en el motor del cambio. Y, como paso siguiente lógico, en el cambio mismo.
Para que no seas, tan solo, un ser que tiene la intención de lograr algo definido, sino te vayas transformando  en lo que deseas (un universitario, alguien que se hace respetar, con peso saludable, etc.), sin prisa y sin pausa.
De a poco.
Porque al ir fijándose en tu interior gradualmente, estos logros son los que pueden durar para siempre.

Hace tiempo, tal día como hoy ocurría

Año:     Efeméride:

1814 - Nació Marco Avellaneda, enemigo del régimen de Rosas.
1877  - Nació James Montgomery Flagg, ilustrador, conocido por su afiche de reclutamiento con el Tío Sam diciendo "I want you".
1884 - Muere el patriota argentino Juan Bautista Alberdi.
1928 - Desaparece en el Ártico el explorador noruego Roald Admundsen, cuando participaba en las operaciones de rescate de la expedición Nobile.
1940 -  De Gaulle lanza desde Londres su proclama a resistir y luchar contra la ocupación alemana.
1970  - En Argentina, el Gral.de Brig. Roberto Levingston asume la presidencia de la Nación.
1975 -  Ajustician al príncipe Faisal Ibn Mussed Abdul Aziz por asesinar a su tío el Rey.
1979 -  Rusia y los EEUU firman en Viena el SALT II, tratado de limitación de armas nucleares.

Fuente: Red Argentina